Tags Posts tagged with "bioenergía"

bioenergía

0
Planta de Biomasa de Navia (ENCE Energia y Celulosa)

APPA Biomasa reclama un mayor protagonismo para la bioenergía en el mix energético tras la comunicación del cierre definitivo de la central nuclear de Garoña (Burgos). La potencia aportada por las centrales nucleares que se cierren debería sustituirse con renovables que aporten potencia firme y gestionable, como la biomasa.

El anuncio del ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, de que el Gobierno deniega la renovación de la central nuclear de Garoña abre un necesario debate sobre el mix energético que debe tener España en un futuro cada vez más próximo. En este mix, la biomasa aporta potencia firma y gestionable, exactamente lo que necesita el sistema para poder suplir la falta de la central que se va a desmantelar.

Una tecnología gestionable y renovable

La producción de electricidad con biomasa permite muy altas utilizaciones, de hasta 8.300 horas/año, a pesar de ello esta tecnología ha sido la gran olvidada de las subastas celebradas en 2017. “El precio no puede ser la única variable que se considere, especialmente cuando la biomasa es una de las renovables que mayor estabilidad tiene, independientemente de las condiciones estacionales o atmosféricas”, ha explicado Jordi Aguiló, presidente de APPA Biomasa.

Los objetivos de renovables y descarbonización marcados para 2020 y los que se están barajando para 2030 y 2050, hacen necesario que todas las tecnologías renovables, especialmente las gestionables y que aporten potencia firme al sistema, sean tenidas en cuenta. En la actualidad, España cuenta con 519 MW instalados de biomasa sólida, 225 MW de biogás y 294 MW correspondientes a la fracción de residuos renovables. En total, apenas 1.038 MW instalados de bioenergía en nuestro mix eléctrico que podrían aumentar considerablemente de contar con subastas específicas para estas tecnologías.

Importantes beneficios: empleo y reducción de incendios

Según Aguiló, los beneficios medioambientales y sociales deben ponerse en la balanza a la hora de diseñar nuestra transición energética: “El uso de la biomasa evita la quema descontrolada de residuos agrícolas, reduciendo las incendios y valorizando los recursos del campo. Adicionalmente, genera 30 empleos por megavatio que quedan fijados en zonas rurales, tradicionalmente castigadas por el desempleo”, ha defendido Jordi Aguiló.

El suministro de biomasa representa tres cuartas partes del suministro total de energía renovable

La Asociación Mundial de la Bioenergía (WBA), acaba de lanzar el informe sobre Estadísticas Globales de Bioenergía 2017. Es el cuarto de una serie de informes centrados en el desarrollo de la bioenergía a nivel mundial. Algunas conclusiones clave son:

En 2014, la oferta de biomasa a nivel mundial ha aumentado a 59,2 EJ – un aumento de 2,6% respecto al año anterior. En conjunto, esto representó el 10,3% del suministro energético mundial. El suministro de biomasa representa tres cuartas partes del suministro total de energía renovable.

 

En el mismo año, el consumo de energías renovables aumentó a 66,9 EJ – representando el 18,6% del mix energético mundial. Esto muestra un modesto aumento del 0,2% con respecto al año anterior. La bioenergía como la mayor fuente de energía renovable tiene un consumo total de 50,5 EJ – 14% del mix energético global.

En el sector eléctrico, la bioenergía es la tercera fuente de energía renovable con una generación de 493 TWh. La electricidad renovable en general representó el 23% del sector eléctrico en general. La solar y eólica son las tecnologías de más rápido crecimiento con tasas de crecimiento de 45,1% y 25,1%, respectivamente.

La participación de las energías renovables en el calor derivado (el calor producido en las centrales eléctricas) y el calor directo (calor consumido directamente) es de un 7,1% y un 27,7% global. El sector del calor renovable está dominado por la biomasa como principal fuente de energía.

En el transporte, el progreso es insuficiente. Sólo el 2,8% del sector mundial del transporte es impulsado por biocombustibles líquidos. La producción de biocombustibles está creciendo a un ritmo más rápido que la tasa de electrificación del transporte.

