Tags Posts tagged with "cambio climático"

cambio climático

0

Cada vez con más frecuencia vemos noticias sobre el incremento de muertes y enfermedades relacionadas con las emisiones por el uso de los combustibles fósiles. Igualmente, estamos constatando en nuestras poblaciones el cambio climático. Carbón, Gas Natural, propano o gasoil son combustibles altamente contaminantes y su uso va en contra del principio de sostenibilidad. Es por este motivo que Dinamarca y Noruega ya han prohibido el uso de combustibles fósiles para la calefacción.

“En Iberostar la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente son una prioridad ante la toma de decisiones. Por este motivo, paulatinamente estamos sustituyendo en nuestros hoteles las calderas de combustibles fósiles por sistemas sostenibles como las calderas de biomasa”. afirma Soraya Romero, Responsable de Sostenibilidad en Iberostar.

El Hotel Iberostar Playa Palma es un hotel de 5 estrellas que fue construido en los años 70 y que recientemente ha sido totalmente remodelado incluyendo mejoras arquitectónicas, sistemas de alta eficiencia energética y domótica de última generación.

Colau Vallori, Responsable de mantenimiento y Servicios Generales de Iberostar, explica que “el consumo energético se divide en tres partidas: iluminación, cocinas y climatización. Evidentemente, en el Playa Palma ya toda la iluminación es de leds. En las cocinas se han instalado también equipos de bajo consumo y en lo que respecta a la climatización, trabajamos mano a mano con los arquitectos y diseñadores porque la energía más verde es la que no se consume. Además, implementamos las soluciones energéticas más sostenibles en cada proyecto.”

El Hotel Iberostar Playa Palma cuenta con dos piscinas descubiertas que, para mayor confort de los huéspedes, se mantienen a una temperatura constante todo el año. “Para la calefacción de estas piscinas se optó por un sistema modular llamado BioBox que viene totalmente premontado con calderas de la marca austríaca Froling. Esta unidad de fácil y rápida instalación nos pareció la mejor opción tecnológica y además cumple nuestros criterios de sostenibilidad” indica el Sr. Vallori. “Las otras opciones existentes que cumplen con la normativa eran bombas de calor, pero las desestimamos porque funcionan a partir de electricidad que, como todos sabemos, en su mayoría no es generada con energías renovables. Además, la electricidad en nuestro país es de las más caras de Europa y con grandes variaciones en su precio. La otra opción era el uso de paneles solares, pero no disponíamos del espacio necesario y además requieren de bastante mantenimiento.”

Desde un punto de vista de sostenibilidad, recalca Soraya Romero, el uso de biomasa en lugar de combustibles fósiles para la calefacción de estas piscinas evita la emisión de más de 250 toneladas de CO2 al año. La biomasa que consumimos es kilómetro cero. Es decir, con el uso de biomasa estamos ayudando al mantenimiento de nuestros bosques y a evitar incendios de los mismos. También estamos generando puestos de trabajo locales.

Otro factor añadido del uso de calderas de biomasa con respecto a los fósiles es la estabilidad del precio de la biomasa con respecto a las subidas y bajadas que tiene el precio de los combustibles fósiles. Según el IDAE, el precio de la biomasa en nuestro país se ha mantenido prácticamente inalterable desde hace más de 10 años y no se prevén subidas ya que la biomasa se renueva año tras año. De hecho, como nos recuerda David Poveda, “España está exportando y hasta regalando biomasa al tiempo que importamos combustibles fósiles.”

El futuro del mundo se juega, como nunca antes en la historia, en las ciudades. No en vano, la mitad de la población mundial se concentra en las urbes, cifra que, según las previsiones de Naciones Unidas, llegará al 70% en 2050. Entre el 14 y el 16 de noviembre se celebrará en Fira de Barcelona (Recinto Gran Vía) el congreso SMART CITY Expo World Congress, con el objetivo de compartir y promover ideas, tecnologías y experiencias para hacer frente a los desafíos actuales de las ciudades, desde el cambio climático hasta el incremento de la población.

