Tags Posts tagged with "mix energetico"

mix energetico

Con una cartera de pedidos récord de 600 MW el pasado año, y el reciente anuncio de la instalación de su fábrica de montaje en Argentina, Vestas está desempeñando un papel clave respaldando los objetivos del país para alcanzar un mix energético más sostenible. Como muestra de su liderazgo en el mercado eólico argentino, Vestas ha cerrado un contrato de 106 MW para la construcción de dos parques eólicos cerca de la ciudad de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires.

El pedido lo ha realizado Pampa Energía S.A. e incluye el suministro e instalación de 28 aerogeneradores modelo V136-3.45 MW, que podrán alcanzar los 3.8 MW de potencia. Se trata de los parques Pampa y De la Bahía, que tendrán una capacidad de 53 MW respectivamente. El pedido también incluye un contrato de mantenimiento a 20 años Active Output Management (AOM 5000).

El pasado año, Vestas firmó contratos en Argentina por valor de 600 MW y, con este nuevo pedido, la compañía está cerca de alcanzar 1 GW de capacidad eólica, instalada o en construcción, en el país. Nuestra sólida cartera de pedidos y el reciente anuncio de los planes de la compañía para abrir una fábrica de montaje en Argentina enfatizan nuestro compromiso con las metas renovables del país”, afirma Andrés Gismondi, Director de Ventas de Vestas Cono Sur.

La entrega de los aerogeneradores está prevista para el último trimestre de 2018, mientras que la puesta en marcha se espera que tenga lugar en 2019.

Vestas y Pampa Energía S.A. han trabajado previamente desarrollando el parque eólico Corti, de 100 MW, en la misma región que los anunciados. El Proyecto de Corti ya se ha finalizado y será inaugurado el próximo miércoles, 23 de mayo.

¿Te imaginas poder comprar directamente la energía producida por los módulos fotovoltaicos de tu vecino? ¿o la de la instalación de biogás de un agricultor cercano? ¿o tal vez la generada por la planta eólica local? Axpo está poniendo en práctica esta visión de futuro en Alemania junto con el comercializador local Wupper-taler Stadtwerke (WSW), a través de un proyecto denominado Elblox. Con la ayuda de la tecnología blockchain, los clientes de WSW pueden elegir su propio mix energético mediante un programa digital que permite a los operadores y propietarios de plantas solares, eólicas, hidroeléctricas y de biomasa la venta directa de electricidad producida a clientes finales.

La economía colaborativa y la digitalización están transformando de forma muy rápida el mercado energético internacional comenzando a revolucionar los modelos comerciales, cambiando las reglas y modificando los procesos entre el productor de energía y el consumidor. Como resultado, las actuales reglas podrían quedar obsoletas o mejorarse con nuevos modelos que permitan que la electricidad pueda comprarse directamente al productor.

Axpo, grupo energético suizo con presencia en España desde 2002 y uno de los principales actores a nivel europeo, se ha situado a la vanguardia con una plataforma cuyo concepto fue desarrollado en 2015 por un equipo de expertos del Grupo Axpo y probado exitosamente en laboratorio a lo largo de 2016.

Un mix de energía renovable individualizado, a tan solo unos pocos clicks

Elblox opera a través de una plataforma digital basada en blockchain que permite la comercialización personalizada de electricidad entre productores descentralizados de energía renovable y potenciales consumidores. Los consumidores de electricidad pueden seleccionar entre numerosos productores locales de energía y construir una cartera de energía individual, a su medida.

La plataforma de Elblox ofrece a los productores de energía locales un nuevo canal de venta donde pueden vender su electricidad directamente a los clientes finales.

La plataforma almacena toda la información relacionada con la producción, el consumo y las relaciones contractuales entre los participantes de la plataforma y el blockchain garantiza que se registren los datos de producción y comercialización de cada planta. Como resultado, cada kWh producido se puede asignar específicamente a un consumidor y, a su vez, garantiza claramente su certificado de origen.

La economía colaborativa y la digitalización ofrecen a los productores de energía un nuevo papel en el mercado

La plataforma Elblox permite a los distribuidores y empresas eléctricas establecer un mercado digital local para la electricidad producida en la región y los clientes pueden elegir su propia combinación de energía. Junto con WSW, Axpo está haciendo posible el funcionamiento de la plataforma Elblox en numerosos puntos: por ejemplo, los hogares de la ciudad alemana de Wuppertal ya pueden obtener su energía a través de la primera plataforma de comercio blockchain para electricidad verde. La energía comercializada proviene exclusivamente de fuentes regionales de energía renovable y de todos los procesos que se ejecutan en la plataforma Elblox. WSW funciona como el vínculo entre productores y consumidores y es responsable de la liquidación eficiente de transacciones, como la contabilidad, la facturación o las entregas fallidas cuando no hay sol o viento.

Ignacio Soneira, director general de Axpo Iberia, explica: “El mercado alemán es especialmente adecuado para la entrada en el mercado de Elblox porque la liberalización está muy avanzada. Tras el lanzamiento de la nueva plataforma Elblox, los consumidores de energía podrán establecerse en el futuro como socios energéticos equitativos con productores y proveedores de energía. Los resultados de la colaboración con WSW se utilizarán para el futuro desarrollo de la plataforma Elblox, que tiene el potencial de convertirse en un canal líder para la energía renovable personalizada en Europa“.

