Tags Posts tagged with "emisiones"

emisiones

El sector privado representa alrededor de la mitad del consumo eléctrico en Europa. Suministrar energía renovable a los consumidores corporativos podría generar reducciones masivas de emisiones de CO2, ahorrar dinero a las empresas y facilitar que las personas inviertan en energía renovable.

Grandes consumidores de energía, como productores de productos químicos y aluminio, TICs y empresas del sector de alimentación y bebidas, se reunieron en Bruselas el pasado 11 de octubre, con productores de energía renovable para estudiar cómo desbloquear este potencial. El evento RE-Source 2017 reunió a líderes de la industria como Google, Mars, IKEA y Alcoa con actores del sector energético: EDF Energies Nouvelles, ENEL Green Power, Envision y Vestas y con responsables políticos.

El volumen de ‘Acuerdos Corporativos de Compra de Energía Renovable’ (PPAs, por sus siglas en inglés), que permiten a las compañías comprar energía renovable directamente de un generador de energía, casi se triplicó en Europa en 2016, con más de 1 GW de potencia contratada. A nivel mundial, más de 100 grandes compañías se han comprometido a elegir electricidad 100% renovable a través de la iniciativa RE100, en conjunto representan 150 TWh de consumo anual.

Sin embargo, en Europa, solo un número limitado de grandes empresas contratan suministro de energía renovable y lo hacen en solo un puñado de países europeos, principalmente Escandinavia y Reino Unido.

Cumplir los objetivos del Paquete de Energía Limpia de la UE será la clave para desbloquear el enorme potencial de crecimiento de los PPAs. Las empresas que desean energía libre de carbono deben poder rastrear el suministro y demostrar que es renovable. También deben valorar los criterios de adicionalidad si han estado invirtiendo explícitamente en nuevas capacidades de energías renovables, contribuyendo así a la consecución de los objetivos generales de la UE. Para hacer esto, necesitan Garantías de Origen (GO) funcionales que estén efectivamente vinculadas con los productores de energías renovables y un sistema que valore las inversiones en potencia renovable adicional. La propuesta de la Comisión Europea para una Directiva de Energías Renovables es insuficiente a este respecto, y esto debe ser abordado por el Parlamento Europeo y el Consejo en la próxima fase de negociaciones.

Además, en muchos países, incluida Alemania, no está claro si la ley realmente permite los PPAs. La nueva Directiva de Renovables requeriría que los gobiernos eliminen las barreras legales a los PPAs. Un marco legal mejor ayudaría a que los PPAs se extiendan a otros mercados, mientras que los contratos más flexibles, que atiendan las necesidades de las pymes, permitirían que los PPAs prosperen más allá de las grandes empresas.

Giles Dickson, CEO de WindEurope, dijo en la sesión de bienvenida: “Los productores de energía eólica pueden suministrar energía barata hoy gracias a las importantes reducciones de costes tecnológicos y operativos en los últimos años. Los PPAs renovables ayudan a las compañías a obtener energía asequible y a precios fijos, lo que reduce su exposición a los costes volátiles de los combustibles fósiles. Pero aún hay barreras para los PPAs. El Paquete de Energía Limpia es una oportunidad para eliminarlos y asegurar que los PPAs realmente puedan florecer.

El Dr. James Watson, CEO de SolarPower Europe, dijo: “Las empresas están buscando cada vez más comprar energía solar como una fuente de energía rentable y competitiva en toda Europa. Debemos actuar ahora para alentar a las empresas y a las empresas solares a trabajar juntas, para acelerar la transición energética europea y facilitar el crecimiento de la energía solar europea.”

Los edificios donde los europeos duermen, comen, compran, aprenden y trabajan, albergan una gran oportunidad de ahorro energético y de reducción de emisiones, especialmente en los denominados sistemas técnicos: calefacción, ACS, refrigeración, ventilación e iluminación. Un reciente estudio de la consultora energética Ecofys, patrocinado por Danfoss, muestra el ahorro energético que se puede obtener mediante una mejor gestión de la energía en los edificios europeos. Un potencial insuficientemente explotado hasta la fecha, que se ha cifrado en 67.000 M€ de ahorro energético en la factura anual de los ciudadanos europeos en 2030, y en una reducción de emisiones de CO2 de 156 Mt. En el marco del estudio se han editado documentos enfocados a diferentes tipos de edificios, en este artículo recogemos las principales conclusiones del estudio en el caso de los supermercados, y algunos de los más recientes casos de éxito de Danfoss en este sector en la Península Ibérica.

