Tags Posts tagged with "dependencia energética"

dependencia energética

La Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico, AEDIVE, y la Asociación de Empresas de Energías Renovables, APPA Renovables, han suscrito un acuerdo de colaboración para fomentar el uso de electricidad renovable en el vehículo eléctrico. Para las dos asociaciones, la sostenibilidad en el transporte eléctrico debe incentivar medidas que aseguren una mayor participación de las renovables en el mix eléctrico y el incentivo del autoconsumo como una herramienta de reducir la dependencia energética en el transporte.

España debe hacer un esfuerzo en los tres próximos años para alcanzar sus objetivos europeos de energías renovables. En la actualidad, gran parte de los esfuerzos se están traduciendo en un impulso a la electricidad renovable, mientras que los llamados “sectores difusos” no están alcanzando los porcentajes de renovables esperados. El sector transporte es uno de los sectores que deben aún realizar un mayor esfuerzo para alcanzar los objetivos nacionales de energía renovable. Por ello, APPA Renovables y AEDIVE han firmado un acuerdo de colaboración para impulsar el uso de energías renovables en el mix que alimente el vehículo eléctrico.

Renovables y movilidad eléctrica: simbiosis perfecta

El vehículo eléctrico y las energías renovables suponen el complemento perfecto: una mayor flota de vehículos eléctricos permitiría mejorar la gestionabilidad del sistema eléctrico y una mayor penetración de renovables hará al vehículo eléctrico realmente sostenible,” ha explicado Arturo Pérez de Lucía, Director Gerente de AEDIVE. “Si se dan las señales de precio adecuadas para que los vehículos eléctricos puedan recargarse en horas valle, se incrementará la eficiencia del sistema eléctrico y asegurará una mejor integración de energías renovables, más aún si se impulsan puntos de recarga alimentados con estas energías. Ambas asociaciones estamos seguros de que la simbiosis entre renovables y vehículo eléctrico permitirá mejorar la eficiencia energética del sector transporte nacional,” ha declarado Pérez de Lucía.

El Director General de APPA Renovables, José María González Moya, ha resaltado también las ventajas que un impulso combinado de la generación renovable y el vehículo eléctrico tendrían para la sociedad. “Al impulsar el vehículo eléctrico estamos mejorando la calidad del aire en las ciudades, lo cual mejora la salud, pero debemos ir un paso más allá y saber qué hay detrás del enchufe. Los objetivos de descarbonización y de porcentaje de renovables, hacen necesario reclamar que la electricidad que alimente a los vehículos eléctricos sea renovable en un alto porcentaje,” ha comentado González Moya. Según el Director General de APPA Renovables, “hoy los costes de muchas renovables permiten una competencia real en precio y esto va a ir a más. Adicionalmente, renovables como la fotovoltaica pueden potenciar el autoconsumo y la generación distribuida para nuestro transporte, dotando al consumidor de mayor autonomía. Apostar por el vehículo eléctrico sostenible es también asegurarnos un precio del transporte controlado y barato,” ha concluido José María González Moya.

Los recientes anuncios de compañías como Volvo, cuyos vehículos contarán con algún tipo de motor eléctrico en solo DOS años; o de países como Francia, que en 2040 dejará de comercializar vehículos de gasolina o diésel; marcan un fuerte calendario de adopción del vehículo eléctrico. La diferencia en sostenibilidad, seguridad de suministro, balanza comercial y precio, la marcará la forma de generación eléctrica que alimente a estos vehículos.

Incluso 132 años después de la puesta en servicio de la primera central de cogeneración, Pearl St Station, 130 kW, en la isla de Manhattan, sigue siendo necesario explicar la cogeneración. Los 6.000 MW construidos en España desde hace 30 años tampoco parecen haber servido para demostrar lo que, a ojos de casi todo el mundo, resulta una evidencia: la cogeneración es una energía limpia, distribuida, que reduce pérdidas en el sistema, que fomenta la competitividad, que atiende demandas reales, que evita inversiones en generación, transporte y distribución, que incrementa la seguridad de suministro y que reduce la dependencia energética.

