Tags Posts tagged with "baterías"

baterías

A medida que la rápida adopción de los vehículos eléctricos reduce los precios de las baterías, se están poniendo en marcha rápidamente nuevas instalaciones de almacenamiento de energía. En el nuevo informe Embracing the Next Energy Revolution: Electricity Storage, Bain & Company estima que los sistemas de almacenamiento energético a gran escala podrían ser competitivos en costes con las plantas de recorte de picos en 2025. Esta revolución tendrá importantes implicaciones en toda la cadena de valor de la electricidad. Sin embargo, Bain & Company considera que el almacenamiento de energía a gran escala requerirá de nuevos modelos de negocio, que puedan crear valor añadido de múltiples formas, también conocido como “acumulación de valor”.

Las características distintas de los sistemas de almacenamiento en baterías –parte generadora, cableado y parte de servicios auxiliares- hacen que sean revolucionarios. Por tanto, es necesario considerar una oferta integrada tanto por parte de las empresas energéticas como de los organismos reguladores, que, de lo contrario, tenderían a regularizar este negocio por separado. El almacenamiento está bien posicionado para convertirse en una herramienta integral para las compañías energéticas, para la gestión de picos de carga y la regulación de tensión y frecuencia, garantizando la fiabilidad de las renovables y creando un sistema de transmisión y distribución más flexible. Para los clientes de estas empresas, el almacenamiento puede ser una herramienta para reducir los costes relacionados con los picos de demanda de energía y ayudar a cumplir los objetivos de sostenibilidad asegurando un flujo fiable de electricidad procedente de la generación renovable distribuida, a saber, la energía solar.

Las empresas proveedoras de electricidad pueden utilizar las baterías para almacenar electricidad durante los periodos de baja demanda y, así, aprovechar la energía almacenada para reducir los picos en periodos de alta demanda. Los usuarios pueden hacer lo mismo para compensar las tarifas de electricidad” señala Julian Critchlow, responsable de la práctica de Utilities de Bain. “Pero hasta que bajen los costes, las compañías líderes en almacenamiento de energía necesitarán explorar formas de acumular valor en recorte de picos de demanda

Bain sugiere que las empresas energéticas ajusten sus modelos operativos para aprovechar las oportunidades que ofrece el almacenamiento y otras tecnologías para el sistema eléctrico. Por ejemplo, a medida que el almacenamiento de energía nivela los picos de máxima demanda y la curva de carga, las compañías proveedoras de electricidad pueden renunciar a algunas inversiones en capacidad pico y diferir las inversiones en infraestructuras de transmisión y distribución. De esta forma, el almacenamiento no solo se convierte en una herramienta para satisfacer las necesidades del sistema, sino que también puede reducir los costes acabando con los excesos innecesarios del mismo.

Los nuevos modelos de negocio relacionados con “la acumulación de valor” pueden traer consigo oportunidades adicionales. Para aprovecharlas al máximo, las compañías energéticas tienen que pensar cómo pueden asociarse con clientes comerciales e industriales:

• Un gran cliente comercial que gestiona una flota de vehículos eléctricos, para mejorar la eficiencia, puede instalar un conjunto de grandes baterías en un garaje, donde los vehículos se cargan por la noche mientras están aparcados. Este recurso de almacenamiento de electricidad puede estar disponible para las empresas de servicios públicos cuando los vehículos estén completamente cargados o en la carretera.
• Del mismo modo, una compañía con un gran centro de datos puede invertir en un sistema de almacenamiento en baterías para asegurarse un suministro eléctrico fiable, y puede permitir que las empresas eléctricas hagan uso de ello mientras que el centro de datos no lo utilice. Acuerdos como este requieren nuevos cambios por parte de las empresas energéticas ya que no están acostumbradas a gestionar este tipo de negociaciones.

Un aspecto fundamental es mejorar las capacidades informáticas de las eléctricas, principalmente las técnicas avanzadas de análisis de datos. Cada vez más, los clientes y reguladores demandarán a estas empresas una mayor visibilidad de la oferta, demanda y de los parámetros de tensión y frecuencia.

Sin embargo, el almacenamiento de energía también presenta desafíos y complejidades, tales como la integración en planes estratégicos, decisiones de inversión o las prioridades regulatorias. Aunque estén verticalmente integradas y reguladas, las empresas de trasmisión y distribución deben tener la mejor visión integrada sobre las necesidades de almacenamiento, a los organismos reguladores les preocupa que las empresas de servicios públicos puedan dominar o modificar el mercado.