Los edificios destinados a supermercados en Europa ocupan un área aproximada de 115 millones de m2. En el marco del estudio se ha realizado la evaluación del potencial de ahorro energético de un
supermercado tipo de 1.025 m2, con un consumo de energía final de 181 kWh/m2a, equipado con caldera de condensación a gas para la calefacción (con recuperación de energía del sistema de refrigeración),
sistemas de ventilación mecánica sin recuperación de calor, sistema de refrigeración y aire acondicionado mediante enfriadoras de comprensión y sistema de iluminación directa e indirecta mediante tubos fluorescentes.

 

Las mejoras en sistemas técnicos en este supermercado tipo arrojaron la posibilidad de alcanzar un ahorro energético del 45%, que se traduce en algo más de 8.000 €/año, con una inversión de alrededor de 36.000 €, que se amortizaría en unos 4,5 años. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2017

0

España necesita un impulso legislativo importante en materia medioambiental. Consciente de ello, el gobierno español está inmerso estos meses en la creación de la Ley de Cambio Climático y Transición energética. En este contexto Sedigas, la Asociación Española del Gas, quiere poner de relevancia el papel clave del gas como energía limpia para conseguir la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Así pues, España podría alcanzar los objetivos de descenso de CO2 poniendo en marcha varias acciones de implantación rápida y bajo coste donde el gas natural es protagonista.

 

Las propuestas que plantea Sedigas para la futura Ley española de cambio climático y poder avanzar así en objetivos ambiciosos hacia un futuro descarbonizado son las siguientes:

1. Establecer un modelo energético sostenible económicamente, que ayude a conseguir los objetivos de cambio climático, que mejore la calidad del aire y que contribuya a aumentar la seguridad de suministro y a crear nuevas oportunidades de crecimiento y empleo

  • Priorizar las acciones con tecnologías probadas y de coste asumible.
  • Promocionar la sustitución de combustibles por otros menos contaminantes.
  • Aprovechando al máximo las infraestructuras existentes. España ya ha acometido inversiones en infraestructuras gasistas que permiten a día de hoy la diversidad de suministros.
  • Disponer de un precio del CO2 que siga permitiendo el desarrollo económico de la industria.

2. La calidad del aire co-protagonista de los planes de acción sobre transición energética y cambio climático

Además del cambio climático, la preocupación social se centra en la baja calidad del aire de las grandes ciudades y su consecuencia en la salud de sus habitantes. El gas natural es intrínsecamente un combustible limpio; garantiza una combustión libre de partículas y con cero emisiones de NO2. Este óxido de nitrógeno es precisamente junto con las partículas, lo que determina la mala calidad del aire en nuestras ciudades.

3. Utilizar las fortalezas del gas en la transición hacia una economía baja en carbono en sectores como el transporte, el residencial y el de generación

  • La sustitución por gas de otras tecnologías más contaminantes reduce las emisiones de GEI de forma económicamente sostenible; es fácil a corto plazo, con impacto inmediato.
  • Cambiar a sistemas modernos de calefacción a gas es una forma rápida y barata de reducir las emisiones del sector residencial hasta en un 55%. Las calderas de condensación presentan hasta un 65% más de eficiencia que sus tecnologías competidoras.
  • Poner en valor los ciclos combinados como garantes de la estabilidad del sistema eléctrico, ya que el binomio gas y renovables es una solución de futuro. Los ciclos combinados constituyen el mayor garante de estabilidad del sector de generación dado que aportan firmeza, flexibilidad y una potencia ya instalada. A su vez, es una tecnología limpia dado que aumentar la generación a gas disminuiría las emisiones hasta en un 66%.

4. Combustible alternativo para transporte marítimo y terrestre

  • Facilitar el desarrollo de infraestructuras.
  • Apoyo al desarrollo para su introducción en el mercado.

El sector del transporte, tanto terrestre como marítimo, es responsable del 38% (año 2014) de las emisiones de los sectores difusos. La utilización del gas natural en el transporte terrestre y marítimo podría reducir rápidamente hasta un 25% esta cifra.

