Se aprueba la construcción de una nueva central térmica para el Hospital La Paz

0

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha autorizado la celebración de un contrato mixto para el suministro de energía y ejecución de las obras necesarias para la construcción y gestión de una nueva central térmica en el Hospital Universitario La Paz, por un plazo de ejecución de 15 años, según ha explicado el consejero de Presidencia y Justicia, y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria.
La Comunidad no sufragará el coste de la nueva instalación -más de 7 millones de euros- ya que el pago al adjudicatario se realizará mediante la modalidad de ‘retribución por ahorro’ (la empresa cobra en función del ahorro que se va generando con este sistema), fórmula que ya está presente en otros contratos energéticos como el del Príncipe de Asturias.
Además, mediante el presente contrato, la Comunidad se garantiza, un ahorro respecto al coste inicial, superior al 14% al cabo de los 15 años de duración del contrato. Permitirá, por lo tanto, que el hospital obtenga un ahorro adicional de unos 9 millones de euros, a lo que hay que sumar el coste de la inversión. El proyecto se enmarca en el Plan de Eficiencia Energética diseñado por la Dirección General de Gestión Económica del Servicio Madrileño de Salud.
La Paz se suma así a los hospitales Príncipe de Asturias, El Escorial, La Fuenfría, Guadarrama, Santa Cristina y Niño Jesús, que ya han incorporado las nuevas medidas de ahorro energético y económico de la Consejería de Sanidad.
Nuevo edificio para la central térmica
La actuación aprobada contempla la construcción de un nuevo edificio que albergará la central térmica de gas natural, el suministro de energía térmica y vapor, la realización y adecuación de subcentrales y conducciones existentes, así como el mantenimiento preventivo y correctivo de instalaciones y equipos. Además, este sistema supone la reducción de emisión de contaminantes al medio ambiente.
La central térmica de este hospital madrileño se construyó en el año 1969 para dar servicio de calefacción, agua caliente sanitaria y vapor de agua. Tras más de 40 años de funcionamiento, la Consejería de Sanidad de la Comunidad considera imprescindible la sustitución de esta central.
Debido a la obsolescencia de la misma, también se produce un mayor consumo de combustible y se genera una mayor contaminación por el tipo de combustible utilizado, inicialmente fueloil y posteriormente gasóleo.