La sede de SENER en Cataluña consigue la certificación VERDE del Green Building Council España

Green Building Council España (GBCe) ha concedido al edificio de SENER en Cerdanyola del Vallès (Barcelona) la calificación global de 4 hojas VERDE GBCe (de un máximo de 5), gracias a su diseño eco-tecnológico y a la incorporación de soluciones pasivas y energéticamente eficientes.

Para ello, la institución ha valorado positivamente aspectos de parcela y emplazamiento como las estrategias para la clasificación y el reciclaje de residuos sólidos urbanos, la selección de plantas autóctonas en la urbanización que minimizan las necesidades de riego o la baja contaminación lumínica gracias a la elección de luminarias con un correcto diseño; aspectos relacionados con la energía y la atmósfera, como el empleo de materiales o sistemas constructivos de bajo impacto energético y la adquisición de los mismos entre suministradores locales, en un radio de 100 km de distancia; el uso de las energías renovables, con elementos tan representativos como la pérgola fotovoltaica (más de 1.162 m2 de placas fotovoltaicas cubren el edificio a modo de umbráculo y suman una potencia instalada de 215 kWp, con lo que se puede abastecer el 43,5 % de la demanda eléctrica anual del edificio) o un sistema de climatización mediante conexión a un District Heating and Cooling que minimiza la emisión de sustancias foto-oxidantes. En total, la nueva sede presenta un consumo de energía notablemente bajo, que no supera los 145 kWh/m2 al año, y las emisiones de CO2 se reducen a 32 kg/m2.

FuturENERGY
Igualmente, ha puntuado el aprovechamiento y la gestión de los recursos naturales, entre ellos: un óptimo consumo de agua potable; soluciones para la reutilización de aguas de lluvia y de aguas grises para riego en jardines; estrategias de demolición y la correcta gestión de los residuos llevada a cabo por SENER durante la construcción, a través de un plan de gestión medioambiental que contempla, entre otras medidas, el reciclaje de los materiales desechados; la calidad del ambiente interior con el uso de materiales no tóxicos; un alto aprovechamiento de la luz natural en los puestos de trabajo; la baja contaminación acústica, con medidas de protección frente al ruido procedente del exterior y el generado en las propias instalaciones; y otras medidas de eficiencia energética, referidas tanto a la envolvente del edificio como a la orientación del inmueble, que contribuyen a reducir la concentración de CO2. La calidad del servicio ofrecida por el edificio, con un buen control de la iluminación y de la climatización, un sistema de recarga de vehículos eléctricos en el aparcamiento subterráneo y la implementación de un plan de gestión de mantenimiento de las instalaciones una vez en uso, son aspectos que también se han tenido en cuenta.

Por último, Green Building Council España ha evaluado igualmente los aspectos sociales, como la accesibilidad universal o el acceso visual desde las áreas de trabajo, y los económicos, con un coste de construcción, de uso y de mantenimiento realmente bajos.

El edificio de SENER en Barcelona, inaugurado en 2014, cuenta con 7.500 m2 de suelo y 16.000 m2 de techo sobre rasante, con una capacidad extra de ampliación de 4.000 m2 adicionales. En él trabajan más de 300 profesionales de distintas disciplinas, entre ingenieros, arquitectos, matemáticos, físicos y médicos. Está equipado con instalaciones de altas prestaciones para llevar a cabo proyectos en el estado del arte de la tecnología: oficinas técnicas, dos salas blancas, entre ellas una sala limpia clase 10.000, un laboratorio de electrónica con capacidades de soldadura SMD (Superficial Mounted Devices) y convencional, dos salas de integración de hardware y talleres mecánicos de precisión de gran capacidad.

El proyecto de diseño y construcción ha sido desarrollado por el equipo de arquitectos e ingenieros de SENER con especial atención a los aspectos de sostenibilidad que marca la propia metodología de la Certificación VERDE GBCe. De hecho, el inmueble obtuvo el año pasado la categoría A en la escala de Certificación Energética para edificios del Instituto Catalán de Energía de la Generalitat de Cataluña.