Los retos de las baterías para el vehículo eléctrico

El vehículo eléctrico aspira a replantear por completo el actual mercado del transporte y de la movilidad en general, pero para conseguirlo debe ofrecer al usuario unas mejores prestaciones, especialmente en cuanto a autonomía. Los apenas 200 kilómetros de autonomía de un vehículo eléctrico actual, son vistos como su principal hándicap para llegar a ocupar una posición representativa dentro del mercado automovilístico. La mejora de su autonomía se ve actualmente limitada por las posibilidades que ofrecen las actuales baterías disponibles en el mercado y, por eso, dentro del sector del vehículo eléctrico, todos los focos están actualmente mirando hacia el futuro del almacenamiento eléctrico, tratando de intuir por dónde pueden venir las mejoras científicas y tecnológicas en este ámbito.

Las baterías de los futuros coches eléctricos se enfrentan a un triple reto: ofrecer unas mejores prestaciones, conseguir hacerlo a un bajo coste y lograrlo en unas condiciones de seguridad y respeto al medioambiente socialmente aceptables.

Hasta el momento son las baterías de Litio-ión las que han tenido una mayor aceptación por parte de la industria automovilística. Quizá su hegemonía en el sector TIC de portátiles y móviles, haya hecho que el Litio-ión sea visto como la tecnología más factible para ser trasladada al sector del vehículo eléctrico. No en vano, esta tecnología electroquímica es la que proporciona históricamente las mayores prestaciones para los dispositivos que alimenta. Leer más…

Joaquín Chacón
Dir. General de Albufera Energy Storage

Artículo publicado en: FuturENERGY Diciembre 2015