Tags Posts tagged with "sector energético"

sector energético

BP ha presentado en Madrid los resultados del informe Statistical Review of World Energy 2018, una de las publicaciones de referencia del sector energético, que elabora cada año la compañía.

El acto fue dirigido por Luis Aires Dupré, presidente de BP España, quien ha destacado que “es necesario no decaer en los esfuerzos para seguir impulsando una energía limpia y avanzar en la economía baja en carbono, a pesar de que 2017 ha sido un año en el que las emisiones han vuelto a crecer fruto de los cambios coyunturales en el mix energético”. Por su parte, Simon Manley, embajador del Reino Unido en España, quien clausuró el acto, destacó el trabajo de la Embajada, animando a las empresas españolas a aportar su experiencia y tecnología para seguir avanzando en la construcción de un mix óptimo de energía. A este respecto, apuntó que “el avance de las energías renovables y de las redes inteligentes también conducirán a la evolución del sector eléctrico en los próximos años”.

La sequía desploma en España el consumo de energía hidroeléctrica en 2017. El carbón aumenta
su consumo y lleva a un incremento de las emisiones de CO2 de un 6,9%, el ratio más alto desde 2012

El consumo de energía primaria en España continuó la tendencia de crecimiento iniciada en 2015, incrementándose un 1,8% frente al año anterior. Sin embargo, una histórica sequía llevó a un desplome del consumo de energía hidroeléctrica de casi la mitad (49,1%) respecto al año anterior. El consumo de carbón fue el que mayor incremento registró con un 28,5%, seguido del gas natural (10,2%). Las energías renovables, por su parte, experimentaron un crecimiento del 2,2%, mientras que el petróleo aumentó un 1,2% y la energía nuclear disminuyó ligeramente, un 0,6%. De este modo, el mix de consumo de energía quedó de la siguiente manera: petróleo 46,7%, gas natural 19,8%, renovables 11,3%, carbón 9,7%, energía nuclear 9,5% e hidroeléctrica 3%.

La generación eléctrica volvió a crecer en 2017, un 0,6%, tras haber caído el año anterior.

Consecuencia del cambio en el mix de consumo, el peso de cada fuente de generación cambió en la misma línea. Así, la generación a partir de energía hidroeléctrica pasó a representar un 6,7% del mix frente al 13,25% del año anterior. Esta caída se vio compensada con aumentos notables de la electricidad generada a partir del carbón, que creció hasta una cuota del 16,3% (frente al 13,6% del año anterior) y del gas natural (22,9% frente al 19,2% de 2016). Por su parte, renovables, energía nuclear y petróleo mantuvieron un peso similar en el mix al del año anterior.

Fruto de este mayor nivel de consumo de energías menos limpias, las emisiones de CO2 en España crecieron un 6,9%, hasta el mayor ratio desde el año 2012.

La transición hacia una economía de bajas emisiones sigue en marcha, pero factores coyunturales frenaron el avance en 2017

A nivel global, 2017 fue un año en el que las fuerzas estructurales del mercado mundial de la energía
continuaron impulsando la transición hacia una economía con menos emisiones de carbono, pero también los factores cíclicos revirtieron o ralentizaron algunos de los avances de los años anteriores.

Así, el repunte del PIB mundial, de la mano de una mejora en la actividad industrial con una mayor demanda de energía y la ralentización del ritmo de mejora de la intensidad energética, unidos al giro
experimentado en el consumo de carbón, implicaron que las emisiones de CO2 crecieran un 1,6% en 2017. El 63% de este incremento procedió de los países fuera de la OCDE.

En este contexto, la demanda global de energía creció un 2,2%, con un 60% de este incremento procedente del gas natural y de las energías renovables, que crecieron un 3% y un 17% respectivamente, lo que pone de manifiesto una tendencia a largo plazo hacia un modelo energético con menores emisiones. La energía nuclear creció un 1,1%, con incrementos notables en China y Japón, y la hidroeléctrica aumentó un 0,9%, aumento lastrado por la caída de la producción en Europa. Finalmente, el carbón creció por primera vez desde 2013, en un 1%.

La demanda mundial de petróleo aumento un 1,8%, y el hecho de que ésta superase la producción durante la mayor parte del año conllevó una reducción en las reservas y un impacto en el precio del crudo. Así, éste experimentó su primer incremento anual desde 2012 y alcanzó una media en el conjunto del año de 54 dólares por barril.