Un negocio en el que todos ganan

La plataforma ofrece grandes ventajas: en el mejor de los casos, el cliente conoce personalmente al productor de energía porque se trata de su vecino con un sistema fotovoltaico, el agricultor local con una planta de biogás o bien una iniciativa local de energía eólica. Esta proximidad y la posibilidad de construir un mix personalizado de energía deben ser atractivas para los clientes y garantizar que los productores de electricidad puedan generar mayores ingresos en el mercado.

El CEO de WSW Andreas Feicht se muestra convencido de su éxito: “Es un concepto que tiene el potencial de revolucionar la venta de electricidad“.

Adicionalmente, Elblox y los proveedores locales de energía también se beneficiarán: los ingresos generados por el consumo de los usuarios se dividen entre productores y consumidores. Además, Elblox genera ingresos adicionales con la administración de energía residual, por lo que encaja perfectamente en la estrategia de Axpo para desarrollar nuevos campos de negocio y generar ingresos adicionales.

La edición de 2018 del Energy Outlook de BP, presentada en Londres por Spencer Dale, Economista Jefe del grupo, y Bob Dudley, Director Ejecutivo, reflexiona sobre las fuerzas que configuran la transición energética global hasta 2040 y las incertidumbres que acompañan a esa transición. La velocidad con la que se producirá es incierta y el nuevo Outlook analiza varios escenarios, si bien gran parte de lo expuesto en el mismo se basa en un escenario base, denominado “Evolving Transition“.

Este escenario base, que asume que las políticas gubernamentales, las tecnologías y las preferencias sociales evolucionan de manera y velocidad similares al pasado reciente, propone:

• Un rápido crecimiento en las economías en desarrollo, que eleva la demanda mundial de energía un tercio más.
• El mix energético global más diverso que el mundo haya visto para 2040, con petróleo, gas, carbón y combustibles no fósiles, cada uno contribuyendo en aproximadamente una cuarta parte.
• Las energías renovables son, con diferencia, la fuente de energía de más rápido crecimiento, multiplicándose por cinco y proporcionando alrededor del 14% de la energía primaria.
• La demanda de petróleo crece durante gran parte del período estudiado, antes de su estabilización en los últimos años.
• Un crecimiento fuerte de la demanda de gas natural, que supera al carbón como la segunda fuente de energía
• El petróleo y el gas natural representan más de la mitad de la energía mundial.
• El consumo mundial de carbón se mantiene estable y parece cada vez más probable que el consumo de carbón chino se haya estancado.
• El número de coches eléctricos crece hasta suponer cerca de un 15% del parque automovilístico, pero debido a una mayor intensidad en su uso, representan el 30% de los km recorridos con vehículos de pasajeros.
• Las emisiones de carbono continúan aumentando, lo que indica la necesidad de un exigente conjunto de acciones para lograr una ruptura decisiva con el pasado.

Análisis de fuentes energéticas

Para 2040, el petróleo, el gas, el carbón y los combustibles no fósiles representan cada uno alrededor de una cuarta parte de la energía mundial. Más del 40% del aumento general en la demanda de energía se cubre con energía renovable.

La demanda de petróleo crece a lo largo de gran parte del periodo contemplado en el informe, aunque se estabiliza en los últimos años. Todo el crecimiento de la demanda proviene de las economías emergentes. El crecimiento de la oferta está impulsado por el petróleo no convencional de EE.UU. durante los primeros años, y con la OPEP tomando el relevo a finales de la década de 2020, cuando los productores de Oriente Medio adopten una estrategia de crecimiento de su cuota de mercado. El sector del transporte continúa dominando la demanda mundial de petróleo, representando más de la mitad del crecimiento global. La mayor parte de este crecimiento, que se estabiliza al final del periodo de estudio, proviene del transporte aéreo, marítimo y ferroviario, así como del transporte terrestre pesado, con muy pequeños crecimientos en automóviles y motocicletas. Después de 2030, la principal fuente de crecimiento en la demanda de petróleo proviene de sus usos como materia prima, particularmente para la empresa petroquímica.

El gas natural aumenta su presencia durante el período, apoyado por los niveles crecientes de industrialización y demanda de energía de las economías emergentes, el continuo cambio de carbón a gas y el aumento de la oferta de bajo coste en Norteamérica y Oriente Medio. Para 2040, EE.UU. representa casi una cuarta parte de la producción mundial de gas, y la oferta mundial de GNL se duplicará con creces. El crecimiento sostenido en la producción de GNL aumenta en gran medida la disponibilidad de gas en todo el mundo, y el mercado de GNL supera al del gas natural transportado a través de oleoducto a principios de la década de 2020.

El consumo de carbón se estanca durante el período de estudio, con caídas en China y en la OCDE compensadas por el aumento de la demanda en India y otras economías asiáticas emergentes. China sigue siendo el mercado más grande, representando el 40% de la demanda mundial de carbón hasta 2040.

BP_ENERGY_OUTLOOK-2Las energías renovables crecen por encima del 400% y representan más del 50% del aumento en la generación mundial de electricidad. Este fuerte incremento es posible gracias a la creciente competitividad de eólica y solar. Los subsidios se eliminan gradualmente hacia mediados de la década de 2020, y las energías renovables son cada vez más capaces de competir con otras fuentes. China es el país que más contribuye a este crecimiento, al agregar más energía renovable que toda la OCDE en su conjunto, con India convirtiéndose en el segundo para 2030.

