Tags Posts tagged with "Europa"

Europa

0

La industria eólica europea contribuyó con 36.000 M€ al PIB de la UE en 2016, apoyó 263.000 empleos y generó 8.000 M€ en exportaciones fuera de Europa. Estos son los principales hallazgos de un nuevo informe, “Local Impact, Global Leadership” realizado por Deloitte para WindEurope, presentado en el evento WindEurope Conference & Exhibition 2017, en Amsterdam. El informe también describe lo que la industria eólica ahorra a Europa en términos de reducción de importaciones de combustibles fósiles (32.000 M€ en 2011-2016) y emisiones de CO₂ (166 Mt en 2016) y lo que contribuye a los ingresos fiscales gubernamentales (4.900 M€ en 2016).

El informe muestra cómo la energía eólica crea valor no solo para la industria eólica sino también para la economía en general. Cada 1.000 € de facturación de la industria eólica generan 250 € de actividad económica en otros sectores como metales, productos químicos, equipos eléctricos y maquinaria, construcción e ingeniería. Gran parte de la industria y la cadena de suministro se encuentra en áreas económicamente menos favorecidas. Y trae puestos de trabajo de calidad a esas áreas: el 82% de los 263.000 empleos son altamente cualificados.

Los parques eólicos también traen beneficios directos a las comunidades donde se encuentran, ya sea a través de residentes de la zona que comparten los ingresos a través de la propiedad comunitaria o de los operadores que pagan impuestos locales a las autoridades del pueblo o del distrito.

Esa es la buena noticia. La menos buena es que en realidad Europa ha recortado empleo para mantener este éxito. El crecimiento del empleo en la industria se ha estabilizado en los últimos cinco años, ya que muchos países se han vuelto menos ambiciosos en materia de energías renovables: la mitad de los Estados miembros de la UE no invirtieron nada en energía eólica el año pasado. Las exportaciones netas de equipos eólicos están cayendo frente a la fuerte competencia de las economías emergentes: de 3.000 M€ en 2011 a 2.400 M€ en la actualidad. Esto se debe a que los fabricantes europeos de aerogeneradores obtienen más componentes fuera de Europa. La ambición política y la claridad necesarias para sostener la contribución de la energía eólica a la economía europea no están vigentes actualmente.

La eólica es una opción inteligente para la economía. Es una historia de éxito industrial europeo. Pero está en riesgo. Son esenciales metas y políticas claras y ambiciosas para mantener los empleos y el crecimiento que nuestra industria respalda,” declara Giles Dickson, CEO de WindEurope.”Necesitamos un objetivo de energías renovables de la UE de al menos 35% para 2030. Necesitamos claridad sobre los volúmenes posteriores a 2020, la cadena de suministro sabe qué invertir y dónde. Necesitamos políticas industriales y de I+D que ayuden a Europa a mantener su liderazgo tecnológico y seguir exportando. Si todo esto sucede, la energía eólica podría cubrir el 30% de las necesidades energéticas de Europa en 2030 y generaríamos más empleos y crecimiento para la economía, pero si no lo hace, Europa perderá 92.000 M€ en inversiones y 132.000 empleos: ese es el coste de la no ambición. Además, la ambición cuesta menos que las alternativas: la eólica terrestre es la fuente de nueva potencia más barata en la mayoría de los países de la UE; la energía eólica marina no se queda atrás, con los costes cayendo más del 60% en tres años.

La política de energía renovable significa política industrial: la energía eólica está haciendo importantes contribuciones a las economías a nivel nacional e internacional. El principal requisito para la industria eólica y el crecimiento ecológico y sostenible en Europa es un marco político estable, fiable y de largo plazo posterior a 2020. La visibilidad es crucial para la planificación industrial. Cuando vemos volúmenes significativos en un mercado o región, invertimos en la cadena de suministro, ya que proporciona economías de escala,” declara Hans-Dieter Kettwig, Director General de Enercon

Los desafíos del cambio climático, la seguridad energética y la estabilidad industrial de Europa son más intensos que nunca. La energía eólica es una parte importante de la solución, como ya se ha demostrado, a nivel local y mundial. Nuestras nuevas instalaciones de fabricación para eólica marina en Hull (Reino Unido) y Cuxhaven (Alemania) son un buen ejemplo para devolver el empleo a las regiones costeras y contribuir a la reindustrialización. Para ofrecer continuamente energía eólica al menor coste posible de la energía, nuestra industria necesita una visión a largo plazo, un marco estable y volúmenes suficientes,” declara Markus Tacke, CEO de Siemens Gamesa Renewable Energy.

