Redes de calor con biomasa: solución eficiente, económica y de futuro

Es muy significativo como en las últimas décadas el modelo energético español de generación y distribución de calefacción y ACS en las viviendas en bloque, mayoritarias en nuestro país, ha ido derivando a un sistema individualizado “una caldera en cada vivienda”. Su aplicación se impuso por la facilidad en la distribución de los combustibles fósiles gaseosos por tuberías (a pesar de sus riesgos), por una legislación laxa en el control del despilfarro energético y también, para qué engañarnos, debido a un comportamiento individualista de los consumidores dentro del necesario proceder colectivo. Este modelo ha tenido claros ganadores que no han sido la eficiencia energética ni los consumidores.

La crisis económica, que ha multiplicado exponencialmente el número de hogares con “pobreza energética”, la preocupación por la contaminación de las ciudades y el compromiso por el clima (que se traduce en menos gasto de energía per cápita para contaminar menos y reducir las emisiones de CO2), son ingredientes que están haciendo recapacitar a todos los colectivos ciudadanos para modificar, en la medida de lo posible, el modelo energético actual.

FuturENERGY
Una de las posibles formas para dar solución a los problemas planteados es el fomento de las redes calor y frío (District Heating and Cooling). Esta infraestructura no es más que un sistema de calefacción o refrigeración centralizada como la de cualquier comunidad de vecinos, pero de grandes dimensiones, que se canaliza por las calles para que llegue a todos los hogares. Leer más…

Juan Jesús Ramos
Técnico de AVEBIOM Responsable del Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa (ONCB)

Artículo publicado en: FuturENERGY Junio 2015