El sector forestal continúa siendo una parte clave del suministro de biomasa que representa el 87% del suministro total de biomasa que proporciona leña, residuos de la industria maderera, madera recuperada, carbón vegetal, etc. El sector agrícola contribuye con el 10% mediante el uso de subproductos animales, subproductos agrícolas y cultivos energéticos. Una de las maneras de aumentar la oferta de estos sectores es utilizar los residuos. Una estimación teórica baja muestra un potencial de al menos 20,4 EJ. Por último, la conversión energética de residuos está aumentando un 4% anual y Europa lidera el camino, con el 55% de conversión de residuos en energía.

Las cifras oficiales muestran que la producción de biocombustibles líquidos ha alcanzado los 126.000 millones de litros en todo el mundo, con 95.100 millones de litros producidos en América, Estados Unidos y Brasil principalmente. La producción simultánea de 75,3 millones de toneladas de proteínas es un beneficio añadido de la industria de los biocombustibles. La producción de pellets está aumentando rápidamente, con un volumen de producción actual de 28 millones de toneladas (1,6 millones de toneladas de aumento en un año). El 59% de la producción está en Europa. Corea del Sur y Japón son los mayores importadores de pellets después de la UE. La producción de biogás alcanzó los 58.700 millones de Nm3, con una tasa de crecimiento promedio del 11,2%. Casi la mitad de la producción de biogás se produce en Europa. La producción de carbón vegetal mantuvo sus volúmenes de producción de 52 millones de toneladas.

Por último, el sector de la bioenergía ha empleado a 2,8 millones de personas, sin contabilizar los empleos en el sector tradicional de la biomasa.

Las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía pueden reducirse en un 70% para 2050 y desaparecer completamente para 2060 con una perspectiva económica positiva neta, según los nuevos resultados publicados por IRENA. Perspectivas para la Transición Energética: Necesidades de Inversión para una Transición hacia una Energía Baja en Carbono, presenta el caso de que el mayor despliegue de energía renovable y eficiencia energética en los países del G20 y a nivel mundial, puede lograr las reducciones de emisiones necesarias para mantener el aumento de la temperatura global a no más 2ºC, evitando los impactos más severos del cambio climático.

En 2015 se emitieron en todo el mundo 32 Gt de CO2 relacionadas con la energía. El informe indica que las emisiones tendrán que caer continuamente a 9,5 Gt en 2050 para limitar el calentamiento a no más de 2ºC por encima de las temperaturas preindustriales. El 90% de esta reducción de emisiones se puede lograr mediante la expansión del despliegue de la energía renovable y la mejora de la eficiencia energética.

 

La energía renovable representa ahora el 24% de la generación mundial de energía y el 16% del suministro de energía primaria. Para alcanzar la descarbonización, el informe señala que para 2050, las energías renovables deberían ser el 80% de la generación eléctrica y el 65% del suministro total de energía primaria, basándose en el rápido crecimiento acelerado, especialmente de solar y eólica. Pero también otros sectores como edificación, industria y transporte necesitan más bioenergía, calefacción solar y electricidad a partir de fuentes renovables, que sustituyan la energía convencional. Los vehículos eléctricos deben convertirse en el tipo de automóvil predominante en 2050. La producción de biocombustibles líquidos debe crecer diez veces. Los edificios alta eficiencia deben convertirse en la norma. El despliegue de bombas de calor debe acelerarse y un total de 2.000 millones de edificios tendrá que ser construido o renovado.

Si bien en general la inversión en energía necesaria para descarbonizar el sector energético es sustancial (29 b$ hasta 2050), representa una pequeña parte (0,4%) del PIB mundial. Además, el análisis macroeconómico de IRENA sugiere que dicha inversión crea un estímulo que, junto con otras políticas favorables al crecimiento, permitirá:

  • Aumentar el PIB mundial en un 0,8% en 2050.
  • Generar nuevos empleos en el sector de las renovables, que compensarían con creces las pérdidas de empleos en la industria de combustibles fósiles, creando nuevos empleos gracias a las actividades de eficiencia energética.
  • Mejorar el bienestar humano a través de importantes beneficios ambientales y sanitarios adicionales gracias a la reducción de la contaminación atmosférica.

En el informe se piden esfuerzos políticos para crear un marco propicio y rediseñar los mercados de la energía. La intensificación de las señales de precios y la fijación de precios sobre el carbono pueden ayudar a crear condiciones equitativas, cuando se complementan con otras medidas, y el informe hace hincapié en la importancia de considerar las necesidades de las personas sin acceso a la energía.

