Tags Posts tagged with "agua caliente sanitaria"

agua caliente sanitaria

Es conocido que una de las demandas principales de energía en una instalación de tipo hotelero, es la necesaria para cubrir el servicio de agua caliente sanitaria (ACS) que solicitan los clientes de este tipo de instalaciones. Es conocido también lo prioritario de este servicio, ya que una mala disponibilidad para este uso puede suponer una mala imagen para el hotel, así como una posible pérdida de clientes. Para evitar lo anterior, históricamente se ha recurrido al diseño de instalaciones con grandes depósitos de agua almacenada, para de esa manera disponer de un volumen de agua preparado para poder cubrir los momentos de consumo punta que pudieran ocurrir. Este criterio de diseño es adecuado para asegurar un correcto confort y servicio al cliente, pero puede ser discutible hoy en día en términos de ahorro energético y coste económico en equipos e instalación.

La mayoría de instalaciones térmicas que se realizan hoy en día en el sector hotelero están dentro del ámbito de la reforma (muchas veces las inversiones se justifican y apoyan en argumentos de ahorro y eficiencia energética). En algunas reformas, las salas de calderas son de reducidas dimensiones y/o accesos complicados, hecho que dificulta la sustitución de equipos antiguos por otros nuevos. Es en esta circunstancia donde el uso de equipos autónomos para exterior puede ser una solución óptima.

 

Las soluciones con equipo autónomo para generación de calor para exterior son ideales para aquellas tipologías de obra en las que no sea posible la instalación de una sala de calderas convencional. Esto puede ocurrir por tratarse de una reconversión de la sala en la que no es posible la instalación de calderas de gas, según normativa actual UNE 60601:2013, o en nueva edificación para aprovechar la estructura prevista para las máquinas enfriadoras, y de esta forma, maximizar la superficie construida del edificio (el espacio de la sala de calderas se puede destinar para otros usos comerciales). Leer más…

Gaspar Martín
Director Técnico ACV

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2017

La energía solar térmica es una solución ampliamente utilizada en instalaciones de agua caliente sanitaria, tanto para viviendas unifamiliares como en instalaciones de tipo centralizado (como gimnasios y centros deportivos por ejemplo). La utilización de este tipo de energía renovable como apoyo para instalaciones de calefacción no es tan habitual, ya que se requieren unas superficies de captación mucho más elevadas en comparación a las aplicaciones para ACS.

En la actualidad las instalaciones solares tienen una cierta percepción negativa en comparación con otras tecnologías como pueden ser, por ejemplo, la aerotermia o la biomasa. Las razones que pueden explican los problemas en este tipo de instalaciones son el insuficiente mantenimiento de los sistemas de energía solar o el incorrecto dimensionamiento de los elementos de disipación del excedente de energía (aerotermo por ejemplo). La dificultad en ciertas instalaciones para encajar arquitectónicamente las placas necesarias para cubrir la cobertura indicada en el CTE, también supone en ocasiones una dificultad (resuelta con el uso de tubos de vacío por su mejor integración arquitectónica).

Aún con los puntos antes comentados, no hay que olvidar que la energía solar es una fuente renovable y gratuita que puede llegar a producir, en función de la zona climática considerada, hasta el 70% de la demanda anual de ACS. Esto, además del ahorro energético y económico asociado, también implica una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero que ayudan a la consecución de los objetivos medioambientales firmados en su día (Kyoto, 20/20/20, etc…). Leer más…

Gaspar Martín
Director Técnico ACV

Artículo publicado en: FuturENERGY Abril 2016

La Consejería de Economía y Hacienda, a través del Ente Regional de la Energía (EREN) y en colaboración con Sacyl, gestiona el Programa Hospisol que consiste en colocar paneles solares térmicos en las cubiertas de los hospitales públicos de la Comunidad para producir agua caliente sanitaria. La iniciativa arrancó a finales de 2004 y una década después ya ha llegado a 15 de los 23 complejos hospitalarios de la Junta, donde la instalación de casi 4.000 m2 de este tipo de paneles solares ha permitido ahorrar 1,5 M€ euros en combustibles fósiles.