Bajo el lema Empower Cities, Empower Citizens, esta séptima edición pretende poner en valor el papel crucial de los ciudadanos, la tecnología y la movilidad en la transformación de las ciudades.
SUEZ participará en el SCEWC con un stand corporativo y a través de charlas que mostrarán su visión y sus avanzadas e innovadoras soluciones para contribuir al desarrollo de ciudades más inteligentes, sostenibles y seguras.

Las charlas de SUEZ en el evento internacional sobre ciudades inteligentes serán las siguientes:

• Caso Sant Feliu de Llobregat (Barcelona): Presentación prototipo de análisis agua, energía y residuos. A cargo de Marta Calvet, Project Manager de SUEZ.

• Sistema de gestión avanzado para ciudades innovadoras. Caso de uso de riego urbano (Smart Green). A cargo de Inés Labarta, Innovation Partner de SUEZ.

• Ciudades inteligentes preparadas ante las adversidades (Resiliencia Urbana). A cargo de Marc Velasco, Project Manager de SUEZ.

En paralelo, en el stand de SUEZ se expondrán las siguientes tecnologías:

• DROPS (smart localization & safety): los DROPS permiten localizar y hacer el seguimiento de objetos, mascotas y niños, sin coste de comunicaciones y con baterías que duran más de un año.

• Watersen (smart sensor): sensores basados en audio para ayudar a ahorrar agua en casa y a gestionar mejor los consumos.

• Drones: tecnología dron para inspecciones de difícil acceso y espacios confinados, además de la recolección de datos, procesamiento y análisis de la información.

• DINAPSIS: reproducción del primer centro de innovación en España, impulsado por SUEZ, vinculado a la gestión sostenible del agua y el territorio, y diseñado para operar, desarrollar y mostrar las soluciones más avanzadas en esta materia. Todo, con el principal objetivo de ofrecer nuevas soluciones digitales que mejoren la calidad de vida de las personas que habitan y visitan las ciudades.

En el congreso SMARTCITY Expo World Congress participarán más de 700 ciudades, 400 ponentes y multitud de empresas líderes en la industria de soluciones urbanas inteligentes. Por último, el evento acogerá por primera vez el Smart Mobility World Congress, un congreso que girará en torno al transporte inteligente.

La ciudad de Madrid ha realizado una decidida apuesta por la movilidad eléctrica compartida como elemento fundamental para reducir el parque circulante de las ciudades y, por tanto, disminuir las emisiones derivadas del tráfico rodado, conseguir una movilidad sostenible y una mejora de la calidad del aire. De ahí que el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático del Ayuntamiento de Madrid recoja entre sus medias el impulso a las iniciativas de movilidad compartida.

Entre dichas iniciativas se encuentra Muving, la empresa de motorsharing que presentó el pasado, viernes 20 de octubre, la segunda fase de su implantación en la ciudad, en un acto al que ha asistido la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés.

Muving comenzó su implantación en la capital el pasado mes de mayo con 135 motocicletas eléctricas y espera llegar a las 1.000 antes de que finalice en año. Es una de las cinco empresas privadas de vehículos eléctricos compartidos que operan en la ciudad de Madrid, junto a E-cooltra y Ioscoot, también de motocicletas, y las empresas de coches Car2go y Emov. También opera el sistema público de alquiler de bicicletas eléctricas BiciMad.

“Madrid ya se ha convertido en un verdadero laboratorio urbano de la movilidad compartida cero emisiones y sigue sumando iniciativas en este empeño”, ha señalado la delegada de Medio Ambiente y Movilidad. La capital ha vuelto a ser la ciudad elegida por una compañía, en este caso de motosharing 100% eléctrico de Muving, para lanzar su servicio de movilidad compartida de alquiler de motos eléctricas por minutos, en la que el usuario podrá coger y dejar la moto en cualquier punto de la ciudad que se encuentre dentro de la zona de servicio.

Cuatro de los mayores fabricantes de autobuses y motores del mundo se han comprometido a facilitar a las grandes ciudades la compra de autobuses equipados con tecnologías de bajas emisiones para hacer frente al cambio climático y a la contaminación atmosférica. BYD, Cummins, Scania y Volvo Buses garantizarán que la tecnología de motores “sin hollín” esté disponible en 20 megaciudades a partir de 2018. Cada fabricante lanzará a través de sus sitios web una cartera de productos disponible en cada ciudad y comenzará a informar públicamente el número de autobuses libres de hollín vendidos cada año.