Sorprenden y disgustan los pasos de cangrejo que seguimos dando en España, los palos en las ruedas que descaradamente se van colocando para frenar la cogeneración, el desinterés por conocer y entender esta tecnología, demostrado a través del cínico RD 900/2015, que osa enunciar que: “La generación distribuida presenta beneficios para el sistema, fundamentalmente en lo relativo a reducción de pérdidas de la red en los supuestos en los que las instalaciones de generación se encuentren cerca de los puntos de consumo y reduzcan los flujos de energía por la red, suponiendo además una minimización del impacto de las instalaciones eléctricas en su entorno” para, después, desarrollar una serie de trabas que, en la práctica, contribuyen al mantenimiento del oligopolio eléctrico e imposibilitan el desarrollo de esta generación distribuida, penalizándola económica y administrativamente.

 

El agravio es más acusado si acudimos al desarrollo legislativo mexicano: desde hace ya más de un año, México está preparando una ambiciosa Reforma Energética orientada a una plena liberalización del mercado y al fomento de la sostenibilidad económica y medioambiental de esta actividad. Y dentro de este conjunto, la cogeneración aparece como un elemento fundamental para contribuir al cumplimiento de estos objetivos, siempre bajo preceptos tecnológicamente coherentes, que deben ofrecer capacidad de incentivar y modular el crecimiento en las instalaciones y de verificar el cumplimiento de los objetivos establecidos a nivel nacional. En este sentido, la Comisión Reguladora de Energía se percibe como pilar básico en el impulso de este desarrollo normativo simple y coherente, del que tan huérfanos nos sentimos en España, y al que, ojalá, algún día podamos acercarnos. Leer más…

Raimon Argemí
Director de Consultoría y Promoción de AESA y Administrador de ASESORÍA ENERGÉTICA CHP MEXICO, SA de CV y de AESA COLOMBIA, SAS.

Artículo publicado en: FuturENERGY Octubre 2016

El pasado 16 de febrero la Comisión Europea presentó su primera estrategia para optimizar la calefacción y refrigeración de edificios e industrias. La Estrategia Europea de Calefacción y Refrigeración es la primera iniciativa de la UE que aborda la energía utilizada para calefacción y refrigeración en los edificios y la industria, que representa el 50% del consumo energético anual en la UE. Consiguiendo un sector más inteligente, eficiente y sostenible, se reducirán las importaciones y la dependencia energética, los costes y las emisiones. La Estrategia es una acción clave en el marco de la Unión Energética y contribuirá a mejorar la seguridad de suministro en la UE y a cumplir la agenda climática tras los acuerdos del COP-21.

El término calefacción y refrigeración engloba la energía que se necesita para calentar y refrigerar los edificios, ya sean residenciales o del sector servicios (por ejemplo colegios, hospitales, edificios de oficinas). También incluye la energía necesaria en casi todos los procesos industriales, así como el enfriamiento y refrigeración en el sector servicios, como por ejemplo en el sector de distribución (por ejemplo para preservar los alimentos a lo largo de la cadena de suministro, desde su producción al supermercado y hasta el cliente).

Actualmente, el sector representa el 50% del consumo energético anual de la UE, representa el 13% del consumo total de petróleo y el 59% del consumo total de gas en la UE (solo uso directo), lo que es igual al 68% de todas las importaciones de gas. Ello se debe principalmente a que los edificios europeos son antiguos, lo que implica varios problemas, entre los que se incluyen:

  • Casi la mitad de los edificios de la UE tiene calderas instaladas antes de 1992, con una eficiencia inferior al 60%.
  • El 22% de las calderas de gas, el 34% de los calentadores eléctricos, el 47% de las calderas de petróleo y el 58% de las calderas de car¬bón son más antiguas que su vida útil técnica.
  • . Leer más…

    Artículo publicado en: FuturENERGY Marzo 2016

    La dependencia energética en su punto más bajo en 9 estados miembros.  La dependencia energética de la Unión Europea  se situó en 2014 en el 53,4%, lo que significa que la UE necesitó importar más de la mitad de la energía que se consumió en el 2014.

    La dependencia energética de la UE fue mayor en 2014 que en 1990, pero ligeramente inferior a su punto más alto registrado, en 2008. La evolución de la dependencia energética de la UE no ha sido constante entre 1990 y 2014, sin embargo, se ha mantenido constantemente por encima del 50% desde 2004 .