Las ventajas del Programa Hospisol son múltiples. En primer lugar, contribuye a mejorar la calidad del medio ambiente, que es uno de los principios que guían la acción de la Junta. A esto hay que sumar el factor económico, puesto que el EREN vende a Sacyl la energía limpia y sostenible proporcionada por los paneles solares con un descuento sobre el precio al que le costaría producirla con las calderas convencionales de gas natural o gasóleo. Por último, con esos ingresos el EREN amortiza el coste de las instalaciones, que en ese momento se ceden a los hospitales.

Se trata, por tanto, de un modelo de éxito en la medida en que los complejos sanitarios se benefician de un importante ahorro energético y económico sin necesidad de asumir ni la responsabilidad técnica ni el coste de la inversión y, al mismo tiempo, reducen su dependencia de los combustibles fósiles. De ahí que este proyecto del Ente Regional de la Energía de Castilla y León fuera galardonado con el Premio Europeo 2008 al mejor proyecto europeo de servicios energéticos en el sector público.

Este sistema de gestión obliga al EREN a velar por el correcto funcionamiento y mantenimiento de las instalaciones solares térmicas, puesto que cuanta mayor producción energética se consigue, más se factura al hospital, más ahorra éste, antes se amortiza la instalación y mayores emisiones de CO2 se evitan.

La elección de este tipo de centros sanitarios se hizo por su idoneidad, dado que son grandes consumidores de agua caliente sanitaria, disponen de amplias y accesibles cubiertas para la instalación de los captadores y por tanto de un excelente acceso al sol, y suponen un importante escaparate de esta tecnología, en la medida en que tienen como usuarios a buena parte de la población.

En todas las provincias de la Comunidad

Todo ello implica el reto de realizar instalaciones de gran cantidad de paneles solares térmicos -la más grande, ubicada en el leonés hospital El Bierzo de Ponferrada, es de casi 600 m2- algo que, por economía de escala, redunda en menores costes por unidad de panel.

Hasta la fecha se han instalado 3.889 m2 de paneles solares térmicos en 15 de los 23 hospitales públicos de Castilla y León, lo que ha supuesto una inversión de 2,18 M€. En concreto, están situados en los complejos de El Bierzo, en Ponferrada, León; Nuestra Señora de Sonsoles, en Ávila; Comarcal de Medina del Campo, en Valladolid; Santos Reyes, en Aranda de Duero, Burgos; General, en Segovia; Virgen de la Concha, en Zamora; León; Virgen del Castañar, en Béjar, Salamanca; Santiago Apóstol, en Miranda de Ebro, Burgos; Santa Bárbara, en Soria; Río Carrión, en Palencia; Divino Vallés, en Burgos; Los Montalvos, en Salamanca; Fuente Bermeja, en Burgos, y Universitario Río Hortega de Valladolid.

El Instituto Tecnológico Hotelero (ITH) y Repsol buscan un hotel piloto para participar en un proyecto dirigido a promover la eficiencia energética en establecimientos hoteleros. Con este proyecto ambas entidades tratan de poner en valor los ahorros potenciales en el coste energético que podrían tener las instalaciones que estén operando con energías y sistemas de baja eficiencia energética, de manera que, mediante el cambio a gas propano junto a soluciones de alta eficiencia energética, puedan optimizar sus sistemas de climatización y agua caliente sanitaria.

La propuesta de ITH y Repsol, que se basa en ofrecer una solución sencilla y eficiente energéticamente, requiere un bajo coste de inversión y de operación y es especialmente adecuada para aquellos hoteles que no tengan acceso a la red de gas canalizado.

El proyecto de optimización energética en hoteles incluye promover el uso de aerotermia o geotermia mediante bombas de calor a gas, así como el empleo de cogeneración, calderas de condensación y quemadores de alta eficiencia o de hibridación con energía solar térmica; se trata en suma de evaluar las opciones que resulten interesantes para los hoteles participantes desde el punto de vista de la eficiencia energética, para poder ayudarles a conseguir un ahorro en la partida de costes energéticos.

El objetivo de este proyecto piloto no sólo es ayudar a las instalaciones a conseguir una mejor eficiencia energética en sus dependencias, sino también contribuir a reducir su impacto ambiental.

