Nace la coalición que une a multimillonarios para invertir en energías limpias

Durante la Cumbre de París COP21 Bill Gates presentó la coalición para el avance de energías renovables Breakthrough Energy Coalition, un grupo de más de 20 multimillonarios que se han comprometido a invertir en innovación y desarrollo de energías renovables. Entre ellos se encuentran, además de Gates, el fundador de Amazon, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg de Facebook, el fundador de Khosla Ventures, Vinod Khosla, Richard Branson (Virgin).

Así mismo también anunciaron la iniciativa llamada Misión Innovación, que Gates describe como el compromiso de más de 10 países de invertir más en investigación de energías renovables. Algunos de los países implicados, entre los que no se encuentra España, son China, Francia, Alemania, India, Estados Unidos, Australia, Noruega, Brasil, entre otros. Estos países prometen doblar la inversión pública en innovación de las renovables y ofrecer transparencia acerca de su investigación y desarrollo en energías limpias.

El mundo necesita energía ampliamente disponible que sea fiable, asequible y que no produzca carbono. La única manera de lograr ese objetivo es mediante el desarrollo de nuevas alternativas para alimentar el mundo. Esa innovación será el resultado de una investigación conjunta a gran escala vinculada a inversores verdaderamente comprometidos por el desarrollo tecnológico que creará el nuevo mix energético. La Breakthrough Energy Coalition está trabajando en conjunto con un grupo cada vez mayor de países visionarios que están aumentando significativamente su línea de investigación pública a través de la iniciativa Misión Innovación para hacer que el futuro sea una realidad.

El nuevo modelo será una asociación público-privada entre los gobiernos, las instituciones de investigación, y los inversores. Los científicos, ingenieros y empresarios pueden inventar y escalar las tecnologías innovadoras que limitarán el impacto del cambio climático al tiempo que proporcionarán una energía asequible y confiable para todos. El sistema actual de la investigación básica, la inversión en energía limpia, marcos regulatorios, y los subsidios no logra movilizar suficientemente la inversión en soluciones verdaderamente transformadoras para el futuro energético.

La base de este programa debe ser un gran compromiso de financiación para la investigación básica y aplicada, y aquí los gobiernos desempeñan el papel clave. Sólo los gobiernos tienen el mandato de proteger el interés público, así como los recursos y mecanismos para hacerlo. La inversión pública en investigación puede conducir a la creación de industrias que promueven el bien común y son impulsados por el capital privado. Sin embargo, los niveles de financiamiento gubernamentales actuales para la energía limpia son simplemente insuficientes para afrontar los retos que tenemos ante nosotros.

La investigación pública no es suficiente. También hay que añadir las habilidades y recursos de los inversores líderes con experiencia en impulsar la innovación del laboratorio al mercado. El sector privado sabe cómo construir empresas, evaluar las posibilidades de éxito, y tomar los riesgos que llevan a tomar ideas innovadoras y traerlos al mundo. Pero en el entorno empresarial actual, el balance riesgo-beneficio para las primeras etapas de inversión en sistemas energéticos potencialmente transformadores es poco probable encontrar inversores de capital de riesgo. La experiencia indica que incluso las ideas más prometedoras se enfrentan a retos de comercialización de enormes proporciones y un valle casi infranqueable de la muerte entre concepto prometedor y producto viable, que ni la financiación del gobierno ni de la inversión privada convencional pueden salvar.

Esta nueva coalición se ha comprometido a llenar esta necesidad de capital la formación de una red de capital privado comprometido con la construcción de una estructura que permita decisiones informadas para ayudar a acelerar el cambio hacia el futuro de la energía avanzada que el planeta necesita. El éxito requiere una asociación de una mayor investigación del gobierno, con una estructura transparente y viable para evaluar objetivamente los proyectos e inversionistas comprometidos del sector privado que estén dispuestos a apoyar las ideas innovadoras que salen de la línea de investigación pública.