Tags Posts tagged with "energía eólica"

energía eólica

En 2017, la industria eólica invirtió 51.200 M€ en Europa, incluyendo inversiones en nuevos activos, operaciones de refinanciación, fusiones y adquisiciones a nivel de proyecto y corporativo, transacciones en el mercado público y el capital privado recaudado. La energía eólica representó la mayor oportunidad de inversión en el sector eléctrico, representando la mitad de todas las inversiones en 2017. La tecnología se considera un importante motor para adelantar a los combustibles fósiles y los activos energéticos convencionales. La competitividad de los costes y las percepciones de riesgo reducidas han atraído a los actores del mercado nacional e internacional, que buscan diversificar sus carteras y / o alinearse con sus objetivos de sostenibilidad.

En 2017 Europa invirtió un total de 51.200 M€ en energía eólica, re¬presentando la mitad de todas las inversiones en el sector energé¬tico en dicho año. La cifra de inversión total fue un 9% superior a la de 2016. El desarrollo de nuevos parques eólicos representó 22.300 M€ de dicha cantidad. Esto datos están recogidos en el informe de WindEurope “Tendencias de Financiación e Inversión” reciente¬mente publicado. Estos más de 22.000 M€ invertidos en nuevos parques eólicos bajaron de los 28.000 M€ invertidos en 2016, pero cubrieron más potencia, 11,5 GW en comparación con 10,3 GW del año anterior, lo que refleja la caída de costes de la energía eólica.

El resto de la inversión se destinó a la refinanciación de parques eólicos existentes, la adquisición de proyectos y de compañías in¬volucradas en el sector eólico y en la recaudación de fondos en el mercado público. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Abril 2018

El proyecto CL-Windcon ha celebrado recientemente su tercera reunión general en Pamplona, organizada por CENER (Centro Nacional de Energías Renovables). Durante el evento, los socios han presentado los principales avances de este proyecto europeo, que propone un nuevo acercamiento al diseño y operación de parques eólicos basado en el paradigma de control en lazo cerrado de parque.

Representantes de los 15 socios que conforman el consorcio han tomado parte en este evento: General Electric, Ramboll, la Universidad de Stuttgart, la Universidad Técnica de Munich y UL International GmbH / DEWI de Alemania; Enel Green Power y la Universidad Politécnica de Milán (Polimi) de Italia; La Universidad de Aalborg de Dinamarca; la Universidad Técnica de Delft y el Centro de Investigación en Energía (ECN-TNO) de los Países Bajos; Garrad Hassan de Reino Unido; así como las entidades españolas Ikerlan-IK4, Qi Europe, ZABALA Innovation Consulting y CENER como coordinador. Durante dos días, los principales hitos del proyecto fueron compartidos y tratados.

CL-Windcon está financiado por el Programa Marco de Investigación e Innovación Horizonte 2020 (contrato nº 727477) y se extenderá hasta octubre de 2019. El proyecto tiene un coste total de 4.9 M€.  CL-Windcon está completamente alineado con los objetivos de Transición Energética y políticas de actuación contra el cambio climático desarrolladas por la Unión Europea.

Hasta ahora, el proyecto CL-Windcon ha desarrollado modelos de parque eólico que ahora conforman una serie de herramientas multi-fidelidad con una amplia gama de aplicación para el diseño y validación del control de parque.

Además, debido a que cuando las palas de un aerogenerador entran dentro de la estela de otra turbina se generan cargas cíclicas adicionales, CL-Windcon ha desarrollado (i) estimadores de detección de superposición parcial de estela para el accionamiento de contramedidas de reducción de cargas generadas por estela, (ii) una novedosa metodología de direccionamiento de estela en lazo cerrado, así como (iii) un control de actuación individual de pitch. También se han planteado técnicas de mejora de la fiabilidad para la gestión de fallo de sensores de medida de velocidad del generador basadas en la redundancia de sensores.

Asimismo, se han llevado a cabo actividades de validación para las estrategias de control de turbina y tecnologías de apoyo desarrolladas en CL-Windcon. Aparte de las simulaciones, se han ejecutado tres campañas de túnel de viento hasta el momento y la cuarta se espera para las próximas semanas. La instrumentación para el ensayo a escala real en parque experimental también ha sido implementada.

