Las soluciones de Indra logran reducir en más de 170 millones de euros anuales las pérdidas comerciales de energía en una utility

0

Las soluciones y servicios de Indra para reducir las pérdidas no técnicas (o comerciales) de energía en las empresas utilities (energía, agua y gas) han ayudado a alcanzar reducciones absolutas anuales de casi el 5%, lo que se ha traducido, en función del tamaño de la compañía, en cifras que han llegado a superar los 170 millones de euros anuales. Asimismo, los retornos de la inversión acometida en ese proceso, como son los casos de la implantación de soluciones, contratación de servicios o inspecciones, han sido inferiores a un año.

Estas son algunas de las principales conclusiones del estudio “Technical and non-technical Energy Losses Control: making electricity more affordable and accesible while reducing costs”, realizado por la compañía a partir de los proyectos que ha desarrollado en más de veinte utilities de Europa, Latinoamérica y África. El informe destaca que cada proyecto destinado a garantizar los ingresos requiere un enfoque específico, adaptado a las necesidades de cada empresa, donde resulta clave definir las características y origen de las pérdidas e implementar acciones efectivas para su reducción a corto plazo con el fin de obtener resultados rápidos e implantar políticas sostenidas en el tiempo.

FuturENERGY
“Las pérdidas comerciales pueden llegar a suponer hasta el 40% de las pérdidas totales de energía y están normalmente asociadas a diferentes factores como la conexiones ilegales o manipulaciones, dificultades en la medición del consumo real o ineficiencias en los procesos internos de contratación, lectura y facturación de cada empresa”, afirma Juan Prieto, gerente de Control y Modelización de Energía en Indra.

Es por ello que la oferta de Indra incluye servicios y herramientas que permiten realizar un diagnóstico fidedigno de la causa de las pérdidas, diseñar a medida las actuaciones de recuperación en función de ese diagnóstico y monitorizar su impacto mejorando su aplicación. Es el caso de InGRID.ECL, un sistema que facilita la monitorización y control continuo de las pérdidas de energía a través de la red de distribución así como el impacto de los planes de recuperación; los servicios de consultoría de Revenue Assurance para el diagnóstico preciso de las causas de las pérdidas y optimización de los planes de reducción; y, por último, los sistemas de análisis predictivo, que estiman el riesgo de fraude e impago de los clientes mediante la combinación de distintas fuentes de información, como los datos históricos de consumos, caracterización del suministro y enriquecimiento de datos sociodemográficos del entorno.

Estos sistemas realizan balances energéticos de forma continua y sistemática en toda la red que, combinados con módulos avanzados de análisis y visualización, permiten hacer un seguimiento permanente de la distribución de las pérdidas y su evolución temporal; desde los niveles de alta y media tensión hasta el nivel de cliente, donde identifican posibles usos fraudulentos en función de sus patrones de consumo.

Ámbitos tan complejos como la identificación del fraude en entornos rurales de difícil acceso han llevado a Indra a combinar servicios analíticos avanzados con tecnologías de imágenes satelitales, drones o información catastral para incrementar de forma muy sustancial la precisión en la identificación de enganches directos y fraudes en estos entornos.

“Entender las características de la base de clientes de la empresa y dónde se puede crear un nuevo fraude potencial es esencial para mantener bajo control las pérdidas no técnicas. De hecho, hemos comprobado que inspeccionando solo el 10% de los suministros con mayor probabilidad de fraude, se detecta el 70% del fraude real”, apunta Juan Prieto.

Una inversión rentable

El nivel de partida de la compañía, el grado de acierto acerca de las causas de las pérdidas, la efectividad de las acciones establecidas para la reducción o el grado de madurez de la organización son los principales factores que influyen en el éxito de este tipo de proyectos. “Con un nivel de pérdidas del 40% es posible alcanzar reducciones en tres años de hasta el 20%, pero con un nivel del 10% y el mismo esfuerzo se puede llegar en tres años al 8%. Nuestra experiencia muestra que las utilities que cuentan con una unidad especializada en reducción de pérdidas están obteniendo retornos de la inversión realizada en seis meses”, explica Juan Prieto.

Indra recoge en su estudio datos que demuestran que, independientemente del tamaño de los mercados y el precio de los recursos utilizados para producir energía, la reducción de las pérdidas tiene un impacto significativo en la rentabilidad. Como regla general, cuanto mayor sea el coste de las fuentes de energía, mayor será el efecto beneficioso de la reducción de pérdidas no técnicas, debido al efecto combinado del aumento de los ingresos y la disminución de los gastos. Desde su experiencia, la compañía ha constatado que una mejora del 5% en pérdidas implica un aumento de ingresos de entre 860 y 4.300 millones de euros anuales para un mercado mediano de 50 Teravatios/hora (50TWh), dependiendo del precio de la energía. Del mismo modo, esa misma reducción de pérdidas en un mercado de tamaño pequeño (7TWh), supone un incremento en los ingresos de entre 20 y 60 millones de euros.

La combinación correcta de servicios y sistemas

Según refleja el estudio de Indra, la elección correcta para acometer la inversión depende, sobre todo, del nivel de madurez de la reducción de pérdidas de energía e incluye una acción combinada de soluciones de software y servicios de consultoría para analizar los factores subyacentes, identificar las más importantes y dónde ocurren, establecer el proceso para centrarse en las causas de los efectos más relevantes desde el punto de vista económico y acometer la implantación de las medidas y el seguimiento posterior para cuantificar los resultados alcanzados.