Análisis por sector

La electricidad representa casi el 70% del aumento en la demanda de energía primaria. El mix empleado en su generación cambiará considerablemente, con las energías renovables ganando participación más rápidamente que cualquier otra fuente de energía en la historia, ya que aumenta del 7% actual a alrededor de una cuarta parte para 2040. Aun así, el carbón sigue siendo la mayor fuente de energía usada en la generación para 2040.

A pesar de que la demanda de transporte se ha más que duplicado, la energía necesaria para atender esa demanda crece sólo un 25%, lo que pone de manifiesto un aumento acelerado de la eficiencia de los vehículos. El sector del transporte continúa dominado por el petróleo (alrededor del 85% en 2040) a pesar de la creciente penetración de los combustibles alternativos, en particular el gas natural y la electricidad.

El Outlook de este año sostiene que la penetración de la electricidad en el sector del transporte se mide mejor considerando tanto el número de vehículos eléctricos como la intensidad con que se usa cada vehículo. En el escenario “Evolving Transition”, la proporción de vehículos eléctricos en el parque automovilístico mundial alcanza alrededor del 15% para 2040: más de 300 millones de automóviles en un parque automovilístico de casi 2 mil millones. Sin embargo, la proporción de kilómetros recorridos por turismos propulsados por electricidad, que también tiene en cuenta la intensidad con que se utilizan los vehículos eléctricos, es superior al 30%. El Outlook muestra cómo la interacción de automóviles totalmente autónomos con movilidad compartida tiene el potencial de aumentar sustancialmente la intensidad con la que se conducen los vehículos eléctricos.

BP_ENERGY_OUTLOOK-4Existe una gran incertidumbre en el período hasta 2040 sobre la velocidad con la que aumentan las ventas de vehículos eléctricos. Para evaluarla, el Outlook considera un escenario en el que existe una prohibición mundial de las ventas de automóviles con motores de combustión interna (MCI) a partir de 2040. Este escenario reduce la demanda de carburantes líquidos en alrededor de 10 mdpd en relación con el escenario base “Evolving Transition”, pero, aun así, el nivel de la demanda de petróleo en 2040 en el escenario de ‘prohibición MCI’ es más alto que en 2016.

La demanda de energía para la industria, incluyendo tanto su uso como combustible, como para materia prima, representa alrededor de la mitad del incremento en el consumo de energía.

La mejora de la eficiencia ralentiza el crecimiento de la demanda de energía industrial (excluyendo los usos no destinados a combustión), en gran parte impulsada por la transición de China hacia unos sectores menos intensivos en energía y más de servicios y orientados al consumidor. Parte de la ralentización del crecimiento de China probablemente se desplaza hacia economías con menores ingresos, incluidas India y África.

El uso de combustibles con fines distintos a la combustión, particularmente como materia prima para la industria petroquímica, es la fuente de mayor crecimiento en la demanda global de petróleo y gas. Su uso para estos fines crece casi al doble del índice de otros usos industriales, aunque el aumento de la presión ambiental sobre la utilización de algunos productos, particularmente plásticos y embalajes de un solo uso, amortigua su crecimiento de manera considerable en relación con las tendencias del pasado. El petróleo representa casi dos tercios de este incremento y el gas natural la mayor parte del resto.

Análisis regional

Todo el crecimiento del consumo de energía proviene de las economías en desarrollo de rápido crecimiento: China e India representan la mitad del aumento de la demanda energética mundial hasta 2040. A lo largo del período, la demanda energética de China se desacelera a medida que pasa a un patrón de crecimiento económico más sostenible. Por otro lado, la desaceleración de la demanda en India es menos pronunciada y, a comienzos de la década de 2030, supera a China como el mercado energético de más rápido crecimiento del mundo. En las últimas etapas del periodo de estudio, África también cobra un papel cada vez más importante en el impulso de la demanda de energía, contribuyendo más al crecimiento de la demanda mundial de 2035 a 2040 que China.

Emisiones de carbono

En el escenario base del Outlook “Evolving Transition”, las emisiones de carbono aumentarán un 10% hasta 2040. Si bien este es un índice de crecimiento mucho menor que el observado en los últimos 25 años, sigue siendo mayor que la fuerte disminución que se considera necesaria para alcanzar los compromisos de París.

Por ello, el Outlook también explora un escenario de transición incluso más rápido, que contempla la misma reducción de emisiones de carbono que el “Escenario de Desarrollo Sostenible” de la Agencia Internacional de Energía, donde las emisiones caen casi un 50% hacia el año 2040. La mayor parte de la reducción adicional de emisiones en este escenario, frente al base “Evolving Transition”, proviene del sector eléctrico, que está casi totalmente descarbonizado para 2040.

El informe Technology Radar 2018 “Renewable Energy”, lanzado por Lloyd’s Register (LR), analiza los considerables impactos de la energía renovable en los próximos cinco años y en adelante. Proporciona respuestas de expertos líderes de la industria sobre su optimismo, preocupaciones y perspectivas de inversión en el mix energético del futuro.