Entre estas tecnologías se incluye cualquier motor que cumpla con las normas Euro VI establecidas por primera vez en Europa o las normas EPA 2010 establecidas por primera vez en Estados Unidos, cualquier motor diesel con filtro de partículas diesel o los motores impulsados por gas o electricidad. Reducir los impactos climáticos es posible con combustibles bajos en carbono y motores que producen mínimas emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Las ciudades involucradas en este esquema son Abiyán, Accra, Adís Abeba, Bangkok, Bogotá, Buenos Aires, Casablanca, Dar es-Salam, Daca, Estambul, Yakarta, Johannesburgo, Lagos, Lima, Manila, Ciudad de México, Nairobi, Santiago de Chile, Sao Paulo y Sídney.

Menos del 20% de todos los autobuses vendidos en el mundo cumplen con la definición de “libre de hollín” y la mayoría funciona a partir de diesel. La generación de tecnología diesel más antigua produce altos niveles de emisiones de carbono negro u hollín, que está entre los contaminantes más peligrosos para la salud pública y son un importante contribuyente al cambio climático. Los autobuses más limpios de hoy día pueden reducir estas emisiones en más de 99%.

La Alianza Mundial para la Industria de Flotas de Autobuses Limpios es una iniciativa liderada por C40 Cities, la Coalición Clima y Aire Limpio (CCAC), el Consejo Internacional de Transporte Limpio (ICCT), el Centro Mario Molina Chile y ONU Medio Ambiente. El compromiso fue anunciado en un taller de la CCAC sobre autobuses limpios, en París, Francia.

En Santiago, la contaminación atmosférica ha sido un desafío primordial en las últimas tres décadas y los buses son la principal fuente de contaminación por material particulado y óxido de nitrógeno (NOx) en la ciudad“, dijo el Intendente de Santiago, Claudio Orrego. “Santiago fue la primera ciudad del país en comprometerse a la tecnología de autobuses sin hollín, pero sólo podremos tener éxito en la búsqueda de un aire más limpio si colaboramos con el sector privado para que esto suceda. Me complace ver a la industria global de autobuses responder con su propio compromiso para llevar estos autobuses limpios y sostenibles a nuestras ciudades. Confío en que con este compromiso, emparejado con las acciones en nuestras ciudades, pronto veremos el fin de los autobuses contaminantes en nuestras calles.”

Acojo con beneplácito el compromiso de estos fabricantes de autobuses de responder al deseo de los alcaldes de poner tecnologías de motor más limpias y seguras a disposición de millones de ciudadanos en el sur global“, dijo el Director Ejecutivo de C40, Mark Watts. “Este es otro ejemplo más de las ciudades y el sector privado trabajando juntos para enfrentar los desafíos más urgentes“.

La contaminación atmosférica es el principal riesgo para la salud ambiental de hoy día, que afecta a millones de personas, particularmente a aquellas de nuestras ciudades en crecimiento. Este acuerdo entre algunos de los principales fabricantes de autobuses del mundo y algunas de las ciudades más grandes es un ejemplo de la cooperación progresista entre públicos y privados”, dijo Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente. “La inversión en tecnología, productos y modelos de negocios que beneficia a la gente y nuestro medio ambiente no es sólo bueno para el planeta, también es bueno para los negocios“.

Photo: OECD/Axel Schmidt

La integración de medidas para hacer frente al cambio climático en la política económica regular tendrá un impacto positivo en el crecimiento económico a medio y largo plazo, según un nuevo informe de la OCDE preparado en el contexto de la Presidencia alemana del G20.

“Investing in Climate, Investing in Growth” demuestra que reunir las agendas de crecimiento y climática, en lugar de tratar el clima como un tema aparte, podría agregar un 1% a la producción económica promedio de los países del G20 en 2021 y en un 2,8% en 2050. Si se tienen en cuenta los beneficios económicos de evitar los impactos del cambio climático, como las inundaciones costeras o el daño causado por las tormentas, el aumento neto del PIB en 2050 sería cercano al 5%.

