Redes urbanas de calor y frío

Una apuesta de la nueva normativa de rehabilitación

REDES URBANAS DE CALOR Y FRÍO

Las ventajas que presentan las redes de calor y frío en términos de eficiencia, sostenibilidad medioambiental, calidad de la energía suministrada y generación de empleo, representan una oportunidad de futuro para un país con dependencia energética como lo es el nuestro, que no puede ser desaprovechada. Recordemos que las redes urbanas de calor y frío son una forma cómoda y sostenible de calentar o enfriar el ambiente y el agua caliente sanitaria, pudiendo abastecer a edificios residenciales, públicos y comerciales.

La idea fundamental que subyace al concepto de calefacción de distrito es aprovechar el excedente (que, de otro modo, se desperdiciaría) procedente de la producción de energía, del refinado de combustibles fósiles y biocombustibles y de diferentes procesos industriales. Además, una red de calefacción de distrito puede aprovechar varios tipos de energías renovables (biomasa, energía geotérmica, energía térmica solar). La refrigeración urbana es una solución de refrigeración medioambientalmente optimizada, que utiliza recursos locales naturales para producir refrigeración en el lugar y en el momento en que se necesita.

the business booster

El cliente está conectado a la producción de refrigeración a través de una red de tuberías por la que se suministra agua fría a los edificios, donde el frío que va perdiendo hace que la temperatura del interior baje. Las propias características de la red: aprovechamiento de excedentes y de energías renovables, así como la utilización de recursos locales naturales, hacen de la implantación de redes la forma más sostenible y eficiente de distribución de energía urbana.

Artículo publicado en: FuturENERGY Mayo 2014