A medida que los costes de almacenamiento continúen disminuyendo, los nuevos modelos de negocio que integren una amplia gama de flujos de valor desplegarán todo su potencial”, comenta Aaron Denman, socio de la práctica de Utilities de Bain. “El almacenamiento energético tiene el suficiente potencial para transformar la totalidad de la cadena de valor de la electricidad, pero para beneficiarse de las oportunidades que tienen a su alcance, los ejecutivos de las empresas energéticas tienen que actuar de forma rápida y agresiva”.

Para que los ejecutivos de estas empresas evalúen las oportunidades del almacenamiento de energía, el primer paso es definir qué papel juegan el almacenamiento energético y los servicios relacionados en el plan estratégico. Los ejecutivos también deben continuar ajustando sus entornos normativos, incluyendo incentivos basados en el rendimiento que fomentan el desarrollo del almacenamiento para mejorar su fiabilidad, resistencia y seguridad y reducir al mismo tiempo los costes del sistema.

El jueves 28 de junio se procedió a la instalación de un banco de baterías del SAI del centro repetidor de Sant Jeroni (Montserrat) para la empresa Cellnex Telecom, situada a más de 1.200 m por encima del nivel del mar. Dado las dificultades de acceso mediante vehículo terrestre, fue necesario recurrir a un helicóptero para que los técnicos y las baterías de 2.500 kg accedieran al edificio.

El proceso se desarrolló en una sola jornada; lo que supuso el desmontaje, montaje y retirada de los elementos. Con el objetivo de reducir el tiempo de la puesta en marcha del SAI y evitar cortes en el suministro eléctrico, el equipo de Tempel Group coordinó la logística y la asistencia técnica. El conocimiento y la experiencia de sus especialistas hicieron posible realizar este servicio en un tiempo récord, satisfaciendo las exigencias del cliente.

Tempel Group es una firma especializada en proporcionar soluciones en las instalaciones más complejas. Esto es un valor añadido para sus clientes, dado que Tempel Group no es simplemente un mero distribuidor de baterías, sino un socio comprometido capaz de dar soluciones 360. Tempel Group cuenta con más de 40 años de experiencia comercial; comercializa baterías Panasonic y Kaise para los mercados industriales. En este proyecto, ha aportado una solución 360 para sistemas críticos de energía en el sector de las telecomunicaciones. También está presente en otros mercados como pueden: UPS, centros de datos, seguridad, etc.

La cooperación a largo plazo de Daimler Buses y Akasol para el desarrollo y la producción masiva de sistemas de baterías para el autobús eléctrico eCitaro va viento en popa. En otoño, comenzará la producción en serie del sistema de baterías de primera generación Akasystem OEM en Langen (Hesse, Alemania) según lo planeado. Mientras tanto, Akasol está comenzando a desarrollar sistemas de baterías de iones de litio de segunda generación en estrecha cooperación con Daimler Buses, que ofrecerán aproximadamente un 35% más de energía y contribuirán a una mayor autonomía en 2020.

En lugar la capacidad de almacenamiento actual de 25 kWh por paquete de batería, la segunda generación podrá almacenar 33 kWh por paquete de batería. Esto significa un aumento del 35% de 243 a 330 kWh por vehículo mientras se mantiene el mismo espacio construido, el peso y la compatibilidad. Esto es posible gracias a la arquitectura de sistema única y flexible que Akasol ofrece a sus clientes. Según Daimler Buses, este salto de tecnología, junto con otros factores, contribuye a un aumento de la autonomía del vehículo a aproximadamente 200 km (ciclos SORT2, tráfico medio) y hasta 250 km cuando se opera en circunstancias ideales.

Los sistemas de baterías de iones de litio de ambas generaciones pueden cargarse rápidamente (hasta 300 kW) y suministrar energía a unidades adicionales como aire acondicionado y sistemas eléctricos. El factor clave para proporcionar robustez y durabilidad es la eficiente refrigeración por agua de Akasol, que garantiza estabilidad a 25 °C y permite que los autobuses con batería funcionen en todos los climas. Los sistemas de batería de alto rendimiento están parcialmente montados en el techo, parcialmente en la parte trasera.

Akasol ha desarrollado y distribuido una variedad de sistemas de baterías para autobuses eléctricos e híbridos eléctricos durante muchos años. Además de EvoBus, uno de los clientes de Akasol de sistemas de baterías producidos en serie para autobuses, autobuses que utilizan la innovadora tecnología de batería de Akasol se encuentran en operación diaria en Londres, Berlín, Colonia y Braunschweig, entre otros.