El gas natural tuvo un año marcado por el aumento del consumo, pero quedó más que compensado por un mayor aumento de la producción, lo que empujó los precios a la baja. La expansión del mercado de GNL así como la mayor movilidad de sus exportaciones ha conducido a un mercado mundial de gas cada vez más integrado con una mayor correlación y una menor volatilidad entre los precios de gas de las distintas regiones.

Con todo ello, el mix energético quedó configurado como sigue: el petróleo mantuvo un peso similar al del año anterior, alrededor del 34%, seguido del carbón (27%) y del gas natural (23%). Las energías no
fósiles supusieron un 15% del mix energético, con la hidroeléctrica representando un 7%, las renovables
un 3,6% y la nuclear un 4,4%.

Por su parte, la generación mundial de electricidad aumentó un 2,8% en 2017, un nivel cercano a la media de la última década. La mayor parte del crecimiento, un 94%, procedió de las economías emergentes, mientras que la generación se ha mantenido a niveles similares en la OCDE desde 2010. De ese crecimiento, las renovables representaron casi la mitad (49%), seguidas del carbón (44%). A pesar de ello, sorprende el hecho de que, a pesar de los esfuerzos políticos para fomentar la sustitución del carbón por combustibles más limpios y con menores emisiones de carbono, apenas se aprecian mejoras en el mix de generación eléctrica durante los últimos 20 años. Así, la cuota del carbón, que fue del 38% en 2017, es exactamente la misma que en 1998.

Por otro lado, el peso de los combustibles no fósiles (nuclear, hidroeléctrica y renovables) en el mix de generación eléctrica estuvo incluso por debajo del que tenían hace 20 años, debido a que el descenso en la generación eléctrica procedente de la energía nuclear no se ha visto compensado, a lo largo de las últimas dos décadas, por el aumento del peso de las renovables. Ello hace necesario, por tanto, un
replanteamiento de las políticas energéticas que sitúe el foco en el sector eléctrico.

Siemens ha inaugurado su nuevo centro de innovación para desarrollar para el sector energético soluciones digitales que utilizan Mindsphere, la plataforma cloud de la compañía. Este hub tecnológico, denominado centro de aplicaciones Mindsphere, cuenta con un equipo de expertos, entre los que se encuentran ingenieros de software, científicos de datos y profesionales tecnológicos, que trabajan juntos para todo el suroeste de Europa. La presentación de este nuevo hub en Barcelona forma parte de la estrategia de la compañía para acompañar a las empresas españolas en su camino hacia la digitalización. Se inaugura tras celebrarse en Madrid el Siemens Digitalization Day, un encuentro organizado por Siemens que concentró a los principales protagonistas de la trasformación digital de nuestro país.

Con este nuevo centro, el objetivo de la compañía es ofrecer, a los actores del sector energético y a los expertos de Siemens, un entono donde puedan co-innovar juntos para crear nuevos modelos de negocio e implementar soluciones digitales como valor añadido al cliente. Se trata de un espacio abierto a las nuevas ideas, -equipado con la última tecnología-, que fomenta la colaboración con empresas, universidades y start-ups y crea un entorno propicio para la innovación.

Siemens ha elegido Barcelona como sede de este centro de desarrollo de soluciones digitales porque es uno de los mayores hubs de innovación y startups de Europa. La ciudad cuenta con un amplio ecosistema de start-ups, laboratorios de I+D de primera clase, clientes internacionales y con la capacidad para atraer talento regional e internacional. Para Rosa García, presidenta y CEO de Siemens España: “Con este centro confirmamos nuestro compromiso con España y Barcelona para ofrecer a nuestros clientes del ámbito de la energía las soluciones digitales más innovadoras“.

Además, en línea con el compromiso medioambiental de la compañía, que espera ser una empresa sin emisiones contaminantes en 2030, este espacio de más de 500 m2 se ubica en un edificio inteligente considerado cero emisiones.