El gas en el transporte le lleva a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 23% comparadas con la gasolina y en un 7% comparadas con el diésel. En los camiones y autobuses, los beneficios frente al diésel son de un 16% con GNC (Gas Natural Comprimido) y de un 15% en el caso del GNL (Gas Natural Licuado). En ambos casos las emisiones son las asociadas a toda la cadena de suministro del gas (-WTW- Well to Wheel). En cuánto al sector marítimo, los beneficios globales (-WTP-Well to propeller) alcanzan un 21% comparados con el tradicional HFO (Heavy fuel oil).

5. Gas renovable

  • Producción local.
  • Resuelve problema del medioambiente.
  • Reduce la dependencia energética.

El uso del gas renovable, biometano, procedente de fuentes renovables proporciona ventajas adicionales en la senda de la descarbonización de la movilidad ya que inyectando un 20% de gas renovable en el sistema de distribución, reduciría un 36% de emisiones globales de GEI en comparación con los combustibles derivados del petróleo.

La producción de biometano también es un gran nexo de unión para la economía circular, proporcionando una nueva e inteligente vía de producir un combustible limpio y de gran calidad a partir de desechos orgánicos locales. “Europa tiene el potencial de alimentar más de 2 millones de vehículos con biometano procedente de residuos sólidos urbanos, simplemente transformando nuestra basura doméstica en un combustible sostenible, producido localmente y además renovable” según Andrea Gerini, secretario general de NGVA Europe.

Estas cinco propuestas se centran, en definitiva, en utilizar las fortalezas del gas en la transición hacia una economía baja en carbono en sectores como el transporte, el residencial y el de generación eléctrica, sustituyendo por gas otros combustibles más contaminantes, reduce las emisiones GEI y mejora la calidad el aire de forma económicamente sostenible; fácil a corto plazo, y con impacto inmediato. El gas natural es hoy, la única energía capaz de ser pieza angular en el mix energético y una solución a largo plazo.

CaixaBank ha contribuido a poner en marcha una planta de cogeneración de biomasa en Viñales (Chile), como vía para compensar las emisiones de CO₂ derivadas de su actividad durante el año pasado. El cálculo de su huella de carbono y el apoyo a proyectos que contribuyan a neutralizarla es una de las acciones que materializa el compromiso de CaixaBank con la conservación del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.

La entidad financiera realiza cada año un inventario de sus emisiones de gases de efecto invernadero generadas como consecuencia de su actividad corporativa para calcular la huella de carbono y establecer acciones dirigidas a reducirla progresivamente. Además, la entidad ha puesto en marcha una iniciativa ambiental para convertirse en el primer banco de España y uno de los primeros de Europa que compensa el 100% de las emisiones calculadas de CO₂ derivadas del conjunto de su actividad. El objetivo es convertirse, antes de finales de 2018, en entidad “Carbon neutral” en referencia al alcance calculado de su huella de carbono.

 

El proyecto escogido por CaixaBank para compensar 22.949 t de CO₂ emitidas a la atmósfera contribuirá al crecimiento sostenible de Chile al suministrar electricidad verde a partir de biomasa. La actividad del proyecto de Viñales generará una nueva inyección de energía limpia a la red eléctrica local y logrará un beneficio adicional de reducción de gases de efecto invernadero (GEI).

El proyecto ha generado 300 puestos de trabajo durante la construcción de la planta y actualmente emplea a 34 personas de manera estable. Además, la comunidad local se beneficia de un sistema para fomentar la relación con el entorno que tiene como objetivo, construir y mantener relaciones permanentes de confianza y de beneficio mutuo con la comunidad, buscando la creación de valor económico, social y ambiental.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, ha afirmado que “CaixaBank asienta la gestión de su negocio, sus proyectos, productos y servicios en el respeto y la protección del entorno, lo que implica un firme compromiso con la conservación del medio ambiente, la mejora de la eficiencia energética y el fomento de un modelo de desarrollo sostenible.

En este sentido, Gortázar ha añadido que “en CaixaBank somos conscientes del impacto que genera nuestra actividad en la sociedad y el entorno y por ello, incorporamos a nuestra gestión los criterios ESG (Environmental, Social & Governance), que constituyen la base del consenso internacional de lo que es una empresa responsable. En definitiva, trabajamos para crear valor compartido para nuestros grupos de interés de acuerdo a los valores de la entidad -calidad, confianza y compromiso social-, con el objetivo de contribuir al desarrollo de una sociedad más justa y con mayor igualdad de oportunidades”.