Sin subsidios no quiere decir sin política. En tiempos de los primeros proyectos de energía eólica sin subsidios, debemos analizar con los responsables políticos europeos cómo el entorno regulatorio para la energía renovable puede respaldar la energía renovable competitiva y las perspectivas sociales y políticas firmes para la transición energética. Ambos están estrechamente vinculados y no pueden discutirse ni implementarse por separado. Estos son los problemas que debemos abordar si queremos aumentar el impacto local y el liderazgo mundial de la energía eólica en Europa,“, dEclara Gunnar Groebler, Vicepresidente Senior y Jefe del Área de Negocio Eólico de Vattenfall.

La industria eólica es clave para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y ha reducido drásticamente el coste de la energía eólica, creando empleos e inversiones y contribuyendo directa e indirectamente a una amplia gama de industrias en Europa. La energía eólica es más barata que muchos combustibles fósiles y es hora de que la UE revise su objetivo de energía renovable 2030 y lo eleve a por lo menos el 35%. Además de eso, tenemos que seguir trabajando en la adaptación de los mercados, las políticas y la infraestructura pública para reflejar un futuro sistema de energía con más recursos renovables. Al hacerlo, el sector continuará creciendo, creando empleos e inversiones, y un mix energético más sostenible,” declara Anders Runevad, Presidente y CEO del Grupo Vestas.

Grupo BMW, Daimler AG, Ford Motor Company y el Grupo Volkswagen con Audi y Porsche han anunciado la joint venture Ionity, que desarrollará e implementará una red de recarga de alta potencia para vehículos eléctricos en toda Europa. Con aproximadamente 400 estaciones de recarga de alta potencia de aquí a 2020 Ionity facilitará los recorridos de larga distancia y supone un importante paso adelante para los vehículos eléctricos. La joint venture, con sede en Munich (Alemania), tiene como consejero delegado a Michael Hajesch y a Marcus Groll como jefe de operaciones, con un equipo en crecimiento que alcanzará los 50 empleados a principios de 2018.

“La primera red paneuropea de alta potencia juega un papel esencial a la hora de establecer un mercado para vehículos eléctricos. IONITY hará posible nuestro objetivo común de ofrecer a los usuarios un servicio de carga rápida que se pueda pagar de manera digital que facilite los recorridos de larga distancia”, asegura Michael Hajesch.

Creación de 20 estaciones de recarga en 2017

Un total de 20 estaciones estarán disponibles para el público a lo largo de este año, ubicadas en Alemania, Austria y Noruega, a intervalos de 120 kilómetros a través de colaboraciones con “Tank & Rast”, “Circle K” y OMV. A lo largo de 2018, se ampliará la red a más de 100 estaciones. Cada una de ellas permitirá que múltiples usuarios, al volante de marcas de vehículos diferentes, puedan cargar sus coches de manera simultánea.

Con una capacidad de hasta 350 kW por punto de recarga, la red utilizará el estándar europeo de Sistema de Carga Combinada (CCS), que permitirá reducir significativamente los tiempos de carga con respecto a los sistemas usados actualmente. Se espera que este sistema abierto a todas las marcas y su distribución por toda Europa ayude a hacer que los vehículos electrificados resulten más atractivos.

Elegir las mejores ubicaciones tiene en cuenta una potencial integración con tecnologías de carga ya existentes, y Ionity está negociando con iniciativas de infraestructuras ya existentes, incluyendo aquellas apoyadas por las empresas participantes e instituciones políticas. La inversión pone en relieve el compromiso de los fabricantes participantes con los vehículos eléctricos y se basa en la cooperación internacional dentro del sector.

Los miembros fundadores, el Grupo BMW, Daimler AG, Ford Motor Company y el Grupo Volkswagen, cuentan con participaciones alícuotas en la joint venture. Otros fabricantes de automóviles están invitados a ayudar a expandir la red.

Expoelectric, el evento más importante de vehículos eléctricos del sur de Europa, carga baterías para celebrar su 7a edición en el Arco de Triunfo de Barcelona, el fin de semana del 11 y 12 de noviembre. La cita, plenamente consolidada en la ciudad condal, crece año tras año en cantidad y calidad, incorporando nuevos expositores y ofreciendo nuevas propuestas y actividades, todas ellas gratuitas y para toda la familia.

Este año, también se suma una nueva entidad al comité organizador: Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB). Este organismo, junto con la Generalitat de Catalunya, a través del Instituto Catalán de Energía (ICAEN), el Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación de Barcelona y el Colegio de Ingenieros Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales de Barcelona (ENGINYERS BCN), convertirán Barcelona por séptimo año consecutivo en la capital europea del vehículo eléctrico.