De esta forma, Siemens posiciona a nuestro país como sede de innovación a nivel internacional. En palabras de Vinod Philip, CEO Mundial de la unidad de negocio de Service de Power and Gas: “En el centro de Aplicaciones MindSphere de Barcelona se desarrollarán las soluciones digitales del mañana en colaboración directa con nuestros clientes del sector energético. Proporciona el entorno ideal para co-crear soluciones digitales innovadoras adaptadas las necesidades del sector“.

El centro de Barcelona forma parte de la configuración global de los centros de Aplicaciones Mindsphere de la compañía. Cada uno de los centros de aplicaciones MindSphere de Siemens para ofertas digitales abarca múltiples ubicaciones en diferentes países y se especializa en una industria en particular en la que Siemens está activo. Hoy, alrededor de 900 desarrolladores de software, especialistas en datos e ingenieros ya están trabajando junto con los clientes de Siemens en estos centros para desarrollar innovaciones digitales para el análisis de datos y el aprendizaje automático. Otros de los centros especializados en energía son el situado en Shanghái y los recientemente inaugurados en Berlín y Orlando, en Florida (USA). Siemens es una de las primeras compañías en apostar por la digitalización en todas sus divisiones y ha dado un giro estratégico hasta posicionarse como una de las principales empresas de software del mundo. De hecho, la compañía ha ampliado recientemente su plantilla de expertos en software y en la actualidad cuenta con más de 24.500 ingenieros dedicados a ello.

El sector renovable exige rigor a la hora de tratar los costes y precios del sector energético, especialmente cuando las declaraciones provienen del máximo responsable de nuestra política energética, el ministro Álvaro Nadal. Durante su intervención en el marco del III Foro de Emprendedores y Autónomos de ATA el ministro declaró que “pagamos 250.000 millones por tener prisa en las energías renovables”, una cifra que difícilmente puede explicarse si partimos de los datos reales. De nuevo, se vuelven a utilizar otras fuentes de generación alimentadas por gas que pueden confundir a la opinión pública.

Unas cifras sin origen claro

En ningún caso se han pagado, ni se pagarán 250.000 millones por las renovables. Desde el año 2007, el promedio de retribución regulada (primas) a las renovables ha sido de 4.818 millones, esta cifra tampoco explicaría el dato aportado por el ministro. De mantenerse las intenciones del Ministerio en relación con la retribución de las energías renovables, su retribución sería un 53% inferior a la cifra dada por el ministro y eso únicamente contabilizando costes, sin tener en cuenta los ahorros directos en la factura eléctrica que, en todo caso, son muy superiores a los costes. A esto hay que añadir los múltiples beneficios adicionales y el desarrollo industrial que estas energías suponen para el país.

Los ahorros son mayores que la retribución

Para hacer un análisis real del impacto de las energías renovables en nuestra economía, sería necesario contemplar costes pero también beneficios. Únicamente los ahorros en el mercado eléctrico (pool) superaron a la retribución regulada (adicional al mercado). En el período 2005-2016 los ahorros en el pool ascendieron a 55.064 millones de euros, cifra superior en 5.325 millones a la retribución regulada (primas) percibida (49.739 millones). Dicho de otra manera, sin energías renovables la factura eléctrica de los consumidores españoles, tanto domésticos como industriales, habría sido, sin duda, más cara. Gracias a los ahorros de las renovables en el mercado eléctrico se potencia la competitividad de las grandes empresas españolas que, sin estas tecnologías, asumirían unos costes eléctricos más elevados.

Si, adicionalmente, se contabilizan las externalidades medioambientales o los numerosos beneficios de las energías renovables, la inversión en estas tecnologías se muestra muy rentable. Únicamente en emisiones de CO2 – con un precio de la tonelada muy bajo – nos han ahorrado cerca de 4.500 millones de euros desde 2005.

El mayor beneficio de esta inversión en renovables es la competitividad que se ha alcanzado, con reducciones del coste del 85% (fotovoltaica) y 66% (eólica), según el banco de inversión Lazard. Gracias al esfuerzo realizado en el pasado, las subastas de 2017 se adjudicaron sin ayuda alguna. “Las renovables actualmente ya compiten en precio con las fuentes tradicionales de generación, creando empleo y riqueza en nuestro país y evitando la fuerte salida de divisas que supone nuestra dependencia energética”, ha manifestado José Miguel Villarig, presidente de APPA Renovables.

