Tags Posts tagged with "energía marina"

energía marina

A medida que el coste de las tecnologías limpias sigue cayendo, en 2016 se agregaron en todo el mundo niveles sin precedentes de capacidad de energía renovable, con un nivel de inversión un 23% inferior al del año anterior, según un nuevo informe publicado por UN Environment, el Frankfurt School-UNEP Collaborating Centre y Bloomberg New Energy Finance. “Tendencias Mundiales de la Inversión en Energía Renovable 2017”, muestra que eólica, solar, biomasa y valorización energética de residuos, geotérmica, hidroeléctrica y energía marina agregaron 138,5 GW a la potencia mundial en 2016, un 8% más que los 127,5 GW añadidos el año anterior. La capacidad de generación agregada es aproximadamente igual a la de las 16 mayores instalaciones de generación de energía existentes en el mundo.

La inversión en capacidad renovable fue aproximadamente el doble que en generación mediante combustibles fósiles; la correspondiente nueva potencia renovable equivalió al 55% de toda la nueva potencia, la más alta hasta la fecha. La proporción de electricidad procedente de fuentes renovables, excluyendo la hidroeléctrica de gran tamaño, aumentó del 10,3% al 11,3%. Esto evitó la emisión de aproximadamente 1,7 Gt de CO2.

 

La inversión total, excluyendo la gran hidroeléctrica, fue de 241.600 M$, la menor desde 2013. Esto fue resultado, en gran parte, de la caída de costes: el gasto promedio de capital en $/MW para solar fotovoltaica, eólica terrestre y eólica marina, cayó más de un 10%, mejorando la competitividad de estas tecnologías. Mientras que gran parte de la caída de la financiación se debió a la reducción de los costes de las tecnologías, el informe documentó una desaceleración en China, Japón y algunos mercados emergentes durante el año, por una variedad de razones.

Las nuevas inversiones en energía solar en 2016 totalizaron 113.700 M$, un 34% menos que el máximo histórico de 2015, debido principalmente a las fuertes reducciones de costes y a la ralentización real de la actividad en dos de los mercados más grandes, China y Japón. India vio la construcción del complejo solar de Ramanathapuram en Tamil Nadu, considerado el proyecto fotovoltaico más grande del mundo, con unos 648 MW.

La eólica siguió muy de cerca a la solar, con una inversión global de 112.500 M$, un 9% menos a pesar del auge de los proyectos eólicos marinos. Sin embargo, mientras que las adiciones de potencia solar crecieron en el año hasta un record de 75 GW, muy por encima de 56 GW, las adiciones de potencia eólica cayeron de nuevo a 54 GW en 2016, desde el máximo del año anterior de 63 GW.

Los sectores más pequeños de las energías renovables tuvieron una fortuna variada en términos de inversión el año pasado. Los biocombustibles cayeron un 37% a 2.200 M$, la menor durante al menos 13 años; la biomasa y los residuos se mantuvieron estables en 6.800 M$ y la pequeña hidroeléctrica en 3.500 M$; mientras que la geotérmica se recuperó un 17% con 2.700 M$ y la marina cayó un 7% con 194 M$.

La inversión en energía renovable en 2016 mostró tendencias cambiantes entre las regiones, así como entre los países líderes. Las cuotas relativas de inversión mundial en 2016 las principales regiones fueron las siguientes: China representó el 32% de toda la financiación de energías renovables, excluyendo gran hidroeléctrica, y Europa el 25%. EE.UU. representó otro 19% y Asia-Oceanía, excluyendo China e India, se situó en el 11%. India. El resto de América representó un 4% con Brasil, Oriente Medio y África cada una con un 3%.

 

Las inversiones en energía renovable en los países en desarrollo cayeron un 30% con un total de 117.000 M$, mientras que en las economías desarrolladas la inversión cayó un 14%, con 125.000 M$.

