Los costes globales de eólica y solar caen aún más rápido, mientras que el carbón se desvanece incluso en China e India

Mix mundial de generación en 2040. Fuente: Bloomberg New Energy Finance, New Energy Outlook 2017 / Global electricity generation mix to 2040. Source: Bloomberg New Energy Finance, New Energy Outlook 2017

Las fuentes de energía renovable, como la solar y la eólica, se llevarán casi tres cuartas partes de los 10,2 b$ que se invertirán en todo el mundo en nuevas tecnologías de generación de energía a lo largo de los próximos años hasta 2040, según un importante pronóstico independiente publicado por Bloomberg New Energy Finance (BNEF). New Energy Outlook 2017 (NEO 2017), el último pronóstico a largo plazo de BNEF, muestra progresos respecto a su equivalente de hace un año hacia la descarbonización del sistema eléctrico mundial, con las emisiones mundiales proyectadas para alcanzar un máximo en 2026 y reducirse en 2040 un 4% respecto de las de 2016.

El informe de este año sugiere que la descarbonización del sistema eléctrico mundial es imparable, gracias a la rápida caída de los costes de las energías solar y eólica, y un papel creciente de las baterías, incluyendo las de los vehículos eléctricos, para equilibrar la oferta y la demanda“, declara Seb Henbest , autor principal del NEO 2017 en BNEF.

FuturENERGY
 

Principales conclusiones de la previsión de este año:

Solar y eólica dominan el futuro de la electricidad. BNEF espera que en 2040 se inviertan 7,4 b$ en nuevas plantas de energía renovable, lo que representa el 72% de los 10,2 b$ que se prevé se inviertan en nueva generación de energía a nivel mundial. La solar se lleva 2,8 b$ y ve un salto de 14 veces en potencia instalada. La eólica atrae 3,3 b$ y ve multiplicarse por cuatro su potencia instalada. Como resultado, eólica y solar representarán el 48% de la potencia mundial instalada y el 34% de la generación de electricidad en 2040, en comparación con sólo el 12% y el 5% de la actualidad.

La solar desafía aún más al carbón. El coste nivelado de la electricidad (LCoE) de la solar fotovoltaica, que ahora es casi una cuarta parte de lo que era sólo en 2009, está previsto que caiga otro 66% en 2040. Para entonces un dólar comprará 2,3 veces más energía solar que actualmente. La solar ya es al menos tan barata como el carbón en Alemania, Australia, EE.UU., España e Italia. Para el 2021, será también más barata que el carbón en China, India, México, Reino Unido y Brasil.

Los costes de la eólica terrestre caen rápidamente, y los de la eólica marina aun más rápido. El LCoE de la eólica marina disminuirá un enorme 71% para 2040, ayudado por la experiencia de desarrollo, la competencia y la reducción del riesgo; y las economías de escala resultantes de proyectos y aerogeneradores más grandes. El coste de la eólica terrestre caerá un 47% en el mismo período, superando el descenso del 30% de los últimos ocho años, gracias a aerogeneradores más baratos y eficientes y a unos procedimientos simplificados de operación y mantenimiento.

China e India son una oportunidad de 4 b$ para el sector energético. China e India representan el 28% y el 11% de toda la inversión en generación de electricidad para 2040. Asia-Pacífico ve casi tanta inversión en generación como el resto del mundo combinado. De esto, un poco menos de un tercio va a eólica y otro tanto a solar, el 18% a energía nuclear y el 10% a carbón y gas.

Las baterías y nuevas fuentes de flexibilidad aumentan el alcance de las energías renovables. BNEF espera que el mercado de baterías de iones de litio para almacenamiento de energía valga por lo menos 239.000 M$ de ahora a 2040. Las baterías a escala comercial compiten cada vez más con el gas natural para proporcionar flexibilidad al sistema en momentos de demanda máxima. Las baterías a pequeña escala instaladas por los hogares y las empresas junto con sistemas fotovoltaicos representarán el 57% del almacenamiento mundial en 2040. BNEF anticipa que las energías renovables alcancen el 74% de penetración en Alemania en 2040, el 38% en EE.UU., el 55% en China y el 49% en India.

Los vehículos eléctricos refuerzan el uso de la electricidad y ayudan a equilibrar la red. En Europa y EE.UU., los vehículos eléctricos representan el 13% y el 12%, respectivamente, de la generación de electricidad para 2040. Cargar los vehículos eléctricos de forma flexible, cuando se genera energía renovable y los precios al por mayor son bajos ayudará al sistema a adaptarse a la intermitencia de las energías solar y eólica. El crecimiento de los vehículos eléctricos reducirá el coste de baterías de ion del litio en un 73% para 2030.