Viñales-6Reforestación de terreno improductivo en Burgos

Además, CaixaBank ha compensado otras 15 t de CO₂ a través del apoyo a un proyecto de reforestación de terreno improductivo en Santa María del Campo (Burgos). Se trata de una parcela de 7,5 ha que comprende los valles y páramos de los ríos Pisuerga, Dureo, Esgueva, Jaramiel, Arlanza y Durantón, entre las provincias de Valladolid, Palencia, Burgos y Segovia. La reforestación de este terreno contribuye a mitigar el riesgo de desertificación y provoca un aumento de la biodiversidad en la zona.

En total, CaixaBank ha compensado un total de 22.964 t de CO₂, generadas por el uso de combustibles, los gases de refrigeración y el consumo de energía eléctrica en su red de oficinas y en sus servicios centrales durante 2016, de acuerdo con las mediciones de la huella de carbono efectuadas por la entidad. Estas emisiones suponen el 63,5% de las calculadas por la entidad, que alcanzará la condición de “Carbon neutral” el año que viene, compensando el total de emisiones asociadas al conjunto de su actividad. Para garantizar la transparencia y trazabilidad de la compensación de emisiones, CaixaBank adquiere créditos a través de proyectos del mercado voluntario de emisiones aprobados por el VCS (Verified Carbon Standard).

CaixaBank, pionera en la lucha contra el cambio climático

CaixaBank es una de las entidades financieras líderes en la lucha contra el cambio climático a nivel global. Gracias a sus políticas medioambientales, el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha otorgado a CaixaBank el sello “Calculo + Reduzco + Compenso” del Registro de Huella de Carbono. De este modo, CaixaBank se convierte en la primera entidad financiera en conseguir este sello que sirve para distinguir a aquellas organizaciones que calculan su emisión de CO₂ y cuentan con un plan de reducción de emisiones, calculándolas y compensándolas.

CaixaBank cuenta con un Plan Ambiental trianual (2016-2018), especialmente enfocado en la lucha contra el cambio climático. Entre las actuaciones destacadas de este plan figura el objetivo de que, en 2018, el 100% del consumo eléctrico provenga de energías renovables. De hecho, CaixaBank es la primera organización española incluida en la lista RE100 (junio 2016), una iniciativa que pretende incrementar la demanda y el suministro de energías limpias.

Por último, CaixaBank ha implantado diversas medidas para reducir el impacto ambiental de su actividad, entre las que cabe destacar la reducción del consumo de papel mediante la promoción del soporte digital y el uso exclusivo de papel reciclado; la sustitución de rótulos e iluminación de recintos 24 horas en la red de oficinas por otros con LEDs; o el diseño ecoeficiente de las nuevas edificaciones.

Siemens ha analizado y evaluado más de 200 datos de la ciudad de Madrid con el objetivo de estudiar cuáles son las principales medidas capaces de disminuir las emisiones contaminantes y mejorar la calidad del aire en la capital española. Para obtener estos datos Siemens, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, ha utilizado la City Performance Tool, una herramienta que monitoriza datos generales de la ciudad, como la población o las dimensiones geográficas, y otros más específicos relacionados con los hábitos de transporte, los edificios o el sistema energético. El enfoque del análisis ha tenido en cuenta los objetivos ambientales del Ayuntamiento para 2020 y 2030 con la intención de determinar cuáles son las tecnologías más eficaces para lograrlos y con mayor beneficio para la calidad de vida de los ciudadanos.

Una de las principales conclusiones de este estudio es que el transporte genera en Madrid el 41% de las emisiones de gases de efecto invernadero, muy por encima de los niveles de otras ciudades europeas -donde también se ha realizado este mismo estudio- , como Copenhague o Helsinki, con el 20% y 32%, respectivamente. El 59% restante corresponde a las emisiones procedentes de los edificios e infraestructuras.

 

De las 7 toneladas métricas de emisiones de CO2eq relacionadas con el transporte que se analizaron en Madrid, más del 80% (6 toneladas métricas) proviene de los vehículos privados, ya que los taxis y los autobuses representan menos de 800 kilotones. Del mismo modo, otro efecto negativo de la elevada tasa de uso de transporte privado en Madrid es la deficiente calidad del aire, ya que los coches en Madrid son responsables de más del 80% de los contaminantes PM10 y NOx. De hecho, el problema de la contaminación atmosférica en Madrid ha llegado a ser tan acuciante que en 2015 y 2016 hubo días en los que los contaminantes atmosféricos superaron los niveles permitidos por la Directiva Europea sobre la Calidad del Aire.