En la actualidad, el proyecto piloto se está desarrollando y está abierto a la incorporación de nuevas instalaciones hoteleras, por lo que todos los interesados en formar parte de esta iniciativa pueden conocer más información del proyecto pinchando aquí.

El Ayuntamiento de Barcelona y Cementerios de Barcelona, a través de la Agencia de Energía de Barcelona, han llevado a cabo las obras para mejorara la eficiencia energética del Cementerio de Les Corts, y convertirlo así en el primer equipamiento autosuficiente de Barcelona. El recinto funerario se ha dotado de una instalación fotovoltaica para el suministro eléctrico, una instalación solar térmica para la producción de agua caliente sanitaria y se ha renovado la instalación de climatización y los sistemas de iluminación con led. Estas actuaciones permitirán reducir el consumo energético global en un 30% y evitar la emisión de 33,5 t/año de CO2 a la atmósfera. Las obras se han llevado a cabo durante el verano y han supuesto una inversión de cerca de 310.000 euros.

La instalación fotovoltaica proporciona el 90% de la demanda de electricidad del recinto funerario y funciona de manera autónoma de la red eléctrica la mayor parte del tiempo. En total, se han instalado 217 módulos fotovoltaicos sobre 8 de las cubiertas de los diferentes bloques de nichos del cementerio y sobre la cubierta del edificio de brigadas. La planta produce unos 74.500 kWh/año y cubre el consumo eléctrico previsto, alrededor de los 69.000 kWh/año.

En cuanto a la instalación solar térmica, ésta permite cubrir el 90,77% de las necesidades de agua caliente sanitaria. Dos captadores solares térmicos, ubicados sobre la cubierta del edificio de brigadas, con una superficies de 3,48 m2, servirán para abastecer la demanda de agua caliente sanitaria del cementerio, unos 2.120 kWh / año.

Otra de las intervenciones llevadas a cabo ha sido la renovación de la instalación de climatización existente. Esta actuación ha consistido en la incorporación de máquinas de alta eficiencia que permiten reducir en un 40% el gasto energético actual derivado de la adecuación de las condiciones ambientales de los edificios de brigadas y administración.

La sustitución del sistema de iluminación, tanto el interior como el exterior, ha supuesto un ahorro de energía eléctrica del orden del 65% del consumo eléctrico destinado a iluminación. Para conseguirlo, se han reemplazado la práctica totalidad de las luminarias existentes por luminarias LED.

Estas actuaciones se enmarcan dentro del Plan de Autosuficiencia Energética impulsado por Hábitat Urbano, para reducir la importación de energía procedente de la red y hacer de Barcelona una ciudad autosuficiente energéticamente.

Compromiso con el medio ambiente

Placas fotovoltaicas. En el año 2011, Cementerios de Barcelona inauguró una instalación de energía solar fotovoltaica en el cementerio de Montjuïc. El parque solar, el primero en los recintos funerarios de Barcelona, supuso una inversión de 290.000 euros.

Ubicado en la cubierta de 8 bloques de nichos cercanos al crematorio, la instalación ocupa una superficie de 700 metros cuadrados y permite reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera en 135 toneladas, de SO2 en 369 kilos y de NOx en 246 kilos.

Filtros de dioxinas. Los cementerios de Barcelona fueron pioneros en España en la utilización de los filtros de dioxinas y en este momento todos los crematorios de la ciudad cuentan con estos dispositivos. Los 2 filtros de dioxinas instalados en los crematorios de Montjuïc así como el ubicado en el crematorio de Collserola permiten reducir al mínimo la emisión de polvo, gases contaminantes y metales pesados ​​(pasando de 50 mg/Nm3 a 10 mg/Nm3).

La instalación de estos filtros así como la puesta en funcionamiento de un nuevo horno crematorio, el séptimo, (4 en Montjuïc y 3 en Collserola), se llevaron a cabo para dar respuesta a la creciente demanda en incineraciones producida los últimos años.

Una apuesta de la nueva normativa de rehabilitación

REDES URBANAS DE CALOR Y FRÍO

Las ventajas que presentan las redes de calor y frío en términos de eficiencia, sostenibilidad medioambiental, calidad de la energía suministrada y generación de empleo, representan una oportunidad de futuro para un país con dependencia energética como lo es el nuestro, que no puede ser desaprovechada. Recordemos que las redes urbanas de calor y frío son una forma cómoda y sostenible de calentar o enfriar el ambiente y el agua caliente sanitaria, pudiendo abastecer a edificios residenciales, públicos y comerciales.

