Tags Posts tagged with "factura eléctrica"

factura eléctrica

APPA Renovables ha presentado el Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España. En 2016, el sector contribuyó con 8.511 M€ al PIB nacional, aportando 1.000 M€ en fiscalidad neta y mejorando nuestra balanza comercial con un saldo exportador neto de 2.793 M€. El sector empleó a 74.566 trabajadores y produjo ahorros en importaciones energéticas de 5.989 M€. Los ahorros producidos en el mercado eléctrico (5.370 M€), superiores a la retribución específica percibida, confirman que las renovables abaratan nuestra factura eléctrica.

La presentación del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España congregó en Madrid a más de 150 profesionales del sector energético. El estudio, que alcanza su novena edición, fue presentado por el presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig, y el director general de la Asociación, José María González Moya, que estuvieron acompañados por el director general del Club Español de la Energía, Arcadio Gutiérrez.

El Estudio trata de arrojar luz sobre los costes y beneficios que las energías renovables aportan a nuestra economía en un momento en el que se está debatiendo la velocidad de adopción de las mismas dentro de la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Leve repunte del PIB y descenso del empleo

En 2016, el sector renovable contribuyó con 8.511 M€ al PIB nacional. El leve crecimiento no se ha producido por un aumento en el aporte energético, dado que la potencia permanece prácticamente estancada, con solo 43 nuevos MW, y la energía vendida ha disminuido. Esta recuperación obedece más a la reactivación de algunos sectores tecnológicos fruto de la subasta de nueva capacidad renovable registrada en 2016 (500 MW de eólica y 200 de biomasa) y el anuncio de nuevas subastas previstas para 2017.

El empleo, al contrario que el PIB, sufrió un retroceso y se situó en 74.566 puestos de trabajo, 2.760 menos que el año anterior. Se trata del nivel más bajo de empleos de toda la serie analizada, con un descenso cercano al 50% respecto al año 2008, cuando el sector empleaba a 142.940 trabajadores. Este descenso se ha debido a un fuerte ajuste de los empleos de las instalaciones en funcionamiento, derivado de la reforma eléctrica y, en particular, en las tecnologías asociadas a la bioenergía, más intensivas en empleos.

Año 2016, fin del primer semiperiodo regulatorio

El año 2016 ha supuesto la finalización del primer semiperiodo regulatorio (2014-2016). Un semiperiodo en el que las renovables han dejado de ingresar 930 M€, de los cuales 356 se prevé́ que sean percibidos por las instalaciones a lo largo de su vida útil y el resto, 574 M€, no los recuperará nunca el sector renovable. Esta cifra podría ampliarse con 664 M€ adicionales en el segundo semiperiodo (2017-2019) por una irreal estimación del precio de la electricidad a futuro. Una estimación de precios que perjudica gravemente al sector renovable y que no es consistente con otras previsiones que maneja el Ministerio para otros fines. Esta situación ha sido criticada por la CNMC que ha denunciado la “inconsistencia” y “abierta contradicción” del Ministerio al utilizar distintas estimaciones según conveniencia.

Ahorros en importaciones, descenso de las tecnologías térmicas

Las tecnologías renovables térmicas aumentaron ligeramente su contribución energética un 1,6% respecto al año previo, a pesar del descenso que experimentaron estas tecnologías en términos de PIB, lastradas por la fuerte caída de la actividad en solar térmica. El uso combinado de renovables en generación eléctrica, energía térmica y biocarburantes, permitió evitar la importación de 19.945.081 toneladas equivalentes de petróleo, lo que supuso unos ahorros en importaciones energéticas equivalente a 5.989 millones de euros.

Este efecto sobre las importaciones es fundamental para nuestra economía. Del déficit de la balanza comercial española (18.753 M€ de déficit en 2016), el 87% es consecuencia de las masivas importaciones de combustibles fósiles. Las energías renovables, por el contrario, tienen un comportamiento netamente exportador, con un saldo positivo para nuestra economía de 2.793 M€. Como todos los años analizados, las renovables fueron contribuidor fiscal neto a las arcas del Estado, contabilizándose un saldo positivo para la economía de 1.000 millones de euros en 2016.