Esta huella no sorprende, ya que del total de los 23 mil millones de kilómetros que los madrileños recorren al año, el 62% se realizan en coche, el 30% en transporte público (trenes regionales, metro y autobuses) y el 5% en taxis, motos y bicicletas.

Peajes urbanos y autobuses eléctricos

Consciente de esta situación, el Ayuntamiento de Madrid ha marcado una serie de objetivos medioambientales a corto y largo plazo para mejorar la calidad del aire y aumentar la eficiencia energética en la ciudad. Para ello, quiere conseguir un 20% de reducción de C02 en 2020 y un 40% en 2030; un 10% menos de consumo final de energía; un 20% de disminución de las emisiones contaminantes relacionadas con el transporte y un 25% de reducción del uso energético en edificios públicos y gubernamentales.

Para poder cumplir con estos objetivos, Siemens, a través de su herramienta City Performance Tool, ha elaborado un informe basado en el análisis de la información obtenida en diferentes puntos de la ciudad, para ofrecer soluciones y un plan de desarrollo medioambiental a corto y largo plazo. Siemens indica que sólo se puede obtener una reducción natural del 10% de las emisiones por la simple mejora del rendimiento de automóviles hasta 2030. Sin embargo, para conseguir el 20%-30% restante sería necesario implementar medidas relevantes, como un sistema de peajes (similar por ejemplo al vigente en Londres), que permitiría obtener rápido resultados (reducción 20% emisiones) y con un menor coste, sobre todo si se compara con otras tecnologías. Otra opción posible que contempla el estudio consistiría en lograr la transición de todos los autobuses públicos, un 70% de los taxis y un 20% de los coches privados a vehículos de combustible alternativo.

La experiencia acumulada en otras ciudades evidencia que, desde el punto de vista de la calidad del aire, las tecnologías con un mayor impacto para revertir una situación extrema son los peajes urbanos, los coches eléctricos, los híbridos enchufables, los e-taxis y también los programas de formación en ecoconducción para conductores.

La tecnología de las “Smart Cities”

La herramienta City Performance Tool de Siemens, que puede llegar a analizar hasta 350 tipologías de datos, identifica qué tecnologías de los sectores de transporte, construcción y energía se adaptan mejor a cada ciudad para disminuir los niveles de CO2, mejorar la calidad del aire y elevar el nivel de empleo local. Concretamente, para el análisis de la ciudad de Madrid, City Performance Tool se ha basado en un modelo que abarca datos de los sectores de transporte y energía, incluyendo generación eléctrica y cuota modal de viaje; ha medido el impacto de las tecnologías en los niveles de CO2, PM10 y NOX en la ciudad y ha calculado el CO2 en distintos ámbitos de los sectores de energía y transporte. También ha evaluado el rendimiento de cada tecnología teniendo en cuenta indicadores económicos, como la inversión total requerida con sus costes hasta 2025, y el número total del empleo que se podría crear en la economía local.

Edificio de El Corte Inglés e Hipercor en Guadalajara

El Corte Inglés ha reforzado su política medioambiental con medidas para racionalizar los consumos (materiales, agua, energía), disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la gestión de residuos. La compañía mantiene una preocupación constante por el medio ambiente y esto le ha llevado a mejorar de forma permanente aquellos impactos relacionados con la actividad comercial. El factor de mayor incidencia en el cálculo de la huella de carbono lo constituyen las emisiones indirectas asociadas al consumo energético. En el último año, la compañía ha reducido el consumo eléctrico y ha evitado la emisión de más de 14.000 t de CO2 equivalente.

Por todo ello, la compañía trabaja para reducir el impacto de los materiales que utiliza, prestando especial atención a la reutilización y minimización de los embalajes. Por este motivo, se ha reforzado el plan de sustitución de bolsas de un solo uso, ofreciendo al cliente otras alternativas según la norma UNE 53942, o hechas de otros materiales, como las bolsas de papel.

 

El Corte Inglés participa en los Planes Empresariales de Prevención de Ecoembalajes España. Desde hace ya varios años la compañía trabaja mano a mano con sus proveedores para que los materiales de embalaje que se utilizan sean los más adecuados desde el punto de vista medioambiental. Se han realizado acciones de sustitución de determinados envases por otros de menor impacto ambiental y se ha potenciado la introducción de materiales retornables.