La idea fundamental que subyace al concepto de calefacción de distrito es aprovechar el excedente (que, de otro modo, se desperdiciaría) procedente de la producción de energía, del refinado de combustibles fósiles y biocombustibles y de diferentes procesos industriales. Además, una red de calefacción de distrito puede aprovechar varios tipos de energías renovables (biomasa, energía geotérmica, energía térmica solar). La refrigeración urbana es una solución de refrigeración medioambientalmente optimizada, que utiliza recursos locales naturales para producir refrigeración en el lugar y en el momento en que se necesita.

El cliente está conectado a la producción de refrigeración a través de una red de tuberías por la que se suministra agua fría a los edificios, donde el frío que va perdiendo hace que la temperatura del interior baje. Las propias características de la red: aprovechamiento de excedentes y de energías renovables, así como la utilización de recursos locales naturales, hacen de la implantación de redes la forma más sostenible y eficiente de distribución de energía urbana.

Artículo publicado en: FuturENERGY Mayo 2014

La Unión Temporal de Empresas formada por Recursos de la Biomasa-Rebi y Cofely ha obtenido la licencia de construcción y de apertura de calles para iniciar las obras de la central de biomasa que da origen a la Red de Calor. El District Heating dará servicio de calefacción y agua caliente sanitaria mediante biomasa a 24 edificios de la Universidad de Valladolid (UVA), 3 edificios propiedad del Ayuntamiento de Valladolid y 4 pertenecientes a la Junta de Castilla y León. La adjudicación de la licitación para ejecutar la Central Térmica y el desarrollo de la Red de Calor se produjo en septiembre de 2013 con un montante total de 7 M€, de los que 5 M€ están dedicados a la ejecución de obra y 2 M€ a la gestión del mantenimiento. La Red estará operativa en 12 meses.
Un total de 14 MW de potencia abastecerá el District Heating, la construcción dará servicio térmico a los 31 edificios de la zona norte del término municipal de Valladolid gracias a los equipos generadores de energía térmica con biomasa, el silo de almacenamiento de astilla, la red de tuberías de distribución de calor y el resto de elementos necesarios.
La Central Térmica se ubicará en la parcela anexa al edificio Lucía situada en el Campus Miguel Delibes de la Universidad de Valladolid. La ubicación está específicamente seleccionada para aprovechar todas las ventajas que la parcela ofrece para su integración en el entorno del Campus Universitario.
El edificio diseñado por la UTE alberga tres equipos de combustión. Sus dimensiones están pensadas para acoger un cuarto equipo si en el futuro se decide ampliar la red de consumo.
Se pretende que el grueso de la edificación se encuentre integrado en el terreno para posibilitar su mimetismo dentro del entorno del complejo, se sitúa en el noreste de la parcela junto a la línea de ferrocarril. Será una edificación modular distribuida en dos espacios correspondientes a la sala propia de calderas y al silo de almacén de combustible, en este caso astilla. Cubren una superficie aproximada de 1.400 m2.
Según el criterio arquitectónico elegido, la ubicación de la Central Térmica como punto de origen del District Heating responde a su integración paisajística además de cierta cercanía a los edificios de mayor consumo para minimizar las pérdidas.
El edificio proyectado para la instalación de la Central Térmica de Biomasa albergará tres calderas con sus correspondientes ciclones, filtros, chimeneas y equipos, cuadros de mandos; un silo de almacenamiento de astilla con dos sistemas independientes de suministro, con alimentación exterior por vertido desde una zona exterior a la nave habilitada para ello. Todos los equipos componentes de la central son totalmente automáticos y tendrán un sistema de telegestión y medición continua.
Será el Somacyl, la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, la que gestionará el suministro de combustible y la facturación del servicio a los clientes como promotor del proyecto.