Sin embargo, la inversión global en energía limpia se mantuvo constante en la primera mitad del año, gracias a un fuerte segundo trimestre para la inversión en energía eólica, liderado por EE.UU. y China

En 2018 está emergiendo una imagen mixta para la inversión mundial en energía limpia, con la inversión en energía solar bajo presión, mientras que los compromisos con la energía eólica y las tecnologías energéticas inteligentes, como vehículos eléctricos y baterías, están por encima de los niveles del año pasado.

Las últimas cifras autorizadas de Bloomberg NEF (BNEF) muestran que la inversión mundial en energía limpia en los primeros seis meses de 2018 fue de 138.200 M$, solo un 1% más que en el mismo período de 2017. El segundo trimestre, de abril a junio, de hecho vio un aumento interanual, del 8%, hasta 76.700 M$.

La división sectorial para la primera mitad de 2018 muestra que la inversión en energía solar cayó un 19% en comparación con el mismo período del año pasado hasta 71.600 M$, mientras que la eólica creció un 33% hasta llegar a 57.200 M$. La caída de la energía solar refleja dos desarrollos principales: costes de capital significativamente más bajos para los proyectos fotovoltaicos y, por lo tanto, menos dólares gastados por megavatio instalado; y un enfriamiento en el boom solar de China. Estas tendencias están llamadas a aumentar en la segunda mitad del año.

El 1 de junio, el gobierno chino publicó un documento de política que restringe las nuevas instalaciones solares que requieren un subsidio nacional, con efecto inmediato. BNEF espera que esto lleve a una fuerte caída en las instalaciones en China este año, en comparación con el espectacular récord de 2017 de 53 GW.

También significará un exceso de capacidad en la fabricación solar a nivel mundial y una caída de precios aún más pronunciada. Antes del anuncio chino, el equipo de BNEF ya esperaba una caída del 27% en los precios de los módulos fotovoltaicos este año. Ahora lo ha revisado a una caída del 34%, alcanza un promedio global a finales de 2018 de 24,4 c$/W.

En la primera mitad de 2018, China invirtió 35.100 M$ en energía solar, un 29% menos que en el primer semestre de 2017. Sin embargo, BNEF espera que el recorte total ordenado por el gobierno se aplique solo a partir de la segunda mitad del año en adelante. Sus analistas ven una posibilidad de que las instalaciones solares mundiales en 2018 puedan caer por primera vez. En 2017, totalizaron 98 GW, mucho más que cualquier otra tecnología, renovable o no renovable.

bnef_inversion_eolica

El aumento de la inversión en energía eólica en la primera mitad de 2018 se produjo gracias a un flujo de grandes financiaciones de proyectos desde los EE.UU. a Taiwán y desde India a Holanda y Noruega. Los principales acuerdos incluyeron 1.500 M$ para el parque eólico marino de 731,5 MW Borssele 3 y 4 en aguas holandesas, 1.000 M$ para el proyecto eólico terrestre de 478 MW Hale County en Texas y 627 M$ para el proyecto de 120 MW Formosa 1 Miaoli (el primer parque eólico marino en ser financiado en Taiwán).

La inversión en eólica en EE.UU. destacó en la primera mitad de 2018, alcanzando los 17.500 M$, un aumento del 121% respecto de su cifra en el mismo período del año pasado. La inversión eólica en China fue resistente, aumentando un 4% hasta 17.600 M$. BNEF prevé que la inversión eólica en EE.UU. aumentará en 2018-2019 ya que los promotores se apresuran a finalizar proyectos a tiempo para calificar para los créditos fiscales federales.

La eólica no fue el único sector fuerte en energía limpia en el primer semestre de 2018. El aumento de capital por parte de las compañías especializadas en tecnologías energéticas inteligentes experimentó un aumento interanual del 64%, llegando a 5.200 M$. Los principales acuerdos en el segundo trimestre fueron una oferta pública inicial de 852,5 M$ por el fabricante chino de baterías de iones de litio Contemporary Amperex Technology, o CATL, y una ronda de capital riesgo Serie B de 795 M$ por la compañía china de vehículos eléctricos Youxia Motors. Otro especialista chino en vehículos eléctricos, Future Mobility Corporation, recaudó 500 M$ en una ronda de la Serie B.

Los sectores más pequeños de la energía limpia – biomasa y residuos, pequeñas centrales hidroeléctricas, geotérmica y biocombustibles – cada uno vio una inversión en el rango de 700-1.200 M$ en el primer semestre de 2018. Todos, salvo los biocombustibles, disminuyeron en comparación con el mismo período de 2017.

