Latinoamérica ve aumentar la inversión de energías renovables, mientras la política de Reino Unido limita los incentivos verdes

Latinoamérica ha sido recientemente el telón de fondo de dos acuerdos notables de inversión en energía renovable. Enel Green Power ha firmado un acuerdo de suministro de electricidad a 25 años con la Empresa Nacional de Electricidad por valor de 3.500 M$, que sienta las bases para la construcción de una instalación geotérmica, parques eólicos y plantas solares en Chile, con una potencia conjunta de 300 MW. En el otro lado del continente, Sky Solar Holdings y Lafemir han recibido un préstamo de 55,7 M$ del Banco Interamericano de Desarrollo para construir seis plantas solares en Uruguay, que tendrá una potencia total de 69,9 MW. Los promotores recibirán una financiación adicional del Fondo de Cofinanciación China y el Fondo Climático Canadiense, de 19,3 M$ y 10 M$, respectivamente

Bloomberg New Energy Finance prevé un crecimiento aún más significativo de las economías en desarrollo de América del Sur como se indica en su informe New Energy Outlook 2015: En los mercados emergentes de Latinoamérica, la fotovoltaica a gran escala parece especialmente atractiva. Algunos de los proyectos más competitivos hasta la fecha han sido en países donde las tasas de insolación son altas y no hay aranceles a la importación de equipos fotovoltaicos. Esto incluye Chile, Panamá y Uruguay.

FuturENERGY
Sin embargo, el mercado de las energías renovables no se ve tan brillante al otro lado del Atlántico, ya que el gobierno del Reino Unido ha anunciado que las energías renovables ya no estarán exentas de la tasa del cambio climático, pagado por los proveedores al por menor. Como resultado, las acciones de The Renewables Infrastructures Group (TRIG) cayeron un 3,1% el día del anuncio y otras empresas del sector también sufrieron golpes en el mercado de valores. Anteriormente, los propietarios de proyectos de energías renovables, como TRIG, podían vender certificados de exención de la tasa a los proveedores, pero esta fuente de ingresos será eliminada.

El gobierno del Reino Unido también ha reducido una serie de medidas de eficiencia energética en el sector residencial y tiene previsto exigir a todos los nuevos hogares ajustarse al estándar cero emisiones de carbono para el año 2016, en el caso de edificios no residenciales para 2019 – en un intento por reducir la regulación que algunos ven como un obstáculo a la construcción.

Sin embargo, ha habido varios aspectos positivos para las energías renovables en el Reino Unido. Renewable Energy Generation ha recibido el permiso para construir un parque eólico 8 MW en Gales, y está en conversaciones con el gobierno sobre la elegibilidad del proyecto para recibir subsidios antes de que el programa de apoyo se cancele el año que viene. Mientras tanto, Macquarie Group destinó 1.100 M$ para invertir en proyectos de energía baja en carbono en Reino Unido, a través de su fondo ligado a la inflación Macquarie Infrastructure Debt Fund

Si avanzamos hacia el este, los titulares se centran en la colaboración entre un promotor solar y productor de petróleo. Glasspoint Solar ha recibido de Petroleum Development Oman un encargo para construir la planta termosolar mayor del mundo, de 1 GW, en el sur de Omán. Los espejos parabólicos calentarán fluido, produciendo vapor para luego inyectar en campos petrolíferos para reducir la viscosidad del crudo pesado y extraer más cantidad. Glasspoint está en conversaciones con otros productores de petróleo para mejorar la recuperación de petróleo y servir a la creciente demanda de energía de esta industria.

Otras noticia es que el mayor fabricante chino de aerogeneradores, Xinjiang Goldwind Science & Technology, está planeando la primera venta en el país de bonos verdes, lo que refleja el creciente interés de la región en la inversión sostenible. Los bonos sólo estarán disponibles para inversores profesionales y estarán denominados en dólares.

Empresas de todo el mundo, particularmente en los EE.UU., están mostrando una creciente preocupación por la sostenibilidad, ya que muchas de las corporaciones más grandes del mundo invierten directamente en energías renovables. Facebook ha anunciado un nuevo objetivo, cubrir el 50% de la demanda energética de sus operaciones con energías renovables a finales de 2018, mientras que Amazon ha contratado a la compañía eléctrica española Iberdrola para construir y operar un parque eólico de 208 MW en Carolina del Norte para alimentar sus centros de datos.

De hecho, una investigación de Bloomberg New Energy Finance sobre los acuerdos corporativos de compra de energía (PPA por sus siglas en inglés) en EE.UU. establece que: Actualmente hay importantes argumentos comerciales para firmar un PPA corporativo, los costes del sistema están disminuyendo; los acuerdos PPA sirven como cobertura d precio fijo y largo plazo contra los precios del gas natural; y la ventana para los contratos de bajo coste se está cerrando ya que los subsidios federales expiran a finales de 2016.

En otras noticias de Estados Unidos, la yieldco de SunEdison TerraForm Power ha acordado la compra a Invenergy Wind de 930 MW de potencia eólica por valor de 2.000 M$, lo que ayudará a la yieldco a aumentar su meta de dividendos un 26% el próximo año. Mientras tanto, el Departamento de Comercio de Estados Unidos impuso aranceles antidumping apenas por debajo del 250% a las importaciones de productos solares de China, en un esfuerzo para equilibrar el mercado.

Por último, pero no menos importante, de Nueva Zelanda se ha comprometido a un objetivo significativamente mayor para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, para ser ratificado en el acuerdo internacional sobre el clima en diciembre. El nuevo objetivo es reducir las emisiones en un 30% por debajo de los niveles de 2005 para el año 2030.