Finalmente, las actividades para la evaluación de viabilidad de las tecnologías propuestas han comenzado estableciendo las bases para un enfoque común. Esto permitirá un análisis bajo distintas perspectivas tales como operación y mantenimiento (O&M), tecnología de máquina y de parque, rediseño, análisis de costes del ciclo de vida (LCC), de ciclo de vida (LCA) y de coste nivelado de la energía (LCoE), o normativa de energía eólica.

El proyecto CL-Windcon incluye otras actividades trasversales enfocadas en la diseminación y comunicación así como la explotación de los resultados. El principal objetivo de dichas actividades es dar visibilidad al proyecto a los distintos actores del sector de la energía eólica, reguladores y público en general. La estrategia de explotación de resultados tiene como objetivo llevar al mercado las principales aplicaciones del proyecto en el sector.

Los próximos pasos del proyecto serán la clasificación de los modelos y el desarrollo del control a nivel de parque, la implementación de simulaciones de alta fidelidad, la preparación de los ensayos en campo, la continuación de las campañas de ensayos en túnel de viento y el avance de los estudios de viabilidad. Todos los avances serán revisados en la próxima reunión general de consorcio que será organizada por Polimi en Milán el próximo octubre de 2018.

Europa invirtió un total de 51.200 M€ en energía eólica en 2017. El desarrollo de nuevos parques eólicos representó 22.300 M€ de dicha cantidad. Esto es según el informe de WindEurope ‘Tendencias de financiación e inversión’ publicado hoy. El resto de la inversión se destinó a la refinanciación de parques eólicos existentes, la adquisición de proyectos y de compañías involucradas en el sector eólico y en la recaudación de fondos del mercado público. La cifra de inversión total fue un 9% superior a la de 2016.

Los 22.000 M€ invertidos en nuevos parques eólicos bajaron en los 28.000 M€ invertidos en 2016, pero cubrieron más potencia, 11,5 GW en comparación con 10,3 GW del año anterior, lo que refleja la caída de costes de la energía eólica.

El responsable principal de política de WindEurope, Pierre Tardieu, dijo: “Con 51.200 M€, la energía eólica representó la mitad de todas las inversiones del sector energético en 2017. Está entregando más potencia por menos dinero. Esto se debe en gran parte a la mayor competencia en las subastas y los avances tecnológicos que están impulsando la reducción de costes en la cadena de suministro“.

La madurez del sector eólico y la presión competitiva de las subastas está cambiando la forma en que se financian los proyectos eólicos. Los productores de energía todavía llevan proyectos a sus balances a través de la Decisión de Final de Inversión (FID, por sus siglas en ingles). Pero la refinanciación y la venta de participaciones minoritarias en los proyectos están llegando mucho antes en el proceso.

Y cada vez más inversores participan en proyectos como socios de capital, particularmente de la industria de servicios financieros. Estas asociaciones permiten a los productores de energía ‘reciclar’ capital para financiar nuevos parques eólicos. Un buen número de proyectos está diversificando el grupo de inversores: 82 prestamistas estuvieron activos en 2017, incluidas instituciones financieras multilaterales, agencias de crédito a la exportación y bancos comerciales de Europa y Asia.

Los bonos verdes están surgiendo como una fuente alternativa de deuda. Esto también está ayudando a los inversores institucionales a evitar el riesgo para acceder al sector eólico. Los bonos verdes recaudaron 17.500 M€ en 2017, la tasa de emisión más alta en los últimos cinco años. 8.500 M€ en portafolios de energías renovables corporativas, 7.000 M€ en energía eólica y 1.900 M€ en líneas de transmisión. Esto muestra que los inversores tienen cada vez más confianza en la industria y confían en que obtendrán un rendimiento saludable.

Los inversores también están yendo más lejos: 20 países europeos realizaron inversiones en energía eólica en 2017 en comparación con 16 en 2016, aunque Alemania y Reino Unido representaron la mitad de todas las nuevas Decisiones Finales de Inversión. Las inversiones en Europa del sur y del este siguen siendo bajas, representando solo el 16% del total de nuevos activos financiados en Europa (3.500 M€). La falta de estabilidad regulatoria es en gran parte responsable de esto.