A diferencia de las renovables, los combustibles fósiles no reducen su precio a pesar del esfuerzo. España batió en 2017 su récord de importaciones de petróleo, superando los 37.340 millones de euros en hidrocarburos. El déficit energético en 2017 superó los 20.000 millones siendo una importantísima parte del déficit comercial (24.734 millones). A pesar de que las subidas en el crudo pueden suponer una pérdida de siete décimas de PIB y, de mantenerse, podría poner en peligro 600.000 puestos de trabajo, el ministro Nadal no realiza declaraciones que cuestionen nuestra altísima dependencia energética, veinte puntos porcentuales superior a la media europea.

El sector renovable soportó el peso de la reforma

La reforma mencionada de 2013 tuvo un efecto devastador en las empresas y los profesionales del sector renovable. Mientras otros sectores regulados han visto su retribución subir en el período 2013-2016, como el transporte (+7%) o la distribución (+1%), las renovables vieron recortada su retribución en un 21%.

Este recorte no solo fue nefasto para los empleos que han caído un 40% desde 2009 (53.311 puestos de trabajo destruidos) debido a la parálisis de la moratoria renovable y los recortes, también ha dañado nuestra credibilidad internacional. Además, ha supuesto una renuncia a liderar el desarrollo de tecnologías en las que tenemos unos recursos envidiables.

Gestionabilidad y diversidad de tecnologías renovables

Frente a la clasificación del ministro Nadal de las renovables como “muy impredecibles”, se ignora la diversidad de tecnologías renovables. Existen renovables totalmente gestionables como la hidráulica o la biomasa, una tecnología que podría aportar en los próximos años 8.000 MW de potencia firme, segura y gestionable a nuestro sistema.
Estas declaraciones, que no hacen justicia a la realidad de un mix renovable diversificado, se alternaron con halagos a otras tecnologías como “la energía nuclear o de gas puede producir las 24 horas del día, los siete días de la semana”. Ciertamente, no será en este momento, que con la parada de Ascó II, Vandellós y Trillo, España cuenta con el 42% de su parque nuclear parado; o, en noviembre del pasado año, cuando se marcó una punta de precio en Francia de 195 €/MWh debido a la falta de disponibilidad de sus centrales nucleares.

Foto cortesía de AEE. Foto courtesy of AEE.

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) ha decidido conceder su Distinción Anual al Gobierno Vasco por su apoyo al sector eólico en el País Vasco, que lo ha situado en posiciones de liderazgo a la hora de ofrecer soluciones tecnológicas y competitivas. El galardón será entregado en el IV Congreso Eólico Español, que se celebrará el próximo 26 de junio, en Madrid.

Euskadi ha creado todo un sector productivo en torno a la energía renovable eólica. Cuenta con más de 110 empresas que forman un foco estratégico con un nivel de competitividad y desarrollo tecnológico de primera línea, capaz de competir en los principales mercados internacionales La industria eólica en el País Vasco da empleo a 15.000 personas, de las cuales alrededor de 1.000 se dedican a la investigación y el desarrollo. El sector factura 7.300 millones de euros al año.

La Estrategia Energética del Gobierno Vasco establece unos ambiciosos objetivos en materia de desarrollo de las fuentes energéticas renovables para 2030: triplicar su uso de forma que supongan el 21% del consumo final de energía en Euskadi. Actualmente, las renovables abastecen el 7% de las necesidades energéticas vascas, por lo que el objetivo es aumentar su participación un 126%.

Otras personalidades e instituciones que han recibido la Distinción Anual de AEE son ICEX (edición 2017), Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC); el presidente de Estados Unidos, Barack Obama; o Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El Congreso Eólico Español nació en 2015 con la ambición de convertirse en uno de los puntos de encuentro clave del sector eólico a nivel mundial y el más importante del mundo hispano. Anualmente reúne a 300 personas y una representación institucional del más alto rango. En la edición de este año, el programa de conferencias políticas y técnicas del más alto nivel reunirá a un buen número de líderes del sector energético nacional e internacional, así como a políticos y diferentes instituciones. Por ello, será un encuentro clave para el establecimiento de relaciones y el desarrollo de negocio.

Tras seis meses de trabajo, la Comisión de Expertos sobre transición energética hizo llegar ayer su informe final al ministro Álvaro Nadal. El informe tiene a las renovables como centro en su análisis de las distintas opciones energéticas, apostando por una mayor penetración de estas tecnologías.