Si hubiera dudas de que las fuentes de energía renovable alguna vez podrán competir efectivamente con el petróleo, el gas natural y el carbón en la generación de energía, ¡los desarrollos de los últimos dos años deberían haberlas disipado! Pero, ¿qué se necesitará para que la energía renovable se convierta en la principal forma de energía consumida?

El estudio Technology Radar 2018 “Renewable Energy” de LR plantea la pregunta: ¿cuándo se convertirá la energía renovable en la fuente de energía dominante? Además, el estudio examina qué tecnologías pueden tener el mayor impacto en diferentes países, y cuáles son los factores clave y los inhibidores del éxito.

La investigación buscó los puntos de vista y las opiniones de líderes de todo el sector, realizando una encuesta a 800 profesionales y expertos de todo el mundo. La encuesta incluyó a expertos de organizaciones de toda la cadena de valor de las energías renovables, incluidas las compañías tradicionales de energía con activos o actividades en energía renovable.

Se solicitó a los encuestados que dieran su perspectiva sobre los desafíos que deben superarse para que las energías renovables sean la principal forma de energía consumida, la tasa de crecimiento en su país y para calificar una serie de tecnologías y desarrollos en términos de su impacto potencial, la cantidad de tiempo que demorarían estas tecnologías en salir al mercado, y la probabilidad de que se adopten una vez que lo hagan. A los encuestados también se les pidió que reflexionasen sobre el ritmo y el éxito de la innovación en su sector, y sobre lo que ven como los principales impulsores y bloqueadores después de 2018.

Los hallazgos clave incluyen:

  • Los encuestados esperan que la paridad de red solar se alcance primero en China (2022), seguida de España y Emiratos Árabes Unidos en 2024, y de Australia y EE.UU. en 2025. Para la energía eólica, se espera la paridad de red en Alemania y Reino Unido para 2024, en EE.UU. y Dinamarca en 2025, y en Suecia en 2033.
  • Aunque una minoría de encuestados (10%) cree que las energías renovables ya superaron a los combustibles fósiles en su país, o lo harán en los próximos dos años, el 58% cree que este hito no se alcanzará hasta después de 2025.
  • Los costes de desarrollo siguen siendo el principal argumento en contra de las energías renovables en sus paises. Sin embargo, el coste de construir capacidad solar para la generación a escala comercial se ha reducido a más de la mitad en los últimos diez años, lo que ha contribuido a impulsar la rápida expansión de la capacidad solar en todo el mundo desde 2014.
  • Más del 45% de los ejecutivos encuestados (incluido el 55% de los residentes en Europa) dicen que la resistencia a la eólica terrestre en sus países es demasiado fuerte para permitir un crecimiento significativo de esta fuente.
  • Un abrumador 71% está de acuerdo en que los avances tecnológicos harán más en los próximos cinco años para mejorar el argumento económico de las energías renovables que los cambios normativos o regulatorios. Se espera que la infraestructura de medición avanzada (AMI), los sistemas de gestión de respuesta a la demanda (DRM), los sensores en red y la precisión de los datos de supervisión de activos tengan un impacto beneficioso en el rendimiento operativo. Sin embargo, el 36% identifica la inconsistencia de políticas como un factor inhibidor.
  • El 37% de los encuestados indica el lento desarrollo de las tecnologías de almacenamiento como el factor más importante que inhibe el crecimiento de las energías renovables en el mix energético. Las empresas energéticas necesitan poder solicitar energía adicional a los productores de energía cuando sea necesario, ya sea para equilibrar la carga o para cubrir las sobretensiones. El hidrógeno verde proporciona una forma alternativa de almacenamiento a las baterías electroquímicas, ya que las pilas de combustible de hidrógeno pueden almacenar energía por mucho más tiempo.
  • El 42% de los encuestados está de acuerdo en que alcanzar la paridad de red no será suficiente para causar un aumento sostenido de la inversión en energías renovables. Los subsidios son fundamentales para apoyar el desarrollo en la mayoría de los mercados

Cuatro cambios a gran escala en el sistema energético marcan el World Energy Outlook 2017 (WEO 2017): la rápida expansión y reducción de costes de las tecnologías energéticas limpias, la creciente electrificación de la energía, el cambio hacia una economía más orientada a los servicios y un mix energético más limpio en China y la resiliencia del gas de esquisto y del gas de formaciones compactas en EE.UU. Estos cambios llegan en un momento en que las distinciones tradicionales entre productores y consumidores de energía se están volviendo borrosas, y en que un nuevo grupo de grandes países en vías de desarrollo, liderados por India, avanza hacia el centro de la escena. Cómo evolucionan e interactúan estas dinámicas son el tema de este WEO. (La primera parte de este amplio resumen del WEO 2017 fue publicada en nuestra edición de Noviembre).

El GNL conduce a un nuevo orden en los mercados mundiales de gas

El gas natural crece hasta representar un cuarto de la demanda energética mundial en 2040 en el Escenario Nuevas Políticas, convirtiéndose en el segundo combustible más importante del mix mundial después del petróleo. En regiones ricas en recursos, como Oriente Medio, los argumentos a favor de la generalización del uso de gas son relativamente evidentes, sobre todo cuando este puede sustituir al petróleo. En EE.UU, las numerosas reservas contribuyen a mantener una fuerte proporción de
generación de electricidad con gas hasta 2040, incluso sin políticas nacionales que limiten el uso de carbón. Pero el 80% del crecimiento previsto para la demanda de gas se registra en las economías en desarrollo, lideradas por China, India y otros países asiáticos, donde gran parte del gas debe ser importado y a menudo no existe infraestructura.

