Lo que no puede ser en el Wanda Metropolitano. La legislación española vigente no favorece el autoconsumo de energía eléctrica

Nissan ha presentado hoy, junto a Eaton, Bam y The Mobility House, la batería de 3 MW en el Johan Cruyff Arena. Este sistema garantiza el suministro eléctrico al estadio del Ajax de Amsterdam aunque haya un apagón. Y esto, aunque en el terreno de juego se esté celebrando un partido de fútbol o un concierto.

Además, el sistema no solo es una solución de emergencia sino que también permite al Johan Cruyff Arena consumir la energía acumulada en estas baterías cuando haya picos de demanda y la electricidad sea más cara. También permitirá equilibrar la red eléctrica de la capital holandesa ya que esta energía, además, estará producida por las 4.000 placas solares que están instaladas en el estadio. En un futuro este sistema también permitirá que la sede del Ajax pueda proporcionar corriente eléctrica a los vecinos de su barrio en caso que haya un corte de suministro.

Esta una muestra de la aplicación real del Ecosistema Eléctrico Nissan, pensado para que sea el mismo usuario entre a formar parte del sistema de gestión de la energía y no solo pueda reducir su factura de la luz sino que también permita un sistema más sostenible con más energía generada a través de fuentes renovables.

Sin embargo, esta realidad no sería posible aplicarla en el Wanda Metropolitano, donde se celebrará la final de la UEFA Champions League 2019. Y es que la legislación española vigente no favorece el autoconsumo de energía eléctrica a partir de los 10 kWh de potencia. Es decir, según el Real Decreto 900/2015, a partir de esta potencia los consumidores deben pagar por la electricidad autoconsumida de la misma manera que si la compraran a la compañía distribuidora. También está penalizado el devolver la energía sobrante a la red ya que, para ello, se debe estar dado de alta como productor y pagar el conocido como “Impuesto al Sol”. Según el mismo Real Decreto, están exentos de pagar por el autoconsumo los usuarios que tengan menos de 10 kWh de potencia. Es decir, los hogares y pequeños negocios.

A pesar de todos los recursos naturales que tiene España, lo cierto es que aún falta mucho camino por recorrer para poder asegurar un sistema energético más limpio y que favorezca el consumidor. En datos esto se traduce en que el año 2017 solo el 33,7% de la energía consumida en España provenía de fuentes renovables, según datos de Red Eléctrica de España (REE). Y un 17,4% de centrales térmicas de carbón.
Pero no solo es importante tener en cuenta las facilidades que tiene España en cuanto a recursos energéticos limpios. También cabe destacar otro dato: la caída de precios que han experimentado los paneles solares en la última década. Según la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), no solo ahora son más asequibles que hace 10 años sino que en muchos casos, son la manera más económica de tener electricidad. Aun así, la rentabilidad económica del autoconsumo en España es muy baja.

Los esfuerzos que se podrían llevar a cabo en los próximos meses en el sector pueden ser muy importantes. Esto incluye la posibilidad de disponer de apoyos públicos para aquellas instalaciones con mayor ahorro de energía y de disminución de emisiones de CO2, como por ejemplo las instalaciones placas solares fotovoltaicas con sistemas de baterías que acumulen la energía eléctrica generada, para las que algunas comunidades autónomas ya tienen programas de ayudas”, afirma Marta Marimón, Directora del Departamento de Vehículos Eléctricos, Infraestructura y Servicios de Energía de Nissan Iberia.

El vehículo eléctrico puede ser un elemento importante para facilitar la transición hacia un modelo energético más sostenible. Y es que dado que la energía eléctrica se pierde si no se consume al momento, la batería de los vehículos eléctricos pueden servir para almacenarla y consumirla más tarde (cuando hay picos de demanda y la electricidad es más cara, por ejemplo). Y esto es posible gracias al sistema de carga bidireccional de la gama 100% eléctrica de Nissan (LEAF y e-NV200), que permite no solo recargar la batería sino proporcionar la energía que tiene almacenada para iluminar una casa o una oficina.

Además dentro de lo que es el Ecosistema Eléctrico Nissan, la marca ofrece baterías para almacenar energía (sobretodo proveniente de placas solares fotovoltaicas), como la presentada hoy en el Johan Cruyff Arena pero en versión doméstica, es decir de 4kWh a 10kWh. Este sistema, el XStorage, permite dar una segunda vida a las baterías de Nissan LEAF que ya no tienen utilidad para proporcionar energía a un vehículo eléctrico

El gestor de carga, otra figura pendiente de reforma

Otra figura que está pendiente de reforma es la del “Gestor de Carga”. Es decir, la que regula los puntos de recarga para vehículos eléctricos en España. Según la legislación vigente (de 2010), para instalar un punto de recarga se debe estar dado de alta como agente del sector eléctrico. En la práctica esto complica la instalación de cargadores públicos. Y es que las empresas o establecimientos que deseen poner puntos de carga de vehículo eléctrico a disposición de sus clientes, no lo tienen nada fácil y la enorme burocracia que están obligados a seguir provoca que la mayoría desistan de poner estos puntos. Actualmente, la ley del “Gestor de Carga” se encuentra en el Senado pendiente de modificación.

Uno de los principales obstáculos para que la gente se pase definitivamente al vehículo eléctrico es la falta de infraestructura de recarga. Es evidente que el “Gestor de Carga” no contribuye a quitar este medio a la sociedad y, por lo tanto, impide que este segmento despegue definitivamente y a la vez tengamos unas ciudades más limpias” ha concluido Marta Marimón.