Un futuro renovable que no se cuestiona

En los múltiples escenarios presentados por la Comisión de Expertos, el común denominador ha sido la mayor presencia renovable en las próximas décadas, acorde con la tendencia mundial de la que España se ha desvinculado en los últimos años.

Es necesario que los escenarios contemplados por el Ministerio sean consecuentes con los objetivos que se están debatiendo en la Unión Europea: entre el 27% y el 35% de la energía. Llama la atención que algunos de los escenarios presentados por la Comisión no tengan esos objetivos como mínimo y, sin embargo, se planteen escenarios alejados de nuestras posibilidades como la instalación de 124.500 MW de renovables, más acordes con un ejercicio teórico que un planteamiento factible.

Fiscalidad energético-ambiental

La reforma fiscal propuesta por la Comisión de Expertos es un paso positivo y necesario para mandar una señal clara de precios al sector energético. El documento reconoce de forma expresa que “no se internalizan adecuadamente los costes ambientales de la energía”. Esta es una de las reclamaciones que el sector renovable viene realizando en los últimos años. “Es necesario que se acometa una fiscalidad ambiental conforme al principio de que quien contamina, debe pagar”, ha explicado el presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig. “Si la Transición Energética es un objetivo real, es importante mandar una señal de precios clara al mercado. Llevamos muchas décadas en las que la contaminación no se ha internalizado en el coste energético”, ha comentado Villarig.

Constatación del efecto depresor

El informe final de la Comisión no solo constata el efecto depresor que las renovables producen en el precio del mercado mayorista de la electricidad (pool) sino que le da una especial importancia al considerar que “es previsible la necesidad de contar con otros mecanismos retributivos complementarios” para garantizar que determinadas tecnologías puedan recuperar los costes fijos ante la aún mayor disminución del precio de mercado de la energía eléctrica.

Desde APPA Renovables no se baraja la posibilidad de que las centrales renovables instaladas en el pasado se financien con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, independientemente de que se produzca una reforma fiscal en el sector energético. “Las renovables poseen costes y beneficios que no debemos disociar, de igual manera que se produce un importante ahorro en el mercado mayorista y se refleja en el sistema, los costes deben también imputarse en el mismo sistema”, ha aclarado el presidente de APPA Renovables.

No se valora la complementariedad y valor de algunas renovables

El desarrollo de la eólica en España ha sido un caso de éxito, por lo que la falta de objetivos más ambiciosos para esta tecnología hace pensar que no se ha valorado suficientemente la capacidad industrial nacional, el potencial exportador del país y el alto grado de desarrollo alcanzado en la I+D+i de esta tecnología. Desde APPA Renovables, echamos en falta que no se haya tenido en cuenta la complementariedad entre las distintas tecnologías renovables y el potencial de recurso eólico existente en la Península, constatado en este primer trimestre del año.

Los distintos escenarios valoran muy positivamente la contribución de la energía solar fotovoltaica en la futura Transición Energética, una tecnología que, gracias al esfuerzo inversor del pasado, hoy es competitiva. El desarrollo propuesto por el informe se refiere tanto a grandes plantas como a generación distribuida y autoconsumo. Según la propia Comisión de Expertos, para su desarrollo, es necesario contar con una regulación específica.

En el caso de la generación eléctrica con biomasa, llama la atención que no haya sido tenida apenas en cuenta cuando el propio informe habla de su capacidad de respaldo y considera “importante” plantear subastas específicas por tecnologías, reconociendo las distintas características de las tecnologías renovables. Esta tecnología, que tiene un potencial de 8.000 MW adicionales, aportaría al mix nacional gestionabilidad, firmeza y ayudaría a garantizar la seguridad de suministro.

“España cuenta con un magnífico recurso renovable, lo que se traduce en un importante potencial para acometer la Transición Energética. La Comisión debería haber considerado la complementariedad de las distintas tecnologías y la capacidad industrial existente en el país como base para el desarrollo del sector”, ha declarado José Miguel Villarig.

Sectores difusos: usos térmicos y transporte

El informe habla de la necesidad de utilizar las renovables térmicas (como la biomasa, el biogás o la geotermia), tanto a nivel de hogares individuales como en sistemas centralizados de redes de calor y el necesario estudio del uso de renovables térmicas en la industria.

