Parar para avanzar

Podría decirse que las plantas de ciclo combinado, son las centrales eléctricas más desconocidas, pero en España representan el 25% de la potencia instalada y hay diez unidades basadas en esta tecnología y fabricadas por Siemens. Dos en Campo de Gibraltar (Cádiz), tres en Palos de la Frontera (Huelva), dos en Arrúbal (La Rioja) y tres más en Sagunto (Valencia). Hoy en día, estas centrales siguen actuando como el salvavidas más útil para asegurar el sistema de generación de energía en Europa y se encuentran entre las plantas de combustión fósil menos contaminantes del mundo. Su rendimiento termodinámico –es
decir, el porcentaje de energía que se puede obtener del combustible- está en torno al 60% (muy superior al que llegaría una central térmica de carbón).

La clave es su funcionamiento. Esta tecnología genera electricidad a partir del giro de una turbina movida por la combustión de gas natural. Además de la energía eléctrica generada por la propia turbina
de gas, el calor resultante de esta combustión se aprovecha para calentar agua y convertirla en vapor, que se usa en una segunda turbina, que también genera electricidad. Por otro lado, la aplicación de la tecnología de Siemens mejora estos ratios, al reducir en un tercio las emisiones de CO2 –su turbina de gas SGT5-8000H ha marcado un récord mundial, al superar el 60,75% de eficiencia en la planta alemana de Irsching-.

Pese a las ventajas de las centrales de ciclo combinado, en 2015 cubrían sólo el 8,5% de la demanda eléctrica, al tiempo que juegan un papel protagonista para complementar a las fuentes de energía renovables; tan limpias como imprevisibles, ya que producen cuando hay sol y viento. Por todo ello, las plantas de ciclo combinado, que han sido originalmente diseñadas para funcionar principalmente a plena carga, se enfrentan a las difíciles condiciones del mercado: menos horas en operación, disminución de megavatios generados, mayor número de arranques y un mayor control del mercado sobre las reservas de gas. Y lo hacen en un escenario en el que la demanda energética vuelve a crecer, al tiempo que se acentúa el envejecimiento de las centrales. Leer más…

Laurent Dendrael
Responsable del Services para Ciclos Combinados, Siemens España

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2016