 

Las “tres grandes” economías en desarrollo, China, India y Brasil experimentaron un retroceso combinado del 28% en la inversión, con 94.700 M$, pero esto disfraza diferentes tendencias en cada una. China fue de nuevo el lugar donde se comprometieron más dólares, pero su total de 78.300 M$ es un 32% inferior al de 2015 y el más bajo desde 2013. Esto rompió una secuencia de 12 años de aumento de la inversión año tras año. China también invirtió 4.100 M$ en energía eólica marina, su cifra más alta hasta la fecha. India registró una inversión de 9.700 M$ en 2016, igualando 2015 y su promedio desde 2010. Brasil contínua año tras año sin mucha señal de una tendencia al alza, y de hecho la cifra del año pasado de 6.800 M$, es un 4% y la segunda más baja desde 2006.

México, Chile, Uruguay, Sudáfrica y Marruecos registraron caídas del 60% o más, debido al crecimiento más lento de lo esperado en la demanda de electricidad y los retrasos en las subastas y la financiación. Jordania fue uno de los pocos mercados nuevos que resistió la tendencia, con una inversión que aumentó un 148%, llegando a 1.200 M$.

Entre las economías desarrolladas, EE.UU. vio caer la inversión un 10%, a $ 46.400 M$, aproximadamente en línea con su promedio desde 2011, aunque un 10% menos que en 2015, ya que los promotores se tomaron su tiempo para construir proyectos para beneficiarse de los cinco años de ampliación del sistema de crédito tributario.

La inversión en Europa se ha estabilizado en los últimos años tras caer de máximos de más de 100.000 M4/año durante los auges de Alemania e Italia de 2010-11. En 2016, alcanzó los 59.800 M$, un 3% más que el año anterior, liderado por Reino Unido (24.000 M$) y Alemania (13.200 M$). Dos de las principales características fueron la financiación de proyectos eólicos marinos y el nuevo capital suscrito por Innogy al cotizar en el mercado de valores de Frankfurt. La eólica marina (25.900 M$) dominó la inversión de Europa, un 53% más gracias a los mega-proyectos, como el proyecto Hornsea de 1,2 GW en el Mar del Norte, que costará unos 5.700 m$.

El signo más esperanzador en 2016 para el futuro verde del sistema eléctrico mundial fue una sucesión de ofertas ganadoras de energía solar y eólica en subastas en todo el mundo, a tarifas que parecerían inconcebiblemente bajas sólo hace unos años. Los registros establecidos el año pasado fueron de 29,10 $/MWh para la energía solar en Chile y 30/$ MWh para la energía eólica terrestre en Marruecos, pero hubo otros resultados llamativos para las subastas de Dubai a India y de Zambia a México y Perú.

0

La constante caída de la inversión en I+D+i en multitud de países como consecuencia de la crisis económica global ha llevado al mundo científico y de la investigación a una situación muy delicada. Ante la incapacidad de las instituciones públicas de atender a las exigencias del sector y la sociedad han surgido iniciativas desde el ámbito privado que promueven la investigación y el desarrollo en distintos planos. La compañía estadounidense 3M es un claro ejemplo de ello.

Desde el año 2008, 3M colabora con la fundación ‘Discovery Education’ para la organización del Concurso Mejor Joven Científico, un proyecto que persigue la formación de una nueva generación de científicos en chicos y chicas de edades comprendidas entre los 13 hasta los 18 años. “El Concurso a Mejor Joven Científico proporciona a los estudiantes las herramientas y experiencias necesarias para aplicar la ciencia y sus habilidades y poder resolver problemas del mundo real”, señala Bill Goodwyn, presidente y CEO de Discovery Education. “Estamos orgullosos de estar junto a 3M en sus esfuerzos por avanzar en la educación científica a través de proyectos únicos, que den lugar a una nueva generación de innovadores, ingenieros y científicos”, resalta.

Hannah Herbst, una estudiante de 15 años que vive en Boca Ratón, Florida, se ha alzado con el título de “Mejor Joven Científico de Estados Unidos” del año 2015, premiado con 25.000 dólares. Herbst ha desarrollado una sonda capaz de ser empleada como fuente de energía para los países en vías de desarrollo a partir de la explotación de las corrientes oceánicas. Su sonda de energía está hecha de materiales reciclados. Así, el invento se compone de una hélice impresa en 3D, que, conectada por una polea en el interior de un tubo de PVC a un generador hidroeléctrico, convierte el movimiento mecánico de las corrientes oceánicas en electricidad.

