Tags Posts tagged with "CO2"

CO2

La empresa española Apricot Ingeniería, líder en el planteamiento y desarrollo de proyectos de redes de calor y frío, ha presentado ocho Proyectos Clima que reducirán cerca de 1,3 millones de toneladas de CO2. Esto representa el 15% de los 62 Proyectos Clima aprobados este año por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para impulsar la reducción de emisiones de carbono en nuestro país. Además del 43% del total de reducciones de emisiones de CO2, más de 3 millones, que está previsto que eviten los proyectos seleccionados en la convocatoria de 2017.

Unas iniciativas que se han dado a conocer oficialmente durante la presentación de los Proyectos Clima 2017, en un acto presidido por la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. Este programa pretende dar apoyo y fomentar actividades bajas en carbono mediante la adquisición de las reducciones verificadas de emisiones generadas.

Con estos proyectos Apricot Ingeniería persigue cambiar el modelo energético de ciudades como Alcalá de Henares, Brunete, San Sebastián de los Reyes, Fuenlabrada, Guadarrama, o la ciudad de Madrid, entre otras, mediante la implantación de redes de calor que transformen el actual modelo de energías fósiles a energías renovables.

Cabe destacar el de la ciudad de Madrid, el Proyecto Clima de mayores reducciones de CO2 presentado en el Ministerio de Medio Ambiente, con cerca de un millón de toneladas de reducción de emisiones, que la convertiría en una referencia en el desarrollo de proyectos sostenibles en toda Europa. La propuesta se basa en una red de calor que podría suministrar energía térmica renovable al 20% de las viviendas de la ciudad. Esto equipararía a la capital de España con otras grandes ciudades como Berlín, Paris, Nueva York o Copenhague, que ya han desarrollado iniciativas similares. “Se trata de uno de los proyectos más transformadores de la ciudad de Madrid que reduciría la contaminación como ninguna otra medida de las existentes en la actualidad”, declara Teo López, Director General de Apricot Ingeniería.

Otro proyecto importante y que ya está en marcha es el de Alcalá de Henares. Bajo el nombre de Alcalá Eco Energías, esta solución reducirá cerca de 100.000 toneladas de CO2 y podría llegar potencialmente a unas 12.000 de viviendas de esta localidad, numerosas empresas y multitud de edificios de otros usos. Lo que supondrá una considerable reducción de la factura energética y de la contaminación de la ciudad. “Cabe destacar la apuesta decidida de la corporación municipal de Alcalá de Henares para transformar el modelo energético de la ciudad y convertirla en icono y referencia del cambio de paradigma energético que nos reclama la ONU y la Unión Europea”, destaca el responsable de Apricot Ingeniería.

Esta empresa ha analizado y presentado, además, proyectos de redes de calor en más de 60 municipios repartidos por Asturias, Castilla y León, Castilla la Mancha, Madrid y Aragón.

El sector energético desempeñará un papel crucial en la consecución de los objetivos climáticos europeos, que apuntan a reducir los gases de efecto invernadero en al menos un 40% para 2030, en comparación con 1990. El seguimiento del progreso en el sector energético es, por tanto, de suma importancia. Por cuarto año consecutivo, segundo año consecutivo con Agora Energiewende, Sanbag ha presentado el estado de la transición energética en el sector eléctrico europeo, para actualizar lo que sucedió en 2017, con el informe The EU Power Sector Review 2017, lanzado a finales de enero en Bruselas. Los temas clave incluyen el crecimiento de las energías renovables, la generación de energía convencional, el consumo de energía y las emisiones de CO2.

El informe celebra cómo eólica, solar y biomasa superaron al carbón, en el suministro de electricidad en Europa en 2017, pero también resaltan algunos de los fallos de la actual transición eléctrica y ofrecen una imagen mixta: las energías renovables en la UE dependen cada vez más de la historia de éxito de la eólica en Alemania, Reino Unido y Dinamarca, que ha sido inspiradora. Pero otros países necesitan hacer más. El despliegue solar es sorprendentemente bajo y debe responder a las caídas masivas de costes. Y con el aumento del consumo de electricidad por tercer año, los países deben volver a evaluar sus esfuerzos en materia de eficiencia energética.