 

Según el informe, los países del G20, que representan el 85% del PIB mundial y el 80% de las emisiones de CO<sub>2</sub>, deberían adoptar una combinación de políticas favorables al crecimiento y al medio ambiente para desarrollar sus estrategias globales de crecimiento y desarrollo. Esto significa combinar políticas climáticas tales como la fijación de precios de carbono, con políticas económicas de apoyo para impulsar el crecimiento centrado en la inversión en infraestructuras de bajas emisiones y favorables al clima.

Las inversiones en infraestructuras realizadas durante los próximos 10-15 años determinarán si se puede lograr el objetivo del Acuerdo de París de 2015 para estabilizar el clima mundial y retrasar la acción será más caro. El informe muestra que adoptar las medidas después de 2025 conduciría a una pérdida media de producción para las economías del G20 del 2% después de diez años en relación con la adopción de medidas ahora. El retraso significaría que, con el tiempo, tendrían que ser introducidas políticas climáticas aún más estrictas con mayor urgencia, arriesgando una mayor perturbación ambiental y económica y dejando más activos de combustibles fósiles como económicamente inviables.

La infraestructura está en el centro del crecimiento económico y, sin embargo, ha habido una subinversión crónica en la mayoría de los países del G20. Limitar el aumento de la temperatura global a menos de 2 ºC, de acuerdo con el Acuerdo de París, requerirá 6.900 b$ al año en inversiones en infraestructuras de ahora a 2030, sólo un 10% más que la alternativa intensiva en carbono. Además, la infraestructura respetuosa con el clima es más eficiente desde el punto de vista energético y conduciría a ahorros de combustibles fósiles por un total de 1.700 b$ anuales, más que compensando el incremento de costes.

Incluso en los países en los que la transición a una economía con bajas emisiones de carbono será económicamente difícil, como en los exportadores netos de combustibles fósiles, la combinación adecuada de políticas puede significar que el crecimiento con bajas emisiones de carbono compensa el coste en términos de economía y empleo. En lugar de políticas de mitigación.

El informe recomienda que los países del G20:

• Aseguren la integración de los objetivos climáticos en las reformas favorables al crecimiento, en particular para lograr una mejor asignación de recursos, una mayor inversión y reformas estructurales en consonancia con la transición hacia bajas emisiones.
• Fortalezcan las políticas de mitigación climática, incluyendo la fijación de precios de carbono, la reforma de los subsidios a los combustibles fósiles, la reglamentación inteligente y el uso de la contratación pública para impulsar la innovación con bajas emisiones de carbono
• Incrementen los esfuerzos para movilizar la inversión privada en infraestructuras de bajas emisiones y resistentes al cambio climático mediante nuevos esfuerzos para proteger el sistema financiero.
• Involucren a los gobiernos locales, los empleadores y la fuerza laboral en la transición de las actividades y comunidades expuestas, para lograr una transición justa para los trabajadores.

0

La Unión Europea promueve con vigor el establecimiento y el desarrollo de una bioeconomía sostenible en Europa, y uno de sus componentes esenciales es un mayor aprovechamiento de biomasa, es decir, materia orgánica de la que se pueden obtener productos químicos, materiales, energía, fármacos y muchos otros productos innovadores y sostenibles. Esa transición hacia la biomasa es impulsada por cuantiosos esfuerzos de investigación y desarrollo (I+D) enmarcados en el 7PM y Horizonte 2020

El fomento de la producción y captación de biomasa podría brindar multitud de ventajas formidables para la economía de la UE y para su sociedad. Por ejemplo, ello favorecerá la lucha que la UE libra contra el cambio climático, contribuirá a la seguridad alimentaria europea y mundial, deparará elementos básicos para obtener materias primas nuevas y sostenibles y ayudará a diversificar las fuentes de energía de la UE. Asimismo, el cultivo y la obtención de biomasa espolearán el crecimiento económico a largo plazo de la UE y serían impulsores clave para la creación de empleos nuevos y muy cualificados en el entorno de una bioeconomía próspera y dinámica.

En particular, el sector agrícola desempeñará un papel crucial de cara a que fructifique todo el potencial que atesora la biomasa. La Comisión Europea estudia y respalda numerosas opciones prometedoras, como son el desarrollo de cultivos industriales capaces de crecer en suelos marginales, el uso pionero de métodos de diversificación de cultivos y la plantación de cultivos polivalentes (que sirven a la vez como fuente de alimento y como recurso no alimentario).

