Metro de Madrid se suma al aprovechamiento energético de la energía limpia y renovable del subsuelo

 

Metro de Madrid se ha unido como socio a Madrid Subterra para impulsar el aprovechamiento del potencial energético limpio y renovable del subsuelo de Madrid, en la mayoría de las ocasiones no utilizado o poco utilizado. Madrid Subterra dio la bienvenida oficial a Metro de Madrid en la reunión de la Asamblea General de socios, en la que Metro estuvo representado por Mónica Mariscal, responsable de RSC de la empresa pública de transporte regional.

FuturENERGY
Las infraestructuras de Metro de Madrid le convierten en una organización ideal para formar parte de Madrid Subterra. Metro de Madrid cuenta con una red de 294 km (la mayoría de ellos construidos bajo el subsuelo urbano) y con unas instalaciones en las que potencialmente es posible realizar diversos aprovechamientos energéticos, tanto mecánicos como geotérmicos o eólicos, entre otros.

Teniendo en cuenta que el consumo de electricidad es una de las partidas más importantes de su presupuesto de explotación, Metro de Madrid tiene ya en marcha innovadoras medidas de ahorro y eficiencia energética. En 2015 inició la implantación de un sistema de recuperación de energía eléctrica en sus instalaciones de la subestación eléctrica de Campo de las Naciones con el objetivo de llevar a cabo un ahorro equivalente a lo que consumen 1.000 personas al año. Se prevé que este proyecto, tras analizarlo exhaustivamente, se extienda a 10 subestaciones

En fase más inicial se encuentra otro proyecto de recuperación energética. En el primer trimestre de 2016 Metro de Madrid firmó un convenio de colaboración con Tunel Energy, empresa premiada en el I Concurso de Ideas y Proyectos de Madrid Subterra. El equipo de Tunel Energy está estudiando actualmente la dinámica de fluidos en los túneles y la frecuencia de paso, velocidad y tamaño de los trenes, con el objetivo de desarrollar el prototipo de aerogeneradores que, instalados en túneles de Metro de Madrid, permitirán hacer uso de los flujos de aire formados al paso de los trenes para generar energía eléctrica.