Pero para hacer la mayor diferencia con respecto a las emisiones, los países deben retirar sus plantas de carbón. El estudio pronostica que las 258 plantas de carbón operativas en Europa emitieron en 2017 el 38% de todas las emisiones del sistema ETS de la UE, o el 15% del total de gases de efecto invernadero de la UE. En 2017, Holanda, Italia y Portugal agregaron sus nombres a la lista de países que eliminarán el carbón, lo cual es excelente. Necesitamos una eliminación de carbón rápida y completa en Europa: la idea de recargar losa vehículos eléctricos en la década de 2030 con carbón simplemente no cuenta. Un objetivo de energías renovables del 35% haría posible una eliminación gradual del carbón en 2030.

Los hallazgos clave incluyen:

• La nueva generación de energías renovables aumentó drásticamente en 2017, con eólica, solar y biomasa superando al carbón por primera vez. Dado que el potencial hidroeléctrico de Europa se aprovecha en gran medida, el aumento de las energías renovables proviene de la generación eólica, solar y de biomasa. Aumentaron un 12% en 2017 a 679 TWh, por primera vez colocando a eólica, solar y biomasa por encima de la generación con carbón. Este es un progreso increíble, considerando que hace solo cinco años, la generación con carbón era más del doble que la de eólica, solar y biomasa.

• Pero el crecimiento de las energías renovables se ha vuelto aún más desigual. Solo Alemania y Reino Unido contribuyeron al 56% del crecimiento de las energías renovables en los últimos tres años. También hay un sesgo a favor de la eólica: en 2017 tuvo lugar un aumento masivo del 19% en la generación eólica debido a las buenas condiciones de viento y la gran inversión en parques eólicos. Esta es una buena noticia ya que el boom de la biomasa ha terminado, pero la mala noticia es que la energía solar fue responsable de solo el 14% del crecimiento de las energías renovables de 2014 a 2017.

• El consumo de electricidad aumentó en un 0,7% en 2017, marcando el tercer año consecutivo de crecimiento. Con la economía de Europa nuevamente en una senda de crecimiento, la demanda de energía también está aumentando. Esto sugiere que los esfuerzos de eficiencia energética de Europa no son suficientes y, por tanto, la política de eficiencia energética de la UE necesita un mayor fortalecimiento.

• Las emisiones de CO2 del sector eléctrico no se modificaron en 2017, y aumentaron en toda la economía. La baja generación de energía hidroeléctrica y nuclear, junto con el aumento de la demanda, llevaron a una mayor generación de mediante combustibles fósiles. Por tanto, a pesar del gran aumento en la generación eólica, se estima que las emisiones de CO2 del sector energético se mantuvieron sin cambios en 1.019 millones de toneladas. Sin embargo, las emisiones estacionarias globales en los sectores de comercio de emisiones de la UE aumentaron ligeramente de 1.750 a 1.755 millones de toneladas debido a la mayor producción industrial, especialmente por el aumento de la producción de acero. Junto con los aumentos adicionales en la demanda de gas y petróleo no ETS, se estima que las emisiones globales de gases de efecto invernadero en la UE aumentaron alrededor del 1% en 2017.

• Europa occidental está eliminando gradualmente el carbón, pero Europa Oriental se está apegando a él. Otros tres Estados miembros anunciaron la eliminación del carbón en 2017: Holanda, Italia y Portugal, se unen a Francia y Reino Unido para comprometerse a eliminar el carbón, mientras que los países de Europa del Este se quedan con el carbón. El debate en Alemania, el mayor consumidor de carbón y lignito de Europa, está en curso y solo se decidirá en 2019.

En línea con su firme compromiso medioambiental, Iberdrola ha decidido completar el proceso de cierre de todas sus centrales eléctricas de carbón en el mundo, fuente de energía que representa, actualmente, solo el 1,8% de la capacidad total del grupo, que asciende a 48.062 MW, y el 1,5% de la producción eléctrica en los nueve primeros meses del año en curso: 1.596 GWh vs. 102.494 GWh. En este sentido, la compañía ha solicitado en España la autorización de cierre de las centrales térmicas de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia) ante el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, plantas que suman una potencia de 874 MW, una decisión mediante la que ratifica su compromiso de reducción de la intensidad de emisiones de CO2 en un 50% en el año 2030 respecto a los niveles de 2007 y de ser neutra en carbono en 2050.

