Latinoamérica: 4 GW de fotovoltaica en 2017

Vista aérea El Romero Solar/El Romero Solar aerial view. Foto/Phot: Acciona

Siguiendo con el impresionante crecimiento de la región en 2015, Latinoamérica está lista para repetirlo, con una potencia adicional instalada en 2016 esperada de 1,8 GW, alcanzando más de 4 GW de potencia acumulada. En 2017, la región duplicará ese total. Desde una perspectiva global, se espera que Latinoamérica aumente significativamente su cuota en la demanda mundial anual de fotovoltaica. Se prevé que la región alcance el 3,4% de la demanda global en 2016, pero aumentará considerablemente estos números en 2017 y 2018, a medida que los proyectos subastados vayan completándose.

Los principales mercados Chile y México realizaron subastas en las que la energía solar fue una pieza clave, y el emergente jugador, Argentina, disfrutó de un impresionante 2016, empujando su crecimiento aún más alto.

FuturENERGY
 

La subasta de Argentina despeja el camino para contratar más de 300 MW de fotovoltaica a través del programa RenovAR. Fuera del esquema de subastas, intereses internacionales están buscando formas de desarrollar proyectos para cumplir con las metas de energía limpia. La financiación de proyectos era considerada anteriormente una barrera, pero los bancos de desarrollo nacionales y regionales han establecido líneas de crédito, ya que Fitch ha reducido el riesgo de los proyectos en Argentina.

Después de la subasta de marzo en Perú, en la que se adjudicaron dos proyectos fotovoltaicos, se ha firmado al menos un contrato y se están planeando subastas adicionales. El mercado comercial e industrial de Colombia ve movimientos, ya que se necesitan explotadores privados en un país donde no existe una empresa eléctrica estatal. Además, los proyectos más pequeños de menos de 20 MW tienen acceso prioritario a la interconexión.

La escala de servicios públicos es el segmento líder en Brasil, Chile y México, donde la energía solar supera los precios de otras tecnologías y captura la mayor cuota de mercado de las renovables no convencionales.

La demanda impulsada por las subastas domina tanto el segmento de servicios públicos como el mercado en general. Los mercados latinoamericanos de energía fotovoltaica son, en gran medida, mercados sin subsidios y, como resultado, los ministerios de energía exigen subastas de suministro de energía para desarrollar las perspectivas de energía limpia. En el tercer trimestre, Chile registró un record mundial de precio fotovoltaico mínimo por MWh en su subasta de agosto y México licitó 2,4 GW de potencia fotovoltaica, que estará conectada a red en los próximos años. Todos los precios de los acuerdos de compra de energía para estas subastas a escala de servicios públicos han descendido en los últimos años, cayendo firmemente en línea con las recientes subastas mundiales. En adelante, Brasil espera celebrar una subasta de energía limpia en diciembre tras cancelar la licitación anterior en agosto, y Argentina continúa construyendo su demanda de energía fotovoltaica a través de subastas. También existe la perspectiva de acuerdos de compra de energía directos entre explotadores y generadores a escala de servicios públicos.