La reforma regulatoria es clave para cumplir con los objetivos de energía renovable en Panamá

El objetivo del 70% de energías renovables para 2050 es alcanzable si las regulaciones reflejan adecuadamente la contribución de la energía solar y eólica, según IRENA

Las actualizaciones del entorno regulatorio y la gestión del sistema energético de Panamá son fundamentales para alcanzar los objetivos de energía renovable establecidos en el Plan Nacional de Energía del país, según el informe Evaluación del Estado de Preparación de las Energías Renovables: Panamá, de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA). El informe se ha presentado en un evento de alto nivel en la ciudad de Panamá y se ha entregado al Secretario de Energía del país, Dr. Victor Urrutia.

Una recomendación central del informe exige enmiendas a la regulación del país de los Acuerdos de Compra de Energía (PPA) para fuentes de energía renovables variables, como la solar y la eólica. En la actualidad, a estas tecnologías de energía renovable se les atribuye un valor de cero de “capacidad firme” -la cantidad real de energía que una central eléctrica puede garantizar que esté disponible en condiciones operativas máximas- mientras que las centrales térmicas y las instalaciones hidroeléctricas son recompensadas con valores mucho mayores de capacidad firme. Esto hace que la energía solar y eólica sean menos competitivas en el mercado mayorista de electricidad de Panamá, y puede desincentivar la inversión.

Las políticas favorables y los marcos regulatorios atractivos pueden impulsar el despliegue de la energía renovable, que a su vez puede impulsar el crecimiento económico bajo en carbono y mejorar la seguridad energética“, dijo el Director General de IRENA, Adnan Z. Amin. “El abundante potencial de recursos renovables de Panamá ofrece al país la oportunidad de satisfacer de manera rentable a largo plazo sus necesidades energéticas y respaldar su transición hacia un futuro energético sostenible“.

El Plan Nacional de Energía de Panamá es una hoja de ruta que busca aumentar la participación de las energías renovables en el sistema eléctrico al 70% para el año 2050. Hacia finales de 2016, las potencias eólica y solar habían llegado a 270 MW y 90 MW respectivamente.

Panamá puede dar un fuerte ejemplo para la región centroamericana al utilizar nuestro potencial para generar el 70% de nuestra electricidad a partir de recursos hidroeléctricos, eólicos y solares“, dijo el Dr. Víctor Urrutia, Secretario de Energía de Panamá. “El apoyo de IRENA facilitará la realización de nuestra ambición a largo plazo“. “Además del imperativo moral e ideológico, también tenemos un enorme interés y compromiso con la energía renovable“, continuó el Secretario Urrutia, “las energías renovables ya no son una opción alternativa, sino que ofrecen un camino claro hacia el futuro“.

El aumento de la participación de la energía solar y eólica también requerirá mecanismos de flexibilidad importantes en la red eléctrica en evolución de Panamá. En combinación con prácticas actualizadas de operación y planificación del energético, estas medidas pueden ayudar a garantizar la integración fiable de energías renovables variables de una manera rentable, sugiere el informe.

El desarrollo de una fuerza laboral doméstica en energía renovable también es clave para el éxito del programa de energía renovable de Panamá y puede reforzar los crecientes mercados de energía solar fotovoltaica y eólica en el país. El informe recomienda un examen de la mano de obra nacional actual en el campo de las energías renovables, en comparación con las necesidades futuras previstas, a fin de ayudar a informar las modificaciones a los programas nacionales de educación y capacitación.