Durante tres meses, Herbst y los otros nueve finalistas del programa tuvieron la oportunidad de desarrollar personalmente sus inventos e ideas bajo la supervisión y orientación de un científico de 3M. Juntos, mentores y finalistas, compartieron su pasión por la ciencia, revisaron sus inventos y trabajaron por mejorarlos. El tutor de Herbst fue Jeffrey Emslander, un científico de la empresa 3M cuya investigación ha ayudado a la compañía a reducir sus emisiones de CO2 y a desarrollar sus productos utilizando menos energía.

La final del Concurso a Mejor Joven Científico tuvo lugar en el Centro de Innovación que 3M tiene en St. Paul, Minnesota. Allí, los finalistas compartieron sus inventos ante un panel de jueces. Además de presentar sus prototipos, los diez finalistas tenían que cumplir dos desafíos adicionales: la combinación de múltiples tecnologías de 3M para plantear nuevas soluciones y la construcción de una máquina sencilla según los principios científicos y de ingeniería. El invento de Herst fue el premiado. Una idea que, según la joven estudiante, persigue intentar ayudar a un amigo suyo de Etiopía que no tiene acceso a la electricidad. “Yo no me puedo imaginar un solo día sin electricidad”, dijo Herbst.

Herbst probó su dispositivo en el Boca Ratón Intracoastal Waterway, donde la corriente que entra desde el Océano Atlántico produce una gran cantidad de energía que se encuentra sin explotar. La joven científica de tan solo 15 años calcula que si su diseño aumentara podría generar suficiente electricidad para cargar tres baterías de automóviles a la vez en menos de una hora. Esa es la energía que haría falta, por ejemplo, para que las bombas de desalinización de agua salada puedan proporcionar agua potable en los países del Tercer Mundo.

De esta manera, Herbst sigue los pasos de la empresa 3M, cuya filosofía consiste en aplicar la ciencia para mejorar la vida de las personas. “3M tiene sus raíces en la exploración científica y una creencia firme de que cada problema tiene una solución. Ver a estos estudiantes de secundaria abrazar esta creencia central con tanto celo y pasión ha sido impresionante”, dijo Jon Lindekugel, vicepresidente senior de Desarrollo de Negocios de 3M. Herbst tiene previsto seguir trabajando con su mentor de 3M, Jeffrey Emslander, a fin de mejorar su dispositivo de energía oceánica y así poder implementarlo poco a poco en los países en vías de desarrollo.

0
Copyright Vatenfall

A finales de abril fue inaugurado el parque eólica marino DanTysk en el Mar del Norte de Alemania. Siemens ha suministrado, instalado y puesto en marcha 80 aerogeneradores para el proyecto de 288 MW, cada uno diseñado para generar 3,6 MW de potencia y equipada con un rotor de 120 m. Ahora los aerogeneradores de Siemens con una capacidad total de más de 1 GW inyectan energía eólica marina en la red eléctrica de Alemania.

El propietario y operador del parque eólico DanTysk es un consorcio formado por la compañía eléctrica sueca Vattenfall y Stadtwerke München, empresa municipal de Munich. La planta de energía eólica puede generar hasta 1,3 GWh de electricidad cada año, equivalente al consumo anual total de unos 400.000 hogares alemanes.

El parque eólico marino DanTysk se encuentra a unos 70 km de la costa oeste de la isla alemana de Sylt, en aguas de entre 21 y 32 m de profundidad. Los aerogeneradores no son lo único que Siemens ha suministrado para el proyecto sDanTysk, también se hace cargo del mantenimiento preventivo y correctivo de los aerogeneradores en el marco de un contrato de servicio de cinco años, y también suministrará la conexión a red llave en mano para el parque eólico marino, llamada SylWin1. Esta estación de conversión en alta mar, conecta el parque eólico marino con la red de transmisión de Tennet, a través de un enlace de 160 km de cable submarino y otros 45 km de cable subterráneo, ya en tierra. Tres parques eólicos marinos se conectarán a la red a través de este enlace en alta mar.

