La Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE crea el OVEMS, el primer observatorio en España para promover el vehículo eléctrico y movilidad sostenible

¿Cómo se pueden reducir las emisiones de efecto invernadero? ¿Se podrá mantener el aumento de las temperaturas por debajo de dos grados? ¿Cómo recuperar la calidad del aire? Esas cuestiones son algunas de las que abordará el Observatorio del Vehículo Eléctrico y la Movilidad Sostenible (OVEMS) de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, un grupo de trabajo pionero en España que cuenta con el apoyo de compañías como Cepsa e Iberdrola, a las que se irán uniendo algunas más en próximas fechas.

El 4 de noviembre de 2016 entró en vigor el Acuerdo de París con el fin de reforzar la respuesta mundial ante la amenaza del cambio climático. En él se establece como objetivo a largo plazo mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de dos grados centígrados frente a los niveles preindustriales. Para ello, serán necesarios esfuerzos en la reducción de emisiones de efecto invernadero en todos los sectores, incluido el del transporte. En ese contexto, el OVEMS aportará una plataforma rigurosa de datos, investigación aplicada y evaluación técnica que dará soporte y acompañamiento al desarrollo y viabilidad de la movilidad eléctrica y sostenible en España. Todo ello con la garantía de la experiencia consolidada tanto de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (Comillas ICAI) y del Instituto de Investigación Tecnológica (IIT) en el Sector Eléctrico y Energético, como de Comillas ICADE en áreas de negocio, legislación e impuestos, y del resto de la universidad en áreas como la sociología y la psicología.

FuturENERGY
Así, el objetivo del Observatorio será el de contribuir al cambio de paradigma medioambiental del transporte. Contará para ello con un enfoque interdisciplinar (técnico, regulatorio-jurídico, socioeconómico, impositivo, urbanístico…) para lo que contará con expertos de la propia universidad y de especialistas externos en colaboración con empresas y actores del sector.

En opinión de sus directores Jaime Román y Pablo Frías, “se trata de una iniciativa original en España y tiene un enorme potencial, ya que el vehículo eléctrico está remodelando el sector del transporte y de la utilización de la energía. La movilidad sostenible es la alternativa a reducir los efectos de un transporte contaminante, con el vehículo eléctrico como una herramienta más para combatir el cambio climático, mejorar la calidad del aire en las ciudades y reducir la dependencia externa de combustibles fósiles y no sostenibles”.

El Observatorio del Vehículo Eléctrico y la Movilidad Sostenible vertebrará su actividad en diversas áreas: divulgará las tecnologías del vehículo eléctrico y la movilidad sostenible mediante informes dirigidos a la industria y las instituciones; promoverá tesis fin de grado o másteres de las distintas titulaciones de la Universidad Pontificia Comillas, realizará eventos como seminarios en colaboración con la industria que servirán de centros de discusión y divulgación de tendencias en la movilidad sostenible y consolidará un grupo de observación e investigación que participe en proyectos de investigación nacionales e internacionales, en colaboración con la industria e instituciones.

Compromiso de la universidad y las empresas colaboradoras

La iniciativa de Comillas ICAI-ICADE cuenta con el apoyo de grandes empresas energéticas que promueven la movilidad eléctrica en coherencia con su compromiso con la sostenibilidad.

En el caso de Iberdrola, la empresa promueve la movilidad eléctrica en coherencia con su compromiso con la sostenibilidad. La electrificación del transporte es una vía eficaz para la lucha contra el cambio climático y, por ello, la empresa cuenta con un Plan de Movilidad Sostenible que involucra a empleados, empresa, clientes y proveedores a través de 23 acciones concretas que tienen como fin fomentar la movilidad sostenible. Además, Iberdrola está preparada para este cambio de modelo y cuenta con una oferta de servicios de recarga que dé respuesta al inminente aumento de la demanda de vehículos eléctricos por parte de fabricantes y usuarios en España. Asimismo, Iberdrola participa en el desarrollo de la red de recarga eléctrica pública.

“Ponemos la innovación y la tecnología a disposición del gran desafío del futuro, el cambio climático”, aseguran desde Cepsa. Además de controlar y reducir año a año las emisiones de sus operaciones, la compañía apuesta por la investigación e innovación para ofrecer la energía que precisa cada realidad de manera sostenible. Cepsa cuenta con un análisis exhaustivo de tendencias y modelos socioeconómicos que explica cómo será el mapa energético mundial del futuro: Cepsa Energy Outlook 2030. Según avanza este estudio, los coches eléctricos, los coches autónomos y los servicios de movilidad compartida conformarán las nuevas formas de movilidad urbana.