 

En conjunto, se pretende que estos esfuerzos aporten al sector agrícola los conocimientos y la experiencia necesarios para apuntalar estrategias de resistencia y eficiencia en el uso de los recursos y también técnicas de producción de biomasa que posean un mayor rendimiento pero, a la vez, no hagan peligrar las metas en materia de sostenibilidad ni los ecosistemas locales.

Este Results Pack de CORDIS repasa ocho proyectos financiados con fondos europeos que han tomado la iniciativa con miras a integrar tecnologías de biomasa novedosas en la bioeconomía de Europa.

Uno de los proyectos seleccionados es EUROPRUNING, en el que se ha creado una cadena de valor «de madera de poda a energía» realmente innovadora. También destaca el proyecto ITAKA, que ha utilizado aceite de camelina para obtener un combustible biojet comercial y sostenible que es válido para la industria aeronáutica y otros sectores.

Por otro lado, el proyecto GRASSMARGINS ha determinado cuáles son las plantas herbáceas perennes óptimas para servir como cultivos de biomasa en tierra marginal no cultivable, mientras que el consorcio de OPTIMA ha cultivado herbáceas perennes de gran rendimiento que pueden servir como fuente de numerosos productos biológicos nuevos y apasionantes.

Fuente: CORDIS

Han pasado 11 días desde que Donald Trump fue investido en EE.UU. y hasta ahora el nuevo presidente parece decidido a solidificar las promesas que hizo durante su campaña, incluyendo algunas que impactarán en el clima y la energía. El muro de 1.000 millas de longitud que Trump pretende construir entre EE.UU. y México liberaría hasta 1,9 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera si se construyese de cemento, según una estimación de la Universidad de Columbia. Trump firmó el miércoles una orden ejecutiva para dirigir la construcción de tal muro y aumentar el número de fuerzas de patrulla a lo largo del mismo.

Mientras tanto, otra orden ejecutiva firmada el fin de semana para detener la inmigración de siete países de Oriente Medio podría tener impacto en empresas, desde General Electric a General Motors, que emplean a inmigrantes de las naciones afectadas. GE es uno de los principales fabricantes mundiales de aerogeneradores y en 2015 casi el 14% de sus ingresos provinieron de Oriente Medio y África, según datos de Bloomberg. GM, fabricante del vehículo 100% eléctrico Chevrolet Bolt y del híbrido enchufable Volt, desarrolla muchas operaciones de fabricación en Michigan – un estado con una importante población musulmana.

 

También es probable que Trump siga adelante con su intención de sacar a EE.UU. del pacto climático firmado por más de 190 naciones en París en diciembre de 2015, según Myron Ebell, quien encabezó el equipo de transición de Trump en la Agencia de Protección Ambiental. “El presidente Trump dejó claro que se retiraría del acuerdo“. Como la nación más rica del mundo y la segunda más contaminante, la participación de EE.UU. en el acuerdo es fundamental para limitar el calentamiento global, dicen los investigadores del clima.

Un área que podría sobrevivir a la postura proteccionista de Trump es el mercado de exportación de gas entre EE.UU. y México, según el gerente de activos de ING Groep y Pira Energy Group. Las entregas de gas natural de EE.UU. a México se han más que duplicado en los últimos dos años, en respuesta a la disminución de la producción de petróleo y gas en México y un exceso de oferta en EE.UU. El mercado apoya los empleos en EE.UU. y proporciona a México combustible barato y así puede evitar cualquier medida intervencionista, dicen las compañías.

En California, las grandes plantas de almacenamiento de baterías se están moviendo en el papel tradicional del gas natural de proporcionar electricidad a la red durante las horas de demanda punta. Tres grandes plantas – construidas por Tesla Motors, AES y Altagas – entrarán en funcionamiento en el sur de California esta semana para cubrir el exceso de energía causado por la fuga de gas natural en Aliso Canyon en Los Ángeles, que posteriormente fue cerrado. La fuga emitió 109.000 toneladas de metano a la atmósfera y provocó el desplazamiento de miles de residentes locales. Los proyectos de almacenamiento en baterías se han completado en seis meses y aliviarán el riesgo de apagones en invierno.