La cifra de inversión global para energía limpia a nivel mundial de 138.200 M$ en la primera mitad de 2018 presentó los siguientes desempeños a nivel de país:

• China invirtió 58.100 M$, un 15% menos en comparación con el primer semestre de 2017
• EE.UU. invirtió 28.800 M$, un 31% más.
• Europa 16.000 M$, un 8% más.
• India 7.400 M$, un 22% más.
• Australia 4.100 M$, un 1% menos.
• Marruecos 2.500 M$, 12 veces más.
• Holanda 2.300 M$, un 209% más.
• Japón 2.200 M$, un 67% menos.
• Vietnam 2.000 M$, 136 veces más.
• México 1.900 M$, un 20% menos.
• Sudáfrica 1.700 M$, 35 veces más
• España 1.500 M$, un 652% más.
• Ucrania 1.400 M$, 12 veces más.
• Alemania 1.300 M$, un 77% menos.
• Francis 1.300 M$, un 13% menos.
• Noruega 1.100 M$, un 231% más
• Canadá 862 M$, un 4% más.
• Reino Unido 664 M$, un 51% menos.
• Brasil 597 M$, un 81% menos.

Hoy se ha hecho realidad el sistema de almacenamiento energético más grande de Europa, que utiliza baterías reutilizadas y nuevas provenientes de vehículos eléctricos para suministrar electricidad a un edificio comercial. Udo Rock, concejal de Ámsterdam, ha presidido la ceremonia oficial de apertura.
Este proyecto único es el resultado de la colaboración entre Nissan, Eaton, BAM, The Mobility House y el estadio Johan Cruyff ArenA, con el apoyo del Fondo para el Clima y la Energía de Ámsterdam (AKEF, por sus siglas originales) e Interreg.

El sistema de almacenamiento de 3 MW ofrece un suministro y consumo eléctrico más fiables y eficientes para el estadio, sus visitantes, vecinos y para la red eléctrica de los Países Bajos. Este sistema de almacenamiento energético combina las unidades de conversión eléctrica de Eaton y el equivalente a las baterías de 148 Nissan LEAF, por lo que no solo supone un sistema energético más sostenible, sino que también genera una economía circular para las baterías de los vehículos eléctricos.

Según ha comentado Henk van Raan, director de Innovación del estadio Johan Cruyff ArenA: “Gracias a este sistema de almacenamiento energético, el estadio podrá usar su propia energía sostenible de manera más inteligente. Además, Amsterdam Energy ArenA BV podrá comerciar con la capacidad de almacenamiento disponible de las baterías. El ArenA tendrá garantizado un suministro eléctrico considerable, incluso durante un corte eléctrico. Por ello, el estadio contribuirá a la estabilidad de la red eléctrica de los Países Bajos. El Johan Cruyff ArenA es uno de los estadios más sostenibles del mundo y es pionero en la introducción de innovaciones inteligentes como este sistema único de almacenamiento energético“.

Estamos encantados de formar parte del mayor sistema de almacenamiento eléctrico de Europa desarrollado para un edificio comercial. Gracias al Johan Cruyff ArenA, hoy podemos demostrar que reutilizar las baterías de los vehículos eléctricos Nissan puede contribuir a conseguir que todo el sistema eléctrico resulte más eficiente y sostenible. Nuestro ecosistema eléctrico es el motor de un futuro sostenible y estamos transformando la forma de conducir y de vivir“, comenta Francisco Carranza, director general de Nissan Energy.

Capacidad de almacenamiento flexible

El sistema de almacenamiento energético desempeña un papel muy importante a la hora de equilibrar el suministro y la demanda de energía en el Johan Cruyff ArenA. El sistema cuenta con una capacidad total de 3 MW, suficiente para alumbrar varios miles de hogares. Esta capacidad también significa que la electricidad generada por los 4.200 paneles solares situados en el techo del ArenA se puede almacenar y usar de manera óptima. El sistema de almacenamiento energético suministrará electricidad de emergencia, reduciendo así el uso de generadores diésel y aligerando la carga sobre la red eléctrica al reducir los picos de consumo producidos durante los conciertos.

0

Saft, el fabricante francés de baterías industriales, este año se une a una lista exclusiva de compañías tecnológicas que existen desde hace más de un siglo.

Fundada en 1918, Saft se hizo famosa al proporcionar baterías altamente especializadas para usos desde el transporte hasta el almacenamiento de energía y desde la exploración espacial hasta el Internet de las cosas. Más de 3.000 clientes en todo el mundo confían en las baterías Saft por su larga vida útil y su capacidad de funcionar en las condiciones más extremas.

Saft ha sido un líder mundial en tecnología de baterías desde su creación“, dijo Ghislain Lescuyer, CEO de Saft. “Estamos excepcionalmente orgullosos de nuestra historia y enormemente entusiasmados de continuar desarrollándola con ambición como parte de la familia Total. Nuestro equipo incluye ingenieros e investigadores líderes en el mundo, que se centran cada día en soluciones innovadoras para algunos de los desafíos más importantes del mundo“.