La política medioambiental de El Corte Inglés también ha avanzado especialmente en medidas que hacen que los materiales utilizados sean más sostenibles y respetuosos con el entorno. La certificación FSC, que garantiza la procedencia de bosques sostenibles para papel y cartón ha aumentado y en la actualidad la compañía edita 760.500 ejemplares de catálogos impresos en papel certificado, como los de Navidad, campañas de primavera o verano, pero también guías de hostelería, tiques de aparcamiento, sobres de facturación, folletos etc…

En cuanto al plan de eficiencia energética, El Corte Inglés avanza en las tecnologías de iluminación, frío comercial, climatización y sistemas de control de los centros comerciales buscando alternativas más eficientes. Tras la incorporación de puertas y tapas a los muebles de congelados y refrigerados que permiten ahorrar hasta un 50% del consumo energético, la compañía ha puesto en marcha un proyecto denominado “retrofit”. Esta iniciativa está suponiendo la modernización tecnológica de los muebles existentes, adaptando su rendimiento y mejorando la eficiencia energética.

En cuanto al Plan de Gestión Sostenible del Agua, se está trabajando en mejorar la calidad de los vertidos. Los centros comerciales han incorporado nuevas técnicas de tratamiento de aguas residuales, que consisten en sistemas ecológicos de fermentación microbiana. Esto supone una reducción de los vertidos. La compañía ha hecho también ajustes del régimen de funcionamiento de las torres de refrigeración, sustituyendo el anterior por un sistema de consumo estacional adaptado a cada centro comercial. También se han instalado grifos más eficientes dotados de temporizador y con caudal ajustable.

El Corte Inglés también cuida la correcta gestión de residuos para minimizar el impacto sobre el medioambiente. Una vez segregados, se reciclan, obteniendo así nuevos materiales aptos para los procesos de fabricación.

En cuanto a la información y facilidad que se le da al cliente para que colabore con el medioambiente, hay que destacar la retirada del domicilio del cliente de electrodomésticos usados y la recepción en los centros comerciales de pequeños aparatos eléctricos que ya no se usan,  para que sean entregados a gestores finales y puedan ser reciclados.

Estas iniciativas se enmarcan dentro de la política que El Corte Inglés ha defendido siempre de respeto hacia el medioambiente, ahorro de energía y correcta gestión de los residuos.

0

Eurostat estima que en 2016 las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la combustión de combustibles fósiles, descendieron en la Unión Europea un 0,4% en comparación con el año anterior. Las emisiones de CO2 son el principal causante del calentamiento global y representan el 80% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE. Estas emisiones se ven afectadas por factores tales como las condiciones climáticas, el crecimiento económico, la población y las actividades industriales.

Varias iniciativas de la UE en materia de eficiencia energética persiguen reducir las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero. También ha de tenerse en cuenta que las importaciones y exportaciones de productos energéticos tienen impacto en las emisiones de CO2 del país donde se queman los combustibles fósiles, por ejemplo el carbón importado conduce a un aumento de las emisiones , mientras que si la electricidad es importada no tiene un efecto directo en las emisiones del país importador, y éstas deben ser contabilizadas en el país exportador, donde se produce la electricidad.

 

Mayores caídas en Malta y Bulgaria, mayores aumentos en Finlandia y Chipre

De acuerdo con las estimaciones de Eurostat, las emisiones de CO2 aumentaron en 2016 en una mayoría de Estados Miembros, con los mayores incrementos registrados en Finlandia (+8,5%), seguida por Chipre (+7%), Eslovenia (+5,8%) y Dinamarca (+5,7%).En 11 Estados Miembros se registraron disminuciones, especialmente en Malta (-18,2%), Bulgaria (-7%), Portugal (-5,7%) y Reino Unido (-4,8%).

España, aumentan las emisiones por tercer año consecutivo

España volvió a aumentar las emisiones de CO2 procedentes del uso de la energía en 2016, un 1,6% respecto a los datos de 2015, según los datos de la oficina de estadística de la Unión Europea, haciendo de 2016 el tercer año consecutivo de aumento de estas emisiones ((0,4% y 3,2% respectivamente en 2014 y 2015)). Si bien como dato positivo cabe destacar que en 2016 las emisiones aumentaron mucho menos que en 2015.

