Las renovables están listas para dar solución al cambio climático

La reducción de emisiones a partir de energías renovables, junto con las mejoras de eficiencia energética, deben estar en el centro de cualquier esfuerzo para limitar el aumento de la temperatura global a 2 ºC, según un informe publicado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA). REthinking Energy 2015 – Renewable Energy and Climate, considera que conseguir una participación de las renovables del 36% para el año 2030 se traduciría en la mitad de todas las reducciones de emisiones necesarias para mantener una vía de dos grados. Las medidas de eficiencia energética podrían suministrar el resto.

“El sector de energía supone más de dos tercios de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, por lo que debe ser el foco de la acción climática”, ha declarado Adnan Z. Amin, Director General de IRENA. “La transición rápida hacia un futuro alimentado por energía renovable, acompañado por el aumento de la eficiencia energética, es la forma más eficaz para limitar el aumento de la temperatura global. Esta transición está en marcha, pero debe acelerarse si queremos limitar el aumento de la temperatura global a 2 ºC”.

FuturENERGY
Según el informe, la ampliación de las energías renovables hasta el nivel requerido para cumplir los objetivos climáticos globales contribuiría a por lo menos 12 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, aumentando el acceso a la energía, mejorando la calidad de vida y reduciendo la pobreza. El sector de la energía renovable emplea a 7,7 millones de personas en el mundo, creando más puestos de trabajo por unidad de electricidad generada que el carbón o el gas natural. Si se logra una cuota de 36% de energías renovables, los niveles de empleo podrían superar los 24 millones de empleos en 2030.

Para lograr una participación de 36% de la energía total, la captación de energías renovables tendría que aumentar seis veces desde los niveles actuales. Para ello sería necesario que la inversión mundial anual fuese casi el doble, para superar los 500.000 M$ en el período hasta 2020, y más del triple, superando 900.000 M$, desde 2021 hasta 2030.

Para ayudar a lograr esto, el informe describe cinco acciones para un futuro energético sostenible, incluyendo: el fortalecimiento de los compromisos políticos, la movilización de las inversiones, la creación de capacidad institucional, la vinculación de las energías renovables a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la mejora de la participación regional.

“El fuerte caso de negocios para las energías renovables ha hecho inevitable la transición energética”, dijo Amin. “Ahora no es una cuestión de si el mundo la transita definitivamente hacia un futuro de energía renovable, sino más bien si lo hará con la suficiente rapidez. En las próximas negociaciones sobre el clima en París, le corresponderá a los países comprometerse a objetivos fuertes, y a su vez, dar una señal política fuerte para catalizar más inversiones en energías renovables “.

REthinking Energy – Renewable Energy and Climate es la segunda edición de la serie que expone el avance en la transición hacia un futuro energético sostenible. El informe fue presentado en la reunión del 10º Consejo de IRENA, que ha tenido lugar del 22 al 24 de noviembre en Abu Dhabi. El Consejo se reúne dos veces al año, juntando a unos 250 participantes de más de 80 países para facilitar la cooperación entre los Miembros, supervisar la aplicación del programa de trabajo de IRENA y completar los preparativos sustantivos para la Asamblea.