Los Estados miembros de la UE han acordado algunas cosas buenas sobre el paquete de energía limpia a pesar de no respaldar un objetivo de energías renovables más alto

Hay algunas buenas noticias sobre la Directiva de Energías Renovables. Los 28 Estados miembros acordaron dar una visibilidad de tres años sobre el volumen y el presupuesto de los planes de ayuda pública para las energías renovables, que es clave para la planificación industrial en la cadena de suministro. Los Estados miembros también podrán seguir realizando subastas «específicas de la tecnología», lo que es importante para una mayor reducción de costes en la energía eólica marina y la forma más eficaz de planificar la transición energética.

Como era de esperar, el Consejo respaldó el objetivo del 27% de energías renovables propuesto por la Comisión para 2030. El Consejo ha diluido el Reglamento de Gobernanza, pero los países al menos acordaron ayer establecer tres puntos de referencia indicativos. Para 2023, deberían alcanzar el 24% tanto del objetivo del 27% como de los objetivos nacionales. Para 2025, el progreso debería ser del 40% y del 60% en 2027. Junto con los planes nacionales detallados, los puntos de referencia mejorarán la visibilidad de la cadena de suministro de energía eólica, incluidos los sectores químico, siderúrgico, de la construcción y otros; cada 1.000 euros invertidos en energía eólica, generará un valor de 250€ para ellos.

En cuanto al diseño del mercado de la energía, el resultado del Consejo tuvo algunos puntos buenos. Mantiene el despacho prioritario a la red para las energías renovables existentes, lo que protege las inversiones existentes. Pero sigue existiendo el riesgo de que las energías renovables existentes puedan estar expuestas a un equilibrio de responsabilidad antes de tener un acceso adecuado a los mercados de equilibrio.

También hay un movimiento alentador sobre la seguridad del suministro: los pagos de capacidad nacional ahora deberán abordar los desafíos reales de la oferta. Esto significa que siempre se deberá tener en cuenta el papel de los interconectores de red, la respuesta a la demanda y las energías renovables para la seguridad energética. Sin embargo, la metodología para “evaluaciones de la adecuación del sistema” y los criterios para asignar los pagos de capacidad todavía son demasiado nacionales y no están suficientemente coordinados a nivel regional o europeo. Esto corre el riesgo de costar a los consumidores. La cooperación en inversiones de capacidad podría ahorrar hasta 4.800 millones de euros en facturas de energía anuales para 2030.

En cuanto al Estándar de Desempeño de Emisiones de las centrales eléctricas existentes y futuras, el Consejo suavizó las propuestas originales de la Comisión. Acordaron fechas posteriores para plantas nuevas y existentes: 2025 y 2030, respectivamente.

El consejero delegado de WindEurope, Giles Dickson, dijo: “Nos sentimos alentados por algunos de los avances que el Consejo ha realizado en una serie de cuestiones en el paquete de energía limpia. Es bueno que hayan respaldado las propuestas de la Comisión sobre: ​​el requisito de visibilidad de 3 años para las políticas de energías renovables; la necesidad de eliminar las barreras a las PPA corporativas; y la plantilla vinculante para los Planes Nacionales de Energía. Esto será clave si queremos mantener la fuerte base industrial de la industria eólica en Europa después de 2020: la eólica contribuyó con € 36 mil millones al PIB de la UE en 2016 y emplea a 263,000 personas. Pero, crucialmente, el fracaso del Consejo hasta el momento para avanzar hacia el apoyo del Parlamento a un objetivo de energías renovables del 35% para 2030 -a pesar de los mejores esfuerzos de Dinamarca y Portugal- es profundamente decepcionante desde una perspectiva económica. El costo de la no ambición en energías renovables -la diferencia entre un objetivo del 27% y el 35% – es de 92.000 millones de euros, inversiones no realizadas y 132.000 empleos no creados, más la idea de que Europa sea número  1 en renovables.”