Siempre a la vanguardia de la innovación, en 2018 Saft es cofundador de la European Battery Alliance, encabezando la investigación sobre las tecnologías de las baterías del futuro. El papel principal de Saft en la Alianza ayudará a desarrollar baterías de estado sólido de próxima generación que serán más seguras y más eficientes en términos de energía que sus predecesoras. Estas baterías serán vitales para satisfacer la demanda de vehículos eléctricos y las soluciones de almacenamiento de energía que impulsarán la expansión de la energía renovable solar y eólica.

Dos años después de unirse al Grupo Total, Saft ha demostrado su capacidad para diseñar y producir soluciones de baterías nuevas, eficientes y económicas. Estas tecnologías y el negocio de almacenamiento de energía son el núcleo de nuestra ambición de desarrollar energías bajas en carbono. Contribuyen a la competitividad de nuestra cadena de producción y suministro de electricidad, a la extensión de nuestras soluciones en energías renovables y movilidad limpia”, dijo Patrick Pouyanné, presidente y CEO de Total.

Hoy, Saft emplea a 4.300 personas en 18 países. La compañía tiene centros de investigación en Francia y EE.UU., donde tiene una huella particularmente sólida, 14 centros de fabricación y 30 filiales de ventas en todo el mundo.

Una historia excepcional

Los primeros productos de Saft se hicieron para SNCF, comenzando una compañía que continúa hasta nuestros días, impulsando trenes y servicios de tracción en todo el mundo. En la década de 1930, las baterías Saft impulsaron los hidroaviones y los prototipos del Concorde en la década de 1960; hoy en día, el 80 por ciento de los aviones comerciales dependen de las baterías Saft para encender sus motores y proporcionar energía de emergencia en el caso de un fallo energético, como en el incidente de ‘Miracle on the Hudson’ en 2009.

La compañía ha construido su reputación al proporcionar baterías para condiciones extremas. Proporcionó a Fairbanks, Alaska, la batería de 2.000 metros cuadrados, que en ese momento era la más grande del mundo, que proporciona energía de emergencia a esta remota ciudad estadounidense. Philae, el módulo de aterrizaje robótico de la Agencia Espacial Europea, que aterrizó en un cometa en noviembre de 2014, dependía de la energía de una batería Saft para el aterrizaje y la posterior recolección de datos.

Hasta la fecha, ninguna batería ha viajado más lejos de la Tierra. En 2015, Saft también proporcionó un sistema de almacenamiento de energía para las Islas Feroe frente a Islandia. Junto con un parque eólico, las baterías contribuirán a la transición de las islas a electricidad 100% renovable para 2030.

Saft tiene una larga historia de innovación en electroquímica de baterías. Uno de sus investigadores, Jean-Paul Gabano, descubrió la electroquímica del cloruro de litio-tionilo (Li-SOCl2) en 1969 y todavía se usa a día de hoy en los medidores inteligentes, por ejemplo. En la década de 1990, fue pionero en baterías de iones de litio (Li-ion), especialmente para uso en el espacio. En 2020, la misión ExoMars, impulsada por Saft, se lanzará para buscar señales de vida en el planeta rojo.

La eólica y la solar aumentarán a casi “50 por 50”, el 50% de la generación mundial para 2050, gracias a las reducciones abruptas de costes y la llegada de baterías cada vez más baratas, que permitirán almacenar y descargar electricidad para cumplir con los cambios en la demanda y la oferta.

Bloomberg NEF (BNEF) ha publicado su análisis anual a largo plazo del futuro del sistema eléctrico mundial: New Energy Outlook (NEO) 2018, es el primer informe en resaltar el enorme impacto que tendrá la caída de costes de las baterías en el mix energético durante las próximas décadas. BNEF predice que los precios de las baterías de iones de litio, que ya han descendido en casi un 80% por megavatio-hora desde 2010, continuarán cayendo a medida que se desarrolle la fabricación de vehículos eléctricos a lo largo de la década de 2020.

BNEF pronostica que se invertirán 548.000 M$ en capacidad de baterías para 2050, dos tercios de ello a nivel de la red y un tercio instalado “detrás del contador” de hogares y empresas. La llegada del almacenamiento en baterías barato significa que cada vez será más posible mejorar la entrega de electricidad de las energías eólica y solar, de modo que estas tecnologías puedan ayudar a satisfacer la demanda incluso cuando el viento no sopla y el sol no brilla. El resultado será que las energías renovables se comerán cada vez más el mercado existente de carbón, gas y energía nuclear.

