LSolé, especialista en soluciones de energía limpia para uso industrial –vapor, agua fría y caliente y gases calientes-, participa mañana en la jornada “Política y mercado de la energía. Soluciones de eficiencia energética para el sector agroalimentario” organizada por VITARTIS (Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León) en colaboración con la Cámara de Comercio de Valladolid. Las sesiones, que estarán abiertas a las empresas del sector, permitirán conocer las políticas energéticas de los países más eficientes, difundir actuaciones de eficiencia en las compras, así como en la búsqueda de fuentes alternativas de energía y fomentar la implantación de herramientas de ayuda para la gestión eficaz de la energía en el sector agroalimentario.

La ponencia de LSolé abordará las oportunidades en el uso de calderas de biomasa en las industrias agroalimentarias. La biomasa como fuente energética renovable puede aportar a la agroindustria su estabilidad característica en los precios (entorno los 17 €/MWhPCI) además de la posibilidad de valorizar subproductos –la biomasa secundaria- que son considerados residuales (poda de la vid, bagazo de uva, cáscaras de almendra, restos de maiz, subproducto procedente de la elaboración de zumos, etc). De forma añadida, la biomasa térmica no solamente es una oportunidad para afianzar la actividad de la agroindustria, sino que también puede contribuir a la dinamización del sector de la gestión forestal de proximidad (hasta 100 km).

Pasteurización en La Fageda

Como ejemplo agroindustrial, la biomasa renovable de LSolé aporta energía para La Fageda (Santa Pau, Girona), un reconocido centro de integración laboral creado para integrar y emplear personas con certificado de discapacidad mental o intelectual que mejora su huella ambiental y obtiene estabilidad en costes de energía al sustituir un combustible fósil, el gas propano. La planta de LSolé realiza la generación de la energía térmica necesaria destinada al proceso de pasteurización de la leche de su granja para la elaboración de productos lácteos de alta calidad en el sector del yogur de granja. La biomasa forestal renovable -con un porcentaje de humedad hasta el 50% gracias al sistema de secado integrado en la propia caldera- es transportada por camión hasta la planta y descargada en un silo de 100 m3 de capacidad. Mediante dicha biomasa, la planta de 1 MW de potencia de energía térmica permite la generación de vapor (1.200 kg/h de vapor a 9 bar de presión) para la elaboración de los productos lácteos. La planta está emplazada en la instalaciones de La Fageda situadas en la finca de 15 ha donde lleva a cabo la mayoría de actividades, tanto asistenciales como productivas que se encuentra en las proximidades de la Fageda d’en Jordà, una de las principales reservas del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa. El corazón de dicha planta es una caldera que emplea biomasa forestal procedente del cuidado y aprovechamiento sostenible de los bosques (NOTA: no los de la reserva natural) con la consiguiente dinamización en la zona de la comarca de La Garrotxa. Es decir, de forma indirecta, la planta favorece la gestión forestal con impacto en la sostenibilidad del entorno y de otras áreas relacionadas tales como el turismo de naturaleza de gran repercusión en la zona. Ello además, contribuye a reducir el riesgo de incendio y su impacto paisajístico, etc.

Reducción GEI

Cabe destacar la dimensión medioambiental, al ser la biomasa un recurso renovable y tener un balance neutro de emisiones de CO2 a la atmósfera. Por la reducción de las emisiones de CO2 gracias a la sustitución de una caldera de propano por una caldera de biomasa, La Fageda fue incluida en la Convocatoria 2013 de Proyectos (49) Clima por Consejo Rector del Fondo de Carbono para una Economía Sostenible (FES-CO2). El FES-CO2 adquiere las reducciones verificadas de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en España de los 49 seleccionados, contribuyendo así a su viabilidad financiera; se preveía que los proyectos reduzcan más de un millón de toneladas de CO2 equivalente en los siguientes cuatro años. La Fageda decidió realizar una inversión en la nueva fuente de energía renovable, cercana a los 250.000 €, que aporta cada año un ahorro económico. A lo largo de 2014 se optimizó la operación habitual de la planta avanzada de energía térmica con biomasa renovable. LSolé realizó el diseño, fabricación e instalación y arranque en 2013.