Abaratamiento del sector eléctrico

En lo referente al sector eléctrico, el efecto depresor en los precios del mercado diario supuso un ahorro medio de 21,50 € por cada MWh adquirido. En total, las energías renovables redujeron el precio del mercado en 5.370 M€. Si tenemos en cuenta que la retribución específica – antiguas primas- de las energías renovables fue de 5.360 M€, se constata que un mix eléctrico con renovables es más barato que sin ellas. Todo ello sin contabilizar los grandes beneficios que estas energías aportan a nuestra economía. En 2016 el precio medio del mercado eléctrico se situó en 39,67 €/MWh, en caso de no haber tenido la aportación renovable el mercado hubiera registrado un valor medio de 61,17 €/MWh.

Grandes beneficios para nuestra economía

Las energías renovables evitaron la emisión de 52,2 millones de toneladas de CO2 lo que, independientemente de sus beneficios medioambientales y sobre la salud, supuso ahorros en derechos de emisión por valor de 279 M€. Este valor es anormalmente bajo debido al descenso del 30% en el precio de la tonelada de CO2.

Otros beneficios como la reducción de la dependencia energética, la fijación de población en entornos rurales o la valorización de residuos agrícolas, ganaderos y urbanos son difícilmente cuantificables. Otro efecto difícilmente medible es el componente innovador que este sector representa, las energías renovables destinan al I+D+i un 3,39% de su contribución al PIB lo que supone casi el triple que la media nacional y muy por encima de la media europea. Es importante mencionar que España es el segundo país del mundo en porcentaje de patentes renovables, un magnífico indicador del esfuerzo y los frutos de esta inversión.

Esperanza en la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética

José Miguel Villarig, presidente de APPA Renovables, destacó la importancia de estos beneficios para nuestra economía durante la presentación del Estudio: “es importante que se reflejen los beneficios económicos, medioambientales y sociales que las energías renovables aportan a nuestra sociedad, porque si no los conocemos, no entenderemos por qué en el mundo el 55% de la nueva potencia ya es renovable y no podremos acometer con convencimiento el reto de la transición energética y la descarbonización”.

El presidente de la Asociación también ha mencionado la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, “el sector empresarial necesita contar con un marco estable y predecible para acometer sus inversiones. Esperamos que la futura ley (de Cambio Climático y Transición Energética) contemple los beneficios de las renovables, proporcione predictibilidad al sector y establezca una fiscalidad ambiental de que “quien contamina, paga”, dando señales claras al mercado de hacia dónde nos dirigimos”.

La comercializadora energética Aldro Energía lanza Go2Battery, una solución dirigida a que empresas, industrias, grandes superficies, instalaciones deportivas y sector terciario, eliminen los efectos de la energía reactiva en sus instalaciones y en su factura de la luz. La energía reactiva introduce unos desajustes que reducen la eficiencia de las instalaciones y produce una merma en la capacidad de la red eléctrica de distribución. Por este motivo, la normativa actual penaliza la factura eléctrica con un recargo económico cuando la energía reactiva supera el 33% del consumo de energía activa.

Aldro Energía ha creado esta solución dirigida a suprimir la energía reactiva que generan los equipos incorporando Baterías de Condensadores, una solución fiable y eficaz para acabar con los problemas que ello genera en instalaciones de aire acondicionado, fluorescentes, etc. y reducir su recargo económico.

 

El nuevo servicio Go2Battery permite alcanzar un ahorro desde el primer día, con la ventaja de que la instalación del proyecto se financia con el ahorro generado.

Aldro Energía se encarga del análisis de la curva de energía reactiva de la instalación, del modelo de batería eléctrica que mejor se ajusta a las necesidades, de la instalación y soporte de mantenimiento, y de la financiación, logrando un ahorro en la factura eléctrica, que permite amortizar la inversión desde el primer día, asegurando las máximas garantías en la reducción del consumo.

Una comercializadora con servicio 360º

Aldro es una comercializadora de energía que invierte todos sus medios y experiencia en el desarrollo de soluciones personalizadas enfocadas al ahorro energético.

