Más de 400 empresas europeas piden el fin de las medidas comerciales para módulos y células solares

Más de 400 empresas europeas, de todos los Estados miembros de la UE han enviado una carta a la Comisaria Europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, pidiéndole que ponga fin a las medidas comerciales en vigor desde 2012 para los módulos y células solares chinos.

Los firmantes de esta carta creen que el precio mínimo de importación (MIP), las medidas anti-dumping y compensatorias sobre las células y módulos de China deben retirarse inmediatamente. Las medidas están teniendo la consecuencia imprevista de un impacto negativo en toda la cadena de valor solar europea en detrimento de los puestos de trabajo, la inversión y el despliegue de la energía solar en Europa. Una política que fue diseñada para ayudar a unos pocos ha dejado de hacerlo, y solamente sirve para dañar a muchísimos en toda la UE.

 

A pesar del auge mundial de la energía solar, la Europa de hoy tiene un preocupante y cada vez más pequeño porcentaje del mercado anual. En un momento en que el mercado solar europeo ha disminuido, el sector tiene necesidad de medidas que fomenten la demanda y no estas medidas comerciales que aumentan el coste a sus clientes, a los consumidores y a los que pagan la factura energética.

Las medidas han tenido consecuencias imprevistas en las empresas firmantes, que conducen a la pérdida de empleos y la reducción de oportunidades en el mercado solar debido al aumento de los costes. Con precios de los módulos en un nivel artificialmente elevado, todas estas empresas sufren el doble impacto de los mayores precios y el impacto que estos precios tienen en la demanda. La Comisión Europea y los Estados miembros deben poner fin a las medidas ahora para adelantar la fecha en la que esta industria puede crecer de forma sostenible sin la necesidad de mecanismos de apoyo.

Las medidas comerciales aumentan el coste de la energía solar y están contribuyendo a ralentizar su despliegue. Las medidas suman 100.000 € al coste de las instalaciones de más de 10 MW en la región y alrededor de 1.000 € a las instalaciones domésticas. Dado que las licitaciones de energía solar a gran escala están siendo impulsadas por los precios, las medidas comerciales están consiguiendo que en Europa no se esté cumpliendo el potencial de la energía solar, en contra de la metas y objetivos de energía renovable más amplios de la UE.

Jochen Hauff, Director del Consejo de Solarpower Europe en representación de BayWa R. E. renewable energy GmbH, uno de los líderes de la iniciativa, ha declarado: “El volumen de las empresas europeas que se oponen a las medidas comerciales es asombroso. Han firmado empresas de todos los Estados miembros de la UE, de todos los segmentos de la cadena de valor – incluyendo: acero, productos químicos, ingeniería, promotores, instaladores y comercializadoras de energía. Las grandes corporaciones y PYME europeas solares están unidas en la creencia de que estos derechos comerciales deben desaparecer, y ahora es el momento de que la Comisión actúe y los elimine a través de la actual Revisión por Expiración.”

En representación de la fabricación europea, Christian Westermeier, Director del Consejo de Solarpower Europe, agrega “Para los fabricantes europeos en la cadena de valor solar las medidas han sido ruinosas y han dado lugar a la pérdida de miles de puestos de trabajo en la industria manufacturera. La eliminación de estas medidas comerciales estimulará el crecimiento de la industria europea a lo largo de la cadena de valor solar y apoyará el proceso de recuperación del empleo perdido en Europa.

Sebastián Berry, Director del Consejo de Solarpower Europe, resume el sentir del sector solar europeo diciendo: “Las medidas comerciales han estado en vigor desde hace mucho tiempo, sólo han traído el declinar del sector solar europeo. Como empresa líder en energía solar en Europa necesitamos que la Comisión elimine estas medidas para permitir que el sector crezca de forma sostenible de nuevo. Si Europa se toma en serio ser líder en energías renovables, se debe permitir al sector solar crecer de nuevo y la Comisión Europea puede apoyar esto con un simple gesto, la eliminación de las medidas comerciales.

El caso representa la mayor disputa comercial entre la UE y China y afecta seriamente la posibilidad de que Europa alcance sus objetivos climáticos. La Revisión por Expiración, de las medidas comerciales para los módulos y células solares originarios de China se encuentra actualmente en curso y debe estar terminada antes de marzo de 2017.