Las perspectivas para 2018 son sólidas y se espera que aumenten los volúmenes de inversión“, agregó Tardieu. “El sistema de subastas para la energía eólica se está estableciendo, y los proyectos que han ganado subastas ahora están llegando a la Decisión de Final de Inversión. Las perspectivas de inversión hasta 2020 son sólidas, pero sigue habiendo una falta de visibilidad en los nuevos proyectos después de 2020. Tener esta visibilidad en toda Europa es crucial para proporcionar las señales de inversión correctas“.

El centro de producción de palas de Vestas en Daimiel (Ciudad Real), que cuenta con más de 850 trabajadores, lleva ya diez años fabricando palas para sus aerogeneradores. El alto volumen de pedidos que ha registrado la compañía en 2017, junto a la evolución positiva del mercado eólico español y la competitividad de la fábrica en Daimiel han propiciado la apuesta del grupo danés por la fábrica española, que en otoño empezará a producir la pala para el modelo V150, de 72 metros de largo.

Con la torre de acero más alta de la industria, la V150 ofrece un aumento del 21% en la producción de energía anual; además, su bajo nivel de potencia acústica permite su localización en regiones con estrictas restricciones acústicas.

“Hace 10 años, Daimiel celebraba la llegada de Vestas con una fábrica de palas de 44 metros (modelo V90) y 500 empleos directos. Diez años más tarde, nos enorgullece que la fábrica cuente ya con más de 850 trabajadores y que sigamos creciendo con nuevas líneas de producción”, comenta Roberto Meiriño, director de la fábrica de Vestas en Daimiel.

Desde 2008, Vestas Manufacturing Spain apoya el desarrollo de la industria eólica en España, apostando por la innovación y el empleo. Durante estos años, Vestas ha invertido más de un millón de horas en formación, haciendo especial hincapié en seguridad. Junto a los más de 200 empleos fijos que ha generado la compañía en España durante los últimos, la fabricación de esta nueva pala permitirá a Vestas continuar su apuesta por el empleo fijo en el futuro: “Con una tendencia a la baja de los precios de la energía, el mercado energético mundial se torna cada vez más competitivo. Por ello, en Vestas seguiremos esforzándonos por mantener la competitividad de la eólica y contribuir así al desarrollo de una industria en pleno apogeo, con la seguridad y la calidad como guías para lograrlo”, añade Meiriño.

El sector agrega un récord de 167 GW de capacidad de generación, creciendo un 8,3% en 2017

A finales de 2017, la capacidad mundial de generación renovable aumentó en 167 GW y alcanzó los 2.179 GW en todo el mundo. Esto representa un crecimiento anual de alrededor del 8,3%, según los nuevos datos publicados por la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA). Renewable Capacity Statistics 2018 son las cifras más completas, actualizadas y accesibles sobre estadísticas de capacidad de energía renovable. Contienen casi 15.000 fuentes de datos de más de 200 países y territorios. 

Estos últimos datos confirman que la transición energética mundial continúa avanzando a un ritmo acelerado, gracias a la rápida caída de los precios, las mejoras tecnológicas y un entorno político cada vez más favorable“, dijo el Director General de IRENA, Adnan Z. Amin. “La energía renovable es ya la solución para los países que buscan apoyar el crecimiento económico y la creación de empleo, al igual que para aquellos que buscan limitar las emisiones de carbono, ampliar el acceso a la energía, reducir la contaminación atmosférica y mejorar la seguridad energética.”

A pesar de esta clara evidencia de fortaleza en el sector de generación de energía, una transformación energética completa va más allá de la electricidad incluyendo los sectores de uso final de calefacción, refrigeración y transporte, donde hay una oportunidad sustancial para el crecimiento de las energías renovables,” agregó el Sr. Amin.

La energía solar fotovoltaica creció un sorprendente 32% en 2017, seguida de la energía eólica, que creció un 10%. Detrás de este crecimiento están las reducciones sustanciales de costes, con el LCOE de la energía solar fotovoltaica disminuyendo en un 73% y el de la energía eólica terrestre en casi una cuarta parte entre 2010 y 2017. Ambas tecnologías están ahora dentro del rango de costes de la energía generada mediante fósiles combustibles.