Para poner en marcha estas soluciones, Aldro Energía cuenta con un importante equipo de ingenieros, asesores y gestores que identifican e implementan los proyectos más idóneos y más competitivos para lograr ahorros en cada cliente.

Todo ello le ha permitido mantener a sus clientes los precios de la luz en las últimas subidas de precios e incluso bajarlo al sector de la empresa.

Actualmente da servicio en toda la geografía nacional a través de una red de más de 70 oficinas y delegados, así como un servicio de atención 24/365 horas.

Aldro Energía está acreditada por Red Eléctrica Española (REE) y por el Operador del Mercado Eléctrico Español como comercializadora eléctrica para todo el país -lo que supone una garantía de los organismos reguladores de que posee tanto la capacidad técnica como económica para ofrecer este servicio en todo el territorio nacional-. Y cuenta asimismo con distintos sellos calidad otorgados por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

Los equipos de climatización son los grandes consumidores energéticos en la mayoría de instalaciones de diversos sectores. Pueden llegar a representar el 60% de la factura eléctrica en edificios del sector terciario como hoteles, hospitales, centros comerciales, industrial o de oficinas. El camino para dar
con soluciones para conseguir el ahorro energético en este campo se basa en poseer información. En esta línea, Indoorclima está desarrollando el Big Data del Clima, con información técnica básica del funcionamiento de equipos de enfriadoras y rooftops de fabricantes de todo el mundo. El conocimiento de
su funcionamiento real en un sinfín de casuísticas (tanto propias de los equipos como de la instalación o la zona climática) está proporcionando las claves para desarrollar los algoritmos necesarios para poder parametrizar cada instalación en su rendimiento óptimo, y así reducir el consumo energético
entre un 20%-50%, así como los costes de mantenimiento preventivo y correctivo, según la instalación.

Las instalaciones de climatización están poco gestionadas energéticamente. Existe un gran problema de carencia en el control de equipos de grandes potencias, que suelen estar situados en zonas de acceso
complicado de las instalaciones, y los propios mantenimientos preventivos son muy básicos, generalmente reducidos al mínimo que requiere la normativa. Como dato de referencia, del total de ventas de equipos de climatización en 2012, solo un 15% correspondió a sistemas de regulación y control. Y ello, en sectores donde los equipos de climatización consumen más de 3.000.000 de kWh/año, representa unos costes energéticos desproporcionados e innecesarios.

De aquí radica el trabajo de Indoorclima en la búsqueda de una solución que aporte como objetivo principal el ahorro energético en instalaciones de climatización. Leer más…

Silvia Escámez
María del Mar Romero
Óscar Marinello
Indoorclima

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2016

Los socios de UNEF, la asociación mayoritaria del sector fotovoltaico que agrupa al 85% de la capacidad instalada en España, han donado al colegio para personas con autismo ALEPH‐TEA una instalación de autoconsumo que permitirá al centro ahorrar el 30% de su factura eléctrica. Los Trastornos del Espectro Autista afectan a uno de cada 250 niños en edad escolar.

Se calcula que en España hay unas 200.000 personas con TEA, 50.000 de ellas menores de edad. ALEPH‐TEA es una asociación sin ánimo de lucro constituida en 2002 por un grupo de familias con hijos e hijas que sufren Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) y profesionales especializados, que trabaja para mejorar la calidad de vida y la inclusión social de las personas con autismo y sus familias.

El proyecto instalado en el centro ALEPH‐TEA supondrá un ahorro de los gastos eléctricos equivalente al coste total de las dietas anuales de 80 alumnos del centro. La donación permitirá a las familias de la asociación un alivio en las cargas económicas a las que tienen que hacer frente, que se han visto incrementadas en los últimos tiempos por la reducción de las ayudas sociales.

La instalación de autoconsumo consta de 30 paneles fotovoltaicos de 215 Wp de potencia unitaria conectados a un inversor de 6 KW. Está gestionada por un equipo que controla y regula en tiempo real la producción instantánea en función del consumo efectivo, evitando la inyección a la red de excedentes.