0
LIFEHYGENET: Prototipo

La Fundación Asturiana de la Energía participa en la Feria Internacional de Energía y Medio Ambiente, GENERA, va en aumento cada año, reflejando el interés de organizaciones como la Fundación, otras instituciones y decenas de empresas de la región en el desarrollo de las energías renovables, energía marina, la rehabilitación y la eficiencia energética. La Feria que se celebrará desde el próximo martes, día 24 al viernes 27 de febrero en el recinto ferial de Madrid, IFEMA, alcanza su 18 edición, y en ella participan más de 250 empresas, representando a una veintena de países.

En primer lugar, FAEN participara el próximo 24 de febrero en la Jornada Energías Oceánicas, que estudiará el posicionamiento de la industria española en la Blue Strategy Europea, con la ponencia “Capacidades Industriales en energías marinas del Principado de Asturias”, que desarrollará nuestro Responsable Área Energías Renovables, Indalecio González Fernández.

La jornada está organizada por la Asociación Nacional de Empresas de Energías Renovables, APPA Marina , cuya organización ha calificado de “lujo”, el panel de expertos reunidos y que presidirá María Luisa Castaño, Directora General de Innovación y Competitividad del MINE.

GALERÍA DE LA INNOVACIÓN

Además, FAEN estará presente en la Galería de la Innovación en la Feria Internacional de Energía y Medio Ambiente GENERA, con un stand referido al Sistema Modular de Generación Hidroeléctrica para Redes de Distribución de Agua del proyecto Lifehygenet en el que participa, junto al Ayuntamiento de Mieres, Prodintec y otras empresas asturianas.

Como se recordará, LIFEHYGENET es un proyecto cuyo objetivo es promover el aprovechamiento de la energía minihidráulica en redes públicas de distribución y abastecimiento de agua potable.

Para la Galería de la Innovación, la organización de Genera ha seleccionado19 proyectos que destacan por su I+D+I, mejoras ambientales, capacidad de ahorro energético, etc, desarrollados en nuestro país durante el pasado año.

En la Galería de la Innovación se encuentran también, vinculados a Asturias el Ascensor Eléctrico de ThyssenKrupp o el Dispositivo de iluminación autosuficiente para fachadas de la Fundación ITMA.

El mundo encara el reto de alcanzar una producción energética que cubra la demanda, al tiempo que se minimicen las emisiones contaminantes. Sabemos que las fuentes alternativas de energía son imprescindibles para que el saldo sea positivo para el medio ambiente. Además de la biomasa y la solar, la eólica es una de las formas de generación de energía más ecológica. Por ejemplo un parque eólico marino (offshore) de última generación puede ahorrar hasta 45 millones de toneladas de CO2.

Para examinar y controlar al detalle el rendimiento medioambiental de sus aerogeneradores, Siemens Wind Power and Renewables publica las llamadas ‘declaraciones medioambientales de producto’ (EPD por sus siglas en inglés), una para cada una de las cuatro plataformas de producto de la compañía tanto para eólica en tierra como marina. Sus resultados se basan en los análisis del ciclo de vida (ACV) de dos parques eólicos marinos con 80 aerogeneradores y dos proyectos terrestres con 20 aerogeneradores.

Cómo calcular el tiempo necesario para el retorno energético

El cálculo del tiempo de retorno energético constituye uno de los elementos fundamentales del ACV. Representa el periodo durante el que debería funcionar un parque eólico para generar una cantidad de energía equivalente a la que va a consumir a lo largo de su ciclo de vida. En un parque eólico terrestre con una velocidad media de viento de 8,5 metros por segundo, el tiempo de retorno energético de una turbina de Siemens (modelo SWT-3.2-113) es de cuatro meses y medio. Este cálculo parte de la base de un proyecto de 20 turbinas eólicas que incluye una línea de conexión a la red de 13 kilómetros de longitud, y para efectuarlo se han tomado especialmente en consideración factores tales como el consumo de materiales y los costes de fabricación, instalación, explotación y mantenimiento, así como el desmantelamiento y el procesado al final del ciclo de vida.

Los datos que arroja el análisis del ciclo de vida para parques eólicos offshore de Siemens también son determinantes. Basándose en un proyecto con 80 turbinas D6 de Siemens, en el transcurso de su vida útil prevista, el parque genera 53 millones de megavatios hora y permite ahorrar 45 millones de toneladas de CO2. Una cantidad que equivaldría al CO2 absorbido por un bosque de 1.286 km2, durante 25 años. Esta cifra corresponde a unas emisiones de tan solo 7 g/kWh, que contrasta con los 865 g/kWh emitidos de media global en la generación de energía a partir de combustibles fósiles.

