Restos de poda, biomasa para producir vapor

0
Restos de poda para producir vapor

Hoy en día, para poder ser una organización competitiva y puntera, la eficiencia energética en el servicio y la producción, no sólo es un valor en alza, sino que también es una obligación social y medioambiental. En este sentido, Imartec Energía acaba de completar un proyecto líder y muy innovador en la Provincia de Lleida, se trata de la implantación de un equipo industrial de biomasa en la organización, también leridana, Piensos YAK, situada en San Guim de Freixenet (La Segarra, Lleida).

La empresa Piensos Yak de San Guim de Freixenet la cual produce pienso para animales, tanto por el consumo propio como para su comercialización, y motivada por el ahorro energético en sus instalaciones así como en la reducción de gases de efecto invernadero, acaba de implementar un equipo de biomasa tecnología italiana UNICONFORT, modelo Global 150 para la producción de vapor seco necesario en el proceso de elaboración del pienso, un proyecto único en Cataluña, dentro del sector agroalimentario.

the business booster

Según, Imartec Energía, la empresa leridana encargada de gestionar el proyecto integral, comenta que además del objetivo de ahorro energético, el proyecto también pretende crear un impacto medioambiental positivo en la zona ya que el biocombustible que necesitará el generador de vapor provendrá, entre otros, de los restos de poda agrícola y forestal de la misma comarca de la Segarra, por tanto el objetivo pasa por cerrar el círculo de emisiones de gases contaminantes que favorecen el efecto invernadero. Piensos Yak ha articulado un convenio con la asociación de agricultores de la comarca para poder utilizar los restos de la poda, y poder hacer de un residuo, una oportunidad, dentro de la cadena de valor.

La instalación tendrá un potencia nominal 1.700kWt. Paralelamente, el proyecto dispondrá de un silo de 100m3 para almacenar el resto de poda y astilla forestal. Actualmente la fábrica de Piensos Compuestos YAK está utilizando, debido a su proceso de fabricación, vapor a 175 º C a 8 bares a razón de 2,5Tn/h mediante un equipo de gasóleo. Esto supone un gasto energético muy importante dada la elevada demanda de energía que requiere el sistema, aproximadamente unos 190.000 litros / año de dicho combustible fósil.

A fin de reducir este consumo energético se propone la instalación de una caldera de biomasa para la producción del vapor necesario para su proceso operativo. El nuevo proyecto pasará a tener un consumo de 700tn/año de restos de poda. Gracias a la tecnología UNICONFORT, la caldera podrá alcanzar unos límites de humedad en su biocombustible de un 50% máximo, sin que disminuya su potencia nominal.

En este sentido, el ahorro conseguido anual será superior al 70% respecto a la anterior situación; por este motivo, la amortización global del proyecto se fija por debajo de los 3 años. Además de aumentar su competitividad empresarial, Piensos Yak dejará de emitir a la atmósfera más 720 tn de CO2.