A precios de mercado y con las condiciones normativas y administrativas actuales, la instalación donada habría supuesto una inversión de 9000€, que se habrían recuperado en 5 años.
El proyecto ha sido posible gracias a la donación de recursos materiales y humanos de los socios y voluntarios GRUPO TSK, PRAXIA ENERGY, FRONIUS, AS SOLAR, LACECAL, GREEN POWER MONITOR, FOTOSOLAR, y los ingenieros Enrique Alcor y Javier del Amo.

El RD de autoconsumo recientemente aprobado por el Gobierno, implicará una reducción del
24% del ahorro que el centro ha conseguido con la instalación. Pérdidas a las que habrá que sumar los gastos asociados a la necesidad de tramitar la regularización de la instalación de nuevo, pues el borrador de proyecto de normativa se aplicará de forma retroactiva.

El RD de autoconsumo al que deben adaptarse las instalaciones antes de abril de 2016, ha sido
duramente criticado por las instituciones reguladores (CNE, CNC, Defensora del Pueblo), sindicatos, consumidores, plataformas ciudadanas, asociaciones profesionales y el grueso de
los partidos de la oposición.

La fuerte oposición social ha mejorado las condiciones planteadas en los primeros borradores,
especialmente para las pequeñas instalaciones, pero mantiene barreras injustificables para el
desarrollo del autoconsumo, como el popularmente conocido como “impuesto al sol”, una serie de “cargos” extra para los consumidores que cuenten con un sistema de ahorro y eficiencia energética con placas fotovoltaicas, y que haría que gran parte de estas instalaciones
no resultaran rentables.

Interior del C.C. Ciudad Tres Cantos

Los centros comerciales, grandes consumidores de energía, ofrecen un alto potencial de ahorro energético y en factura eléctrica, algo realmente relevante en periodos en los que el consumo energético se dispara como pueden ser los meses de verano y, especialmente, en olas de calor como las que se han dado este año en España en las que se han alcanzado máximos históricos en consumo energético que no se daban desde el verano de 2011. Para garantizar el confort de los clientes, los centros comerciales consumen más energía en los meses de más calor, ya que al capítulo de iluminación se suma en gran medida el de refrigeración. Si en un mes del resto del año la factura mensual de un centro comercial es de 15.000 euros como promedio, en los meses de verano de más calor ésta aumenta en un 22%. Pese a esta realidad, no son tantos los centros comerciales en España que cuentan con datos suficientes sobre su consumo energético o que hayan puesto en marcha un plan de eficiencia energética en sus instalaciones.

El análisis comparativo de los datos relativos al consumo eléctrico extraídos de las más de doce auditorías que Creara ha realizado para centros comerciales de España y Portugal permite situar el potencial de ahorro energético anual de un centro comercial entre un 20 y un 35%, siempre y cuando se lleven a cabo las medidas de eficiencia energética detectadas y recomendadas a través de las auditorías energéticas.

Este ahorro energético se traduciría en ahorros en factura eléctrica entre 48.000 y 117.000 € anuales, dependiendo del tipo de centro comercial y de su ubicación geográfica; así como en una reducción de emisiones CO2 entre el 21 y el 37%.

Tal y como señala Alejandro Morell, Socio y Director de la Oficina Técnica de Creara, las auditorías energéticas aplicadas a los centros comerciales permiten detectar las medidas que lograrían mayor ahorro energético. “En los análisis de auditoría energética realizados a centros comerciales, los mayores ahorros se encuentran en la climatización, con un gran impacto en la refrigeración durante los meses de verano; si bien es cierto que la iluminación, sobre todo la generada por luminarias incandescentes, genera calor y contribuye a elevar la temperatura de un local, lo que implica una mayor exigencia de refrigeración y, por tanto, mayores costes que además, en el caso de los centros comerciales, se prorratea a los locales.

Otro parámetro relevante a la hora de implantar un plan de gestión de la energía en un centro comercial es la optimización de la compra de electricidad. Desde el departamento de Aprovisionamiento y Telemedida de Creara se plantea como solución de ahorro el seguimiento y control de consumo energético de los centros comerciales, que permite detectar consumos anómalos, corregir los desvíos y, teniendo todos estos datos, minimizar los costes energéticos mediante la negociación de precios con las compañías comercializadoras.