En contraste, y como reflejo de su apuesta por las energías limpias y la sostenibilidad energética, el grupo Iberdrola ya cuenta con 28.778 MW de capacidad operativa a través de fuentes renovables de producción de energía, fundamentalmente eólica, tanto terrestre como marina (15.902 MW), e hidroeléctrica (12.756 MW).

En esta línea, recientemente, y junto a otras relevantes compañías eléctricas europeas, Iberdrola ha pedido a la Comisión y Parlamento Europeo que apruebe unos objetivos medioambientales más ambiciosos para el año 2030, incrementando la cuota de energías renovables hasta el 35% frente a la propuesta actual del 27%.

Tras el cierre de las últimas plantas de carbón operativas de Iberdrola, que no incidirá en la seguridad del suministro eléctrico -la compañía cuenta con 5.695 MW de capacidad de respaldo en ciclos combinados de gas-, el porcentaje de la capacidad de producción de electricidad libre de emisiones del grupo quedará en el 68%, elevándose en España hasta el 76%.

En el caso concreto de las centrales españolas de Lada y Velilla, su cierre no afectará al firme y demostrado compromiso de la compañía con el empleo, ya que Iberdrola recolocará al 100% de la plantilla -90 empleados en Lada y 80 en Velilla- tanto en las labores de desmantelamiento de ambas plantas, que se extenderán durante cuatro años desde la fecha de aprobación de cierre por parte del Ministerio de Energía y supondrán una inversión cercana a los 35 millones de euros, como en otras instalaciones de la empresa. Las zonas ocupadas por Lada y Velilla serán objeto de una restauración paisajística.

Cabe recordar que desde el año 2001 la compañía ha clausurado en todo el mundo centrales térmicas que suman casi 7.500 MW de capacidad instalada -ver cuadro adjunto-. Destacan el cierre en 2013 y 2016, respectivamente, de dos grandes centrales de carbón en Reino Unido, Cockenzie y Longannet, cuya potencia conjunta ascendía a 3.600 MW. Asimismo, el desmantelamiento en este periodo de tiempo de casi 3.200 MW de plantas de fuel oil.

Gracias a la progresiva descarbonización de su mix de generación eléctrica, Iberdrola lleva ya más de 15 años siendo un referente mundial en la lucha contra el cambio climático, tras haber realizado inversiones por 90.000 millones de euros en el periodo.

Esto le ha llevado a ser, a día de hoy, líder mundial por potencia eólica terrestre instalada, al tiempo que ha reducido sus emisiones en Europa en un 75% desde el año 2000, alcanzando niveles que están un 70% por debajo de la media de las empresas europeas del sector.

Compromiso contra el cambio climático

Iberdrola aprobó ya en 2009 una Política corporativa contra el cambio climático mediante la que se comprometió a, entre otras medidas, apoyar un objetivo ambicioso global de reducción de emisiones; impulsar el desarrollo de tecnologías eficientes desde el punto de vista de las emisiones de gases de efecto invernadero; abogar por un mercado global de emisiones integrado y equitativo y fomentar un uso eficiente y responsable de la energía, involucrando a todos los grupos de interés relacionados con la compañía.

Asimismo, Iberdrola considera imprescindible para fomentar la reducción de emisiones que se dé una señal real de los precios del CO2 y que esta afecte a todos los sectores económicos. La empresa entiende, además, que con políticas climáticas adecuadas que den señales consistentes al mercado, la lucha para mitigar las emisiones, así como los procesos de adaptación al calentamiento global pueden ser una oportunidad de crecimiento económico.

Finalmente, cabe destacar que la compañía ha trabajado con Naciones Unidas a través de su Convención Marco sobre Cambio Climático y que, como ya ha hecho en ediciones precedentes, está teniendo una presencia activa en la COP 23 que se celebra en estos días en Bonn, de la que es colaborador oficial.

Con la repoblación de 20 hectáreas de monte quemado en la zona de Vall D’Ebo (Alicante), Eurofred ha recibido por segundo año consecutivo el sello de “Cálculo” y “Compenso” por parte del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA). Con la plantación de estos 16.000 nuevos árboles la compañía “Compensa” el 100% de sus emisiones de CO2 a la atmósfera generadas en 2015.