    La dependencia energética varía ampliamente entre los estados miembros, con la mitad de ellos dependiendo principalmente de las importaciones para su consumo en 2014, mientras que para la otra mitad, la tasa de dependencia energética se situó por debajo del 50%.baja2

    Estas cifras han sido publicadas por Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, junto con la publicación de los resultados detallados anuales de 2014 sobre el suministro, transformación y consumo de energía en la UE. Estos se complementan además con una publicación sobre el ahorro de energía en la UE.

    Un consumo energético en aumento y una dependencia energética también creciente de hogares, empresas y servicios imponen la necesidad de contar con un sistema de distribución fiable y robusto. En este sentido, Schneider Electric participa en el proyecto GreenLys, la primera red inteligente a escala real en Francia. La compañía ha desarrollado juntamente con los principales actores del panorama energético francés dos plataformas experimentales a escala real en las ciudades de Lyon y Grenoble, involucrando en el proyecto a 1.000 hogares y 40 edificios. El objetivo es estandarizar y exhibir una red inteligente completamente funcional hacia el 2015, preparando el escenario para un despliegue generalizado.

    El proyecto está testeando soluciones innovadoras desde la generación de la energía hasta su consumo. A nivel de la red, esto incluye nuevas herramientas de análisis, equipamiento de automatización de subestaciones de nueva generación y comunicación con sensores inteligentes instalados en las áreas de consumo. Más allá, la red incorporará también generación de energía basada en renovables o en gas natural, así como la capacidad de utilizar energía almacenada en vehículos eléctricos.

    Destaca especialmente la contribución de Schneider Electric en dotar a la red inteligente de la capacidad de reconfigurarse automáticamente en caso de corte de servicio. Es lo que se conoce como self-healing: la habilidad del sistema para detectar que no está operando correctamente y, sin necesitar intervención humana, hacer los ajustes necesarios para volver a la normalidad. En este sentido, el proyecto GreenLys es seguro y robusto, minimizando los cortes y la duración de los mismos. En menos de 20 segundos, es capaz de localizar la incidencia, aislarla y reconectar a los consumidores.

    Artículo publicado en: FuturENERGY Abril 2015

    Ecuador está llevando a cabo inversiones y reformas en el sector energético que están siendo acompañadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

    Estas acciones buscan fortalecer las instituciones del sector, reforzar la sostenibilidad del sistema eléctrico, reducir su actual dependencia del uso de combustibles fósiles, ampliar el acceso a la energía en comunidades rurales, y avanzar en la estrategia de interconexión eléctrica regional.

    El fortalecimiento y modernización del sector energético, en concreto, el subsector eléctrico permitirá, implementar la iniciativa nacional para el desplazamiento del uso de gas licuado de petróleo por electricidad, reduciendo así el consumo de combustibles fósiles en el sector residencial.

    Una apuesta de la nueva normativa de rehabilitación

    REDES URBANAS DE CALOR Y FRÍO

    Las ventajas que presentan las redes de calor y frío en términos de eficiencia, sostenibilidad medioambiental, calidad de la energía suministrada y generación de empleo, representan una oportunidad de futuro para un país con dependencia energética como lo es el nuestro, que no puede ser desaprovechada. Recordemos que las redes urbanas de calor y frío son una forma cómoda y sostenible de calentar o enfriar el ambiente y el agua caliente sanitaria, pudiendo abastecer a edificios residenciales, públicos y comerciales.

    La idea fundamental que subyace al concepto de calefacción de distrito es aprovechar el excedente (que, de otro modo, se desperdiciaría) procedente de la producción de energía, del refinado de combustibles fósiles y biocombustibles y de diferentes procesos industriales. Además, una red de calefacción de distrito puede aprovechar varios tipos de energías renovables (biomasa, energía geotérmica, energía térmica solar). La refrigeración urbana es una solución de refrigeración medioambientalmente optimizada, que utiliza recursos locales naturales para producir refrigeración en el lugar y en el momento en que se necesita.

    El cliente está conectado a la producción de refrigeración a través de una red de tuberías por la que se suministra agua fría a los edificios, donde el frío que va perdiendo hace que la temperatura del interior baje. Las propias características de la red: aprovechamiento de excedentes y de energías renovables, así como la utilización de recursos locales naturales, hacen de la implantación de redes la forma más sostenible y eficiente de distribución de energía urbana.