El panorama es extraordinariamente competitivo, no solo debido al carbón, sino también a las renovables, que en algunos países se convierten en una forma más barata de nueva generación eléctrica que el gas hacia mediados de la década de 2020, empujando a las centrales de gas al papel de garantizar el equilibrio del sistema eléctrico en vez de la generación eléctrica de base. Las políticas sobre
eficiencia también desempeñan un papel importante a la hora de restringir el consumo de gas: mientras la electricidad generada con gas crece en más de la mitad para 2040, el uso de gas para generación
eléctrica aumenta solo un tercio debido a una mayor proporción de centrales altamente eficientes. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Diciembre 2017-Enero 2018

Un nuevo informe político de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) y el World Resources Institute (WRI) ha puesto de manifiesto que aumentar la cuota de renovables, en particular de solar fotovoltaica y eólica, en el mix energético de India e implementar cambios en las tecnologías de refrigeración, obligatorios para las centrales térmicas, no solo reduciría la intensidad de las emisiones de carbono, sino que también reduciría sustancialmente la extracción y la intensidad del consumo de agua para generación de energía.

El infome, >Water Use in India’s Power Generation – Impact of Renewables and Improved Cooling Technologies to 2030, encuentra que dependiendo de las vías energéticas futuras (IRENA’s REmap 2030 y la Autoridad Central de Electricidad de India), una transformación del sector eléctrico (excluyendo la energía hidroeléctrica) impulsada por las energías solar fotovoltaica y eólica, junto con tecnologías de refrigeración mejoradas en centrales térmicas y otras plantas renovables, podría producir hasta un descenso del 84% en la intensidad de la extracción de agua para 2030, una menor intensidad de consumo anual de agua de un 25% y reducir la intensidad de emisiones de carbono en un 43%, en comparación con los niveles de 2014. El informe se basa en los hallazgos de otro informe, Parched Power: Water Demands, Risks, and Opportunities for India’s Power Sector, lanzado por WRI.

Más de cuatro quintos de la electricidad de India se generan a partir de centrales eléctricas de carbón, gas y plantas nucleares, que dependen significativamente del agua dulce para fines de refrigeración. Además, se prevé que la participación del sector energético en el consumo nacional de agua aumentará del 1,4% al 9% entre 2025 y 2050, lo que aumentará la presión sobre los recursos hídricos. La energía renovable, con el potencial agregado de reducir tanto la demanda de agua como las emisiones de carbono, debe por lo tanto ser el núcleo del futuro energético de la India.

Resultados clave

El sector de la energía contribuye y se ve afectado por el estrés hídrico. El rápido crecimiento en la generación de energía en centrales térmicas, intensivas en agua dulce, puede contribuir al estrés hídrico en las áreas donde se encuentran las centrales. Se espera que la generación de energía represente casi el 9% del consumo nacional de agua para 2050 (en un escenario business-as-usual), creciendo desde el 1,4% en 2025 (Comisión Central del Agua, 2015) y es probable que esta cifra varíe considerablemente de una región a otra. Existe un desajuste entre la demanda y el suministro de agua cuando se considera la capacidad de agua superficial utilizable y los niveles de agua subterránea renovables. El estrés hídrico es particularmente agudo en regiones naturalmente áridas y áreas donde el agua también es necesaria para otros usos como el riego. Enfrentado a los crecientes riesgos para la seguridad del agua y la energía, el sector eléctrico necesita enfoques a largo plazo para reducir su dependencia del agua dulce y al mismo tiempo cumplir otros objetivos medioambientales como la reducción de la contaminación atmosférica, del agua y del suelo.

La combinación de tecnologías mejoradas de refrigeración de centrales eléctricas y de tecnologías renovables, especialmente solar fotovoltaica y eólica, podría disminuir la intensidad del uso de agua dulce y la intensidad de carbono del sector energético. En su Contribución Nacionalmente Determinada (NDC, por sus siglas en inglés), India se comprometió a aumentar la cuota de fuentes no fósiles en su potencia instalada al 40% para 2030. India tiene un objetivo relacionado de 175 GW de potencia renovable para 2022, incluyendo 100 GW de solar fotovoltaica y 60 GW de eólica. Como las energías solar fotovoltaica y eólica requieren significativamente menos agua que las fuentes convencionales y otras fuentes renovables durante la fase operativa, su adopción sustancial podría contribuir a una reducción en el uso de agua dulce, así como a la intensidad de carbono de la generación de energía. Simultáneamente, la eliminación progresiva de las tecnologías de refrigeración en las centrales eléctricas existentes y la restricción de su instalación en las nuevas centrales térmicas, a través de la aplicación de los estándares regulatorios anunciados de uso del agua, reducirá sustancialmente la extracción de agua.