El Sello del MAPAMA, en sus diferentes categorías, reconoce el compromiso con la eficiencia y el medio ambiente de empresas e instituciones. La inclusión de Eurofred en la primera sección del registro de huella de carbono, “Cálculo”, distingue su esfuerzo por calcular su huella de carbono y su compromiso por reducir sus emisiones.

16.000 nuevos árboles

En la nueva plantación y siembra de los nuevos 16.000 árboles se han utilizado dos especies autóctonas de la zona de Alicante: encinas y pinos carrascos en masa mixta para favorecer la diversidad y la protección frente a la erosión hídrica, con una densidad final aproximada de 500 encinas/300 pinos carrascos por hectárea. Las semillas se han recogido en fuentes semilleras cercanas.

Los trabajos de restauración forestal se realizaron por trabajadores de la zona y por personas en riesgo de exclusión social de octubre a diciembre. Con ello, los árboles absorberán el dióxido de carbono, retirando el exceso de CO2 en la atmósfera.

Este es el segundo año consecutivo que Eurofred recibe el sello de “Cálculo” y “Compenso”. En 2016 el MAPAMA ya otorgó a Eurofred la certificación por calcular y compensar sus emisiones de CO2 en 2014 por la plantación de 16.000 árboles en Montserrat (Barcelona). En total en dicha siembra se recuperó un área de 132.000 m2 devastada por incendios forestales.

Compromiso medioambiental

Hace tres años el departamento de Operaciones y Calidad de Eurofred se propuso un reto: borrar la totalidad de la huella de carbono de la compañía. En este objetivo, se han utilizado las herramientas que facilitan el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) para calcular, reducir y compensar.

El objetivo de Eurofred es seguir reforestando zonas forestales quemadas cada año, a la vez que desarrolla una política activa de reducción de las emisiones de CO2 en todas las operaciones de la compañía: flota comercial, oficinas, logística y día a día.

La compañía suiza de tecnología limpia Climeworks se ha asociado con Reykjavik Energy para combinar por primera vez en el mundo la tecnología de captura directa del aire (DAC) con almacenamiento geológico seguro y permanente. Como parte del proyecto CarbFix2, Climeworks demostrará una tecnología de eliminación de carbono segura, económicamente viable y altamente escalable. Este tipo de solución ha sido reconocida como un componente crucial en los esfuerzos para alcanzar los objetivos de calentamiento global.

El proyecto de investigación colaborativa respaldado por la UE se centra en una de las centrales geotérmicas más grandes del mundo en Hellisheidi, Islandia, donde actualmente se inyecta y mineraliza CO2 a escala industrial. En esta planta se instaló un módulo DAC de Climeworks para capturar CO2 del aire ambiente para almacenamiento permanente bajo tierra, creando así una solución de eliminación de carbono.

Se ha iniciado una fase de pruebas durante la cual se captura CO2 del aire ambiente, se une a agua y se envía a más de 700 m bajo tierra. Allí el CO2 reacciona con el lecho basáltico y forma minerales sólidos, creando una solución de almacenamiento permanente. La tecnología de Climeworks extrae y captura CO2 del aire ambiental mediante un filtro patentado. Luego, el filtro se calienta con energía calorífica de baja temperatura de la planta geotérmica para liberar el CO2 puro, que luego se puede almacenar bajo tierra.

Durante el ensayo, Climeworks probará cómo funciona su tecnología con las condiciones climáticas específicas de esta ubicación del suroeste de Islandia. El proyecto CarbFix2 es un gran avance para la tecnología DAC. A principios de este año, la compañía hizo historia con la primera planta de DAC comercialmente viable del mundo cerca de Zurich, que filtra 900 t de CO2 de la atmósfera y la suministra a un invernadero local.

El proyecto CarbFix2

CarbFix2 ha recibido financiación del programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea y está dirigido por la compañía islandesa Reykjavik Energy. Se basa en el proyecto original CarbFix, iniciado en 2007. Otros socios de CarbFix2 son la Universidad de Islandia, CNRS (Toulouse, Francia) y Amphos 21 (Barcelona, España).