0

La Unión Europea promueve con vigor el establecimiento y el desarrollo de una bioeconomía sostenible en Europa, y uno de sus componentes esenciales es un mayor aprovechamiento de biomasa, es decir, materia orgánica de la que se pueden obtener productos químicos, materiales, energía, fármacos y muchos otros productos innovadores y sostenibles. Esa transición hacia la biomasa es impulsada por cuantiosos esfuerzos de investigación y desarrollo (I+D) enmarcados en el 7PM y Horizonte 2020

El fomento de la producción y captación de biomasa podría brindar multitud de ventajas formidables para la economía de la UE y para su sociedad. Por ejemplo, ello favorecerá la lucha que la UE libra contra el cambio climático, contribuirá a la seguridad alimentaria europea y mundial, deparará elementos básicos para obtener materias primas nuevas y sostenibles y ayudará a diversificar las fuentes de energía de la UE. Asimismo, el cultivo y la obtención de biomasa espolearán el crecimiento económico a largo plazo de la UE y serían impulsores clave para la creación de empleos nuevos y muy cualificados en el entorno de una bioeconomía próspera y dinámica.

En particular, el sector agrícola desempeñará un papel crucial de cara a que fructifique todo el potencial que atesora la biomasa. La Comisión Europea estudia y respalda numerosas opciones prometedoras, como son el desarrollo de cultivos industriales capaces de crecer en suelos marginales, el uso pionero de métodos de diversificación de cultivos y la plantación de cultivos polivalentes (que sirven a la vez como fuente de alimento y como recurso no alimentario).

 

En conjunto, se pretende que estos esfuerzos aporten al sector agrícola los conocimientos y la experiencia necesarios para apuntalar estrategias de resistencia y eficiencia en el uso de los recursos y también técnicas de producción de biomasa que posean un mayor rendimiento pero, a la vez, no hagan peligrar las metas en materia de sostenibilidad ni los ecosistemas locales.

Este Results Pack de CORDIS repasa ocho proyectos financiados con fondos europeos que han tomado la iniciativa con miras a integrar tecnologías de biomasa novedosas en la bioeconomía de Europa.

Uno de los proyectos seleccionados es EUROPRUNING, en el que se ha creado una cadena de valor «de madera de poda a energía» realmente innovadora. También destaca el proyecto ITAKA, que ha utilizado aceite de camelina para obtener un combustible biojet comercial y sostenible que es válido para la industria aeronáutica y otros sectores.

Por otro lado, el proyecto GRASSMARGINS ha determinado cuáles son las plantas herbáceas perennes óptimas para servir como cultivos de biomasa en tierra marginal no cultivable, mientras que el consorcio de OPTIMA ha cultivado herbáceas perennes de gran rendimiento que pueden servir como fuente de numerosos productos biológicos nuevos y apasionantes.

Fuente: CORDIS

Planta de biomasa Drax, Reino Unido / Drax biomass power plant , UK

A pesar de una caída en las adiciones anuales, el mercado mundial de la bioenergía está posicionado para mostrar un crecimiento constante, pasando de 106,2 GW de potencia instalada en 2015 a 165,2 GW en 2025, a una tasa compuesta de crecimiento anual del 4,4%, de acuerdo a la firma de investigación y consultoría GlobalData. El último informe de la empresa señala que la bioenergía es un nicho de mercado en el sector de las energías renovables, y es probable que crezca a un ritmo significativo en el futuro. A pesar de que la bioenergía no es un concepto nuevo, los avances recientes han mejorado el rendimiento y la fiabilidad. Los aumentos en la demanda de energía y la preocupación mundial por el cambio climático son los principales impulsores del crecimiento de la industria de la bioenergía.

El principal factor para el éxito del despliegue de las plantas de bioenergía a gran escala es el apoyo gubernamental en términos de obligaciones de energía renovable e incentivos financieros, tales como los subsidios y créditos fiscales a la producción. Además, las regulaciones ambientales para la reducción de emisiones desalientan el uso de combustibles fósiles para la generación de energía, lo que significan que se requieren alternativas como la bioenergía u otras fuentes de energía renovables.

Las prácticas de gestión de residuos, tales como el compostaje y el relleno de tierras, apoyan indirectamente la generación de bioenergía, y muchas industrias han establecido instalaciones de bioenergía para gestionar sus residuos. Con el apoyo financiero y las obligaciones gubernamentales adecuados en vigor, las instalaciones de bioenergía se han convertido en una opción más viable, y una solución adecuada a la cuestión de la gestión de residuos. La conversión de residuos en energía resuelve los problemas de gestión de residuos y de energía sostenible.

