Mercados energéticos en transición: BP Statistical Review muestra los cambios a largo plazo en curso

La edición de 2017 del informe BP Statistical Review of World Energy, publicada el 13 de junio, muestra que los mercados energéticos mundiales continúan sufriendo cambios a largo plazo, mientras también se adaptan a los desafíos de precio a corto plazo. Los datos publicados en el informe – la 66ª edición anual – muestran claramente las transiciones a largo plazo en curso en los mercados, con un cambio hacia un crecimiento más lento de la demanda de energía mundial, la demanda moviéndose hacia las economías en rápido crecimiento de Asia y una marcado cambio hacia combustibles con menores niveles de carbono ya que las energías renovables continúan creciendo fuertemente y el uso del carbón cae.

Al mismo tiempo, los mercados energéticos se están adaptando eficazmente a los desafíos a corto plazo, con el mercado del petróleo, en particular, ajustándose en 2016 a la sobreoferta que ha dominado el mercado en los últimos años.

FuturENERGY
 

En 2016, la demanda mundial de energía fue débil por tercer año consecutivo, creciendo sólo un 1%, alrededor de la mitad de la tasa de crecimiento promedio de la década pasada. Una vez más, casi todo este crecimiento provino de economías en desarrollo de rápido crecimiento, con China y e India juntas representando la mitad de todo el crecimiento.

Los bajos precios del año impulsaron la demanda de petróleo en un 1,6%, mientras que el crecimiento en la producción se limitó a sólo el 0,5%. Como resultado, el mercado del petróleo recuperó ampliamente el equilibrio hacia mediados de año, pero los precios continuaron deprimidos por el gran exceso de existencias acumuladas. La producción de gas natural también se vio afectada por los bajos precios, que crecieron sólo un 0,3%. La producción de gas estadounidense cayó en 2016, la primera reducción desde el advenimiento de la revolución del gas de esquisto a mediados de los 2000.

Las energías renovables volvieron a ser la fuente de energía de crecimiento más rápido, con un aumento del 12%. Aunque en 2016 sólo proporcionaron todavía el 4% de la energía primaria, el crecimiento de las energías renovables representó casi un tercio del crecimiento total de la demanda de energía. Por el contrario, el carbón – el combustible fósil de mayor contenido en carbono – descendió por segundo año consecutivo, un 1,7%, debido principalmente a la caída de la demanda tanto en EE.UU. como en China.

La combinación de un débil crecimiento de la demanda de energía y la mezcla cambiante de combustibles significó que las emisiones globales de carbono se estima que crecieron sólo un 0,1% – haciendo que 2016 sea el tercer año consecutivo de emisiones planas o decrecientes. Esto representa el promedio más bajo de tres años para el crecimiento de emisiones desde 1981-83.

Conclusiones principales

Energía primaria

• La demanda energética mundial creció un 1% en 2016, similar a los incrementos del 0,9% y el 1% observados en 2015 y 2014, respectivamente, y significativamente inferior a la tasa media de crecimiento a 10 años del 1,8%.
• Casi todo el crecimiento provino de economías en desarrollo de rápido crecimiento; China e India representaron en conjunto alrededor de la mitad de todo el crecimiento.
• La demanda energética de India creció un 5,4%, tasa similar a la observada en los últimos años.
• Sin embargo, la demanda de energía en China creció un 1,3%. Esto se aproxima al aumento del 1,2% en la demanda de energía en 2015 y alrededor de un cuarto de su crecimiento promedio a 10 años. El crecimiento promedio durante 2015 y 2016 fue el más bajo en un período de dos años desde 1997-98. A pesar de esta desaceleración, el aumento incremental de la demanda en China lo convirtió en el mercado energético de mayor crecimiento del mundo por decimosexto año consecutivo.
• La demanda de los países desarrollados de la OCDE se mantuvo prácticamente plana (aumentando sólo el 0,2%).