El sector privado representa alrededor de la mitad del consumo eléctrico en Europa. Suministrar energía renovable a los consumidores corporativos podría generar reducciones masivas de emisiones de CO2, ahorrar dinero a las empresas y facilitar que las personas inviertan en energía renovable.

Grandes consumidores de energía, como productores de productos químicos y aluminio, TICs y empresas del sector de alimentación y bebidas, se reunieron en Bruselas el pasado 11 de octubre, con productores de energía renovable para estudiar cómo desbloquear este potencial. El evento RE-Source 2017 reunió a líderes de la industria como Google, Mars, IKEA y Alcoa con actores del sector energético: EDF Energies Nouvelles, ENEL Green Power, Envision y Vestas y con responsables políticos.

El volumen de ‘Acuerdos Corporativos de Compra de Energía Renovable’ (PPAs, por sus siglas en inglés), que permiten a las compañías comprar energía renovable directamente de un generador de energía, casi se triplicó en Europa en 2016, con más de 1 GW de potencia contratada. A nivel mundial, más de 100 grandes compañías se han comprometido a elegir electricidad 100% renovable a través de la iniciativa RE100, en conjunto representan 150 TWh de consumo anual.

Sin embargo, en Europa, solo un número limitado de grandes empresas contratan suministro de energía renovable y lo hacen en solo un puñado de países europeos, principalmente Escandinavia y Reino Unido.

Cumplir los objetivos del Paquete de Energía Limpia de la UE será la clave para desbloquear el enorme potencial de crecimiento de los PPAs. Las empresas que desean energía libre de carbono deben poder rastrear el suministro y demostrar que es renovable. También deben valorar los criterios de adicionalidad si han estado invirtiendo explícitamente en nuevas capacidades de energías renovables, contribuyendo así a la consecución de los objetivos generales de la UE. Para hacer esto, necesitan Garantías de Origen (GO) funcionales que estén efectivamente vinculadas con los productores de energías renovables y un sistema que valore las inversiones en potencia renovable adicional. La propuesta de la Comisión Europea para una Directiva de Energías Renovables es insuficiente a este respecto, y esto debe ser abordado por el Parlamento Europeo y el Consejo en la próxima fase de negociaciones.

Además, en muchos países, incluida Alemania, no está claro si la ley realmente permite los PPAs. La nueva Directiva de Renovables requeriría que los gobiernos eliminen las barreras legales a los PPAs. Un marco legal mejor ayudaría a que los PPAs se extiendan a otros mercados, mientras que los contratos más flexibles, que atiendan las necesidades de las pymes, permitirían que los PPAs prosperen más allá de las grandes empresas.

Giles Dickson, CEO de WindEurope, dijo en la sesión de bienvenida: “Los productores de energía eólica pueden suministrar energía barata hoy gracias a las importantes reducciones de costes tecnológicos y operativos en los últimos años. Los PPAs renovables ayudan a las compañías a obtener energía asequible y a precios fijos, lo que reduce su exposición a los costes volátiles de los combustibles fósiles. Pero aún hay barreras para los PPAs. El Paquete de Energía Limpia es una oportunidad para eliminarlos y asegurar que los PPAs realmente puedan florecer.

El Dr. James Watson, CEO de SolarPower Europe, dijo: “Las empresas están buscando cada vez más comprar energía solar como una fuente de energía rentable y competitiva en toda Europa. Debemos actuar ahora para alentar a las empresas y a las empresas solares a trabajar juntas, para acelerar la transición energética europea y facilitar el crecimiento de la energía solar europea.”

Los edificios donde los europeos duermen, comen, compran, aprenden y trabajan, albergan una gran oportunidad de ahorro energético y de reducción de emisiones, especialmente en los denominados sistemas técnicos: calefacción, ACS, refrigeración, ventilación e iluminación. Un reciente estudio de la consultora energética Ecofys, patrocinado por Danfoss, muestra el ahorro energético que se puede obtener mediante una mejor gestión de la energía en los edificios europeos. Un potencial insuficientemente explotado hasta la fecha, que se ha cifrado en 67.000 M€ de ahorro energético en la factura anual de los ciudadanos europeos en 2030, y en una reducción de emisiones de CO2 de 156 Mt. En el marco del estudio se han editado documentos enfocados a diferentes tipos de edificios, en este artículo recogemos las principales conclusiones del estudio en el caso de los supermercados, y algunos de los más recientes casos de éxito de Danfoss en este sector en la Península Ibérica.

