Schneider Electric y el Centro de Políticas Europeas lanzan un grupo de trabajo para luchar contra la pobreza energética en Europa

Schneider Electric, especialista global en gestión de la energía y automatización, y el Centro de Políticas Europeas (European Policy Centre), un think tank independiente y sin ánimo de lucro que cuenta con el apoyo de la Fundación Rey Balduino, han anunciado hoy el lanzamiento de un Grupo de Trabajo para luchar contra la pobreza energética en la Unión Europea. El evento de presentación se llevó a cabo el pasado 26 de enero en Bruselas, en presencia de Maroš Šefčovič, Vicepresidente de la Comisión Europea a cargo de energía.

La pobreza energética afecta a las personas en las economías maduras que no tienen acceso a la energía necesaria para cubrir sus necesidades básicas, como la calefacción, la electricidad o el gas. Esto es debido a una combinación de bajos ingresos, los precios de la electricidad y a un desempeño energético deficiente en los edificios. Luchar contra ella en las economías maduras es hoy en día clave para el desarrollo, como lo es el acceso a la energía en los países en desarrollo. Por ello, es necesario mejorar el día a día de las personas, al mismo tiempo que se ofrecen soluciones concretas para combatir el cambio climático.

Como empresa socialmente responsable y especialista global en gestión de la energía, Schneider Electric lanzó en 2013 su programa de lucha contra la pobreza energética en las economías maduras. El Grupo quiere propiciar la creación de un círculo virtuoso, centrándose en tres áreas: educación, inversión y tecnología. Schneider Electric ahora busca cómo ser más eficaz en sus acciones. Es por ello que la compañía se ha asociado con el Centro de Políticas Europeas, concretamente a través del Grupo de Trabajo contra la pobreza energética, que tiene como objetivo combatirla a nivel europeo. A finales de 2015, Schneider Electric ya había publicado un Libro Blanco titulado “Resolviendo la Pobreza Energética en Europa: Comprendiendo las Iniciativas y las Soluciones” (Resolving Energy Poverty in Europe: Understanding the Initiatives and Solutions).

Mientras tanto, Schneider Electric con su Fundación ya desarrolla numerosas iniciativas en el marco del programa de lucha contra la pobreza energética. A finales de noviembre de 2015, la Fundación Schneider Electric, bajo el auspicio de la Fundación de Francia, se unió a la plataforma para la lucha contra la pobreza energética creada en Bélgica por la Fundación Rey Balduino. Schneider Electric y la Fundación Schneider Electric ofrecerán soluciones de gestión de energía para familias en Bélgica. En Francia, en el Solar Decathlon Europe 2014, Schneider Electric presentó un concepto de vivienda social, sostenible e innovadora para el proyecto “Viviendas para todos para hacer frente a la urgencia” (“Emergency housing for all”), para la entidad de viviendas sociales “Habitat et Humanisme”, en asociación con la agencia de empleo La Varappe.

Diseñadas con contenedores, las casas son totalmente reciclables e incorporan la solución Wiser de eficiencia energética para gestionar el consumo de energía. En septiembre de 2015, la Fundación Schneider Electric y Ashoka lanzaron una convocatoria de proyectos titulada Innovación Social para hacer frente a la pobreza energética. El objetivo era fomentar nuevas y emocionantes ideas sociales para mejorar las condiciones de vida de millones de personas en seis países europeos (Bélgica, Francia, Gran Bretaña, Italia, Polonia y la República Checa). El 7 de diciembre, los dos socios anunciaron ya los 14 ganadores.

En el caso de España, el pasado mes de diciembre, Schneider Electric presentó el proyecto Life Is On | The Green Line que nace con el objetivo de ayudar a 100 familias españolas en situación de vulnerabilidad a combatir la pobreza energética. Así, 100 hogares de distintos puntos de territorio español se beneficiarán de actuaciones personalizadas, en función de sus particularidades y necesidades, para reducir su factura eléctrica. La aportación de Schneider Electric se destinará a realizar un estudio personalizado de sus consumos energéticos, al asesoramiento tarifario y a la instalación de elementos de eficiencia energética en los hogares, como por ejemplo leds, temporizadores, monitores de seguimiento de los consumos o elementos para un mejor aislamiento térmico. Además, una parte de los recursos servirá para instalar boletines eléctricos en los hogares de los usuarios que lo requieran.

The Green Line tiene la vocación de convertirse en un reto colectivo en el que la implicación ciudadana es clave no solo para luchar contra la pobreza energética, sino también para promover el bienestar de la personas. Es por esta razón que Schneider Electric invita a todas las personas a sumarse al proyecto como “voluntarios virtuales”, compartiendo en las Redes Sociales sus propios retos personales para transformar el mundo y lograr un modelo de vida más saludable y sostenible.