“Las declaraciones medioambientales de producto proveen a los clientes, promotores y autoridades competentes la transparencia exigida en materia de rendimiento medioambiental de nuestros productos y nos ayudan a seguir desarrollando nuestro catálogo de productos, lo que garantiza su competitividad”, afirma Pablo Finkielstein, responsable de la división de Energía Eólica y Renovables de Siemens España.

El Ministerio de Energía de Chile y Corfo (Corporación de Fomento de la Producción) anunciaron la adjudicación al consorcio liderado por la empresa francesa DCNS del primer centro de investigación y desarrollo de energía marina en Chile, con el fin de crear el conocimiento y la tecnología necesaria para diversificar la matriz energética.


La instalación, ayudará a situar a Chile como referente en energía de los mares aprovechando el gran potencial oceánico del país, que tiene más de 4.000 km de costa abierta al Pacífico. Llevará por nombre “Centro de Investigación y Desarrollo de Energía Marina” y tendrá un coste de unos 20 M$, de los cuales cerca del 65% será aportado por Corfo durante un periodo de 8 años.

El desarrollo de este centro lo realizarán conjuntamente DCNS y Enel Green Power, además de los conocimientos y cooperación aportados por Fundación Chile, Inria Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad Austral de Chile y Chilectra.

El objetivo último de este centro es poner a disposición de la industria del país los conocimientos desarrollados en él y así diversificar la matriz energética y permitir la integración y promoción de tecnologías de energías marinas, que sean la base de un crecimiento tecnológico a nivel nacional e internacional para Chile.

Gracias a su gran potencial energético, Chile tiene la oportunidad de transformarse en un actor relevante en el sector de energía marítima tanto en Latinoamérica como a nivel mundial. Las condiciones para el desarrollo de las energías marinas están entre las más favorables a nivel mundial, dado los altos valores estimados de densidad energética del oleaje y las mareas en la costa de Chile continental, además de una dinámica economía local.

El Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias, IDEPA, publicará antes de que finalice el año una convocatoria regional de ayudas para proyectos de investigación y desarrollo tecnológico en cooperación internacional en el campo de las energías marinas para empresas asturianas. Se trata de una iniciativa enmarcada en el Programa Oceanera-Net, en el que ha participado activamente la Fundación Asturiana de la Energía, cuyo objetivo es coordinar los esfuerzos en materia de investigación, desarrollo y prueba de las nuevas tecnologías de generación de energía marina en varias regiones europeas.

En este programa, para que un proyecto sea elegible el consorcio debe estar formado por, al menos, dos socios pertenecientes a dos países distintos de los participantes en el programa Oceaneranet.

 

Para la búsqueda de socios con los que montar consorcios que puedan llevar a cabo este tipo de proyectos, las empresas asturianas pueden utilizar las herramientas que la Fundación Asturiana de la Energía pone a su disposición:

  • Un mapa interactivo on-line con información de las diferentes empresas y entidades que forman parte de la cadena de suministro de las energías renovables marinas en las regiones del Arco Atlántico.
  • La involucración en el Cluster Atlántico de Energías Renovables Marinas que consiste en una agrupación de clústeres pertenecientes a las regiones del Arco Atlántico cuyo objetivo principal es llevar a cabo proyectos conjuntos y acciones de interés para el desarrollo del sector y la generación de negocio en torno a las energías renovables marinas.

Como se recordará, en  los últimos años se está experimentando un fuerte impulso en el mercado de la energía eólica marina y de las energías oceánicas. Tomando como referencia los datos publicados por la Asociación Europea de Energía Eólica, sólo en el año 2013 se instalaron parques eólicos en las costas europeas con una potencia de 1.567 MW, un 35% más que el año anterior, lo que supuso una inversión de unos 6.000 millones de euros, y elevó la potencia instalada acumulada en Europa a 6.500 MW. Las previsiones apuntan a que esta tendencia se mantenga, e incluso, se intensifique de modo que, en el año 2020, la energía eólica marina cubra el 4% de la demanda total de energía eléctrica de Europa, con una capacidad instalada de más de 50.000 MW.