Para 2030, la intensidad de extracción de agua para generación de electricidad (excluida la energía hidroeléctrica) podría reducirse hasta en un 84%, la intensidad de consumo en hasta un 25% y la intensidad de CO2 en hasta un 43% en comparación con 2014. En todos los escenarios analizados, la intensidad de CO2 y agua dulce del sector energético indio (excluida la energía hidroeléctrica) disminuiría sustancialmente en comparación con 2014. Incluso cuando las intensidades se reducen, los cambios en la extracción y el consumo absolutos de agua en 2030 varían. La transición de sistemas de refrigeración de un solo paso a sistemas de recirculación reducirá drásticamente la extracción, pero aumentará el consumo total de agua en la mayoría de los escenarios. Junto con el continuo desarrollo de la capacidad térmica y renovable, se estima que el consumo total de agua en 2030 aumentará en hasta 4 billones de m3. Las medidas analizadas en este informe para reducir la intensidad del agua dulce y del carbono complementan a las medidas del lado de la demanda, como las mejoras en la eficiencia energética, lo que garantiza un enfoque integrado para la planificación del sector eléctrico.

El informe conjunto se lanzó en el evento World Future Energy Summit 2018 en Abu Dhabi.

Los expertos recomiendan introducir incentivos económicos e institucionales a largo plazo para impulsar el ahorro energético y facilitar la inversión en tecnologías renovables eficientes

El cumplimiento de los objetivos de descarbonización establecidos para 2030 es relativamente sencillo para España bajo escenarios económicos y políticos diversos. Sin embargo, alcanzar un modelo libre de combustibles fósiles en 2050 plantea numerosos retos tecnológicos, regulatorios, de inversión y de configuración de un mix energético eficiente y sostenible. Entre ellos, destaca alcanzar soluciones que hagan viable la electrificación –y su alimentación con fuentes renovables en lugar de fósiles–, junto con el suministro necesario de energía térmica para la industria al margen del carbón, el petróleo y el gas.

Estas son algunas de las conclusiones recogidas en el último informe del Centro de Investigación Economics for Energy, presentado por sus directores, Pedro Linares y Xavier Labandeira, en la Fundación Ramón Areces, en Madrid. La decisión sobre el grado de descarbonización deseable de la economía española dentro de lo que permiten los acuerdos internacionales– implica decisiones que la sociedad en su conjunto (administraciones públicas, empresas y consumidores) debe valorar de manera informada para lograr una transición energética que permita responder a retos tan evidentes y urgentes como el cambio climático.

Con el fin de contribuir a este proceso, en el informe se detallan las consecuencias económicas, ambientales y tecnológicas que implicarían para el sector energético español cuatro escenarios de evolución diferentes: descarbonización, mantenimiento de las políticas energéticas actuales, avance tecnológico acelerado y estancamiento económico a largo plazo.

La electricidad, protagonista

La descarbonización en el horizonte de 2050 implica que para entonces los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) habrán de desaparecer del mix energético español. En su lugar, la electricidad con origen en fuentes renovables sería la protagonista absoluta del nuevo mix. La electrificación del suministro en el proceso de transición energética conlleva en términos generales un incremento significativo de la demanda de electricidad, que ha de resolverse al margen de los combustibles fósiles. Excepto en el escenario en el que la reducción de emisiones es menos ambiciosa, la generación de electricidad se descarboniza totalmente en 2050 gracias a las energías renovables (eólica y solar, fundamentalmente). Esto implica retos importantes relacionados con la necesidad de acoplar la generación variable a la demanda (y viceversa) mediante sistemas de almacenamiento a gran escala o con el respaldo de otras fuentes libres de emisiones de CO2.

En el caso concreto de la industria y del transporte pesado, lograr un alto grado de descarbonización implica necesariamente desarrollar nuevas tecnologías o abaratar las existentes para proporcionar energía térmica de alta temperatura a la industria y combustibles para el transporte pesado libres de emisiones. Sea como sea, el petróleo desaparece de la matriz energética en casi todos los escenarios
para 2050.

En términos generales, la importancia de tomar decisiones de inversión mediante una visión a largo plazo radica en garantizar que las alternativas para acelerar la transición hacia una economía descarbonizada sean sostenibles en todos los aspectos, sobre todo teniendo en cuenta que el coste de disminución de emisiones de CO2 aumenta exponencialmente conforme se endurece el objetivo de reducción.
En este contexto, la restricción de emisiones contaminantes en 2030 pivota en gran medida en la instalación de nueva potencia eléctrica alimentada con gas natural, que, en su calidad de combustible fósil, no podría seguir existiendo en el contexto de descarbonización total de 2050. Esto plantea importantes retos relativos tanto a la remuneración de estas nuevas inversiones como al mantenimiento de las existentes, lo que urge una previsión sobre las medidas que permitan corregir o reconducir posibles incoherencias de este tipo.

Además, en todos los supuestos, es fundamental potenciar el ahorro y la eficiencia energética. Estos son aspectos imprescindibles para lograr los objetivos de descarbonización a un coste razonable, por lo que es muy importante la eliminación de barreras a la penetración de las tecnologías eficientes en el
mercado, en especial las relativas a la electrificación de los consumos finales.

Cuatro posibles escenarios

Todos estos retos son comunes, en mayor o menor medida, a los cuatro escenarios contemplados en el informe de Economics for Energy. El primero de ellos, el de descarbonización, asume que el compromiso de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero es firme tanto por parte de los países de la UE como de otros con más reticencias. El crecimiento económico es sostenido, lo que favorece la financiación del proceso de descarbonización, y las tecnologías de eficiencia energética experimentan un importante impulso. El proceso de electrificación es intenso, fundamentalmente en el transporte y el
sector terciario. En 2030 la nuclear permanece y el gas protagoniza el mix energético, mientras que en 2050 el protagonismo se desplaza radicalmente a las renovables (eólica y solar), con el gran reto de contar con fuentes capaces de surtir de energía térmica a la industria.