De acuerdo con los datos publicados por Eurostat, en total, España produce el 7,7% de las emisiones de CO2 procedentes del uso de la energía en la Unión Europea. Alemania está a la cabeza, con más del 22% de toda Europa, seguida de Reino Unido, Italia, Polonia, Francia y España.

0

La feria ISH de Frankfurt se ha convertido, en los últimos años, en el escaparate mundial de las nuevas tecnologías para el ahorro de energía y reducción de emisiones. Este año más de 200.000 personas acudieron al evento para conocer las novedades del sector. En este marco, Weishaupt presentó el pasado 14 de marzo su nuevo quemador Weishaupt monarch® 4LN de gas, de ultra bajo NOx con recirculación de humos.

La versión 4LN está disponible para la gama de quemadores Weishaupt monarch® WM, así como para los quemadores industriales WKmono y disociados WK (hasta 23.000 kW).

 

Esta ejecución incluye la ya conocida pero mejorada cabeza de combustión 3LN multiflam® de Weishaupt junto con un sistema de recirculación de humos (ARF). Esta recirculación reduce el contenido de oxígeno por m3 de aire, aumenta el flujo de aire, reduce la temperatura de la llama y provoca un tiempo de permanencia más corto de los gases en la cámara de combustión.

El resultado, unos niveles de NOx que cumplen con las exigencias más restrictivas del mundo, llegando a niveles inferiores a 30 mg/kWh.

La temperatura de los humos se mide de manera continua y se actúa mediante una clapeta en la cantidad de gases de escape que se aportan al ventilador. El mismo controlador W-FM200 se encarga de esta gestión para asegurar, de manera precisa, los niveles de NOx exigidos.

En su apuesta por la seguridad la ejecución 4LN incluye, además, un doble sistema de vigilancia de llama. Seguridad y fiabilidad son, una vez más, las máximas de Weishaupt en el desarrollo de estos quemadores.

Fuente/Source: U.S. Energy Information Administration, Monthly Energy Review

El nuevo informe Today in Energy de la Administración de Información de Energía de EE.UU. examina lo que hay detrás del descenso de las emisiones de CO2 relacionadas con la energía en EE.UU. durante 2016. Las emisiones de CO2 relacionadas con la energía en EE.UU. en 2016 totalizaron 5.170 millones de toneladas métricas (MMmt), un 1,7% por debajo de sus niveles de 2015, después de caer un 2,7% entre 2014 y 2015. Estas recientes disminuciones son consistentes con la tendencia de una década, con las emisiones de CO2 relacionadas con la energía disminuyendo en 2016 un 14% respecto del nivel de 2005.

En cuanto al uso de energía, el consumo de petróleo y gas natural fue mayor en 2016 que en 2015, mientras que el consumo de carbón fue significativamente menor. En consonancia con los cambios en el consumo de combustible, las emisiones de CO2 relacionadas con la energía derivadas del petróleo y gas natural aumentaron un 1,1% y un 0,9%, respectivamente, mientras que las emisiones relacionadas con el carbón disminuyeron un 8,6%.

 

Hay varias maneras de evaluar las tendencias de las emisiones de CO2 en el contexto de las medidas de la actividad económica. La intensidad de carbono es una medida que relaciona las emisiones de CO2 con la producción económica. Las estimaciones iniciales indican que el PIB creció a una tasa del 1,6% en 2016, frente al 2,6% de 2015. Considerado junto con una disminución del 1,7% de las emisiones de CO2 relacionadas con la energía, la estimación del crecimiento económico del 1,6%, implica una reducción del 3,3% en la intensidad de carbono de la economía estadounidense. En 2015, la intensidad de carbono de la economía había disminuido en un 5,3%.

El sector de transporte en EE.UU. fue el único sector de consumo donde las emisiones de CO2 aumentaron en 2016. Las emisiones de CO2 del sector de transporte aumentaron un 1,9%, reflejando en gran medida las emisiones de gasolina, que aumentaron un 1,8%. En 2016, las emisiones del sector transporte sobrepasaron a las del sector energético, tendencia que persiste por lo menos en 2040 en las proyecciones del Caso de Referencia del Annual Energy Outlook de 2017 la AIE.