Ramon Caus, director de Expoelectric, afirma: “La buena acogida de Expoelectric entre las administraciones, el sector y el público radica en su formato de concienciación ciudadana en torno a la movilidad eléctrica, para una mejor calidad medioambiental, a través de actividades divulgativas y lúdicas, totalmente gratuitas y para todos los públicos”.

En un ambiente familiar, el evento acerca el vehículo de cero emisiones y toda la tecnología que le rodea al público. Tanto es así que la participación de los asistentes es la protagonista en casi la totalidad del programa de actividades de la cita. En este sentido, Expoelectric cuenta este año con un nuevo formato de la e-Casa, “el hogar eficiente conectado al vehículo eléctrico”, promovida por el Instituto Catalán de Energía con la colaboración de otras empresas y entidades. En esta edición, se convierte en una vivienda interactiva donde los ciudadanos podrán experimentar de primera mano cómo este hogar se abastece con la energía del sol y con la que le proporciona el vehículo eléctrico.

Los e-Coloquios también dan un giro a sus charlas informativas sobre las novedades del sector y se convierten en un foro abierto, moderado por expertos, en torno a dos líneas de debate: “Eléctrico VS combustión” y “Vehículo eléctrico y autoconsumo eficiente / Subvenciones al consumidor “. Aquí, los ciudadanos serán los protagonistas con sus opiniones y preguntas sobre el vehículo eléctrico que un panel de experto, moderados por personalidades como Francesc Mauri, se encargará de resolver.

Un año más, el Expotest permitirá a los visitantes probar y conocer de primera mano la última tecnología de los nuevos modelos de vehículos eléctricos y de híbridos enchufables de marcas como Renault, Volkswagen, Audi, Nissan, KIA, Peugeot, Citroën, BMW, Smart y Piaggio. También dispondrá de un circuito cerrado de pruebas especial para motocicletas y bicicletas eléctricas y de un recorrido en tránsito abierto para las pruebas de coches.

Expoelectric acercará la movilidad de cero emisiones a los más pequeños con circuitos de motos eléctricas y de karts eléctricos, combinados con charlas sobre seguridad vial y juegos infantiles, para sensibilizar a los niños sobre la importancia de adquirir unos hábitos de consumo energético sostenibles y responsables en todos los ámbitos.

0

La energía eólica tiene el potencial de proporcionar hasta el 30% de la energía de Europa en 2030 según cifras publicadas recientemente por WindEurope en sus informes Outlook to 2020 y Scenarios for 2030.

De acuerdo con las proyecciones de WindEurope, Europa podría estar en camino de alcanzar una tasa de instalación promedio de 12,6 GW/año hasta 2020. Esto llevaría a Europa a un total de 204 GW en 2020, la eólica marina representará la cuarta parte de las instalaciones. Para esta fecha la eólica sería la mayor energía renovable de Europa, superando a la hidroeléctrica y suministrando el 16,5% de la demanda de electricidad de Europa.

 

Con una cuarta parte del mercado mundial en el próximo período de cuatro años, la UE podría atraer más instalaciones que  EE.UU e India, aunque significativamente menos que China. Es probable que este crecimiento se concentre en sólo seis países (Alemania, Reino Unido, Francia, España, Holanda y Bélgica), que podrían acoger las tres cuartas partes de las instalaciones totales de los próximos cuatro años, mientras que Europa Central y Oriental están rezagadas.

El informe Scenarios for 2030 ilustra que la energía eólica todavía tiene un enorme potencial de crecimiento. El Escenario Central muestra que la eólica podría alcanzar un total de 323 GW, 253 GW en tierra y 70 GW en el mar. Esto incluiría también la repotenciación o ampliación de la vida de aproximadamente la mitad de la potencia eólica existente en la UE, que va a llegar al final de su vida útil antes de 2030. Esto significaría más que duplicar la potencia instalada a finales de 2016 (160 GW). Con esta potencia la eólica podría producir 888 TWh de electricidad, equivalente al 30% de la demanda de la UE.

Llegar a este hito será posible si están en vigor las políticas correctas y hay cambios significativos en el sistema energético. Esto incluye una mayor seguridad en la estabilidad de los ingresos a largo plazo; avances significativos en la integración de sistemas de renovables variables, incluyendo la construcción de redes e interconexiones; y compromisos políticos claros en materia de electrificación.