Crece el amor de los propietarios de casas por la solar. Para 2040, el fotovoltaica sobre tejado representará hasta 24% de la electricidad en Australia, el 20% en Brasil, el 15% en Alemania, el 12% en Japón y el 5% en EE.UU. e India. Esto, combinado con el crecimiento de las energías renovables a escala comercial, reduce la necesidad de las plantas de carbón y gas a gran escala ya existentes, cuyos propietarios enfrentarán una presión continua sobre los ingresos a pesar de un crecimiento de la demanda de vehículos eléctricos.

La generación de energía a partir de carbón se desploma en Europa y EE.UU., continúa creciendo en China, pero alcanza un máximo mundial en 2026. La caída de la demanda, las renovables baratas y el cambio de carbón a gas natural, reducirán el uso del carbón en Europa en un 87%. En EE.UU., el uso del carbón para generar energía cae un 45% ya que las plantas viejas no se reemplazan y otras comienzan a quemar gas más barato. La generación de carbón en China crecerá un quinto en la próxima década, pero alcanzará un pico en 2026. A nivel mundial, BNEF espera que se cancelen 369 GW de nuevas plantas de carbón planificadas, un tercio de ellas en India y la demanda mundial de carbón para generar energía disminuya en un 15% durante 2016-40.

El gas es un combustible de transición, pero no de la forma que la mayoría de la gente piensa. Las centrales de gas actuarán cada vez más como una de las tecnologías flexibles necesarias para ayudar a cumplir con los picos y proporcionar estabilidad al sistema en una era en que la generación renovable está en aumento, en lugar de reemplazar al carbón. En América, sin embargo, donde el gas es abundante y barato, desempeña un papel más central, especialmente a corto plazo.

Las emisiones del sector energético mundial alcanzan su punto máximo en poco más de diez años y luego disminuyen. Las emisiones de CO2 derivadas de la generación de energía aumentan un décimo antes de alcanzar su máximo en 2026. Las emisiones caen entonces más rápido de lo que se había estimado anteriormente, alineándose con el pico de generación de carbón en China. BNEF espera que las emisiones de India un sean 44% más bajas que en su análisis NEO 2016, ya que adopta la energía solar e invierte 405.000 M$ para construir 660 GW de nueva potencia fotovoltaica. A nivel mundial, las emisiones habrán caído hasta un 4% por debajo de los niveles de 2016 en 2040, no lo suficiente como para evitar que la temperatura promedio global se eleva más de 2ºC. Una inversión adicional de 5,3 b$ en 3,9 TW de potencia cero-carbono sería consistente con mantener el planeta en la trayectoria de 2ºC.

En EE.UU., la administración Trump ha expresado su apoyo al sector del carbón. Sin embargo, NEO 2017 indica que las realidades económicas en los próximos dos decenios no favorecerán a la energía del carbón estadounidense, que se prevé vea una reducción del 51% en la generación en 2040. En su lugar, la electricidad a gas subirá un 22% y la renovable en un 169%.

Una de las grandes preguntas para el futuro de los sistemas de electricidad es cómo se pueden acomodar grandes cantidades de generación eólica y solar, y sin embargo, mantener las luces encendidas en todo momento. Los escépticos se preocupan por las energías renovables muy baratas que deprimen los precios de la energía y exprimen a las energías de carga base como el carbón, el gas y las centrales nucleares.

Elena Giannakopoulou, analista principal en el proyecto NEO 2017, declara: “El pronóstico de este año muestra que la recarga inteligente de vehículos eléctricos, los sistemas de baterías a pequeña escala en los negocios y hogares, además del almacenamiento a escala comercial en la red, desempeñan un papel importante en suavizar los picos y valles en el suministro causado por la generación eólica y solar.

Jon Moore, Director Ejecutivo de BNEF, declara: “NEO refleja la comprensión que nuestro equipo ha construido durante más de una década de cómo los costes tecnológicos y la dinámica del sistema han evolucionado y están evolucionando. El NEO de este año muestra una transición aún más dramática hacia un sistema de bajas emisiones de carbono de lo que proyectamos en años anteriores, con fuertes caídas de los costes de eólica y solar y un crecimiento más rápido para el almacenamiento.”