Los edificios destinados a supermercados en Europa ocupan un área aproximada de 115 millones de m2. En el marco del estudio se ha realizado la evaluación del potencial de ahorro energético de un
supermercado tipo de 1.025 m2, con un consumo de energía final de 181 kWh/m2a, equipado con caldera de condensación a gas para la calefacción (con recuperación de energía del sistema de refrigeración),
sistemas de ventilación mecánica sin recuperación de calor, sistema de refrigeración y aire acondicionado mediante enfriadoras de comprensión y sistema de iluminación directa e indirecta mediante tubos fluorescentes.

 

Las mejoras en sistemas técnicos en este supermercado tipo arrojaron la posibilidad de alcanzar un ahorro energético del 45%, que se traduce en algo más de 8.000 €/año, con una inversión de alrededor de 36.000 €, que se amortizaría en unos 4,5 años. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2017

CaixaBank ha contribuido a poner en marcha una planta de cogeneración de biomasa en Viñales (Chile), como vía para compensar las emisiones de CO₂ derivadas de su actividad durante el año pasado. El cálculo de su huella de carbono y el apoyo a proyectos que contribuyan a neutralizarla es una de las acciones que materializa el compromiso de CaixaBank con la conservación del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.

La entidad financiera realiza cada año un inventario de sus emisiones de gases de efecto invernadero generadas como consecuencia de su actividad corporativa para calcular la huella de carbono y establecer acciones dirigidas a reducirla progresivamente. Además, la entidad ha puesto en marcha una iniciativa ambiental para convertirse en el primer banco de España y uno de los primeros de Europa que compensa el 100% de las emisiones calculadas de CO₂ derivadas del conjunto de su actividad. El objetivo es convertirse, antes de finales de 2018, en entidad “Carbon neutral” en referencia al alcance calculado de su huella de carbono.

 

El proyecto escogido por CaixaBank para compensar 22.949 t de CO₂ emitidas a la atmósfera contribuirá al crecimiento sostenible de Chile al suministrar electricidad verde a partir de biomasa. La actividad del proyecto de Viñales generará una nueva inyección de energía limpia a la red eléctrica local y logrará un beneficio adicional de reducción de gases de efecto invernadero (GEI).

El proyecto ha generado 300 puestos de trabajo durante la construcción de la planta y actualmente emplea a 34 personas de manera estable. Además, la comunidad local se beneficia de un sistema para fomentar la relación con el entorno que tiene como objetivo, construir y mantener relaciones permanentes de confianza y de beneficio mutuo con la comunidad, buscando la creación de valor económico, social y ambiental.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, ha afirmado que “CaixaBank asienta la gestión de su negocio, sus proyectos, productos y servicios en el respeto y la protección del entorno, lo que implica un firme compromiso con la conservación del medio ambiente, la mejora de la eficiencia energética y el fomento de un modelo de desarrollo sostenible.

En este sentido, Gortázar ha añadido que “en CaixaBank somos conscientes del impacto que genera nuestra actividad en la sociedad y el entorno y por ello, incorporamos a nuestra gestión los criterios ESG (Environmental, Social & Governance), que constituyen la base del consenso internacional de lo que es una empresa responsable. En definitiva, trabajamos para crear valor compartido para nuestros grupos de interés de acuerdo a los valores de la entidad -calidad, confianza y compromiso social-, con el objetivo de contribuir al desarrollo de una sociedad más justa y con mayor igualdad de oportunidades”.

Viñales-6Reforestación de terreno improductivo en Burgos

Además, CaixaBank ha compensado otras 15 t de CO₂ a través del apoyo a un proyecto de reforestación de terreno improductivo en Santa María del Campo (Burgos). Se trata de una parcela de 7,5 ha que comprende los valles y páramos de los ríos Pisuerga, Dureo, Esgueva, Jaramiel, Arlanza y Durantón, entre las provincias de Valladolid, Palencia, Burgos y Segovia. La reforestación de este terreno contribuye a mitigar el riesgo de desertificación y provoca un aumento de la biodiversidad en la zona.