En la costa este de EE.UU., el parque eólico marino más grande del país recibió la aprobación la semana pasada, un hito clave en el camino hacia su despliegue en aguas de Long Island. El proyecto de 90 MW generará electricidad suficiente para alimentar 50.000 hogares y es el primer paso hacia el objetivo del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, de desarrollar 2,4 GW de energía eólica marina para 2030.

En Europa, la industria eólica marina instalará más de 3,5 GW de potencia este año, según un pronóstico de la asociación industrial WindEurope. Alemania y Reino Unido serán los líderes del mercado – instalando más de 1,6 GW cada uno, mientras que Bélgica añadirá 165 MW y Dinamarca 23 MW. Esto se sumará a la actual potencia del continente de 12,6 GW de eólica marina.

El mercado eólico marino en aguas polacas y en otras partes del mar Báltico también parece prometedor, según una nota de investigación de BNEF que ve una cartera actual no financiada de hasta 2,5 GW. La región del Báltico ha estado atrasada en el desarrollo de la eólica marina debido a la falta de políticas de apoyo, bajos precios de la energía y un suministro disponible de energías hidroeléctrica y nuclear. Sin embargo, Polonia tiene proyectada una subasta para 2017 y al menos 200 MW de capacidad podrían ser puestos en marcha en el país para 2022, dice la nota.

El mercado taiwanés de energía eólica marítima también se está calentando tras las noticias de la semana pasada de que Dong Energy y Macquarie Capital habían comprado participaciones en el primer proyecto eólico marino a escala comercial del país: el parque eólico Formosa I de 128 MW. Macquarie ahora posee la mitad del proyecto, Dong Energy tiene el 35% y el promotor inicial – Swancor Renewable – tiene el resto. Se espera que Formosa I esté totalmente construido en 2019, sujeto a una decisión final de inversión.

Las instalaciones solares de la India escalarán a partir de 2017 (GW de capacidad)

India añadió 3,85 GW de capacidad de generación solar conectada a red en los diez primeros meses de 2016, casi el doble de las instalaciones totales en 2015. BNEF ha revisado sus proyecciones para los años subsiguientes basándose en la cantidad de capacidad subastada en 2016 y en las instalaciones previstas en el futuro. Los estados estarán bajo una creciente presión para cumplir con los objetivos de obligación de compra renovable establecidos a nivel federal, que requieren que el 6,75% del consumo total de electricidad en todos los estados venga de la generación de energía solar para finales de 2019.

Este artículo está basado en el Week in Review de BNEF publicado el 31 de enero.

0

Urs Hölzle, Vicepresidente Senior de Infraestructura Técnica:

Cada año la gente busca en Google trillones de veces; cada minuto la gente sube más de 400 horas de vídeos a YouTube. Todo eso lleva a una increíble cantidad de potencia de procesamiento, lo que significa energía. Nuestros ingenieros han pasado años perfeccionando los centros de datos de Google, haciéndolos un 50% más eficientes energéticamente que la media del sector. Pero todavía necesitamos mucha energía para alimentar los productos y servicios de los que dependen nuestros usuarios. Empezamos a comprar energía renovable para reducir nuestra huella de carbono y abordar el cambio climático, pero también con un sentido empresarial.

 

Estoy encantado de anunciar que en 2017 Google alcanzará el 100% de energía renovable para nuestras operaciones globales, incluyendo nuestros centros de datos y oficinas. Fuimos una de las primeras corporaciones en crear contratos a gran escala y a largo plazo para comprar energía renovable directamente; firmamos nuestro primer acuerdo de compra para adquirir toda la electricidad de un parque eólico de 114 MW en Iowa, en 2010. Hoy, somos la corporación compradora de energía renovable más grande del mundo, con compromisos para alcanzar los 2,6 GW de energía eólica y solar.

google_stats

En los últimos seis años, los costes de las energías eólica y solar descendieron un 60% y un 80%, respectivamente, demostrando que las energías renovables son, cada vez más, la opción de coste más bajo. Los costes de electricidad son uno de los mayores componentes de nuestros gastos de funcionamiento en los centros de datos, y tener un coste estable a largo plazo de energía renovable, ofrece protección contra las oscilaciones de los precios de la energía.