El Escenario High de WindEurope supone condiciones favorables de mercado y políticas, incluyendo el logro de un objetivo del 35% de energía renovable en la UE. En este escenario, en 2030 habría instalados en la UE 397 GW de potencia eólica, 298,5 GW en tierra y 99 GW en el mar. Esto supondría un 23% más de potencia que en el Escenario Central y dos veces y media más que la actualmente instalada en la UE.

En el Escenario Low, sin embargo, habrían 256,4 GW de potencia eólica en 2030, 207 GW en tierra y 49 GW en el mar, produciendo el 21,6% de la demanda de energía de la UE en 2030. Eso es un 20% menos de capacidad que en el Escenario Central.

Alemania, Francia y Reino Unido tendrían la mayor potencia instalada, con 85 GW, 43 GW y 38 GW respectivamente. Francia adelantaría a Reino Unido y España para colocarse en segundo lugar, gracias a las políticas que está poniendo en marcha el nuevo gobierno. Mientras tanto, Dinamarca, Irlanda, Estonia y Holanda formarán un club exclusivo de países que abastecen más del 50% de su electricidad a partir de la eólica en 2030.

Este crecimiento significaría 382 t de emisiones de CO2 evitadas anualmente y desbloqueará 239.000 M€ de inversión en el período 2017-2030, lo que permitirá a la industria eólica apoyar 569.000 empleos europeos para 2030. También evitaría la importación de 13.200 M€ de combustibles fósiles al año .

El CEO de WindEurope, Giles Dickson, declara: “La energía eólica está ahora firmemente establecida como la forma más barata de nueva generación de energía. Pero las perspectivas para 2020 son inciertas. La industria necesita planes vinculantes y ambiciosos de Acción Nacional sobre Energía y Clima que proporcionen claridad sobre los volúmenes posteriores a 2020, lo que permitirá que continúen las reducciones de costes. Esto requiere un buen resultado del Paquete de Energía Limpia de la UE. Con un ambicioso objetivo europeo de energías renovables de al menos el 35% para 2030, la industria eólica podría entregar volúmenes aún mayores a un coste competitivo.

0

En el primer semestre de 2017 se instalaron en Europa 6,1 GW de potencia extra de energía eólica, según las cifras publicadas por WindEurope, cifra que pone a Europa en el rumbo hacia un gran año para las instalaciones, aunque esconde algunas tendencias preocupantes.

En el primer semestre de 2017 se instalaron un total de 4,8 GW de potencia eólica terrestre, aunque se concentraron en Alemania (2,2 GW), Reino Unido (1,2 GW) y Francia (492 MW). También ha habido una ráfaga de actividad en el sector de la energía eólica marina: 18 proyectos en cuatro Estados miembros de la UE (Alemania, Reino Unido, Bélgica y Finlandia), con un total de 1,3 GW instalados.

 

En cuanto a inversiones, en el primer semestre del año se invirtieron 8.300 M€ en nueva financiación de activos: 5.400 M€ en eólica terrestre y 2.900 M€ en eólica marina, esta última desde un máximo récord de 14.000 M€ en el mismo periodo en 2016. De nuevo, se observa la tendencia a la concentración del mercado, con un 53% del total de inversiones (en eólica terrestre y marina) efectuadas en Alemania y sin inversiones en eólica marina en Reino Unido.

Europa está en camino de un buen año en instalaciones de eólica, pero el crecimiento es impulsado por un puñado de mercados. Al menos diez países de la UE todavía no han instalado un solo MW en lo que va del año. En el caso de la energía eólica terrestre, el fin del régimen Renewable Obligation de Reino Unido conducirá a una mayor concentración del mercado en Alemania, España y Francia. En eólica marina, el nivel de actividad financiera es una preocupación. Aunque esto no se traducirá en instalaciones más bajas durante unos cuantos años, la industria necesita claridad sobre los volúmenes para el período posterior a 2020 para mantener la actual tendencia de reducción de costes.

tabla

* Para Suecia, las cifras se basan en pedidos

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) y Banco Santander han firmado dos acuerdos, bajo la garantía del Plan de Inversiones para Europa, destinados, por un lado, a facilitar financiación a las PYMES españolas y, por otro, a contribuir al desarrollo de inversiones en energías renovables.

El primero de los acuerdos es un nuevo instrumento del BEI para compartir riesgo crediticio entre ambas instituciones. Este instrumento financiero permitirá al Banco Santander ampliar su capacidad de préstamo para financiar nuevas inversiones de PYMES españolas que, de esta forma, podrán beneficiarse de las condiciones favorables de financiación facilitadas por el BEI, tanto en términos de plazos de amortización como en tipos de interés.