En el caso del transporte, el documento ignora el importante papel que deben jugar tanto los biocarburantes convencionales como los avanzados para la consecución de los objetivos de descarbonización y energías renovables previstos para 2030 en la Unión Europea, tal como recoge un reciente informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), especialmente en subsectores de difícil electrificación como la aviación y el transporte de mercancías por carretera. Sorprende también la falta de consideración mostrada por la Comisión sobre el grave impacto que podrían tener sus propuestas en la supervivencia de la industria española de biocarburantes y sobre la importancia de disponer de un mix diversificado de fuentes renovables en el transporte.

Por último, el informe no tiene en cuenta aquellas tecnologías renovables en fase de investigación y desarrollo que puedan jugar un importante papel en las próximas décadas como la minieólica o las energías marinas, que la Unión Europea considera que podrían aportar en torno al 15% de la electricidad en 2050.

El Consejo Mundial de Energía Colombia y Ser Colombia en pro del desarrollo de la energía renovable en el país, organizan el II Encuentro Internacional de Energías Renovables – el Despertar de un Gigante, entre el 4 y 5 de abril de 2018 en el Hotel Hilton Garden Inn en Barranquilla, Colombia. Será un espacio de discusión enriquecido con la experiencia de los líderes del sector energético nacional e internacional sobre el desarrollo de los modelos de penetración de las energías renovables no convencionales en las matrices energéticas de los países y los correspondientes avances regulatorios, tecnológicos y ambientales a nivel mundial, regional y colombiano.

En este contexto, y en línea con el creciente impulso global hacia un sistema energético bajo en carbono, las energías renovables no convencionales se convierten en una prioridad de acción para los líderes energéticos colombianos y su promoción y fomento en un instrumento de particular importancia para la gestión del trilema energético en sus tres dimensiones: seguridad energética (acceso), equidad social (asequibilidad) y sostenibilidad ambiental.

En este sentido, la agenda académica abordará temas como, la digitalización en renovables, la generación distribuida, exponiendo los más recientes avances tecnológicos y la innovación en el funcionamiento de los parques de generación energía con base en fuentes no convencionales.

Contaremos con la presencia del Dr. Germán Arce Zapata, ministro de Minas y Energía de Colombia, quien tendrá a su cargo la conferencia de apertura sobre las perspectivas de las energías renovables en Colombia y se presentarán avances en el desarrollo del Sistema de Monitoreo de Energías Renovables (SIMER), a cargo de la Dra. Rutty Paola Ortiz, Superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios (SSPD) de Colombia.

Los paneles de discusión tratarán temas sobre experiencias regionales en la implementación de mecanismos de expansión de la generación de energía eléctrica con fuentes renovables no Convencionales, que permitirán conocer las características, el desarrollo y los resultados de las subastas llevadas a cabo a nivel regional así como la evaluación de los mecanismos de financiamiento para estos proyectos desde la perspectiva de la banca comercial y la multilateral, identificando las oportunidades y los retos propuestos.

El encuentro reunirá alrededor de 400 participantes, representantes de cerca de 20 empresas como ABB, Grupo energía Bogotá, ISA Conexiones, ISA Intercolombia, Findeter, Siemens, General Eléctric, ERM, Nordex, Acciona Windpower, Diverxia, Vestas, Prodiel, Norton Rose Fulbright, Atlas Renewable Energy, Asociación Argentina de Energía Eólica, Potencia y Tecnologías Incorporadas(PTI); y especialistas nacionales e internacionales, quienes acompañaran a las autoridades energéticas del país, todo esto complementado con una muestra comercial sobre las energías renovables.

0

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado la nueva ley que regula el uso de los drones en España. Los profesionales del sector han celebrado la entrada en vigor de la nueva normativa, la cual ahora permite el uso de drones en inmediaciones de edificios y por la noche. Estos cambios permiten ofrecer un mayor número de servicios y harán crecer el sector, pero es necesario que tanto los profesionales como los usuarios recreativos conozcan bien el nuevo marco regulatorio.