El ahorro económico previsto superará el 40% sobre una factura de gas y gasóleo anual que asciende a 1.240.000 € sólo en el caso de la Universidad. Este gran proyecto ofrecerá confort durante el invierno a miles de alumnos que ocupan las clases de los Campus Universitarios Miguel Delibes y Esgueva, a los jóvenes que preparan sus doctorados en s en el la Facultad de Medicina o a los investigadores del IBGM.
Las ventajas a nivel técnico evitan riesgos de fugas y escapes, molestias o ruidos en las descargas de combustibles, y olores procedentes de los cuartos de calderas.
La generación de empleo local y revitalización del medio rural es uno de los puntos básicos de las ventajas sociales. El 100 por ciento del coste de la biomasa se genera y consume en el territorio nacional, evitando déficit comercial internacional. Un megavatio de energía producida mediante biomasa produce 10 puestos de trabajo indirectos.
La energía térmica, generada por la combustión de biomasa, constituye una energía alternativa, limpia y renovable. El uso de biomasa o de sus derivados puede considerarse neutro en términos de emisiones netas de dióxido de carbono al emplearse en cantidades iguales a la producción neta de biomasa del ecosistema que se explota.
La biomasa es un combustible natural compuesto por residuos orgánicos de los aserraderos, de las podas de los montes, de las limpiezas forestales y de los cultivos energéticos. La biomasa natural es la que se produce en la naturaleza sin intervención humana como es la caída natural de ramas de los árboles en los bosques; la biomasa residual es el subproducto o residuo generado en las actividades agrícolas y ganaderas, así como residuos de la industria agroalimentaria (alpechines, bagazos, cáscaras, vinazas, etc.) y de la industria de transformación de la madera (aserraderos, fábricas de papel, muebles, etc.), así como residuos de depuradoras y el reciclado de aceites.
El consumo total previsto del conjunto de la Red es de 22.069.734 kWh anuales, de los cuales 17.187.869 kWh pertenecen al consumo de la UVA (77,87%), 515.180 kWh corresponden a edificios del Ayuntamiento de Valladolid (2,33%) y 4.366.685 kWh pertenecen a edificios de Deportes de la Junta de Castilla y León (19,80%).
El consumo total previsto de astilla para el conjunto del District Heating es de 7.886 toneladas anuales, de las cuales la UVA consumirá 6.140 toneladas anuales (77,87%), el ayuntamiento de Valladolid 183,74 toneladas anuales (2,33%) y la Junta, 1.561,43 toneladas anuales (19,80%).
Las emisiones de CO2 a la atmósfera actuales aproximadas alanzan las 6.800 TnCO2/ anuales, de las cuales la UVA emite 5.446 TnCO2/anuales, el ayuntamiento 170 TnCO2/anuales, y la Junta de Castilla y León 1.195 TnCO2/anuales; las totales evitadas a la atmósfera son 6.800 TnCO2/anuales, ya que el ciclo de emisiones de la biomasa es neutro.
Conexión de edificios del Campus de Soria
También la vicerrectora del Campus de Soria, Amelia Moyano, ha pedido a sus superiores de Valladolid extender el servicio que ofrece la caldera de biomasa instalada en uno de los edificios del ‘Duques de Soria’. Esta caldera fue pionera, pero ahora se hace necesario distribuir su servicios al resto de edificios del Campus, para lo que la UVA ha confiado una vez más en la empresa soriana Rebi-Recursos de la Biomasa, la misma que construye la Red de Calor de Valladolid junto a Cofely en Unión Temporal de Empresas junto a la nueva facultad de Ciencias y cuya licencia de construcción la ha otorgado hoy viernes el ayuntamiento vallisoletano.
El vicerrector de Infraestructuras y Patrimonio, Antonio Orduña, visitó el pasado jueves el Campus soriano junto al gerente de Rebi, Alberto Gómez. La Empresa de Servicios Energéticos (ESE) soriana se va a ocupar de extender le energía térmica que proporciona la biomasa a través de una pequeña Red a todas las instalaciones sorianas. La inversión que destinará sobrepasará los 100.000 euros.
El Campus de Soria cuenta actualmente con dos calderas, una de gas y otra de biomasa, que proporciona calefacción y agua caliente sanitaria.