China continuó liderando las adiciones de capacidad global, instalando casi la mitad de toda la nueva capacidad en 2017. El 10% de todas las nuevas incorporaciones de capacidad provino de India, principalmente en solar y eólica. Asia representó el 64% de las nuevas adiciones de capacidad en 2017, frente al 58% del año pasado. Europa agregó 24 GW de nueva capacidad en 2017, seguida de Norteamérica con 16 GW. Brasil se puso en el camino de un despliegue acelerado de energías renovables, instalando 1 GW de generación solar, un aumento de diez veces respecto al año anterior.

La capacidad de las energías renovables sin conexión a red experimentó un crecimiento sin precedentes en 2017, con un estimado de 6,6 GW sirviendo a clientes no conectados a la red. Esto representa un crecimiento del 10% respecto del año pasado, con alrededor de 146 millones de personas que ahora usan energías renovables sin conexión a red.

Aspectos destacados por tecnología

Energía hidroeléctrica: la cantidad de nueva capacidad hidroeléctrica encargada en 2017 fue la más baja observada en la última década. Brasil y China siguieron representando la mayor parte de esta expansión (12,4 GW o 60% de toda la nueva capacidad). La capacidad hidráulica también aumentó en más de 1 GW en Angola e India.

Energía eólica: tres cuartas partes de la nueva capacidad de energía eólica se instalaron en cinco países: China (15 GW), EE.UU. (6 GW), Alemania (6 GW), Reino Unido (4 GW) e India (4 GW). Brasil y Francia también instalaron más de 1 GW.

Bioenergía: Asia siguió representando la mayor parte del aumento en la capacidad de bioenergía, con aumentos de 2,1 GW en China, 510 MW en India y 430 MW en Tailandia. La capacidad de bioenergía también aumentó en Europa (1GW) y Sudamérica (0,5 GW), pero el aumento en Sudamérica fue relativamente bajo en comparación con años anteriores.

Energía solar: Asia continuó dominando la expansión de la capacidad solar mundial, con un aumento de 72 GW. Tres países representaron la mayor parte de este crecimiento, con aumentos de 53 GW (+68%) en China, 9,6 GW (+100%) en India y 7 GW (+17%) en Japón. Solo China representó más de la mitad de toda la nueva capacidad solar instalada en 2017. Otros países que instalaron más de 1 GW de energía solar en 2017 fueron: EE.UU. (8,2 GW), Turquía (2,6 GW, Alemania (1,7 GW), Australia (1,2 GW); Corea del Sur (1,1 GW) y Brasil (1 GW).

Energía geotérmica: la capacidad de energía geotérmica aumentó en 644 MW en 2017, con importantes expansiones en Indonesia (306 MW) y Turquía (243 MW). Turquía superó el nivel de capacidad geotérmica de 1 GW al final del año e Indonesia se acerca rápidamente a los 2 GW.

Con el objetivo de que la sociedad española conozca mejor los beneficios sociales, medioambientales y económicos de la energía eólica, la Asociación Empresarial Eólica (AEE) impulsa por tercer año la campaña ‘Yes to Wind Power’ en colaboración con empresas del sector eólico. La campaña tiene una duración estimada de tres meses.

La iniciativa, lanzada por primera vez por AEE en 2015, aumentó su radio de actuación en 2016 a Polonia, Rumanía e Italia, y con esta nueva edición ‘Yes to Wind Power’ incrementa su alcance internacional hasta Reino Unido, Francia y Brasil.

En esta ocasión, la campaña incluye un divertido juego como eje principal de sensibilización. Una aplicación online permite a los usuarios medir la ‘potencia eólica’ de su propia respiración, utilizando su ordenador, teléfono móvil o micrófono de su tablet. Como resultado del soplido, la aplicación reproduce una gráfica en la pantalla mientras el usuario sopla con el nivel de soplido individual, que posteriormente se puede compartir en las redes sociales. Para una mayor viralización, la campaña contará con el respaldo de la red social Facebook y publicaciones planificadas para los próximos tres meses con un tema común: los beneficios de la energía eólica, una energía adecuada, limpia y renovable.