 

En concreto, la participación del BEI en una cartera de préstamos de 500 M€ contribuirá a que Banco Santander pueda facilitar financiación por un importe de 1.000 M€ a proyectos de las PYMES. El objetivo de esta financiación es apoyar la competitividad de las empresas españolas para impulsar el crecimiento económico y la creación del empleo.

El Plan de Inversiones para Europa, conocido como el Plan Juncker, es una de las prioridades absolutas de la Comisión Europea. Se centra en impulsar las inversiones para crear empleo y crecimiento mediante un uso más inteligente de recursos financieros nuevos y ya disponibles, eliminando obstáculos a la inversión y proporcionando visibilidad y asistencia técnica a proyectos de inversión.

El Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) es el principal pilar del Plan Juncker y proporciona garantías a primeras pérdidas, lo cual hace posible que el BEI pueda invertir en más proyectos que a menudo llevan aparejado un riesgo mayor. Ya se han observado resultados concretos derivados del FEIE. Se prevé que los proyectos y acuerdos aprobados para su financiación al amparo del FEIE movilicen más de 209.000 M€ en inversiones y apoyen a cerca de 427.000 PYMES de los 28 Estados miembros.

Apoyo a las energías renovables y a las infraestructuras

Además, el BEI y el Banco Santander han firmado otro acuerdo de riesgo compartido para contribuir a que Banco Santander financie nuevos proyectos en energía renovables con un coste de inversión de al menos 400 M€. Además, bajo esta operación el BEI asumirá una participación en una cartera de préstamos de Banco de Santander por un importe de 200 M€ de proyectos en energías renovables e infraestructuras.

Los dos acuerdos se han firmado bajo la garantía del Plan de Inversiones para Europa, lo que permitirá al BEI, a través del Banco Santander, facilitar a las pymes españolas y a nuevos proyectos la financiación necesaria para que puedan acelerar sus inversiones en actividades económicas a las que el crédito no llega con facilidad.

0

Los gobiernos de los principales mercados de energía eólica marina, Alemania, Bélgica y Dinamarca se han unido a líderes de la industria para firmar una Declaración Conjunta para promover el despliegue de la energía eólica marina en Europa. La ceremonia de firma tuvo lugar en la inauguración de Offshore Wind Energy 2017, el evento de la industria co-organizado por WindEurope y RenewableUK en Londres.

Los gobiernos firmantes, representados por Marie-Christine Marghem, Ministra de Energía, Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Bélgica, Rainer Baake Secretario de Estado de Energía, Ministerio Federal de Economía y Energía de Alemania, y Kristoffer Böttzauw, Secretario Permanente Adjunto del Ministerio de Energía, Servicios Públicos y Clima de Dinamarca, reafirmaron su compromiso para desplegar un volumen significativo de energía eólica marina en Europa entre 2020 y 2030.

 

Los gobiernos firmantes acogieron con beneplácito las reducciones de costes conseguidas hasta la fecha por la eólica marina, y la intención de la industria de que la eólica marina siga reduciendo sus costes, para que Europa siga siendo el líder mundial del sector.

La industria ha experimentado una pronunciada curva de reducción de costes y ha alcanzado su objetivo auto-impuesto de 100 €/MWh antes de 2020. Las ofertas ganadoras en las subastas de Holanda, Alemania y Dinamarca arrojaron hasta un 48% de reducción de costes en comparación con los proyectos de hace apenas 2 años.

Para lograr nuevas reducciones de costes se requerirá el despliegue de volúmenes significativos de nueva potencia eólica marina. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos europeos aún tienen que definir planes claros para determinar cuánto nueva potencia eólica marina pretenden desplegar, especialmente más allá de 2023. Por tanto, la industria solicita a los gobiernos europeos que garanticen colectivamente 60 GW o al menos 4 GW por año de nuevo despliegue en la década posterior a 2020. 4 GW por año permitirían a la industria ser totalmente competitiva con la generación convencional antes de 2030.

Para cumplir con estos volúmenes, los gobiernos y líderes industriales firmantes se han comprometido a aprovechar la cooperación público-privada para facilitar las inversiones en proyectos y la infraestructura asociada. Fundamentalmente, se comprometieron a trabajar en favor del marco europeo necesario para apoyar las trayectorias comunes de energía renovable de Europa, en parte invitando a la Comisión Europea a movilizar fondos específicos para proyectos estratégicos conjuntos de energía eólica marina.

