Metro reducirá a la mitad su consumo energético en iluminación gracias a la implantación de LED en todas sus estaciones

Metro de Madrid concluirá antes de final de año la segunda fase de un Plan de Eficiencia Energética que permitirá sustituir la iluminación de todas las estaciones de la red por tecnología LED. De este modo, todas las estaciones y depósitos de Metro de Madrid contarán con la nueva tecnología, lo que reducirá a la mitad el consumo energético actual en iluminación.

El consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, visitó el pasado 4 de marzo la estación de Gregorio Marañón, una de las estaciones que se beneficiará de la implantación de la tecnología LED en su segunda fase. Durante su visita el consejero ha destacado la importancia que supone la sustitución de la iluminación convencional por la nueva tecnología LED, y el importante ahorro energético que esta medida supone. “Podemos comprobar cómo en esta estación de Gregorio Marañón, que cuenta con aproximadamente 1.350 fluorescentes, gracias a la sustitución de estos por iluminación LED, nos permitirá ahorrar el equivalente al consumo que realizan 110 hogares en una semana”, señaló Rollán.

FuturENERGY
En la actualidad, el 25% de las estaciones cuentan ya con esta tecnología (con un total de 60.000 tubos LED). A finales de año se habrán sustituido un total de 185.000 fluorescentes, con una inversión superior a los 4,5 M€.

Foto4
Pedro Rollán, Consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, en su visita a la estación de Gregorio Marañón

Así se habrá extendido al resto de la red y a nueve depósitos, por lo que el ahorro anual de energía eléctrica alcanzará los 45 millones de kWh anuales, el equivalente al consumo anual de todos los hogares de una ciudad del tamaño de Soria o Teruel. En concreto, el ahorro semanal por estación se calcula en 5.300 kWh, el equivalente a lo que consumen 85 hogares por semana.

La vida útil de los tubos fluorescentes es de 17.000 horas y con el cambio a la nueva tecnología de iluminación LED pasará a ser de 50.000 horas (casi 6 años). De este modo, también se aumenta el tiempo de sustitución de los tubos LED y, por lo tanto, se reducen los residuos generados por Metro de Madrid en dos tercios y la emisión de CO2 en más de un 50% en lo que a iluminación se refiere.

Con el objetivo de minimizar las interferencias con el servicio prestado al viajero, los trabajos en andenes se realizan durante el periodo nocturno. El tiempo medio de trabajo es de 3 horas diarias. En el resto de áreas de las estaciones se acometen trabajos en periodo diurno sujeto a diversas restricciones horarias, sobre todo en hora punta, delimitando las zonas de trabajo y observando las medidas tendentes a garantizar la seguridad y la no interferencia con el normal funcionamiento del servicio.

Gracias a esta iniciativa, Metro de Madrid da un paso más en su apuesta por situarse a la vanguardia en la tecnología y la eficiencia energética. La iluminación en Metro de Madrid ha seguido cronológicamente una evolución tecnológica, desde la incandescencia hasta la fluorescencia de alto rendimiento. El siguiente paso es la utilización de tecnologías más eficientes, que optimicen la utilización de los recursos disponibles, generando ahorros energéticos y evitando la emisión de contaminantes a la atmósfera.

La implantación de alumbrado LED es una de las 12 medidas contempladas en el Plan de Ahorro Energético de Metro de Madrid, que, en su conjunto, desde que se puso en marcha este proyecto en 2012, ha conseguido reducir en un 20% el consumo energético en la compañía, lo que ha supuesto un ahorro equivalente a 10 M€.