El-Campus-de-Soria-cuent

La Unión Temporal de Empresas formada por Recursos de la Biomasa-Rebi y Cofely ha resultado adjudicataria de la Red de Calor que dará servicio de calefacción y agua caliente sanitaria mediante biomasa a 24 edificios de la Universidad de Valladolid (UVA), 3 edificios propiedad del Ayuntamiento de Valladolid y 4 pertenecientes a la Junta de Castilla y León. La adjudicación de la licitación para ejecutar la Central Térmica y el desarrollo de la Red de Calor se produjo en septiembre de 2013 con un montante total de 7 millones de euros, de los que 5 millones están dedicados a la ejecución de obra y 2 millones de euros a la gestión del mantenimiento. La Red estará operativa en 12 meses.
Hoy martes 10 de diciembre se ha colocado La Primera Piedra del proyecto durante el desarrollo del acto de inauguración que muestra a los ciudadanos que pronto será una realidad y que simboliza el inicio de la obra de construcción.
Un total de 14 MW de potencia abastecerá el District Heating, la construcción dará servicio térmico a los 31 edificios de la zona norte del término municipal de Valladolid gracias a los equipos generadores de energía térmica con biomasa, el silo de almacenamiento de astilla, la red de tuberías de distribución de calor y el resto de elementos necesarios.
La Central Térmica se ubicará en la parcela anexa al edificio Lucía situada en el Campus Miguel Delibes de la Universidad de Valladolid. La ubicación está específicamente seleccionada para aprovechar todas las ventajas que la parcela ofrece para su integración en el entorno del Campus Universitario.
Características de la central térmica
El edificio diseñado por la UTE alberga tres equipos de combustión. Sus dimensiones están pensadas para acoger un cuarto equipo si en el futuro se decide ampliar la red de consumo.
Se pretende que el grueso de la edificación se encuentre integrado en el terreno para posibilitar su mimetismo dentro del entorno del complejo, se sitúa en el noreste de la parcela junto a la línea de ferrocarril. Será una edificación modular distribuida en dos espacios correspondientes a la sala propia de calderas y al silo de almacén de combustible, en este caso astilla. Cubren una superficie aproximada de 1.400 m2.
Según el criterio arquitectónico elegido, la ubicación de la Central Térmica como punto de origen del District Heating responde a su integración paisajística además de cierta cercanía a los edificios de mayor consumo para minimizar las pérdidas.
El edificio proyectado para la instalación de la Central Térmica de Biomasa albergará tres calderas con sus correspondientes ciclones, filtros, chimeneas y equipos, cuadros de mandos; un silo de almacenamiento de astilla con dos sistemas independientes de suministro, con alimentación exterior por vertido desde una zona exterior a la nave habilitada para ello. Todos los equipos componentes de la central son totalmente automáticos y tendrán un sistema de telegestión y medición continua.
Será el Somacyl, la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, la que gestionará el suministro de combustible y la facturación del servicio a los clientes como promotor del proyecto.
El ahorro económico previsto superará el 40 por ciento sobre una factura de gas y gasóleo anual que asciende a 1.240.000 euros sólo en el caso de la Universidad. Este gran proyecto ofrecerá confort durante el invierno a miles de alumnos que ocupan las clases de los Campus Universitarios Miguel Delibes y Esgueva, a los jóvenes que preparan sus doctorados en s en el la Facultad de Medicina o a los investigadores del IBGM.
Las ventajas a nivel técnico evitan riesgos de fugas y escapes, molestias o ruidos en las descargas de combustibles, y olores procedentes de los cuartos de calderas.
La generación de empleo local y revitalización del medio rural es uno de los puntos básicos de las ventajas sociales. El 100 por ciento del coste de la biomasa se genera y consume en el territorio nacional, evitando déficit comercial internacional. Un megavatio de energía producida mediante biomasa produce 10 puestos de trabajo indirectos.
El consumo total previsto del conjunto de la Red es de 22.069.734 kWh anuales, de los cuales 17.187.869 kWh pertenecen al consumo de la UVA (77,87%), 515.180 kWh corresponden a edificios del Ayuntamiento de Valladolid (2,33%) y 4.366.685 kWh pertenecen a edificios de Deportes de la Junta de Castilla y León (19,80%).

SEDICAL
COMEVAL