Nuestros 20 proyectos de energía renovable también ayudan a apoyar a las comunidades, desde el Condado de Grady, el Condado de Rutherford o la región de Atacama en Chile hasta los municipios de Suecia. Hasta la fecha, nuestros compromisos de compra se traducen en inversiones en infraestructura de más de 3,5 billones de dólares a nivel global, alrededor de dos tercios en los Estados Unidos. Estos proyectos también generan decenas de millones de dólares al año en ingresos a los dueños de propiedades locales y decenas de millones más a los gobiernos locales y nacionales en ingresos fiscales.

cumulative-corporate-renewal

Puesto que el viento no sopla las 24 horas al día, ampliaremos también las compras a una variedad mayor de fuentes de energía que nos proporcionen energía renovable a todas las horas del día. Nuestra meta es crear un mundo donde todo el mundo, no sólo Google, tenga acceso a la energía limpia.

La ciencia nos dice que abordar el problema del cambio climático es una prioridad global urgente. Creemos que el sector privado, en colaboración con líderes políticos, debe tomar medidas audaces y que podemos hacerlo de manera que nos conduzcan al crecimiento.

El Grupo Banco Mundial ha dado a conocer la siguiente declaración de su presidente, Jim Yong Kim, respecto a la entrada en vigor del Acuerdo de París sobre el cambio climático: El día 4 de noviembre de 2016 marca un momento definitorio en la historia de la humanidad. Por primera vez entra en vigor un acuerdo mundial para bajar la temperatura del planeta. El Acuerdo de París sobre el cambio climático (ratificado en tiempo récord por más de 90 países hasta la fecha) será ahora el instrumento del que dependerá nuestro futuro. Sin embargo, aun con los compromisos formulados en París y las medidas alentadoras que se han adoptado ya sobre el terreno, no lograremos cumplir nuestra aspiración de limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados a menos que nos movamos con más rapidez y en la escala necesaria.

En un momento en el que el mundo se encamina hacia la Vigesimosegunda Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP22), que se celebrará en Marrakech, debemos recobrar el sentido de la urgencia que experimentábamos hace un año. Cada día que pasa, el desafío del cambio climático se agranda. Si queremos tener alguna posibilidad de alcanzar los objetivos consagrados en el Acuerdo, debemos movernos con rapidez respecto de al menos cuatro prioridades para la acción:

 

Incluir metas relacionadas con el clima en los planes de desarrollo de todos los países:

En los próximos 15 años, las inversiones en infraestructura en todo el mundo sumarán más de USD 90 billones. La mayor parte de esa cifra corresponderá a los países en desarrollo. Si nos aseguramos de que esas inversiones generen resiliencia frente al cambio climático y bajos niveles de emisiones de carbono, podremos promover un crecimiento económico sostenible, factor clave para alcanzar nuestros objetivos de poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida. Los países pueden ahora utilizar el Acuerdo de París para promover políticas con un planteamiento inteligente respecto del clima (como las que fijan precios al carbono) a fin de atraer el tipo adecuado de inversiones en infraestructura. Después del Acuerdo de París, no se puede buscar el crecimiento a cualquier costo.

Acelerar la transición hacia formas de energía más limpias:

La semana pasada, el Organismo Internacional de Energía incrementó sus previsiones sobre el crecimiento de las energías renovables para los próximos cinco años debido al fuerte apoyo de países clave y a la marcada reducción en los costos. De hecho, el año pasado las energías renovables superaron al carbón como principal fuente de alimentación de la capacidad instalada de energía eléctrica en todo el mundo. Debemos aprovechar este impulso y centrar especialmente la atención y la acción en Asia, donde crece la demanda de energía y algunos países continúan pensando en el carbón como la solución. Si se logra que esos países opten por formas de energía con bajos niveles de emisión de carbono y además se ponen en práctica las iniciativas para la eliminación gradual de los hidrofluorocarbonos, se podrá generar un cambio significativo. Debemos ayudar a los países a tomar la decisión correcta al optar entre fuentes de energía con altos niveles de emisiones de carbono y alternativas renovables. Debemos “seguir al carbono”. Esto significa que tenemos que dirigir el financiamiento en condiciones concesionarias hacia donde pueda dar pie al cambio más beneficioso.