En total, CaixaBank ha compensado un total de 22.964 t de CO₂, generadas por el uso de combustibles, los gases de refrigeración y el consumo de energía eléctrica en su red de oficinas y en sus servicios centrales durante 2016, de acuerdo con las mediciones de la huella de carbono efectuadas por la entidad. Estas emisiones suponen el 63,5% de las calculadas por la entidad, que alcanzará la condición de “Carbon neutral” el año que viene, compensando el total de emisiones asociadas al conjunto de su actividad. Para garantizar la transparencia y trazabilidad de la compensación de emisiones, CaixaBank adquiere créditos a través de proyectos del mercado voluntario de emisiones aprobados por el VCS (Verified Carbon Standard).

CaixaBank, pionera en la lucha contra el cambio climático

CaixaBank es una de las entidades financieras líderes en la lucha contra el cambio climático a nivel global. Gracias a sus políticas medioambientales, el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha otorgado a CaixaBank el sello “Calculo + Reduzco + Compenso” del Registro de Huella de Carbono. De este modo, CaixaBank se convierte en la primera entidad financiera en conseguir este sello que sirve para distinguir a aquellas organizaciones que calculan su emisión de CO₂ y cuentan con un plan de reducción de emisiones, calculándolas y compensándolas.

CaixaBank cuenta con un Plan Ambiental trianual (2016-2018), especialmente enfocado en la lucha contra el cambio climático. Entre las actuaciones destacadas de este plan figura el objetivo de que, en 2018, el 100% del consumo eléctrico provenga de energías renovables. De hecho, CaixaBank es la primera organización española incluida en la lista RE100 (junio 2016), una iniciativa que pretende incrementar la demanda y el suministro de energías limpias.

Por último, CaixaBank ha implantado diversas medidas para reducir el impacto ambiental de su actividad, entre las que cabe destacar la reducción del consumo de papel mediante la promoción del soporte digital y el uso exclusivo de papel reciclado; la sustitución de rótulos e iluminación de recintos 24 horas en la red de oficinas por otros con LEDs; o el diseño ecoeficiente de las nuevas edificaciones.

0

La logística es un elemento clave en la percepción de calidad del cliente y de su satisfacción y así lo entendió Eurofred en 2009, poniendo en marcha un proyecto de renovación logística estructurado sobre 3 grandes pilares: la reducción de los costes logísticos respecto a la venta, la rapidez del servicio y la calidad de la entrega, situando por debajo del 1‰ los paquetes defectuosos o averiados. Hoy Eurofred es líder en eficiencia logística en su sector. Mueve alrededor de un millón de unidades entregadas a cliente al año, con un coste óptimo del transporte en la actividad y minimizando el impacto medio ambiental, que se ha reducido en un 27% en los últimos 4 años.

El punto de partida fue una estructura logística “de los ochenta” compleja de gestionar y con 22 almacenes en España. En 2010 se inició un proceso de concentración y actualmente Eurofred dispone de 60.000 metros cuadrados, en 3 almacenes, el principal, de 50.000 metros cuadrados en Tarragona. Además, puso en marcha un programa de entrega directa al distribuidor desde origen.

 

En paralelo, Eurofred ha optimizado los procedimientos de manipulación de la mercancía en almacén integrando a sus operadores logísticos y de transporte, lo que le ha permitido reducir en 200 km el recorrido por cada camión, bajando costes y la emisión de CO2 a la atmósfera.

Actualmente, Eurofred cuenta con 3 almacenes en España- Tarragona, Sevilla y Las Palmas de Gran Canaria-, dos en Italia, uno en Francia, y otros dos en Marruecos y Chile respectivamente, con picos que superan los 400 contenedores de entrada y 70.000 uds expedidas al mes.

Cuadro de Mando

La compañía dispone actualmente de un Cuadro de Mando que permite controlar y mejorar los indicadores de los pilares estratégicos. Actualmente, el 95% de las expediciones se entregan en plazo a cliente en 48 horas. En breve, Eurofred iniciará la migración de sus sistemas a SAP con el objetivo de optimizar aún más el proceso.

