Norvento expandirá su negocio de autoconsumo para el sector agropecuario con eólica y biogás

Norvento ha puesto en la energía eólica y los biocombustibles (biomasa y biogás) el foco de su estrategia de expansión en el sector agrario, tanto en España como en mercados internacionales. Así, con el objetivo de ayudar a las pequeñas y medianas explotaciones ganaderas y agrícolas a incorporar sistemas de producción de energía renovable, más eficientes en términos económicos y sostenibles a medio y largo plazo, Norvento ha desarrollado un aerogenerador, denominado nED, y un modelo de planta de biogás para generación distribuida de energía, que pueden utilizarse tanto en instalaciones desconectadas de la red eléctrica, como conectadas a la red.

El aerogenerador permite generar in situ parte de la electricidad demandada por los procesos de la instalación agropecuaria, mientras que las plantas de biogás además de contribuir con electricidad lo pueden hacer con calor.

FuturENERGY
 

Aerogenerador nED: gran éxito de arranque en el sector agropecuario del Reino Unido

Para aprovechar el recurso eólico, Norvento ha desarrollado el aerogenerador nED 100 para consumos industriales medios, y cuyas características lo hacen especialmente idóneo para entornos agrícolas y ganaderos. Este aerogenerador de 100 kW ha sido diseñado y desarrollado para conseguir la máxima captura aerodinámica y alcanza una producción energética anual que oscila entre los 200 y los 400 MWh en función de las condiciones del viento. Además, se adapta a los diferentes regímenes de viento, lo que aumenta su eficiencia mecánica y eléctrica. Su mecanismo no necesita de ningún tipo de fluido para lubricación o refrigeración, lo que reduce su mantenimiento a una única visita al año. Puede ser controlado las 24 horas del día los 365 días del año a través de una completa aplicación para Smartphone que incluye todos los datos a tiempo real.

Desde 2014, Norvento ha instalado 23 unidades de este aerogenerador en Reino Unido, la mayoría de ellas en cooperativas ganaderas. Su experiencia en este entorno ha sido muy positiva y las expectativas son de crecimiento, ya que la compañía prevé instalar 500 unidades en los próximos 10 años.

Pero la energía eólica no es el único recurso natural que puede ayudar a ahorrar costes y producir energía limpia en el entorno rural, el biogás es otro combustible natural que puede aprovecharse.

Bioplant: planta de biogás a medida para explotaciones agropecuarias

La industria agrícola y ganadera generan una alta carga de residuos orgánicos, por lo que su aprovechamiento puede suponer un gran valor económico para el sector. Para ello Norvento ha diseñado Bioplant, una planta de biogás que permite a las granjas gestionar los residuos orgánicos convirtiéndolos en gas renovable, energía o ambos. Además, las plantas de biogás de Norvento son modulares, por lo que pueden adaptarse a las necesidades de cada cliente y a sus infraestructuras existentes.

norvento-2

La producción de biogás está basada en tres fases. En primer lugar se almacenan los residuos y se les realiza un tratamiento específico previo. A continuación, pasan al digestor, donde gracias al proceso de digestión anaeróbica se produce el biogás, que es almacenado en el gasómetro. Después el biogás se refina y se envía a la caldera (para la generación de calor) o al motor de cogeneración (para la generación de energía). Al igual que el aerogenerador nED, la Bioplant puede ser monitorizada a tiempo real desde un smartphone. Las plantas alcanzan potencias nominales entre los 50 y los 150 kW de electricidad o alternativamente entre 200 y 600 kW de potencia calorífica.

El biogás presenta múltiples beneficios tanto energéticos como ambientales y económicos. En términos de energía, se trata de un combustible versátil (que permite generar electricidad, calor o ambos según se necesite), estable, con una alta disponibilidad (alcanzando las 8.000 horas anuales), y eficiente, gracias a su alto aprovechamiento térmico. En cuanto a sus beneficios económicos, no sólo conlleva una reducción de los costes energéticos, sino que además puede aportar ingresos adicionales gracias a la venta a terceros o la comercialización del calor, por ejemplo. Además, es un proceso respetuoso con el medioambiente evitando la contaminación de acuíferos y suelos (ya que se utilizan menos fertilizantes), reduce los patógenos gracias al proceso de los residuos orgánicos y reduce también las emisiones de metano derivadas de la descomposición natural de la materia orgánica.

Manuel Pinilla Director Comercial de Norvento, destaca “el autoconsumo industrial es una tendencia imparable a nivel mundial. Las estimaciones apuntan que hasta 2024 se instalarán cerca de 530 GW en generación distribuida. Es evidente que nos dirigimos hacia un modelo energético descarbonizado y circular en el que las energías renovables tendrán un papel preponderante, y Norvento se sitúa a la vanguardia de estas tecnologías poniendo en el mercado productos y servicios que permitan a las industrias incorporarse a los nuevos modelos de producción, gestión y consumo energético”.