México, Argentina y Chile impulsarán la eólica en Latinoamérica

Usina Eólica de Vale dos Ventos (Brasil). Foto cortesía de GWEC / Vale dos Ventos wind farm (Brazil). Photo courtesy of GWEC

Un reciente estudio de la consultora MAKE sobre la eólica en Latinoamérica, pronostica un cambio en el mercado brasileño durante un período de turbulencia política y económica, que coincide con una actividad sin precedentes de subastas en México, Argentina y Chile. En general, MAKE espera que para 2026 se pongan en marcha en la región más de 47 GW de nueva potencia eólica.

El mayor mercado de la región, Brasil, conectó más de 2,5 GW de potencia eólica en 2016, marcando el tercer año consecutivo que el mercado puso en marcha una potencia similar. Sin embargo, el mercado parece estarse enfrentando un precipicio inminente en 2019, debido a un prolongado período de contracción económica por la actual crisis política. En 2016, por primera vez desde que la tecnología comenzó a competir en 2009, los promotores no firmaron ningún nuevo acuerdo de compra de energía eólica en una subasta.

FuturENERGY
 

El mercado eólico brasileño espera un mercado anual de nuevas instalaciones en 2019 de menos de la mitad del tamaño que experimentó entre 2014 y 2016. El mercado ahora se enfrenta a un futuro incierto después de la cancelación de última hora de una muy esperada subasta de energía de reserva en diciembre de 2016 La duración de la aparente caída del mercado dependerá de la recuperación de la demanda de electricidad y de la voluntad del gobierno de apoyar la tecnología en futuras subastas.

Mientras tanto, en México la implementación de subastas de energía a largo plazo abrió una nueva avenida para los acuerdos de compra de energía para los promotores eólicos en 2016. Las dos primeras subastas otorgaron acuerdos de compra de energía por más de 1,4 GW de potencia eólica a precios tan bajos como 32 $/MWh.

Chile y Argentina también celebraron subastas históricas en 2016 que otorgaron acuerdos de compra de energía por casi 3,5 GW de potencia eólica. Argentina organizó las dos primeras rondas de su programa renovable RenovAr en 2016 para apoyar el cumplimiento de su agresiva meta de 20% de renovables. Chile llevó a cabo una subasta masiva y multitecnología en 2016 para cubrir la demanda a largo plazo a partir de 2021. Los precios agresivos de las pujas en Chile y un probable cuello de botella en Argentina podrían provocar desgaste en estos mercados.

Los nuevos desarrollos políticos en el resto de la región afectan el potencial de mercado de otros países de Latinoamérica. Tanto Colombia como Perú están considerando cambios en las reglas del mercado que podrían permitir que la energía eólica compita de manera efectiva.