Estas cifras dan idea de la magnitud de este emergente mercado y de las oportunidades que pueden surgir para las empresas y los centros tecnológicos que decidan participar en su cadena de suministro.

El Principado de Asturias, como región de gran tradición industrial en la que empresas y profesionales participan en grandes proyectos internacionales dentro del ámbito de la ingeniería y fabricación, cuenta además con infraestructuras como puertos, carreteras, ferrocarriles, líneas eléctricas,… adecuadas para albergar proyectos industriales de gran envergadura.

Esta actividad industrial regional se encuentra orientada hacia la industria energética, la industria naval y la industria del metal, tres de los sectores clave en el desarrollo de las energías renovables marinas. De hecho, numerosas empresas asturianas ya están aportando servicios y productos en la cadena de suministro de las energías renovables marinas, desarrollando tanto actividad de investigación, desarrollo e innovación como actividad de
fabricación de componentes.

Para reforzar esta actividad y aprovechar las nuevas oportunidades de este emergente mercado, el Principado de Asturias ha incluido la actividad de las energías renovables marinas en su Estrategia Regional de Especialización Inteligente.

Además, está poniendo en marcha herramientas que pretenden facilitar que las empresas asturianas puedan desarrollar y participar en proyectos de cooperación internacional, como la jornada “Herramientas Europeas para proyectos de energías renovables marinas”, celebrada el pasado mes de Julio en Oviedo y que contó con la participación del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI),  el IDEPA y FAEN, entre otros.

Como principal conclusion de la jornada se destacó LA DISPONIBILIDAD DE FONDOS EUROPEOS INMEDIATOS, en el periodo 2014 – 2015, para financiar proyectos de desarrollo y demostración tecnológica en energías renovables marinas en el marco del programa Horizon 2020.

Además del apoyo en la captación de posibles socios, la Fundación Asturiana de la Energía también brinda a las empresas asturianas todo el asesoramiento posible a la hora de elaborar los citados proyectos de desarrollo, eligiendo la convocataria que mejor encaje con el mismo, ayudando a reforzar objetivos y contenidos, cumpliendo rigurosamente fechas, fondos y formas.

Otros detalles se resumen en el video elaborado por FAEN coincidiendo con la publicación de las conclusiones de la jornada celebrada en Oviedo en el transcurso del Open Days 2014 correspondiente a Asturias, con fecha de ayer, lunes, 29 de septiembre

DEEP GREEN, LA PLANTA DE ENERGÍA MARINA DEL NORTE DE IRLANDA, YA PRODUCE ELECTRICIDAD

La central eléctrica Deep Green ha atraído últimamente mucha atención de la industria de la energía marina y de los medios de comunicación. La cometa submarina, como es conocida, produce ya electricidad en aguas de Irlanda del Norte. Las pruebas que se están llevando a cabo en el océano, verifican la posibilidad de desbloquear a las corrientes marinas como una fuente de energía renovable comercialmente viable.

Inventado por un ingeniero del constructor aeronáutico sueco Saab en 2001, y traspasado a la energía marina por la compañía nórdica Minesto desde 2007, Deep Green ha dado un paso más hacia la comercialización, al empezar a producir electricidad fuera de la costa de Strangford Lough, en Irlanda del Norte.

La central eléctrica Deep Green, en las aguas de Irlanda del Norte, se compone de un ala y una turbina, que está fijada al fondo del mar con una correa de sujeción y se mueve a alta velocidad siguiendo una trayectoria en forma de 8 en las mareas y corrientes marinas, alcanzando una velocidad diez veces mayor que la velocidad de las corrientes del océano. La capacidad única para aumentar el flujo relativo en un factor de 10 hace posible la producción de electricidad a partir de bajas velocidades de las mareas y corrientes marinas, de 1,2 a 2,5 m/s, un margen en el que ninguna otra tecnología conocida opera de manera rentable. La energía producida podría potencialmente incrementarse en un factor de 1.000 puesto que la velocidad y la energía tiene una relación cúbica.

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2014

SEDICAL
COMEVAL