Rebi obtiene la licencia de construcción de la central térmica de biomasa

0

Tras un largo periodo de alegaciones, la empresa soriana de servicios energéticos Rebi ha obtenido los permisos para construir la central térmica de biomasa que tiene proyectada en el paraje ‘Detrás del Mirón’. La planta es el origen del servicio de calefacción y agua caliente sanitaria que llegará próximamente a más de 2.500 viviendas del centro y norte de la capital. De esta forma, Soria dejará de emitir 7.850 toneladas de CO2 al año con el cierre de las calderas comunitarias de gas y gasoil de los vecinos adheridos a la Red. La inversión del proyecto asciende a 5 millones de euros.
La central térmica de biomasa que Rebi instalará en la parcela 80 del polígono 34 es una edificación análoga a la que la misma empresa está construyendo en pleno Campus Miguel Delibes de la Universidad de Valladolid que dará servicio de calefacción y agua caliente sanitaria mediante biomasa a 24 edificios de la Universidad de Valladolid (UVA), 3 edificios propiedad del Ayuntamiento de Valladolid y 4 pertenecientes a la Junta de Castilla y León. La de Soria cuenta con 12 MW para abastecer la primera fase del District Heating de Soria. La Red continúa en constante evolución. Cualquier edificio es susceptible de enganche, una tubería preaislada llegará a la sala de calderas de las instalaciones que lo soliciten.
La central será cubierta y cerrada, de 808 metros cuadrados, albergará una sala de dos calderas de biomasa con sus correspondientes ciclones y filtros, de 6.000 kilovatios térmicos cada una, 3,8 metros de diámetro y 6 metros de altura. También incluye los acumuladores depósitos de inercia, colectores, bombas y demás instalaciones de la red de calor para proporcionar estrictamente energía térmica para calefacción y agua caliente.
La edificación se completa con un silo de astilla que nutre la sala de calderas protegida de las inclemencias atmosféricas. La nave reúne los requisitos de salubridad, ahorro energético y funcionalidad exigidos para este uso. La edificación tendrá espacios y medios para extraer los residuos ordinarios generados acorde con el sistema de recogida.
Recorrido de la Red de Calor con Biomasa
La primera fase tiene origen en el Camino del Peñón donde está ubicada la central térmica. La Red tiene una longitud de 7 kilómetros (con doble recorrido de tubería). El ramal principal transcurre por la carretera de Logroño hacia el norte hasta llegar a las calles Enrique Tierno Galván, Heliodoro Carpintero y Maestro García Muñoz. Engancha con la calle las Casas hacia el centro.
Un ramal continúa por la calle Gaya Nuño, paseo de Santa Bárbara hacia el complejo hospitalario y calle San Hipólito, camino de La Verguilla, y los Patios de Don Vela.
Otro ramal baja al centro desde la calle Las Casas pasando por Viernes de Toros y calle Marmullete, volviendo hacia la avenida de Logroño y regresando al Camino del Peñón.
Un tercer ramal baja hacia calle Aduana Vieja pasando por calle Santamaría y calle Campo. La red alcanza también las calles Rota de Calatañazor, Retógenes, calle Caro y continúa hacia Ángel Terrel hasta San Benito.
La Red continúa en constante evolución. Cualquier edificio es susceptible de enganche, una tubería preaislada llegará a la sala de calderas de las instalaciones que lo soliciten. La empresa tiene proyectadas otras dos fases para dar servicio a la zona sur de la capital, y la otra que conectará el Calaverón y el Casco Viejo.
Edificios públicos adheridos a la Red de Calor
El IES ‘Antonio Machado’, la Escuela Hogar ‘Madre de la Merced’, el Centro CFIE, el CEIP ‘Las Pedrizas’, la guardería ‘Fuente del Rey’ y el CEIP ‘Fuente del Rey’ han firmado su adhesión a un servicio que les supondrá un ahorro en la factura de calefacción en torno al 15 por ciento. El consumo total previsto del conjunto de la Red es de 28.000.000 kWh anuales.
Estudio de dispersión de contaminantes
El estudio de dispersión de contaminantes atmosféricos realizado por la empresa consultora Línea Estudios y Proyectos aplicado a la central soriana dice que la instalación térmica con biomasa genera unas emisiones atmosféricas que cumplen en cualquier caso con seguridad los límites establecidos en la normativa vigente (Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire). La tasa de emisión de las partículas PM10 ha sido garantizada por el fabricante ya que la instalación de filtros de mangas permite la reducción de los niveles de emisión para valores máximos de 40 miligramos de partículas por metro cúbico.