NEO 2018 prevé una inversión global de 11.500 b$ en nueva capacidad de generación de energía entre 2018 y 2050, de los cuales 8.400 b$ se destinarán a energía eólica y solar y otros 1.500 b$ a otras tecnologías neutras en carbono como la hidráulica y la nuclear.

Esta inversión hará crecer la potencia fotovoltaica 17 veces en todo el mundo, y en seis veces la potencia eólica. Se pronostica que el coste nivelado de la electricidad, o LCOE, de las nuevas plantas fotovoltaicas caerá un 71% más para el 2050, mientras que el coste de la eólica terrestre caerá un 58% adicional. Estas dos tecnologías ya han visto reducciones del LCOE del 77% y 41% respectivamente entre 2009 y 2018.

Según BNEF, el carbón emerge como el mayor perdedor a largo plazo, al ser batido por los costes de eólica y fotovoltaica para la generación de electricidad a gran escala, y por las baterías y el gas por la flexibilidad, el futuro sistema eléctrico se reorganizará en torno a las energías renovables baratas.

El papel del gas en el mix de generación evolucionará, cada vez más las centrales eléctricas a gas se construirán y utilizarán para proporcionar respaldo a las energías renovables, en lugar de producir la llamada electricidad de carga base o las 24 horas del día. BNEF estima que se invertirán 1.300 b$ en nueva capacidad hasta el 2050, casi la mitad en plantas de gas para recorte de picos, en lugar de turbinas en ciclo combinado. Se estima que la generación a gas crecerá un 15% entre 2017 y 2050, aunque su participación en la electricidad mundial disminuirá del 21% al 15%.

Se prevé que las tendencias de quema de combustible en todo el mundo serán nefastas a largo plazo para la industria del carbón, pero moderadamente alentadoras para el sector de extracción de gas. NEO 2018 ve que el carbón quemado en centrales eléctricas cae un 56% entre 2017 y 2050, mientras que el del gas sube un 14%.

La perspectiva bajista para el carbón significa que NEO 2018 ofrece una proyección más optimista para las emisiones de carbono que el informe equivalente de hace un año. BNEF ahora considera que las emisiones del sector de la electricidad aumentarán un 2% desde 2017 a un máximo en 2027, y luego caerán un 38% hasta 2050.

Sin embargo, esto aún significaría que la electricidad no cumpliría su parte del esfuerzo para mantener los niveles globales de CO₂ por debajo de 450 ppm, el nivel considerado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático como consistente para limitar el aumento de las temperaturas a menos de 2 ºC.

Incluso si todas las plantas de carbón del mundo se desmantelaran para el año 2035, el sector de la energía seguiría estando por encima de una trayectoria segura para el clima, quemando demasiado gas. Llegar a 2 ºC requiere una solución neutra en carbono para los extremos estacionales..

New Energy Outlook de BNEF se basa en la evolución de la economía de las diferentes tecnologías energéticas y en las proyecciones para los fundamentos de la demanda de electricidad, como la población y el PIB. Asume que las configuraciones de políticas energéticas existentes en todo el mundo permanecen vigentes hasta su expiración programada, y que no hay medidas gubernamentales adicionales.

Entre los otros aspectos destacados de NEO 2018 se encuentran las altas tasas de penetración de las energías renovables en muchos mercados (87% del suministro total de electricidad en Europa para 2050, 55% para EE.UU., 62% para China y 75% para India). También destaca un cambio hacia una mayor “descentralización” en algunos países como Australia, donde a mediados de siglo la fotovoltaica y las baterías representan el 43% de toda la capacidad.

NEO 2018 también analiza el impacto de la electrificación del transporte en el consumo de electricidad. Se estima que los vehículos y autobuses eléctricos utilizarán 3.461 TWh de electricidad a nivel mundial en 2050, lo que equivale al 9% de la demanda total. Se pronostica que alrededor de la mitad de las recargas necesarias se realizarán sobre una base “dinámica”, aprovechando los períodos en que los precios de la electricidad son bajos debido a la alta producción de energías renovables.

Expoelectric, el evento más importante de vehículos eléctricos del sur de Europa, vuelve a Barcelona del 4 al 7 de octubre en la que será su 8ª edición y en la cual abrirá una nueva etapa como evento. La cita da este año un paso adelante para convertirse en un encuentro autosuficiente, sin conexión a la red eléctrica, al abastecer su parte expositiva con energía eléctrica de origen renovable, generada localmente con placas fotovoltaicas, baterías de almacenamiento y aportaciones energéticas procedentes de vehículos conectados a la red como apoyo.

