Los ayuntamientos como primeros actores del progreso de la eficiencia energética

En la Jornada “Buenas prácticas y Oportunidades en Eficiencia Energética: los casos de Rubí, Burjassot y Málaga”, organizada por La Oficina de Javier García Breva, ha quedado patente que los Ayuntamientos son los primeros actores en el progreso de la eficiencia energética tal y como propone el acuerdo de Europa sobre la Unión Energética.

Rubí (70.000 habitantes), Burjassot (30.000) y Málaga (570.000) se han dado cita en Madrid en esta nueva jornada de La Oficina de JGB para exponer sus buenas prácticas, que son un ejemplo real de cómo los ayuntamientos pueden utilizar sus competencias para trasladar a los edificios y transporte los principios de las directivas europeas: certificación energética, contadores, autoconsumo, edificios de consumo casi nulo y reducción de emisiones de CO2.

FuturENERGY
Para Javier García Breva, Presidente de N2E, la mayor urgencia es crear demanda de proyectos de eficiencia energética e instrumentos financieros que respalden las inversiones y los ayuntamientos se configuran, a través del Pacto de Alcaldes, como su principal motor debido al excelente resultado de las inversiones en ahorro de energía en la economía local y en nuevos empleos.

Los ejemplos de Rubí, Burjassot y Málaga demuestran que el cambio de modelo es ya una realidad

“RUBI Brilla”
70.000 habitantes. Es un magnífico ejemplo de proyecto integral de eficiencia energética en la ciudad más industrializada de Cataluña donde las actuaciones del ayuntamiento no sólo han impedido la deslocalización industrial sino que han creado empleo. Al tiempo, lleva a cabo una importante labor educativa en los colegios que les ha permitido reducir un 70%el consumo de luz y un 58% el del gas en los centros. Todos los edificios municipales cuentan con certificación energética. Han puesto en marcha dos fotolineras fotovoltaicas para recarga de vehículos eléctricos.
“Burjassot libre de CO2”
30.000 habitantes. Desarrolla un proyecto desde 2010 con el objetivo principal de reducir las emisiones de CO2 a través de la movilidad sostenible y la protección de zonas verdes. Han ahorrado un millón de euros en energía a los presupuestos municipales.
“Experiencias de la ciudad de Málaga”
570.000 habitantes. Es un proyecto integral de eficiencia energética basado en la captación de fondos europeos y de terceros países para proyectos de eficiencia energética en edificios y vehículos eléctricos, vinculados a la introducción de las tecnologías de la información y a su proyecto de ciudad cultural.

En definitiva, la eficiencia energética es la mejor protección a los consumidores a través del acceso a los servicios energéticos, al autoconsumo, los contadores y las redes inteligentes. La autonomía municipal y las competencias de los Ayuntamientos pueden determinar el uso racional de la energía en las ciudades, concluye Javier García Breva.