Para resaltar los beneficios de la eólica, se hace hincapié en datos que avalan el impacto positivo de esta tecnología. Así, durante la campaña, se destacarán aspectos como que la eólica evitó en 2017 la emisión de 28 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y que representó el 0,4% del PIB español. Además, se recuerda que el sector crea cinco veces más empleo que las tecnologías convencionales y que la industria eólica exporta tecnología por valor de unos 2.500 millones de euros al año.

El hashtag para seguir la campaña es #yestowindpower y en su página web se destaca cómo la energía generada por el viento ayuda a reducir el precio de la electricidad, un factor del que los consumidores ya pueden aprovecharse gracias a los medidores inteligentes. En concreto, en 2017, redujo los precios de la electricidad en 12 €/MWh, lo que supuso un ahorro al consumidor doméstico de 9 euros al año, o, lo que es lo mismo, el consumo equivalente a poner 72 lavadoras.

El proyecto cuenta con el apoyo local de asociaciones eólicas en cada país (AEE en España, ABEEÓLICA en Brasil, ANEV en Italia, RENEWABLE UK en Reino Unido y FEE en Francia) y con el respaldo de empresas eólicas como ACCIONA, COMANTUR, EDP RENOVÀVEIS, ENERCON, FUNDACIÓN CIRCE, GE RENEWABLE ENERGY, GREEN EAGLE SOLUTIONS, INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE ENERGÍAS RENOVABLES DE LA UNIVERSIDAD DE CASTILLA LA MANCHA, MS ENERTECH, NRG SYSTEMS, PREVINSA-FORACTIVA, SANTOS MAQUINARIA ELÉCTRICA, SIEMENS GAMESA RENEWABLE ENERGY, TRAINEK y VESTAS.

El carbón y el gas enfrentan una amenaza creciente a su posición en el mix de generación de electricidad mundial, como resultado de las espectaculares reducciones de costes no solo de las tecnologías eólica y solar, sino también de las baterías, según un estudio de Bloomberg New Energy Finance (BNEF) El estudio de los costes comparativos en todo el mundo muestra una mejora del 18% en la competitividad de las energías eólica terrestre y solar en el último año, y nuevos roles de rápida evolución para las baterías

El último informe de BNEF sobre los costes nivelados de la electricidad, o LCOE por sus siglas en ingles, para todas las tecnologías líderes, encuentra que la energía procedente de combustibles fósiles enfrenta un desafío sin precedentes en los tres roles que desempeña en el mix energético: el suministro de generación a granel, el suministro de generación despachable y la provisión de flexibilidad.

En la generación a granel, la amenaza proviene de las energías eólica y solar fotovoltaica, que han reducido aún más sus LCOEs en el último año, gracias a la caída de los costes de capital, la mejora de la eficiencia y la expansión de subastas competitivas por todo el mundo.

En lo que respecto a la potencia despachable, la capacidad de responder a las solicitudes de la red para aumentar o reducir la generación de electricidad a cualquier hora del día, el desafío para el nuevo carbón y el gas proviene del acoplamiento de almacenamiento en baterías con energía eólica y solar, permitiendo a estas dos fuentes variables suavizar la producción, y si es necesario, cambiar el horario de suministro.

En lo que se refiere a la flexibilidad, la capacidad de encenderse y apagarse en respuesta a cortes de electricidad de la red y excedentes durante períodos de horas, las baterías autónomas son cada vez más rentables y están empezando a competir en precio con centrales de gas de ciclo abierto, y con otras opciones como la hidroeléctrica de bombeo.

BNEF ha analizado detenidamente el impacto de la disminución del 79% observada en los costes de las batería de iones de litio desde 2010 sobre la economía de esta tecnología de almacenamiento en diferentes partes del sistema eléctrico. Las conclusiones son escalofriantes para el sector de los combustibles fósiles.