En un segundo contexto, caracterizado por la continuidad de las políticas actuales, se asume cierta tibieza por parte de los países en el cumplimiento de los compromisos del Acuerdo de París y falta de presión ciudadana, lo que en España se traduciría en la imposibilidad de alcanzar un modelo descarbonizado en 2050. La menor exigencia en la reducción de emisiones se refleja en un menor grado de
electrificación y, aunque aumenta la presencia de las renovables, el petróleo y, en menor medida, el carbón, siguen presentes en el mix energético incluso en 2050.

Si nos situamos en un escenario de avance tecnológico acelerado, gracias a la innovación la economía crece y los costes de la generación de energía renovable se reducen drásticamente. La combinación de estos factores provoca un efecto rebote sobre la demanda, que aumenta significativamente dado que ya no es tan necesario, ni desde el punto de vista del coste ni de las emisiones, ahorrar tanta energía: la demanda de electricidad aumenta en 2050 a más del doble de la actual.

El problema del gas aparece aquí con especial intensidad, ya que la mayor demanda enrgética implica contar más con él en 2030 para suplir la limitación de la cantidad instalable de renovables. Es por esto que en 2050 aparece en el mix energético de este escenario la energía nuclear, que desaparecería en caso de que se ampliasen los potenciales de renovables.

Por último, se plantea el supuesto de que se produzca un estancamiento económico a largo plazo, acompañado de una menor capacidad de innovación y una mayor desigualdad socioeconómica, germen de un contexto político inestable. En 2050, continúa una fuerte dependencia de los combustibles fósiles (el petróleo mantiene un 20% de la cuota) y la contribución de las renovables es muy limitada, aunque la demanda de energía (y, en consecuencia, las emisiones contaminantes) se habrá reducido de forma muy importante a causa de la ralentización económica.

La política, los avances tecnológicos y las reducciones de costes han hecho realidad una mix energético más limpio y, para 2030, Europa deberá satisfacer el 27% de su demanda energética total con energías renovables y aumentar su eficiencia energética en un 30%.

Gobiernos, regiones y ciudades de todo el mundo se han comprometido a reducir las emisiones de carbono en consonancia con el acuerdo de la COP 21 de París, y se han hecho muchas promesas de depender exclusivamente de las energías renovables para 2040/2050. Sin embargo, deben realizarse a un ritmo continuo y rápido transformaciones e inversiones significativas en toda la cadena de valor energética, desde los operadores de petróleo y gas hasta los generadores, distribuidores y consumidores de electricidad, para cumplir con los objetivos.

 

Global Power & Energy Exhibition (GPEX), que se celebrará conjuntamente con Gastech, tendrá lugar en Barcelona en septiembre de 2018, para ofrecer soluciones para que las empresas se adapten a la transición energética. El evento contará con la presencia de 30.000 líderes empresariales y técnicos, para abordar importantes temas comerciales, regulatorios, geopolíticos y técnicos que afectan el futuro de la industria energética, así como la atención a los ciudadanos como agentes generadores de energía distribuida en este nuevo modelo energético.

Stewart Bundock, Director de Eventos del organizador dmg::events, dice: “Vivimos tiempos realmente transformadores y pocas industrias están enfrentando más cambios que el sector energético mundial. Una combinación de políticas y tecnologías emergentes está cambiando la forma en que se produce, distribuye y consume la energía, y revolucionando el panorama a lo largo de años y décadas. Pero la integración es una empresa vasta y compleja que requiere cohesión e intercambio de conocimientos.

Una exposición innovadora y centrada en la tecnología, con 200 expositores internacionales, contará con cuatro zonas industriales dedicadas con seminarios técnicos, denominados, Generación de Energía, Almacenamiento de Energía, Evolución de la Red, Eficiencia Energética y Sostenibilidad. La exposición contará con sectores clave y tecnologías para la transición energética, incluyendo la movilidad eléctrica, el autoconsumo fotovoltaico, y los edificios de consumo casi nulo y de energía positiva.

La Cumbre Global Power & Energy Leaders’, una conferencia estratégica, ofrecerá un programa de reflexión para abordar el tema de la transición energética mundial, promoviendo la colaboración entre CEOs de empresas de gas y energéticas e influyentes políticos, así como nuevos modelos de negocio vinculados a la transición energética, incluidos los agregadores de energía y las cooperativas. Además, la Cumbre Utility CxO examinará cómo las tecnologías digitales están transformando el sector de los servicios públicos y capacitando a los ciudadanos como nuevos productores de energía.

Nuestra misión es reunir a la gente, ideas, tecnologías y mejores prácticas para que los responsables políticos y la industria energética puedan cumplir su objetivo de crear y proporcionar un suministro de energía fiable, barato y sostenible, ” continúa Bundock.

Ubicado con Gastech Exhibition and Conference en Barcelona, que durante más de 45 años ha estado a la vanguardia del mercado internacional del gas y GNL, GPEX tiene como objetivo reunir a las comunidades de prosumidores de gas, electricidad y energía que forman el núcleo central de la transición energética.