Las diez principales plantas de bioenergía en funcionamiento utilizan principalmente madera o subproductos agrícola, y Europa y EE.UU. dominan geográficamente el mercado. La planta de biomasa de Drax, en Reino Unido, es la mayor planta de bioenergía en funcionamiento, con 630 MW de potencia total. Otras grandes plantas son: Jaboticabal, planta de biomasa de 302 MW y propiedad de la empresa brasileña Destiliaria Santa Clara Ltd, y Aros G4 CHP, que es propiedad de Mälarenergi AB y tiene una potencia de 243 MW.

El pasado mes de febrero el Laboratorio de Metrología Eléctrica (LME) de CIRCE (Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos), consiguió la acreditación por ENAC para la realización del ensayo a calderas especiales para combustibles sólidos, convirtiéndose en el primer laboratorio acreditado en nuestro país bajo la norma UNE-EN 303-5:2013. Esta acreditación permitirá reducir los costes y la complejidad del ensayo a los fabricantes al poder contar con un centro acreditado a nivel nacional.

Hasta la fecha, no existía en España ningún laboratorio de ensayo acreditado de acuerdo a esta norma, por lo que para realizar el ensayo de calderas era necesario enviarlas a un laboratorio acreditado en el extranjero. CIRCE realiza los ensayos “in situ”, desplazando su equipo a las instalaciones del fabricante. Esto permite una reducción de costes derivados del transporte, pero aún más, un mayor conocimiento del fabricante sobre su caldera y el ensayo al estar realizado en sus propias instalaciones.

El alcance de la acreditación cubre ensayos a calderas especiales para combustibles sólidos de carga manual y/o automática y potencia útil nominal de hasta 500 kW, y permite determinar las prestaciones de rendimiento, emisiones gaseosas y emisiones de partículas a potencia nominal y potencia mínima, así como los requisitos de seguridad que deben cumplir dichas calderas.

Con este servicio CIRCE fomentará la competitividad de los fabricantes de calderas favoreciendo la puesta en mercado de calderas más eficientes y sostenibles.

Energía y Celulosa instalará en Baamonde (Lugo) uno de los tres centros de bioenergía que la compañía pondrá en funcionamiento a lo largo de los próximos meses en Galicia. Entre las actividades del nuevo centro destaca captación y astillado de madera de eucalipto y de pino, que servirá como biocombustible de instalaciones térmicas renovables de calefacción y agua caliente sanitaria, sustituyendo a combustibles fósiles y no autóctonos como el gasoil.

El Centro de Bioenergía de Ence en Baamonde también se centrará en el alquiler de moderna maquinaria forestal y la formación en su utilización, lo que supondrá un impulso a la actividad de la comarca de la Terra Cha. De esta forma, la compañía pretende mejorar la competitividad del sector forestal en Galicia y aumentar la seguridad de las personas en las actividades forestales en la comunidad.

Así mismo, el Centro pondrá a la venta plantas y semillas de eucalipto para potenciar el rendimiento en la producción de madera de los propietarios forestales de la comarca. Hay que destacar que también se pondrán a disposición de los propietarios especies autóctonas con lo que estos centros contribuirán a la biodiversidad y la recuperación de especies autóctonas, constituyendo un impulso a los más rigurosos estándares de certificación forestal sostenible.

Baamonde, en donde Ence no dispone en la actualidad de instalaciones, es un emplazamiento muy adecuado para los objetivos que persigue la compañía dado que está muy bien comunicada y goza de gran presencia de masas forestales, tanto de eucalipto como de pino, así como de un gran número de propietarios forestales, comunidades de montes y suministradores de pequeño y gran tamaño.

Los nuevos centros de bioenergía que Ence pondrá en funcionamiento en Galicia forman parte del compromiso de inversión y generación de empleo que se ha impuesto la compañía en la comunidad, tras la prórroga de la concesión de la fábrica de celulosa en Pontevedra. La inversión prevista por Ence en estos centros contribuirá a la generación de 24 nuevos empleos y beneficiará a todo el sector forestal al mejorar la capacidad de transformación de madera gallega para su comercialización en forma de biocombustible.