Re-Using and Sharing

En esta búsqueda de la excelencia, Eurofred puso en marcha en 2014 un innovador proyecto para reducir los costes de transporte y las emisiones de CO2 a la atmósfera, basado en la reutilización, con otras empresas, de los contenedores que llegan o salen de sus almacenes, evitando que “viajen en vacío. El centro logístico de Eurofred en Tarragona mueve más de 3.000 contenedores al año y gracias a esta iniciativa se está compartiendo el 15% de los contenedores, reduciendo drásticamente las emisiones de CO2.

Edificio de El Corte Inglés e Hipercor en Guadalajara

El Corte Inglés ha reforzado su política medioambiental con medidas para racionalizar los consumos (materiales, agua, energía), disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la gestión de residuos. La compañía mantiene una preocupación constante por el medio ambiente y esto le ha llevado a mejorar de forma permanente aquellos impactos relacionados con la actividad comercial. El factor de mayor incidencia en el cálculo de la huella de carbono lo constituyen las emisiones indirectas asociadas al consumo energético. En el último año, la compañía ha reducido el consumo eléctrico y ha evitado la emisión de más de 14.000 t de CO2 equivalente.

Por todo ello, la compañía trabaja para reducir el impacto de los materiales que utiliza, prestando especial atención a la reutilización y minimización de los embalajes. Por este motivo, se ha reforzado el plan de sustitución de bolsas de un solo uso, ofreciendo al cliente otras alternativas según la norma UNE 53942, o hechas de otros materiales, como las bolsas de papel.

 

El Corte Inglés participa en los Planes Empresariales de Prevención de Ecoembalajes España. Desde hace ya varios años la compañía trabaja mano a mano con sus proveedores para que los materiales de embalaje que se utilizan sean los más adecuados desde el punto de vista medioambiental. Se han realizado acciones de sustitución de determinados envases por otros de menor impacto ambiental y se ha potenciado la introducción de materiales retornables.

La política medioambiental de El Corte Inglés también ha avanzado especialmente en medidas que hacen que los materiales utilizados sean más sostenibles y respetuosos con el entorno. La certificación FSC, que garantiza la procedencia de bosques sostenibles para papel y cartón ha aumentado y en la actualidad la compañía edita 760.500 ejemplares de catálogos impresos en papel certificado, como los de Navidad, campañas de primavera o verano, pero también guías de hostelería, tiques de aparcamiento, sobres de facturación, folletos etc…

En cuanto al plan de eficiencia energética, El Corte Inglés avanza en las tecnologías de iluminación, frío comercial, climatización y sistemas de control de los centros comerciales buscando alternativas más eficientes. Tras la incorporación de puertas y tapas a los muebles de congelados y refrigerados que permiten ahorrar hasta un 50% del consumo energético, la compañía ha puesto en marcha un proyecto denominado “retrofit”. Esta iniciativa está suponiendo la modernización tecnológica de los muebles existentes, adaptando su rendimiento y mejorando la eficiencia energética.

En cuanto al Plan de Gestión Sostenible del Agua, se está trabajando en mejorar la calidad de los vertidos. Los centros comerciales han incorporado nuevas técnicas de tratamiento de aguas residuales, que consisten en sistemas ecológicos de fermentación microbiana. Esto supone una reducción de los vertidos. La compañía ha hecho también ajustes del régimen de funcionamiento de las torres de refrigeración, sustituyendo el anterior por un sistema de consumo estacional adaptado a cada centro comercial. También se han instalado grifos más eficientes dotados de temporizador y con caudal ajustable.

El Corte Inglés también cuida la correcta gestión de residuos para minimizar el impacto sobre el medioambiente. Una vez segregados, se reciclan, obteniendo así nuevos materiales aptos para los procesos de fabricación.

En cuanto a la información y facilidad que se le da al cliente para que colabore con el medioambiente, hay que destacar la retirada del domicilio del cliente de electrodomésticos usados y la recepción en los centros comerciales de pequeños aparatos eléctricos que ya no se usan,  para que sean entregados a gestores finales y puedan ser reciclados.

Estas iniciativas se enmarcan dentro de la política que El Corte Inglés ha defendido siempre de respeto hacia el medioambiente, ahorro de energía y correcta gestión de los residuos.

COMEVAL