Los 60 GW, que la industria pretende desplegar entre 2020 y 2030, representan sólo una fracción del potencial de eólica marina en Europa. De acuerdo con un estudio de BVG Associates y WindEurope, la eólica marina podría generar en teoría entre 2.600 TWh y 6.000 TWh al año a un coste competitivo, 65 €/MWh o menos, incluyendo la conexión a la red y utilizando las tecnologías que se habrán desarrollado para 2030. Este potencial de recursos económicamente atractivo representaría entre el 80% y el 180% de la demanda total de electricidad de la UE.

Esta iniciativa conjunta nos recuerda que las principales empresas y gobiernos europeos están unidos en su determinación de acelerar la transición hacia la energía baja en carbono, para obtener los beneficios económicos que se derivarán de ello y en el proceso de mantener la no negociable Carta y espíritu del Acuerdo Climático de París.

El objetivo de la UE de uso de renovables –hasta representar el 20% del consumo en 2020- ya ha sido alcanzado por muchos Estados miembros, pero otros como España están rezagados y deben hacer más, señala el Parlamento en una resolución aprobada el pasado jueves. Para aumentar la eficiencia energética un 20% para 2020 los países deben aplicar la legislación más rápidamente y de manera completa, afirma la Cámara en otra resolución.

“Nos preocupa la duplicación legislativa y los obstáculos derivados de las distintas políticas nacionales. Como resultado, los consumidores de energía cada vez se encuentran más obstáculos. Necesitamos mejor coordinación dentro de la Comisión y con las autoridades nacionales y pedimos que los objetivos de impulso a las renovables a nivel nacional y comunitario no se entorpezcan mutuamente”, señaló el ponente del texto, Markus Pieper (PPE, Alemania).

“La UE debe continuar a la cabeza en desarrollo de renovables. Esto significa que los Estados miembros deben redoblar sus esfuerzos para 2020 y que tenemos que fijar un umbral mínimo de uso de renovables del 30% para 2030, también a nivel nacional”, afirmó Paloma López Bermejo (GUE/NGL, España), responsable del texto sobre energías limpias.

Cuota superior de renovables después de 2020

Los eurodiputados recalcan la importancia de utilizar todos los mecanismos de financiación, para garantizar acceso al capital, y lograr así alcanzar el objetivo del 20% de energía procedente de renovables para 2020. El texto también insiste en fijar un objetivo vinculante del 30% para 2030.

Aplicación de la legislación sobre eficiencia energética

La Cámara advierte, por otro lado, de que el incremento de la eficiencia energética en un 20% para 2020 no se conseguirá sin aplicar todas las normas comunitarias al completo. Los eurodiputados insisten en pedir un objetivo de eficiencia energética del 40% para 2030, y hacen hincapié en que la obligatoriedad es esencial para comprometer a los países.

Beneficios para los consumidores

El Parlamento subraya que la autogeneración y el autoconsumo son “derechos básicos” y piden medidas para impulsar la inversión en este ámbito. En la resolución, los eurodiputados recuerdan que un mercado más integrado es clave para el desarrollo de las renovables y para reducir los costes. Piden más inversión en información y programas de apoyo en los Estados miembros para promover la participación en mecanismos de eficiencia energética de los actores locales, así como impulsar avances para reducir el consumo en refrigeración, iluminación, aislamiento, etc.

En opinión de la Cámara, los consumidores deben jugar un papel más decisivo en la consecución de los objetivos de eficiencia, por ejemplo, mediante la modernización de los edificios, y mediante proyectos colectivos de calefacción y refrigeración. Los eurodiputados consideran prioritario renovar los edificios para hacerlos más eficientes desde el punto de vista energético, para así ayudar a los hogares más pobres. Apuestan, en este contexto, por establecer objetivos de eficiencia energético para los edificios residenciales.

La resolución sobre eficiencia energética salió adelante con 253 votos a favor, 193 en contra y 4 abstenciones. El texto sobre energías renovables se aprobó con 444 votos afirmativos, 103 negativos y 23 abstenciones.

Próximos pasos

Estas recomendaciones son la contribución de la Cámara para los preparativos de futuras propuestas legislativas sobre la unión energética.

Un informe elaborado por Iniciativa de Innovación Industrial para la Competitividad (i24c) y Capgemini Consulting pone de relieve que, si bien se han realizado avances notables en I+D de tecnologías de bajas emisiones de carbono, a Europa le sigue resultando difícil dar aplicación industrial a las innovaciones en materia energética y corre el riesgo de perder su posición de liderazgo mundial. El informe analiza y evalúa la evolución en Europa de la innovación en el campo de la energía, examinando las barreras y los factores clave para la transición hacia a una economía competitiva de bajas emisiones. Además, el informe formula cinco recomendaciones que tanto el sector público como el privado deberían poner en práctica antes del cierre de la Consulta Pública de la Comisión Europea sobre el desarrollo de una estrategia integrada de Investigación, Innovación y Competitividad para la Unión de la Energía en Europa.

