Retos y perspectivas para el sector fotovoltaico en España

La energía fotovoltaica en el mundo volvió a marcar un nuevo record de potencia instalada en 2016, con la conexión de 76,8 GW lo que ha supuesto un crecimiento del 50% sobre la cantidad instalada el año anterior. El mercado fotovoltaico ha experimentado un cambio importante en los últimos años, de ser un mercado básicamente europeo, cuya motivación era ambiental, a llevarse a cabo la mayor parte de los proyectos en países emergentes, y ser la motivación su competitividad en precio y la garantía de suministro.

En España, aunque en el año 2016 solo se instalaron 55 MW, en el sector empiezan a respirarse aires de cambio. Después de cinco años de moratoria, el sector se siente con fuerzas y ganas para cambiar el riesgo político por el riesgo de mercado. La falta de confianza en las políticas gubernamentales, el alto nivel de competitividad alcanzado por la tecnología, el gran recurso natural disponible en España, la liquidez existente en los mercados financieros y la posibilidad de obtener ingresos adicionales mediante la participación en los servicios auxiliares son las razones que animan a los promotores fotovoltaicos a intentar la posibilidad de ir directamente a mercado.

 

Pero este camino no está exento de barreras. La primera y más importante es la inadecuación del sistema marginalista de fijación de precios en los mercados eléctricos. Un sistema diseñado en los años ochenta del siglo pasado, basado en costes variables, no puede ser más inadecuado para fijar precio a unas tecnologías que carecen de ellos y que cada vez tendrán una presencia mayor en el mix energético. Leer más…

José Donoso
Director General de UNEF

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2017