Petróleo

• El Brent cotizó en promedio a 44 $/barril en 2016, menos de los 52 $ de 2015 y el precio medio anual más bajo desde 2004.
• El consumo mundial de petróleo creció fuertemente, aumentando un 1,6%, o 1,6 millones de barriles diarios (mmb/d), por encima de la tasa promedio a 10 años por segundo año consecutivo. Se observaron fuertes aumentos de la demanda en India (0,3 mmb/d) y Europa (0,3 mmb/d), mientras que aunque la demanda de China siguió creciendo (0,4 mmb/d), fue inferior a la de los últimos años.
• Los precios bajos afectaron el crecimiento de la producción global de petróleo, que aumentó apenas un 0,5% o 0,4 mmb/d, el menor incremento desde 2009.
• En este total, la producción de la OPEP aumentó 1,2 mmb/d, con aumentos significativos de Irán (0,7 mmb/d), Irak (0,4 mmb/d) y Arabia Saudí (0,4 mmb/d).
• Por el contrario, la producción de petróleo no OPEP se redujo en 0,8 mmb/d, el mayor descenso anual en alrededor de 25 años. Las caídas más grandes fueron en EE.UU. (0,4 mmb/d), China y de Nigeria (0,3 mmb/d cada una).

Gas natural

• El consumo mundial de gas natural aumentó un 1,5% en 2016, más lento que el promedio de 10 años del 2,3%. Sin embargo, hubo fuertes aumentos en el consumo de gas en Europa (6%), Oriente Medio (3,5%) y China (7,7%).
• La producción mundial de gas natural aumentó sólo un 0,3% – el crecimiento más débil de la producción de gas en 34 años, fuera de la crisis financiera. Con los menores precios del gas, la producción de gas en EE.UU. cayó por primera vez desde que empezó la revolución del gas de esquisto. La producción de gas australiano aumentó significativamente a medida que las nuevas instalaciones de GNL entraron en funcionamiento.
• Las importaciones/exportaciones mundiales de GNL crecieron un 6,2%, impulsadas por la nueva producción australiana. Se prevé que la producción de GNL crecerá alrededor de un 30% en los próximos tres años, a medida que vayan entrando en funcionamiento nuevos proyectos.
• El aumento del comercio de GNL refleja un cambio continuo en curso fundamental en los mercados mundiales de gas hacia una mayor integración, pero también hacia mercados más competitivos y flexibles -con volúmenes crecientes de GNL bajo contratos más cortos o más pequeños o no contratados.

Carbón

• El consumo mundial de carbón cayó por segundo año consecutivo, con un descenso del 1,7% o 53 millones de toneladas de petróleo equivalente (Mtep). Esta disminución llevó la participación del carbón en la producción de energía primaria al 28,1%, su menor participación desde 2004.
• El descenso del consumo fue impulsado principalmente por EE.UU. (-8,8%, 33 Mtep) y China (-6,6%, 26 Mtep).
• La producción mundial de carbón cayó un 6,2% o 231Mtep, la mayor disminución anual registrada. Las caídas de la producción fueron nuevamente impulsadas por China (-7,9% ó 140 Mtep) y EE.UU. (-19% o 85 Mtep).
• En Reino Unido, el consumo de carbón se redujo a la mitad (-52,5%). El consumo de carbón en Reino Unido ha caído ahora a los niveles vistos por última vez al inicio de la Revolución Industrial hace unos 200 años. El sector energético de Reino Unido registró su primer día sin carbón en abril de 2017.

Renovables

• Una vez más, las energías renovables fueron la fuente de energía de más rápido crecimiento en 2016. Sin incluir la energía hidroeléctrica, las energías renovables crecieron un 12%. Si bien la tasa media de crecimiento de las energías renovables a 10 años fue del 15,7%, esto siguió representando el aumento incremental anual más alto de la producción registrada (un aumento de 55 Mtep, más que la disminución del consumo de carbón).
• Las energías renovables ahora proporcionan una proporción de poco menos del 4% de la energía primaria.
• Más de la mitad del crecimiento de la energía renovable provino de la energía eólica, que aumentó un 16% en el año. La energía solar creció un 30%. A pesar de que la energía solar representa sólo el 18% de la producción de energía renovable, el crecimiento de la energía solar representó alrededor de un tercio del crecimiento global de la energía renovable.
• En 2016, China se convirtió en el mayor productor de energía renovable del mundo, superando a EE.UU. y la región Asia-Pacífico superó a Europa y Eurasia para convertirse en la mayor región productora de energía renovable.

Otros combustibles

• La generación de energía nuclear creció un 1,3%, o 9,3 Mtep, en 2016. Un aumento anual del 24,5% de la producción nuclear china representó todo el crecimiento neto de la energía nuclear. El aumento incremental de China de 9.6 Mtoe fue el más grande de cualquier país desde 2004.
• La generación de energía hidroeléctrica aumentó un 2,8% en 2016, aumentando en 27,1 Mtep. El crecimiento incremental más grande vino otra vez de China y después de EE.UU.