¿Por qué España?

Históricamente, España ha desempeñado un papel clave en su compromiso con las energías renovables y la energía con bajas emisiones de carbono y, al hacerlo, ha establecido un mix energético variado y equilibrado. La inversión en el sector de la energía ha regresado y hay iniciativas regionales para reducir las emisiones de carbono de manera espectacular.

GPEX se celebra en colaboración con la Generalitat de Catalunya, que considera la transición energética como un pilar clave para la prosperidad económica de la región. Assumpta Farran, Directora del Instituto Catalán de Energía (ICAEN), y Presidenta del Consejo Asesor de GPEX, comenta:

Estamos muy contentos de recibir al evento GPEX18 del próximo año. Es un momento histórico para facilitar el cambio a un nuevo modelo de energía limpia y distribuida, aprovechando la confluencia de la aplicación de Internet de las cosas y acelerado a través de otras tecnologías disruptivas, como los vehículos eléctricos, el almacenamiento inteligente y mejorado de energía eléctrica, así como por la dramática caída de los precios de la energía fotovoltaica. El Acuerdo para la Transición de la Energía en Cataluña ya ha sido aprobado por el Gobierno de Cataluña, para que los ciudadanos se conviertan no sólo en consumidores, sino también en productores. GPEX18 es una gran oportunidad para ‘Learning by Challenge’, para compartir experiencias, proyectos y políticas con expertos internacionales sobre cómo impulsar y mejorar este proceso.

La Empresa de Pesquisa Energética (EPE) y el Ministerio de Minas y Energía (MME), han publicado el tan esperado Plan de Expansión de Energía a 10 años, PDE 2026, dotado con 430.000 M$, para ayudar al sector energético del país. De acuerdo con el PDE 2026, la oferta interna de energía necesaria para mover la economía brasileña en 2026 será de 351 Mtep, en este sentido EPE prevé que la potencia instalada en el Sistema Interconectado Nacional (SIN) durante la próxima década aumente en 64 GW, de 148 GW a 212 GW. En torno al 50% de este crecimiento provendrá de fuentes renovables no convencionales, en última instancia EPE espera que las renovables, excepto la hidroeléctrica, alcancen una cuota del 48% del mix energético en 2026.

De forma anual, Brasil publica una propuesta a 10 años, el Plan de Expansión de Energía, que examina el desarrollo estimado del sector energético del país y da una previsión de las cifras que se alcanzarán a lo largo de la década. Debido a cambios tanto en el gobierno como en EPE, el pasado año no hubo propuesta, razón por la cual se esperaba con impaciencia la actual.

 

Bajo el nuevo escenario de referencia, el nuevo PDE planea que la solar a gran escala alcance los 9.660 MW en 2026, creciendo desde los 21 MW en 2016. Combinando estos 9.660 MW con el desarrollo de 3,5 MW de generación fotovoltaica distribuida, el total de instalaciones solares superará los 13 GW en 2026. Leer más...

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2017

Planta de Biomasa de Navia (ENCE Energia y Celulosa)

APPA Biomasa reclama un mayor protagonismo para la bioenergía en el mix energético tras la comunicación del cierre definitivo de la central nuclear de Garoña (Burgos). La potencia aportada por las centrales nucleares que se cierren debería sustituirse con renovables que aporten potencia firme y gestionable, como la biomasa.

El anuncio del ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, de que el Gobierno deniega la renovación de la central nuclear de Garoña abre un necesario debate sobre el mix energético que debe tener España en un futuro cada vez más próximo. En este mix, la biomasa aporta potencia firma y gestionable, exactamente lo que necesita el sistema para poder suplir la falta de la central que se va a desmantelar.

Una tecnología gestionable y renovable

La producción de electricidad con biomasa permite muy altas utilizaciones, de hasta 8.300 horas/año, a pesar de ello esta tecnología ha sido la gran olvidada de las subastas celebradas en 2017. “El precio no puede ser la única variable que se considere, especialmente cuando la biomasa es una de las renovables que mayor estabilidad tiene, independientemente de las condiciones estacionales o atmosféricas”, ha explicado Jordi Aguiló, presidente de APPA Biomasa.

Los objetivos de renovables y descarbonización marcados para 2020 y los que se están barajando para 2030 y 2050, hacen necesario que todas las tecnologías renovables, especialmente las gestionables y que aporten potencia firme al sistema, sean tenidas en cuenta. En la actualidad, España cuenta con 519 MW instalados de biomasa sólida, 225 MW de biogás y 294 MW correspondientes a la fracción de residuos renovables. En total, apenas 1.038 MW instalados de bioenergía en nuestro mix eléctrico que podrían aumentar considerablemente de contar con subastas específicas para estas tecnologías.

Importantes beneficios: empleo y reducción de incendios

Según Aguiló, los beneficios medioambientales y sociales deben ponerse en la balanza a la hora de diseñar nuestra transición energética: “El uso de la biomasa evita la quema descontrolada de residuos agrícolas, reduciendo las incendios y valorizando los recursos del campo. Adicionalmente, genera 30 empleos por megavatio que quedan fijados en zonas rurales, tradicionalmente castigadas por el desempleo”, ha defendido Jordi Aguiló.