Las políticas gubernamentales seguirán siendo clave para el crecimiento de las energías renovables en Europa en 2020

0
Parque eólico de Gamesa en Alemania

Los esquemas de apoyo a las energías renovables, tales como las tarifas de inyección (FiTs), las obligaciones de cuotas, las subvenciones de capital y los subsidios, seguirán siendo decisivos en la promoción del crecimiento de la industria europea de las energías renovables en 2020, según la firma de investigación y consultoría, GlobalData. El último informe de la compañía, Renewable Energy Policy Handbook 2015, establece que de los diversos mecanismos de apoyo en Europa, las tarifas de inyección se han convertido en una forma particularmente eficaz de promover la industria de las renovables, siendo la eólica y la solar las que más se benefician de estas medidas.

La directiva de la UE en materia de energía renovable, que ha fijado un objetivo para del 20% del consumo total en 2020 para cada Estado miembro a fin de aumentar su cuota de energías renovables, sigue siendo crucial para el continuo crecimiento de la industria. El Plan de Acción Nacional de Energías Renovables ofrece objetivos obligatorios para cada Estado miembro de la UE para la cuota de fuentes renovables en el consumo bruto de energía, y se tiene como objetivo una cuota del 10% de energías renovables en el transporte por 2020. Para lograr estos objetivos, se están utilizando las tarifas de inyección para promover las energías renovables en Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, España, Austria, Países Bajos y Turquía. Algunos países europeos también están utilizando obligaciones de cuotas, primas, incentivos fiscales, apoyo a la inversión, la medición neta, y certificados verdes.

FuturENERGY
El informe de GlobalData también recoge que las energías renovables representaron alrededor del 40% de la capacidad de generación total de la UE en 2014, con Alemania como líder indiscutible en capacidad instalada. El sector alemán de las energías renovables fue impulsado inicialmente por la introducción de la Ley de alimentación a la red eléctrica en 1991 y, además, fue ayudado por varias políticas clave ya que, incluyendo la ley de Fuentes Renovables de Energía de 2000 (Erneuerbare Energie Gesetz, EEG). Los principales objetivos de la Ley EEG, que fue modificada en 2004, 2009 y 2011, han sido el desarrollo de un suministro de energía sostenible a un coste reducido, proteger el clima mediante la reducción de emisiones, y promover las energías renovables.

El impacto de las políticas de energías renovables de Alemania se ve claramente. El país ocupa el tercer lugar a nivel mundial en 2014, en términos de capacidad renovable instalada acumulada, incluyendo la energía hidroeléctrica, con 90,3 GW a finales de año. Además, Alemania ocupó el primer lugar en el acumulado de potencia fotovoltaica y el tercero en potencia eólica.