José Carlos Marquina, representante del Grupo Empresarial Lualca, Propiedad y Gestora de varios Centros Comerciales en Madrid entre los que están C.C. Ciudad Tres Cantos, ubicado en el municipio que lleva su nombre, y C.C. Plaza de las Provincias, ubicado en Fuenlabrada, manifiesta que “la optimización de los parámetros de suministro les ha permitido minimizar los costes energéticos en ambas instalaciones en un 11% y un 24% respectivamente, así como conocer en detalle otras medidas de ahorro potenciales y las curvas mensuales de energía activa y reactiva y demanda de potencia.

De acuerdo con la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) americana, las organizaciones sanitarias gastan anualmente cerca de 8.800 M$ para cubrir las necesidades energéticas de sus pacientes. En un hospital típico, el principal consumidor de energía eléctrica es el sistema de climatización (calefacción, ventilación y aire acondicionado), que representa tanto como el 42% del consumo total.
El sistema de acondicionamiento de aire y la planta central de producción de frío pueden elevar la factura eléctrica de un hospital hasta por encima de 1 M$ al año.

Con las tecnologías y estrategias de máximo rendimiento correctas, es posible reducir el consumo de energía de los sistemas de climatización y de la planta central de producción de frío hasta en un 40%. Como ejemplo de ello, uno de los mayores centros sanitarios públicos de EE.UU., el Broward Health Medical Center (BHMC) registró ahorros de 311.000 $ en solo un año, incluso llegando a más de 30.000 $ en un mes. Esto fue posible después de implementar la optimización y analítica avanzadas de Entic, que proporcionan visibilidad y transparencia en el rendimiento y servicio de su sistema de climatización y de su planta de producción de frío de 6.000 t de capacidad.

Para un hospital, o cualquier otro edificio comercial, la planta de producción de frío tiene una importancia crítica. Es el sistema circulatorio del sistema de climatización, responsable de que el aire fluya continuamente. El Departamento de Energía de Estados Unidos, indica que el 95% de las plantas enfriadoras son ineficientes. ¿Quiere esto decir que todas las plantas están rotas?. No, sin embargo lo que sí indica es que las plantas enfriadoras de cualquier instalación derrochan energía y dinero, y el propietario probablemente ni siquiera sepa cuanto.

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2014

Toshiba ha anunciado el lanzamiento en Europa del primer sistema modular doméstico para el control de energía. Denominado Pluzzy, permite ver en tiempo real el consumo de energía de un hogar, incluso por distintos tipos de dispositivos y aparatos, y se caracteriza por su facilidad de uso y configuracion. Pluzzy permite fijar objetivos de consumo y así reducir tanto la factura electríca como las emisiones de CO2.


Pluzzy es el primer paso del grupo Toshiba para impulsar su negocio en el mercado de servicios energéticos para hogar y empresas en Europa. La compañía, además de este tipo de dispositivos, también comercializará soluciones de energias renovables. Según las previsiones de la compañía, el mercado de Sistemas Domésticos de Gestión de la Energía (HEMS, Home Energy Management System en inglés) crecerá a un ritmo interanual del 30% hasta 2020. Toshiba prevé que en 2017 más de 33 millones de hogares europeos dispondrán de un equipo de este tipo.

Pluzzy es un pequeño dispositivo hardware que se conecta a la red doméstica para medir en tiempo real el consumo energético de la iluminación, la calefacción y el resto de dispositivos electrónicos. El sistema se completa con una serie de sensores que miden el consumo y un software con el que se puede controlar y configurar el funcionamiento de todos los aparatos eléctricos. Esto incluye el establecimiento de parámetros de uso y objetivos de consumo. A este software se accede desde el PC, el televisor, la tableta o el teléfono. El sistema puede controlarse de manera remota, permitiendo así gestionar la activación o desactivación de distintos dispositivos o sistemas centrales de climatización desde un dispositivo smartphone, por ejemplo.

Según Toshiba, este tipo de sistemas pueden reducir el consumo energético como mínimo en un 50% y pueden ser amortizados en un período que oscila entre los 25 y los 36 meses, si en su configuracion el usuario gestiona con ellos el 90% del consumo energético de su hogar.

SEDICAL
COMEVAL