    Artículo publicado en: FuturENERGY Mayo 2014

    Queda muy poca gente que piense que el futuro energético del planeta no pasa por un uso generalizado de las energías renovables, siendo cada vez más explícita la apuesta de muchos gobiernos de todo el mundo por las renovables. Ya sea por motivos de recurso, con el objetivo de obtener menor dependencia energética y mayor seguridad de suministro, o por razones económicas y ambientales, año a año vemos como la inversión en renovables aumenta y se extiende por nuevos mercados.

    Sin embargo, también nos encontramos desgraciadamente lugares en donde se quieren poner puertas al campo, obligando a pagar absurdos peajes a su expansión natural protegiendo el negocio de las compañías energéticas tradicionales.

    Dentro del mix de energías renovables, además de la hidráulica, la eólica y la fotovoltaica son a día de hoy las más implantadas, con alrededor de 300 y 100 GW respectivamente. Ya se consideran tecnologías
    maduras capaces de competir en muchos mercados con generación convencional. La instalación de eólica y fotovoltaica se ha producido fundamentalmente, además de en China, en Europa y Norte América, donde la generación con estas fuentes se utiliza como “fuel saver”, desplazando generación convencional (ciclos combinados y carbón).

    Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2014

    Son ya seis, sí seis, los años en los que los gobiernos de turno, tanto este del PP como el anterior del PSOE, se empeñan en trasladar al Boletín Oficial del Estado su error, su tremendo error de diagnóstico sobre los males de nuestro sistema eléctrico, mientras siguen ignorando los principales problemas del conjunto de nuestro sistema energético: la dependencia energética del exterior y su reflejo en nuestro balanza comercial, las emisiones de Gases de Efecto Invernadero o la pobreza energética que se ha convertido en una lacra que debería avergonzarnos como sociedad. El error de diagnóstico no es otro que culpar a las primas a las renovables de ese perverso problema inventado en su día por los políticos con el beneplácito de las compañías eléctricas y conocido como “déficit de tarifa”.

    Seis años de frenazo al desarrollo de las renovables y recortes a su retribución no han conseguido eliminar ese déficit, pero sí destruir uno de los pocos sectores con proyección futura en el que España figuraba en vanguardia y era reconocido como líder en todo el mundo.

    Seis años después cientos de empresas del sector han cerrado, se han perdido más de cuarenta mil empleos, decenas de miles de inversores en fotovoltaica están al borde de la quiebra, las inversiones
    en renovables han descendido en España entre 2012 y 2013 un 98% y el prestigio de nuestro país está por los suelos, lastrado por la retroactividad normativa que nos convierte en un paraíso de la inseguridad jurídica. Enfrente, las grandes corporaciones eléctricas, que en su día inventaron y difundieron con todos sus medios –que son muchos– el eslogan de que “las renovables son caras”, mantienen
    sus niveles de beneficios pese a la crisis, pese a la reducción de la demanda y con unos márgenes que duplican los de las grandes compañías eléctricas europeas.

    Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2014

    De las estaciones convencionales a los puntos de recarga renovables. E.ON lidera en España el proyecto RECARGO, una iniciativa que impulsa la movilidad eléctrica con energías limpias y propone una solución sostenible a la dependencia energética exterior y al efecto invernadero.

    E.ON, Urbaser y Circutor han puesto en marcha el proyecto RECARGO, una demostración de la gestión eficiente de servicios energéticos B2B en la recarga de flota de vehículos eléctricos con energía renovable. RECARGO supone una apuesta firme por la promoción de la movilidad eléctrica en España y consigue integrar las energías limpias en el sistema de manera eficiente y segura.

    Con el objetivo de disminuir la dependencia energética del país y las emisiones de CO2 a la atmósfera, E.ON, junto a sus socios españoles Urbaser y Circutor, ha desarrollado un proyecto que consigue
    integrar las energías verdes en la movilidad eléctrica y aprovecharlas como fuentes autóctonas de alimentación ajenas a las fluctuaciones de los mercados exteriores. RECARGO –Renewables, Electric CARs & Grid Optimization– es una iniciativa que, además de optimizar los procesos de carga y reducir así sus costes operativos, contribuye a minimizar las emisiones de CO2 a la atmósfera.

    Artículo publicado en: FuturENERGY Noviembre 2013

    SEDICAL
    COMEVAL