 El objetivo a largo plazo fijado por la UE de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) un 80-95%, recogido en el Plan de trabajo de la energía europea para 2050, tiene como fin proteger el medio ambiente y ayudar en la transición de Europa hacia una economía competitiva de bajas emisiones. Establecidos sus más ambiciosos objetivos de estabilización de la temperatura y de reducción de emisiones a “cero neto” para mitad de siglo, el interés que suscita esta agenda es ahora incluso mayor y el papel de liderazgo de Europa se va a ver sometido a un grado de escrutinio y crítica como nunca antes ha experimentado. Dar más fuerza a sus políticas y poner el foco en los ámbitos de la innovación y la competitividad serán dos elementos cruciales para el éxito de su empeño. Según las conclusiones del informe, Europa ha avanzado considerablemente realizando una inversión en I+D de más de 4.300 millones de dólares, lo que la convierte en el mayor inversor mundial en tecnología verde. El estudio también reconoce a Europa como líder mundial en innovación energética, destacando que aglutina casi una quinta parte de los proyectos de innovación en cambio climático y la creación de cerca de 1,2 millones de puestos de trabajo relacionados con las energías renovables.

Necesidad de una estrategia para la aplicación comercial de las innovaciones energéticas

El informe de i24c y Capgemini Consulting señala que, si bien estos esfuerzos constituyen una sólida base para Europa, está resultando difícil llevar a la práctica con éxito las innovaciones debido a la ausencia de una estrategia económica, reguladora e industrial suficientemente cohesiva. Una estrategia de ámbito comunitario debería centrarse no sólo en el sector energético, sino también en promover la colaboración entre industrias relacionadas, como el transporte, la agricultura, las infraestructuras, la tecnología digital, la producción fabril y los servicios. Además, debería, establecer un marco que permita la colaboración transfronteriza para promover sinergias en la actividad innovadora y propiciar crecimiento económico, prosperidad y ventaja competitiva para todos los Estados miembros.

La falta de iniciativas de aplicación comercial es en parte el resultado de una regulación obsoleta o no adaptada a la realidad actual y de la percepción de la comunidad inversora del alto riesgo de estos proyectos, especialmente por el elevado nivel de inversión inicial que requieren las iniciativas energéticas.

Estando en curso el proceso de Consulta Pública de la Comisión Europea sobre el desarrollo de una estrategia integrada de Investigación, Innovación y Competitividad para la Unión de la Energía en Europa, el informe de i24c y Capgemini Consulting advierte de que una estrategia energética no sólo debe dar acceso a capital a la incipiente base de start-ups europeas, sino que también debe promover el establecimiento de un nuevo marco regulador que transforme un mercado fragmentado y que apoye la aplicación comercial de innovaciones tecnológicas.

Pascal Lamy, miembro del Grupo i24c High Level, ha comentado: “Este estudio confirma la necesidad de adoptar un enfoque integrado y sistemático para la investigación, la innovación y la competitividad, por lo que la iniciativa de la CE llega en buen momento. Los logros conseguidos hasta ahora son garantía de futuro, pues otras economías están trabajando para desarrollar sus propias industrias relacionadas con la energía a fin de explotar las ingentes oportunidades que ofrece la transición a una economía sostenible. Sin embargo, con la creación de un marco adecuado, que ponga al consumidor en el centro y ofrezca opciones estratégicas inteligentes, Europa puede demostrar su liderazgo en un entorno industrial de éxito, además de dar un papel más prominente a las energías limpias.”

Por su parte, Nicolas Clinckx, Vicepresidente de Energía y Utillities de Capgemini Consulting, ha explicado que: “La posición predilecta que ocupa Europa en I+D de tecnologías de bajas emisiones de carbono puede sentar las bases para la consecución de los objetivos sobre el cambio climático establecidos en COP21 y de su Plan de trabajo de la energía europea para 2050, pero siempre y cuando se dediquen más esfuerzos para solventar las deficiencias en materia de aplicación comercial. No se trata solo de un problema relacionado con la energía. Europa necesita una estrategia cohesiva para la innovación y la ejecución de proyectos energéticos que integre a todos los sectores vinculados y los esfuerzos de los países para impulsar a los proyectos prometedores, de manera que salgan del conocido valle de la muerte para lograr la puesta en producción. La EU puede desempeñar un papel principal con un marco regulador que promueva tanto la inversión como el desarrollo comercial de las iniciativas.”