Algunas centrales eléctricas de carbón y de gas existentes, con costes de capital mínimos, continuarán desempeñando un papel durante muchos años, cumpliendo la doble tarea de generación a granel y de balanceo, a medida que aumenta la penetración eólica y solar. Pero el argumento económico para construir nueva potencia de carbón y gas se está desmoronando, ya que las baterías comienzan a interferir en los ingresos por flexibilidad y por recorte de picos de que disfrutan las centrales de combustibles fósiles.

BNEF calcula los LCOEs para cada tecnología, teniendo en cuenta todo, desde los costes de los equipos, la construcción y la financiación hasta los gastos de operación y mantenimiento y el promedio de horas de funcionamiento; descubriendo que en la primera mitad de 2018, el LCOE global de referencia para la energía eólica terrestre es de 55 $/MWh, un 18% menos que en los primeros seis meses del año pasado, mientras que el equivalente de la energía solar fotovoltaica sin sistemas de seguimiento es de  70 $/MWh. también un 18% inferior. En el mismo período, el LCOE de la eólica marina es de 118 $/MWh, un 5% menos.

El análisis de BNEF mostró LCOEs especialmente bajos para la energía eólica terrestre en India, Brasil, Suecia y Australia, y para la energía fotovoltaica en Chile, India, Australia y Jordania.

Tomando India como ejemplo, BNEF ahora muestra un LCOE de referencia para la energía eólica terrestre de solo 39 $/MWh, un 46% menos que hace un año, y para la energía solar fotovoltaica de 41 $/MWh, un 45% inferior. En comparación, el carbón llega a 68 $/MWh, y las centrales de gas natural de ciclo combinado a 93 $/MWh. En India, los sistemas eólica+baterías y solar+baterías tienen amplios rangos de costes, de  34-208 por $/MWh y 47-308 por $/MWh respectivamente, dependiendo de las características del proyecto, pero el centro de esos rangos está cayendo rápidamente.

Las subastas competitivas para nueva capacidad renovable han obligado a los promotores, proveedores de equipos y financieros a reducir todos los diferentes costes que supone establecer proyectos eólicos y solares. Gracias a esto y a una tecnología progresivamente más eficiente, estamos viendo precios mínimos récord para las energías eólica y solar, y luego esos registros se rompen una y otra vez de manera regular.

BNEF ha estado analizando los valores del LCOE de las diferentes tecnologías desde 2009, en base a su base de datos de financiación de proyectos y el trabajo de sus equipos de analistas sobre la dinámica de costes en diferentes sectores. En ese período de nueve años, el LCOE de referencia mundial para la energía solar fotovoltaica sin seguimiento se ha derrumbado un 77%, y el de la eólica terrestre un 38%.

Los LCOE para las fuentes más antiguas y establecidas, como el carbón, el gas, la energía nuclear y las grandes hidroeléctricas, solo han visto reducciones muy modestas en el mejor de los casos, en ese espacio de tiempo, y en algunos países, en realidad han aumentado. El índice de precios de las baterías de iones de litio de BNEF muestra una caída desde 1.000 $/kWh en 2010 a 209 $/kWh en 2017.

El gobierno holandés ha otorgado a Vattenfall una licitación para desarrollar los parques eólicos marinos gemelos Hollandse Kust Zuid. Los dos parques eólicos marinos de 350 MW, que se construirán en 2022, serán los primeros en construirse sin ayudas públicas.

Los costes de la energía eólica marina en Europa han disminuido drásticamente en los últimos años a medida que los fabricantes incorporan aerogeneradores cada vez más grandes al mercado. Sin subsidios significa que los parques eólicos venderán su electricidad en el mercado mayorista de energía, en lugar de depender de esquemas de estabilización de ingresos (por ejemplo, contratos por diferencias) que aseguren un ingreso fijo.

La noticia sigue a la de la licitación de energía eólica marina sin subsidios en Alemania el año pasado que fue un hito para la industria. La licitación eólica marina alemana fue la primera en atraer ofertas ganadoras sin subsidios. Pero los proyectos solo se construirán entre 2024-2025, estos es después de que se ponga en marcha Hollandse Kust Zuid.