El sector de la biomasa volverá a ser protagonista indiscutible en SIBioenergía 2017, marco sectorial de primer nivel para la promoción de la tecnología y la innovación en un mercado en expansión. La segunda edición volverá a coincidir con la Feria Internacional para la Producción Animal (FIGAN), del 28 al 31 de marzo de 2017 en Feria de Zaragoza, después del éxito de 2015, donde participaron 883 expositores procedentes de 28 países y reunieron a 65.090 profesionales. La coincidencia de la celebración conjunta de ambos salones se basa en el importante papel que desempeña la biomasa en el sector agropecuario. El binomio bioenergía e instalaciones ganaderas cuajó perfectamente en la apuesta de Feria de Zaragoza de convocar dos certámenes que comparten sinergias muy importantes, y que la reafirma en su capacidad de referente para organizar ferias líderes vinculadas al sector primario.

Zaragoza, rodeada por la presencia de los mayores bosques y terrenos forestales productores, está ubicada en el área de mayor crecimiento de la bioenergía. Además, su inmejorable situación estratégica –a 300 kilómetros alrededor se encuentra la mayor concentración de biomasa, población e industria de España- sitúan a la capital aragonesa en el escenario de referencia para 2017 de un mercado en crecimiento.

La biomasa se ha convertido en una de las opciones energéticas más atractivas del momento. SIBioenergía 2017 se presenta como el mejor escenario posible para impulsar grandes oportunidades de negocio y en el punto de encuentro más idóneo para los profesionales del sector.

LSolé, especialista en soluciones de energía limpia para uso industrial –vapor, agua fría y caliente y gases calientes-, participa mañana en la jornada “Política y mercado de la energía. Soluciones de eficiencia energética para el sector agroalimentario” organizada por VITARTIS (Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León) en colaboración con la Cámara de Comercio de Valladolid. Las sesiones, que estarán abiertas a las empresas del sector, permitirán conocer las políticas energéticas de los países más eficientes, difundir actuaciones de eficiencia en las compras, así como en la búsqueda de fuentes alternativas de energía y fomentar la implantación de herramientas de ayuda para la gestión eficaz de la energía en el sector agroalimentario.

La ponencia de LSolé abordará las oportunidades en el uso de calderas de biomasa en las industrias agroalimentarias. La biomasa como fuente energética renovable puede aportar a la agroindustria su estabilidad característica en los precios (entorno los 17 €/MWhPCI) además de la posibilidad de valorizar subproductos –la biomasa secundaria- que son considerados residuales (poda de la vid, bagazo de uva, cáscaras de almendra, restos de maiz, subproducto procedente de la elaboración de zumos, etc). De forma añadida, la biomasa térmica no solamente es una oportunidad para afianzar la actividad de la agroindustria, sino que también puede contribuir a la dinamización del sector de la gestión forestal de proximidad (hasta 100 km).

Pasteurización en La Fageda

Como ejemplo agroindustrial, la biomasa renovable de LSolé aporta energía para La Fageda (Santa Pau, Girona), un reconocido centro de integración laboral creado para integrar y emplear personas con certificado de discapacidad mental o intelectual que mejora su huella ambiental y obtiene estabilidad en costes de energía al sustituir un combustible fósil, el gas propano. La planta de LSolé realiza la generación de la energía térmica necesaria destinada al proceso de pasteurización de la leche de su granja para la elaboración de productos lácteos de alta calidad en el sector del yogur de granja. La biomasa forestal renovable -con un porcentaje de humedad hasta el 50% gracias al sistema de secado integrado en la propia caldera- es transportada por camión hasta la planta y descargada en un silo de 100 m3 de capacidad. Mediante dicha biomasa, la planta de 1 MW de potencia de energía térmica permite la generación de vapor (1.200 kg/h de vapor a 9 bar de presión) para la elaboración de los productos lácteos. La planta está emplazada en la instalaciones de La Fageda situadas en la finca de 15 ha donde lleva a cabo la mayoría de actividades, tanto asistenciales como productivas que se encuentra en las proximidades de la Fageda d’en Jordà, una de las principales reservas del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa. El corazón de dicha planta es una caldera que emplea biomasa forestal procedente del cuidado y aprovechamiento sostenible de los bosques (NOTA: no los de la reserva natural) con la consiguiente dinamización en la zona de la comarca de La Garrotxa. Es decir, de forma indirecta, la planta favorece la gestión forestal con impacto en la sostenibilidad del entorno y de otras áreas relacionadas tales como el turismo de naturaleza de gran repercusión en la zona. Ello además, contribuye a reducir el riesgo de incendio y su impacto paisajístico, etc.