Las emisiones de CO2 del sector eléctrico disminuyeron un 4,9% en 2016. Una reducción significativa del uso del carbón para la generación de electricidad se compensó con el aumento de la generación mediante gas natural y fuentes renovables. Las energías renovables no emiten CO2 y un cambio de carbón a gas natural reduce el CO2, porque el gas natural produce menos emisiones por unidad de energía que el carbón y porque los generadores de gas natural usan menos energía que las centrales de carbón para generar cada kWh de electricidad. En general, los datos indican una disminución del 5% en la intensidad de carbono del sector eléctrico, tasa que también se alcanzó en 2015. Desde 1973, en dos años consecutivos no ha habido una disminución de esta magnitud, y sólo un año más (2009) experimentó un descenso similar.

El clima también afectó el nivel de uso de energía y las emisiones de CO2 en 2016. Debido a que se utiliza más energía para calefacción que para refrigeración, los años cálidos pueden traducirse en menos consumo de energía si el aumento de las necesidades de refrigeración durante los veranos cálidos son menores que las necesidades de calefacción durante los inviernos cálidos. De acuerdo con los datos preliminares, se espera que 2016 haya tenido un 10% menos de grados de calefacción (indicando menor demanda de calefacción) y un 13% más de grados de enfriamiento (indicando más demanda de enfriamiento) de lo normal. Los días de grados de calefacción en 2016 fueron el segundo menor de cualquier año desde al menos 1949, en consonancia con los meses de invierno relativamente más cálidos.

Fuente: U.S. Energy Information Administration, Monthly Energy Review

Las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía pueden reducirse en un 70% para 2050 y desaparecer completamente para 2060 con una perspectiva económica positiva neta, según los nuevos resultados publicados por IRENA. Perspectivas para la Transición Energética: Necesidades de Inversión para una Transición hacia una Energía Baja en Carbono, presenta el caso de que el mayor despliegue de energía renovable y eficiencia energética en los países del G20 y a nivel mundial, puede lograr las reducciones de emisiones necesarias para mantener el aumento de la temperatura global a no más 2ºC, evitando los impactos más severos del cambio climático.

En 2015 se emitieron en todo el mundo 32 Gt de CO2 relacionadas con la energía. El informe indica que las emisiones tendrán que caer continuamente a 9,5 Gt en 2050 para limitar el calentamiento a no más de 2ºC por encima de las temperaturas preindustriales. El 90% de esta reducción de emisiones se puede lograr mediante la expansión del despliegue de la energía renovable y la mejora de la eficiencia energética.

 

La energía renovable representa ahora el 24% de la generación mundial de energía y el 16% del suministro de energía primaria. Para alcanzar la descarbonización, el informe señala que para 2050, las energías renovables deberían ser el 80% de la generación eléctrica y el 65% del suministro total de energía primaria, basándose en el rápido crecimiento acelerado, especialmente de solar y eólica. Pero también otros sectores como edificación, industria y transporte necesitan más bioenergía, calefacción solar y electricidad a partir de fuentes renovables, que sustituyan la energía convencional. Los vehículos eléctricos deben convertirse en el tipo de automóvil predominante en 2050. La producción de biocombustibles líquidos debe crecer diez veces. Los edificios alta eficiencia deben convertirse en la norma. El despliegue de bombas de calor debe acelerarse y un total de 2.000 millones de edificios tendrá que ser construido o renovado.

Si bien en general la inversión en energía necesaria para descarbonizar el sector energético es sustancial (29 b$ hasta 2050), representa una pequeña parte (0,4%) del PIB mundial. Además, el análisis macroeconómico de IRENA sugiere que dicha inversión crea un estímulo que, junto con otras políticas favorables al crecimiento, permitirá:

  • Aumentar el PIB mundial en un 0,8% en 2050.
  • Generar nuevos empleos en el sector de las renovables, que compensarían con creces las pérdidas de empleos en la industria de combustibles fósiles, creando nuevos empleos gracias a las actividades de eficiencia energética.
  • Mejorar el bienestar humano a través de importantes beneficios ambientales y sanitarios adicionales gracias a la reducción de la contaminación atmosférica.

En el informe se piden esfuerzos políticos para crear un marco propicio y rediseñar los mercados de la energía. La intensificación de las señales de precios y la fijación de precios sobre el carbono pueden ayudar a crear condiciones equitativas, cuando se complementan con otras medidas, y el informe hace hincapié en la importancia de considerar las necesidades de las personas sin acceso a la energía.

SEDICAL
COMEVAL