Después de la licitación alemana, el gobierno holandés aceptó ofertas de cualquier promotor preparado para presentar ofertas a subsidio cero. Las ofertas se evaluaron según un rango de criterios cualitativos. El gobierno holandés asume algunos de los riesgos involucrados en proyectos eólicos marinos, como el coste de la conexión a la red.

El consejero delegado de WindEurope, Giles Dickson, ha declarado: “Esta noticia muestra que las ofertas a subsidio cero son posibles para algunos promotores en algunos mercados, en particular donde los gobiernos asumen y administran una parte del riesgo del proyecto. En este caso, el gobierno holandés se ocupa de la conexión a la red, lo que es un factor importante. Además, el gobierno holandés ha minimizado con éxito el riesgo relacionado con la energía eólica marina, al ofrecer una visibilidad clara sobre los futuros volúmenes del mercado. Y el nuevo gobierno holandés se ha comprometido a aportar un precio mínimo para el carbono a nivel nacional, lo que ayudará a los negocios en eólica marina. La energía eólica muestra una y otra vez que puede ofrecer cada vez más capacidad por menos precio. Ese es el mensaje clave que otros gobiernos deberían tomar de esto: deberían revisar al alza sus objetivos en sus planes nacionales de energía y la energía eólica marina es una gran manera de ayudarlos a hacer esto.”

 

El convenio de colaboración, firmado por ambas asociaciones, tiene como objeto la colaboración por una movilidad basada en energías alternativas con el propósito de acelerar una transición energética en el transporte hacia una movilidad descarbonizada.

AEDIVE y AEE comparten que el vehículo eléctrico no es sólo movilidad sostenible, sino un factor clave para la transición energética hacia los objetivos de descarbonización. También es una herramienta de gestión de demanda y de eficiencia energética y, por tanto, ambas asociaciones trabajarán en el desarrollo de proyectos e iniciativas que vinculen el ámbito del vehículo eléctrico y la energía eólica, buscando, entre otros, los siguientes fines:

  • Impulsar la generación distribuida
  • Reducir gases de efecto invernadero
  • Incrementar una mayor penetración de electricidad renovable
  • Potenciar la utilización de la energía eólica para la cobertura de las infraestructuras de recarga masivas
  • Fomentar las medidas de almacenamiento y gestión de la demanda

El incremento de penetración del vehículo eléctrico en España demuestra que hay un cambio positivo en las tendencias sociales y empresariales. La senda de crecimiento del coche eléctrico a 2030 es exponencial. Por ello, desde ya es urgente plantear acciones conjuntas que vinculen movilidad y electricidad asociada a fuentes renovables. El transporte es un sector clave en el proceso de descarbonización del modelo energético” afirma Arturo Pérez de Lucia, Director Gerente de AEDIVE.

Juan Virgilio Márquez, Director General de AEE, señala que “para cumplir con los objetivos de París es necesario que el avance de la electrificación del transporte se base en un mix energético mayoritariamente renovable. El aumento de vehículos eléctricos supone un incremento de la demanda de electricidad, que ha de ser cubierta por fuentes renovables. Actualmente, el 32% de la producción de electricidad en nuestro país procede de energías renovables y la energía eólica, en 2017, ha generado el 18,4% de la demanda eléctrica. En el pasado año, la eólica evitó la emisión de 28 millones de toneladas de CO2. De cara a la necesaria y urgente transición energética, el uso progresivo del vehículo eléctrico y la creciente aportación de la energía eólica en nuestro mix serán un binomio necesario para cumplir con los objetivos de París”.

Según las estadísticas anuales de la eólica de WindEurope, Europa instaló 16,8 GW (15,7 GW en la UE) de capacidad bruta adicional de energía eólica en 2017, marcando un año récord en instalaciones anuales. Con una capacidad instalada neta total de 169 GW, la energía eólica sigue siendo la segunda forma más grande de capacidad de generación de energía en Europa, acercándose a las instalaciones de gas.

Las nuevas instalaciones de parques eólicos aumentaron un 20% en 2016 y superaron el récord anterior de 12,8 GW de 2015. La eólica terrestres creció en 12,5 GW y la eólica marina en 3,1 GW. 2017 fue un año récord para ambas, las instalaciones terrestres crecieron un 9% mientras que las instalaciones marinas crecieron un 101% en comparación con 2016.

