Los fabricantes españoles reclaman su papel industrial en el mercado internacional de las energías renovables

La industria española dedicada a la fabricación de equipos destinados al sector de las energías renovables apuesta por la innovación tecnológica presentando sus nuevos prototipos, habiendo sido Intersolar Europe el escenario elegido.

En esta feria que representa el mayor encuentro de fotovoltaica a nivel mundial, España ha destacado entre los participantes por el número de empresas fabricantes de estructuras y seguidores que han acudido al evento, sólo por detrás de China y antes de Estados Unidos.

Entre las soluciones presentadas con el objetivo de mejorar la producción y reducir el coste de generación fotovoltaico, destacan los seguidores para los módulos bifaciales que muchos expertos consideran como el nuevo estándar dominante en la industria fotovoltaica.

Por compañías, el grupo GRS dio a conocer la versión bifacial del seguidor Monoline de PVH, Monoline 2V-60B, que reduce el coste nivelado de la electricidad de la energía fotovoltaica.
Por su parte, GONVARRI presentaba su seguidor monofila TracSmarT®que minimiza tanto el tiempo como el coste de instalación, absorbiendo grandes desniveles de terreno, tecnología que ha suministrado recientemente para un proyecto de 66MW en Jordania.

Asimismo, STI Norland mostraba el seguidor solar STI-H1250™ un sistema innovador de backtracking que mejora la producción hasta un 5%, mientras que NCLAVE explicaba las soluciones de seguimiento monofila y multifila así como su nuevo sistema de fijación de módulos que reduce los tiempos de montaje hasta en un 80%.

Estas empresas participantes forman parte del Grupo de Trabajo de Fabricantes, una iniciativa lanzada por el Spain Renewable Energy Consortium, del que son miembros, con el objetivo de establecer un foro crítico de discusión sobre el posicionamiento de las empresas fabricantes en el mercado internacional e identificar si existen barreras regulatorias, financieras o técnicas que dificulten su posición frente a posibles competidores extranjeros.

Esta edición de Intersolar ha dejado constancia del alto nivel tecnológico y de competitividad de las empresas españolas que se perfilan en los primeros puestos del panorama mundial en fotovoltaica.