Perspectiva mundial para los vehículos eléctricos 2016

Esta publicación fue llevada a cabo por la División de Políticas de Tecnología Energética de la Dirección de Sostenibilidad, Tecnología y Perspectivas (STO) de la Agencia Internacional de Energía (IEA).

El informe tiene como objetivo proporcionar una actualización sobre los acontecimientos recientes en el sector de movilidad eléctrica, que proporciona información detallada sobre la evolución reciente de los registros de ventas de vehículos eléctricos, el número de vehículos eléctricos en carretera, su cobertura modal a través de los mercados globales de vehículos más relevantes.

FuturENERGY
El análisis también aporta la disponibilidad y características del equipamiento para el suministro vehículos eléctricos (EVSE), informando sobre la evolución de los tipos de implementación.
El informe incluye una revisión y un análisis de los elementos clave del apoyo político, tanto para los vehículos eléctricos como para el equipamiento (EVSE). El análisis también proporciona puntos de vista sobre los signos alentadores que han caracterizado la reciente evolución de los costos de la batería y la densidad de energía.

Puntos clave del informe:

El año 2015 superó el umbral a nivel mundial de 1 millón de coches eléctricos en la carretera, cerca de 1,26 millones. En 2014 sólo existía aproximadamente la mitad del número actual de coches eléctricos. En 2005 los coches eléctricos todavía se contaban en cientos. 2015 también ha visto en carretera más de 200 millones de vehículos eléctricos de dos ruedas, y 170.000 autobuses, principalmente en China.
Los dos mercados principales de automóviles eléctricos son China y Estados Unidos. Siete países alcanzaron más de un 1% de la cuota de este mercado en 2015 (Noruega, Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Francia, China y Reino Unido).

El desarrollo de los coches eléctricos ha ido creciendo desde 2010, con un desarrollo de los vehículos eléctricos de baterías ligeramente mayor que la del vehículo híbrido. El 80% de los coches eléctricos en carretera a nivel mundial se encuentra en Estados Unidos, China, Japón, Países Bajos y Noruega.

Los incentivos para su compra se encuentran entre los instrumentos más relevantes y más eficaces para promover la venta de coches eléctricos.

Las políticas implementadas en diferentes países dan lugar a diferentes incentivos de compra, sobretodo para los vehículos de baterías eléctricas frente a los híbridos enchufables , destacando los incentivos de compra de Noruega para ambos tipos de vehículos.

Existen un total estimado de 1,45 millones de puntos de recarga de coches eléctricos en todo el mundo, en 2015. Las instalaciones de recarga de acceso público han estado siguiendo la tendencia del crecimiento del número de coches eléctricos del último año.

Los perfiles de los países difieren con respecto al desarrollo de la infraestructura del equipamiento EVSE. China y Japón representan más del 65% de los puntos de carga rápida. La distribución geográfica de los cargadores lentos de acceso público está cercana a la distribución de coches eléctricos y de los enchufes de recarga privados.

Desde 2008, los costos de las baterías fueron recortadas una cuarta parte y la densidad energética de la batería se ha quintuplicado. Los avances tecnológicos prometen seguir ofreciendo mejoras en los próximos años.

Las tendencias de la densidad energética de la batería y el costo durante la última década arrojan señales positivas sobre la posibilidad del cumplimiento de los objetivos definidos por los fabricantes de automóviles y el Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE) para 2020 y 2022.

El desarrollo de los países llevaría a la carretera 13 millones de coches eléctricos en 2020. El EVI tiene como objetivo un despliegue de 20 millones de coches eléctricos en 2020. En ambos casos, tanto para los vehículos tanto de batería eléctrica como híbrido enchufable, alcanzar los objetivos de despliegue en 2020 requiere un crecimiento considerable del stock de coche eléctrico . El cumplimiento de los objetivos de descarbonización 2030 y de sostenibilidad requiere un importante despliegue de vehículos eléctricos en la década de 2020.