Siete Estados miembros de la UE registraron un año récord en nuevas instalaciones de energía eólica: Alemania (6,6 GW), Reino Unido (4,3 GW), Francia (1,7 GW), Finlandia (577 MW), Bélgica (476 MW), Irlanda (426 MW) y Croacia (147 MW). Alemania instaló la mayor capacidad de energía eólica en 2017, con el 42% de las nuevas instalaciones totales de la UE y registró el mayor aumento anual, del 16% al 20%, de la energía eólica en su demanda de electricidad. Alemania sigue siendo el país de la UE con la mayor potencia instalada de energía eólica, seguida de España, Reino Unido y Francia. 16 países de la UE tienen instalado más de 1 GW de energía eólica. Nueve de ellos tienen más de 5 GW instalados. Dinamarca es el país con la mayor participación de la energía eólica en su demanda de electricidad con un 44%.

Que 2017 fuese un año récord refleja el hecho de que gran parte de los nuevos proyectos fueron acelerados para beneficiarse de las tarifas de inyección a red y otros viejos esquemas de apoyo mientras aún se aplicaban. Este fue especialmente el caso en Alemania con sus 5 GW de nueva eólica terrestres, y también es válido para Reino Unido y Francia.

La energía eólica instaló más que cualquier otra forma de generación de energía en Europa en 2017. La energía eólica representó el 55% de todas las nuevas instalaciones. La energía renovable en su conjunto representó casi todas las nuevas instalaciones eléctricas de la UE en 2017: 23,9 GW de un total de 28,3 GW. Las fuentes de energía convencionales como el fuelóleo y el carbón continúan desmantelando más capacidad de la que instalan. La capacidad de generación de gas que se desmanteló fue casi igual a la cantidad de capacidad puesta en marcha.

Las inversiones en energía eólica representaron el 52% de las nuevas inversiones en energía limpia en 2017, en comparación con el 86% en 2016. 2017 también fue un año récord para las nuevas inversiones en futuros parques eólicos. 11,5 GW de proyectos alcanzaron la decisión de inversión final: 9 GW en tierra y 2,5 GW en el mar. Pero el valor de estas inversiones, 22.300 M€ (14.800 M€ en tierra y 7.500 M€ en el mar) fue 19% menor que en 2016. Las reducciones de costes en la cadena de suministro de la industria eólica y el aumento de la competencia en las subastas, dieron a los inversores más capacidad por menos dinero.

Alemania fue el mayor inversor en 2017, generando una actividad de financiación total de 6.700 M€ para la construcción de nuevos parques eólicos en tierra y mar adentro. Esto representa el 30% de las inversiones totales de energía eólica realizadas en 2017. Reino Unido quedó en segundo lugar con 5.000 M€ o el 22% del total.

La potencia eólica total instalada en Europa asciende a 169 GW: 153 GW en tierra y 16 GW en alta mar. Alemania sigue siendo el país con mayor potencia eólica instalada (56 GW). Le siguen España (23 GW), Reino Unido (19 GW) y Francia (14 GW). Con una participación del 18%, la eólica sigue siendo la segunda forma más grande de capacidad de generación energética en Europa, acercándose al gas natural. La energía eólica generó 336 TWh en 2017, suficiente para cubrir el 11,6% de la demanda de electricidad de la UE. En Alemania, la eólica supuso un  20% de la potencia, un 44% en Dinamarca y un 24% en Irlanda y Portugal.

A pesar de las cifras sólidas, las perspectivas para la eólica a medio y largo plazo son inciertas. La transición a las subastas ha sido más complicada de lo esperado. Y es crucial que muchos gobiernos no tengan claridad sobre sus ambiciones para las energías renovables después de 2020. Los países deben comenzar a aclarar cuánta energía eólica que desean implementar en el futuro. Esto dará visibilidad a la industria, permitiéndo planificar anticipadamente y reducir costes, y permitirá que otros, como los operadores de sistemas de transmisión, planeen la construcción de la infraestructura necesaria,” dijo el CEO de WindEurope, Giles Dickson.

COMEVAL