Impulsado por la Generalitat de Catalunya, a través del Instituto Catalán de Energía (ICAEN), el Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación de Barcelona, el Colegio de Ingenieros Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales de Barcelona (ENGINYERS BCN) y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Expoelectric incorporará este año las e-Jornadas con el objetivo de debatir sobre el presente y el futuro del vehículo eléctrico con un programa de conferencias dirigidas a profesionales del sector. Las e-Jornadas tendrán lugar los días 4 y 5 de octubre en la Diputación de Barcelona (4 de octubre) y en ENGINYERS BCN (5 de octubre).

El evento, fiel a su formato de cita dirigida a la ciudadanía, con actividades totalmente gratuitas y para toda la familia, ofrecerá a las personas visitantes, durante el fin de semana del 6 y 7 de octubre en el Arco de Triunfo, en el Expotest, nuevos expositores relacionados con el autoconsumo energético y la tecnología que lo rodea, que se sumarán a la oferta expositiva de la cita con las últimas novedades en el ámbito de la movilidad eléctrica y su tecnología.

En este sentido, un año más, todos aquellos que lo deseen podrán probar los últimos modelos de vehículos de cero emisiones en la zona Test & Drive, participar en los e-Coloquios, el fórum de debate abierto y moderado por expertos, donde se resuelven las dudas alrededor del vehículo eléctrico y su tecnología, y entrar en la e-Casa, “el hogar eficiente enchufado al vehículo eléctrico”, impulsada por el ICAEN, donde se podrá experimentar de primera mano como este hogar se abastece con la energía del sol y la que le proporciona el vehículo eléctrico.

Vuelve en la edición de este año el e-Concierto, el concierto musical en directo que tiene lugar al mismo tiempo que circulan vehículos eléctricos alrededor entre el escenario y el auditorio, así como las actividades infantiles con juegos, circuitos de motos y karts eléctricos, combinados con charlas sobre seguridad vial, para sensibilizar al público más pequeño sobre la importancia de adquirir unos hábitos de consumo energético sostenibles y responsables en todos los ámbitos.

TAB Batteries y Bet Solar han alcanzado un nuevo acuerdo por el cual la empresa valenciana distribuirá en exclusiva las baterías estacionarias para aplicaciones solares de la marca TAB tanto en España como en Portugal, y dispondrá de stock propio y permanente de todas las referencias para satisfacer en cualquier momento la demanda de mercado.

Uno de los puntos más importantes de este acuerdo es que se logra que el instalador tenga contacto con el fabricante, que conoce los atributos del producto, y con el distribuidor exclusivo, que tiene el conocimiento técnico global de las instalaciones fotovoltaicas, aportando la mejor solución para cada una de ellas.

A raíz de este acuerdo, TAB Batteries y Bet Solar impulsarán, además, un extenso Plan de Formación sobre baterías solares y sus aplicaciones. Estos cursos irán destinados a instaladores que trabajen este producto con Bet Solar, alcanzando con ello un alto nivel técnico que les permitirá convertirse en instaladores autorizados del fabricante esloveno, lo que repercutirá positivamente en su volumen de trabajo. En palabras de Joan Alcaraz, Director General de TAB Spain “el futuro inmediato del mercado fotovoltaico representa una oportunidad para aquellos instaladores que apuesten por los proveedores correctos, es decir, un distribuidor con capacidad para atender sus necesidades tanto técnicas como logísticas y un fabricante que aporte el producto óptimo para cada instalación. Sin duda, el Plan de Formación 2018-2019 será una herramienta fundamental para afrontar el futuro con plenas garantías de éxito”.

Para Andrés y Borja Pellicer, fundadores de Bet Solar, mediante estas formaciones continuas “el instalador tendrá la garantía de conocer el producto, además de un gran conocimiento técnico. Esto supondrá un gran un valor añadido, ya que actualmente ningún otro fabricante dentro del sector fotovoltaico lo ofrece”.

Este acuerdo refuerza el compromiso ya adquirido en 2016 entre ambas compañías, por el cual Bet Solar lanzó al mercado Vesna Solar, la primera batería para aplicación solar en España y Portugal, fabricada igualmente por TAB.

Foto/Photo: IEA (Shutterstock)

El número de vehículos eléctricos e híbridos enchufables en las carreteras del mundo superó los 3 millones en 2017, un aumento del 54% en comparación con 2016, según la última edición del informe Global Electric Vehicles Outlook de la Agencia Internacional de Energía.

China sigue siendo, con mucho, el mercado de vehículos eléctricos más grande del mundo, representando la mitad de los vehículos eléctricos vendidos el pasado año. En China se vendieron casi 580.000 vehículos eléctricos en 2017, un aumento del 72% con respecto al año anterior. EE.UU. registró la segunda cifra más alta, con alrededor de 280.000 vehículos eléctricos vendidos en 2017, frente a los 160.000 de 2016.