Ayudar a los países a generar resiliencia ante las conmociones climáticas:

Como dijimos en París, si no adoptamos medidas en gran escala contra el cambio climático, para 2030 podrían volver a caer en la pobreza extrema más de 100 millones de personas. Por eso debemos generar resiliencia en las comunidades, en las economías y en los ecosistemas. Tenemos una idea clara de lo que se necesita: sistemas más eficientes de suministro de agua, prácticas agrícolas que tengan en cuenta el cambio climático, sistemas de alerta temprana, reducción de los riesgos de desastre y mejores mecanismos de protección social. Debemos tomar una decisión. De lo contrario, los avances que hemos logrado juntos en la reducción de la pobreza se perderán.

Hacer más ecológico el sector financiero:

Necesitamos un sistema financiero mundial que pueda tener en cuenta los riesgos y las oportunidades que presenta el cambio climático. Esto es esencial si pretendemos movilizar los billones de dólares de capital privado que hacen falta para abordar el cambio climático. Con frecuencia creciente vemos que los inversionistas institucionales de primera línea incorporan en sus procesos de toma de decisiones las consideraciones referidas al clima. Aun así, muchos países en desarrollo seguirán necesitando montos significativos de financiamiento en condiciones concesionarias para llevar a cabo sus planes sobre cambio climático. Los países donantes asumieron un fuerte compromiso en París. Ahora debemos traducir esos compromisos en acción.

Lo que se acordó en París es ahora un principio que define la labor del Grupo Banco Mundial. Poner fin a la pobreza y combatir el cambio climático son objetivos inextricablemente vinculados. No podemos alcanzar uno sin el otro.

Hoy es un día para celebrar. Mañana volveremos al trabajo con un renovado sentido de la urgencia.”

Planta de biomasa Drax, Reino Unido / Drax biomass power plant , UK

A pesar de una caída en las adiciones anuales, el mercado mundial de la bioenergía está posicionado para mostrar un crecimiento constante, pasando de 106,2 GW de potencia instalada en 2015 a 165,2 GW en 2025, a una tasa compuesta de crecimiento anual del 4,4%, de acuerdo a la firma de investigación y consultoría GlobalData. El último informe de la empresa señala que la bioenergía es un nicho de mercado en el sector de las energías renovables, y es probable que crezca a un ritmo significativo en el futuro. A pesar de que la bioenergía no es un concepto nuevo, los avances recientes han mejorado el rendimiento y la fiabilidad. Los aumentos en la demanda de energía y la preocupación mundial por el cambio climático son los principales impulsores del crecimiento de la industria de la bioenergía.

El principal factor para el éxito del despliegue de las plantas de bioenergía a gran escala es el apoyo gubernamental en términos de obligaciones de energía renovable e incentivos financieros, tales como los subsidios y créditos fiscales a la producción. Además, las regulaciones ambientales para la reducción de emisiones desalientan el uso de combustibles fósiles para la generación de energía, lo que significan que se requieren alternativas como la bioenergía u otras fuentes de energía renovables.

Las prácticas de gestión de residuos, tales como el compostaje y el relleno de tierras, apoyan indirectamente la generación de bioenergía, y muchas industrias han establecido instalaciones de bioenergía para gestionar sus residuos. Con el apoyo financiero y las obligaciones gubernamentales adecuados en vigor, las instalaciones de bioenergía se han convertido en una opción más viable, y una solución adecuada a la cuestión de la gestión de residuos. La conversión de residuos en energía resuelve los problemas de gestión de residuos y de energía sostenible.

Las diez principales plantas de bioenergía en funcionamiento utilizan principalmente madera o subproductos agrícola, y Europa y EE.UU. dominan geográficamente el mercado. La planta de biomasa de Drax, en Reino Unido, es la mayor planta de bioenergía en funcionamiento, con 630 MW de potencia total. Otras grandes plantas son: Jaboticabal, planta de biomasa de 302 MW y propiedad de la empresa brasileña Destiliaria Santa Clara Ltd, y Aros G4 CHP, que es propiedad de Mälarenergi AB y tiene una potencia de 243 MW.

SEDICAL
COMEVAL