Revoolt propone un modelo de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) para la logística urbana

Revoolt, la primera start-up española especializada en soluciones sostenibles para la última milla, plantea la aplicación de un modelo de responsabilidad social en el reparto de pedidos a domicilio. El nuevo esquema de actuación se basa en el medio ambiente, la salud y la innovación, con la finalidad de ser incorporado a organizaciones de todos los sectores.

El desarrollo de una plataforma cloud para la gestión integral de ciclo de pedidos-entregas y la conformación de una flota de vehículos eléctricos y conectados (IoT) permiten que la start-up facilite al tejido empresarial la puesta en marcha de una logística urbana absolutamente responsable.

Entre sus principales beneficios destacan: Cero emisiones de C02, acceso a zonas restringidas, reducción de la contaminación acústica, mejora de la calidad del aire, eliminación del papel, automatización de procesos, información en tiempo real, mayor satisfacción de los clientes y optimización de los recursos humanos.

El CEO de Revoolt, Ángel Sánchez, indica: “Hemos estudiado cuidadosamente cada uno de los elementos que deben intervenir en una solución para la logística urbana, teniendo en cuenta el panorama normativo y de movilidad, así como las tendencias de la última milla y la tecnología. El resultado de este trabajo se refleja en una iniciativa totalmente respetuosa con el ecosistema en el que vivimos”.

La Responsabilidad Social Corporativa está adquiriendo cada vez mayor presencia en las empresas de distribución comercial; entre otros factores, por el cambio en el comportamiento de los consumidores, cada vez más preocupados por los efectos de sus hábitos de compra sobre el planeta. Por este motivo, dentro de las políticas de RSC que aplican, el desarrollo empresarial sostenible ocupa uno de los primeros lugares.

Estas nuevas prácticas ayudan a preservar el medio ambiente a través de la reducción del consumo energético, la gestión adecuada de emisiones y residuos, y la disminución de la huella ambiental de sus actividades logísticas. “Afortunadamente, cada vez son más los establecimientos comprometidos en reducir el impacto medioambiental de su actividad logística en todos los eslabones de la cadena de suministro”, concluye Sánchez.