Reducción GEI

Cabe destacar la dimensión medioambiental, al ser la biomasa un recurso renovable y tener un balance neutro de emisiones de CO2 a la atmósfera. Por la reducción de las emisiones de CO2 gracias a la sustitución de una caldera de propano por una caldera de biomasa, La Fageda fue incluida en la Convocatoria 2013 de Proyectos (49) Clima por Consejo Rector del Fondo de Carbono para una Economía Sostenible (FES-CO2). El FES-CO2 adquiere las reducciones verificadas de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en España de los 49 seleccionados, contribuyendo así a su viabilidad financiera; se preveía que los proyectos reduzcan más de un millón de toneladas de CO2 equivalente en los siguientes cuatro años. La Fageda decidió realizar una inversión en la nueva fuente de energía renovable, cercana a los 250.000 €, que aporta cada año un ahorro económico. A lo largo de 2014 se optimizó la operación habitual de la planta avanzada de energía térmica con biomasa renovable. LSolé realizó el diseño, fabricación e instalación y arranque en 2013.

Un año más FuturEnergy y FuturEnviro hemos difundido, apoyado y hemos estado presentes en la Feria profesional, internacional y especializada en tecnología de la biomasa, ExpoBiomasa que anualmente acoge Valladolid y clausuró su 10ª edición, el 24 de septiembre, con un recuento final de 15.041 visitantes. Una cifra menor que la registrada el año pasado y alejada del objetivo marcado por la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (AVEBIOM), organizador de la muestra, cuando anunció la convocatoria.

Para AVEBIOM, la caída en la cifra de visitantes respecto de otras ediciones, se tradujo en un perfil de visitante más especializado y mejor informado, un factor con una clarísima incidencia en una aún mayor profesionalización de la feria, aunque menos multitudinaria. La lectura que hacen los organizadores de la muestra es que, se eleva el perfil profesional, mientras que desciende la participación.

En cualquier caso, y a pesar del descenso en relación a las expectativas, Expobiomasa se consolida como la convocatoria profesional que ocupa un lugar destacado en el ranking de las 5 mejores ferias del sector a nivel mundial, tal y como ha sido catalogada en más de una ocasión por AEBIOM (European Biomass Association).

Sin embargo, AVEBIOM asume el descenso de visitantes como un dato negativo y claramente mejorable, por lo que el equipo de Expobiomasa se plantea la necesidad de reconsiderar algunos aspectos de su estrategia, así como intensificar determinadas acciones encaminadas a la captación de profesionales, de cara a futuras ediciones.

Portugal: el país invitado y más representado

El 70% de los profesionales llegados a Expobiomasa procedía de fuera de Castilla y León, mientras que en el marco regional, sólo la provincia de Valladolid aportó el 13,8% de los visitantes. Al tratarse de una feria muy orientada al profesional, la participación de los visitantes de Castilla y León ha caído a la mitad con respecto a la edición pasada, mientras que los profesionales del sector procedentes del resto de comunidades autónomas ha aumentado un 3%, y la presencia internacional ha aumentado un 15% con respecto a la edición anterior. En 2015, Expobiomasa registró profesionales procedentes de 32 nacionalidades, el 5% de los cuales procedía de Portugal, país invitado en esta edición.

En cuanto al impacto del evento en Valladolid, el sector hotelero volvió a colgar el cartel de ‘Completo’, otro año más, incluso adelantando la celebración del certamen un mes, decisión que evitó la coincidencia con otros eventos en la ciudad.

Ocupación y participación de expositores

La Feria que anualmente organiza AVEBIOM en Valladolid, acogió en esta edición 543 empresas y marcas, procedentes de 27 países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, China, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Italia, Irlanda del Norte, Japón, Liechtenstein, Lituania, Polonia, Portugal, República Checa, Suecia, Suiza, Turquía y Reino Unido. La ocupación de superficie expositiva alcanzó los 26.000m2.

#FuturENERGY y #FuturENVIRO siempre apoyando la #biomasa y @EXPOBIOMASA #ILoveBiomasa

A photo posted by FuturEnviro (@futurenviro) on

FuturENVIRO y FuturENERGY amamos la biomasa #ILoveBiomasa

SEDICAL
COMEVAL