En los últimos años, el rápido crecimiento de cuatro megatendencias interrelacionadas —sostenibilidad, digitalización, integración de servicios y empoderamiento local— y su impacto en el ecosistema de la innovación, exigen cambios a Europa. Estas tendencias han suscitado cambios disruptivos en el sector de la energía, modificando las expectativas y las demandas de los consumidores y así como la presiones de negocio y prioridades de las empresas. Estas tendencias son base para la formulación de las recomendaciones del informe de i24c y Capgemini Consulting.

El estudio ofrece cinco premisas clave para ayudar a resolver el déficit práctico comentado e impulsar la transición de Europa hacia la energía limpia:

  1. Proporcionar claridad sobre la dirección a largo plazo

Las empresas y entidades a nivel comunitario y nacional necesitan una visión y un marco claro sobre el que trabajar. Esto sólo es posible con una estrategia de innovación industrial de dimensión europea.

  1. Crear las condiciones de mercado adecuadas para que los proyectos de innovación energética superen el “valle de la muerte” y consigan la aplicación comercial de dicha innovación

La innovación en el sector energético requiere un gran volumen de inversión que solo se consigue si los inversores ven con claridad el camino para pasar de la investigación a la producción. Europa necesita crear las condiciones de mercado y la regulación adecuadas para hacerlo realidad.

  1. Acelerar el empoderamiento de las autoridades locales

El poder de los datos contribuye al crecimiento de Internet de las Cosas (IoT) y, en particular, de ciudades inteligentes. Lugares como Singapur están demostrando cómo una concepción integradora y holística de la ciudad  contribuye a dar más poder a los gobiernos regionales.

  1. Empoderamiento de clientes y ciudadanos

La implicación de la ciudadanía es clave para crear un deseo y una demanda de cambio. Los gobiernos deben ayudar a las organizaciones privadas a movilizar a las personas desde abajo para hacer avanzar a Europa.

  1. Mayor orientación a resultados y carácter más selectivo en la promoción de actividades innovadoras en materia energética

Cuando los presupuestos son limitados, una iniciativa de innovación no debería recibir ayuda si no va a desembocar en alguna acción práctica concreta. El denominador común de cualquier proyecto de I+D debería ser la eficiencia de la inversión.

El informe de i24c y Capgemini Consulting es el resultado de cuatro meses durante los que se han realizado más de 30 entrevistas, dos seminarios exhaustivos con 25 agentes clave del sector público y privado, un análisis en profundidad de 11 proyectos de innovación energética y una encuesta a 80 líderes europeos. Los principales responsables del estudio son: Julia Reinaud (i24c), Nicolas Clinckx, Katia Ronzeau y Paul Faraggi (Capgemini Consulting).

Las inversiones en eólica marina en Europa se duplicaron en 2015 para alcanzar una cifra de 13.300 M€, en un año récord tanto en financiación como en conexión a red de instalaciones. Un total de 3.019 MW de nueva potencia eólica marina entraron en servicio en aguas europeas en 2015, más del doble de la que se conectó en 2014. La potencia eólica marina instalada en Europa actualmente asciende a 11.027 MW. Otros 3.034 MW de capacidad, repartidos en 10 proyectos, alcanzaron la decisión final de inversión, el doble respecto de 2014. Estas son algunas de las principales cifras se recogen en el informe “The European offshore wind industry – key trends and statistics 2015”, publicado por EWEA.

3.019 MW de potencia neta conectada a red, se sumaron en 2015, un 108% más que en 2014. Alemania (2.282 MW), Reino Unido (556 MW) y Holanda (180 MW) fueron los países que conectaron parques eólicos marinos a la red en 2015. El 75,4% de la potencia neta entró en servicio en Alemania, cuadriplicando la potencia conectada a red en 2014. Esto fue debido en parte al retraso en las conexiones a red que finalmente entraron en servicio en Alemania en 2015. El segundo mayor mercado fue Reino Unido, con una cuota del 18,7%, seguido de Holanda, con un 5,9%. De los 3.019 MW conectados el año pasado en aguas europeas, el 86,1% están situados en el Marte del Norte, el 9,2% en el Mar Báltico y el 4,7% en el Mar de Irlanda.

754 aerogeneradores marinos en 15 parques eólicos fueron conectados a red entre el 1 de Enero y el 31 de Diciembre de 2015. Se instalaron 419 nuevos aerogeneradores en 2015. Siete aerogeneradores fueron desmantelados en Reino Unido y Suecia, lo que da un resultado neto de 412 aerogeneradores. 53 de estos aerogeneradores están esperando a ser conectados a red. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2016

SEDICAL
COMEVAL