Los países nórdicos siguen siendo líderes en cuota de mercado. Los vehículos eléctricos representaron el 39% de las ventas de automóviles nuevos en Noruega, por lo que es el líder mundial en cuota de mercado de vehículos eléctricos. En Islandia, las nuevas ventas de vehículos eléctricos representaron el 12% del total, mientras que la participación alcanzó el 6% en Suecia. Alemania y Japón también experimentaron un fuerte crecimiento, con ventas que se duplicaron en ambos países respecto de sus niveles de 2016.

La movilidad eléctrica no está limitada a los automóviles. En 2017, el stock de autobuses eléctricos aumentó a 370.000 desde 345.000 en 2016, y los vehículos eléctricos de dos ruedas alcanzaron los 250 millones. La electrificación de estos modos de transporte ha sido impulsada casi en su totalidad por China, que representa más del 99% de las existencias de autobuses eléctricos y vehículos eléctricos de dos ruedas, aunque los registros en Europa e India también están creciendo.

La infraestructura de recarga también sigue el ritmo. En 2017, el número de cargadores privados en hogares y lugares de trabajo se estimó en casi 3 millones en todo el mundo. Además, en 2017 había alrededor de 430.000 estaciones de recarga de acceso público en todo el mundo, un cuarto de los cuales eran de carga rápida. Los cargadores rápidos son especialmente importantes en las ciudades densamente pobladas y cumplen una función esencial para aumentar el atractivo de los vehículos eléctricos al permitir viajes de larga distancia.

El crecimiento de los vehículos eléctricos ha sido impulsado en gran medida por políticas gubernamentales, incluidos los programas de compras públicas, incentivos financieros que reducen el coste de compra de los vehículos eléctricos, normas más estrictas sobre economía del combustible y regulaciones sobre emisión de contaminantes locales, mandatos de vehículos de bajas y cero emisiones y una variedad de medidas locales, como restricciones a la circulación de vehículos en función de su rendimiento de emisiones contaminantes.

La rápida aceptación de los vehículos eléctricos también se ha visto favorecida por los progresos realizados en los últimos años para mejorar el rendimiento y reducir los costes de las baterías de iones de litio. Sin embargo, la reducción del coste de la batería y la mejora del rendimiento son esenciales para mejorar el atractivo de los vehículos eléctricos. Esto se puede lograr con una combinación de químicas mejoradas, una mayor escala de producción y tamaños de batería, según el informe. Se pueden realizar mejoras adicionales con la transición a tecnologías más allá del ion de litio.

También se necesitarán innovaciones en la química de las baterías para mantener el crecimiento, ya que existen problemas de suministro con los elementos básicos que componen las baterías de iones de litio, como el níquel, el litio y el cobalto. El suministro de cobalto está especialmente expuesto a riesgos ya que casi el 60% de la producción mundial de cobalto se concentra actualmente en la República Democrática del Congo.

Además, la capacidad de refinar y procesar el cobalto en bruto está muy concentrada, con China controlando el 90% de la capacidad de refinación. Incluso teniendo en cuenta los desarrollos en curso en la química de las baterías, para 2030 se espera que la demanda de cobalto para los vehículos eléctricos sea entre 10 y 25 veces mayor que los niveles actuales.

El informe señala que garantizar la mayor aceptación de los vehículos eléctricos, al tiempo que se cumplen los objetivos de sostenibilidad social y ambiental, requiere la adopción y el cumplimiento de normas mínimas sobre las condiciones laborales y ambientales. La sostenibilidad ambiental de las baterías también requiere la mejora de los procesos de finalización de la vida útil y el reciclaje de los materiales.

De cara al futuro, es probable que las políticas de apoyo y las reducciones de costes generen un crecimiento significativo continuo en el mercado de vehículos eléctricos. En el Escenario de Nuevas Políticas de la AIE, que toma en cuenta las políticas actuales y planificadas, se proyecta que la cantidad de vehículos eléctricos llegará a 125 millones de unidades para 2030. Las ambiciones políticas deberían aumentar aún más para cumplir con los objetivos climáticos y otros objetivos de sostenibilidad del escenario EV30@30, en el que el número de vehículos eléctricos en la carretera podría llegar a 220 millones en 2030.

El último informe de la IEA Tracking Clean Energy Progress muestra que los vehículos eléctricos son una de las cuatro tecnologías de 38 que están en camino de alcanzar los objetivos de sostenibilidad a largo plazo.

COMEVAL