El 15 de diciembre de 2017 y tras varios meses preparando el borrador, el Ministerio de Fomento aprobó el nuevo Real Decreto que regula el uso de drones en España y justo antes de acabar el año la esperada nueva normativa se publicaba en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La nueva ley, vigente desde el 30 de diciembre de 2017, ha introducido cambios que amplían el campo de aplicación de este tipo de aparatos y permite ofrecer una gran cantidad de servicios en este sector que está en crecimiento continuo. Algunos de los cambios más significativos en el ámbito profesional son la posibilidad de volar sobre edificios y personas y volar de noche, siempre con la autorización correspondiente. También con autorización, los profesionales pueden ahora volar a menor distancia de la que marca la ley en las proximidades de aeropuertos y aeródromos, así como en espacio aéreo controlado. El radio de visión máximo de 500 metros puede ahora ser ampliado y se permiten los vuelos dentro del alcance visual aumentado (EVLOS).

Estas novedades abren nuevas oportunidades laborales en industrias que hasta ahora eran inviables por las limitaciones legales. Así, además de los servicios prestados hasta ahora en agricultura, topografía e inspecciones industriales o energéticas, que ya utilizaban grandes empresas como Emilio Moro y Martín Códax en el sector de la agricultura y Fenosa en el sector energético, se podrán emplear los drones para otros fines, como la limpieza de rascacielos, la inspección de daños arquitectónicos, la supervisión aérea en logística y transporte, en seguridad o la filmación de material audiovisual, entre muchos otros.

0

Actualmente, más de 4.000 millones de personas no están conectadas a internet, lo que representa una gran oportunidad tanto para el desarrollo como para las empresas. Cerrar la brecha digital para estos miles de millones sin red requiere un acceso asequible y fiable a la electricidad. La energía es un elemento crucial en todas las etapas del suministro de acceso a Internet: desde la ejecución de servicios de backhaul para el núcleo de la red y las estaciones base, hasta para energizar los dispositivos que usan los consumidores para conectarse. Sin embargo, en gran parte del mundo en desarrollo, la electricidad fiable sigue siendo cara y difícil de obtener.

De acuerdo con un nuevo informe de Bloomberg New Energy Finance en colaboración con Facebook, lograr el acceso universal a Internet requerirá ampliar el acceso a electricidad asequible y fiable, especialmente para las personas que viven en áreas remotas en economías emergentes.

El informe Powering Last-Mile Connectivity perfila algunos de los desafíos que enfrenta el mundo en desarrollo para que más personas accedan a la red y las implicaciones para la industria móvil si miles de millones de personas continúan careciendo de ese acceso.

Cinco ideas clave del estudio son:

  1. Reducir la brecha digital para los 4.000 millones de personas sin acceso a Internet, especialmente aquellas en áreas remotas de economías emergentes, requiere un acceso a electricidad asequible y fiable.
  2. El acceso a la electricidad es clave tanto para proveer como para consumir servicios de conectividad. Se necesita energía en toda la cadena de valor, desde el backhaul para las redes de acceso, a los dispositivos que las personas usan para conectarse.
  3. A nivel mundial, los operadores de redes móviles y operadores de torres para móviles gastan anualmente 3.800 M$ en combustible diesel para sitios remotos. Estos costes constituyen un componente significativo del presupuesto operativo.
  4. La energía solar y el almacenamiento en baterías son ahora lo suficientemente baratos como para desempeñar un papel clave en la expansión del acceso a Internet.
  5. Las alianzas entre la industria de las telecomunicaciones y el sector de la energía permitirán a ambos sectores escalar más rápidamente hacia el acceso universal.

Suministrar energía a los consumidores de nueva conectividad

Sin acceso a la electricidad en el hogar, conectarse a los servicios de Internet es un desafío importante, principalmente debido a la dificultad y el coste de cargar del dispositivo. Aunque las personas pueden vivir en comunidades cubiertas por redes 3G, el uso de sus teléfonos inteligentes está limitado si no tienen electricidad en sus hogares. Los consumidores sin acceso a la red eléctrica viajan hasta 15 km por semana para cargar sus teléfonos en pequeños quioscos. Dependiendo de la ubicación, la carga del kiosco puede constituir más de un tercio del costo total (2-7 $/mes) de poseer un dispositivo con acceso a Internet y una parte importante de los ingresos del hogar. Estas condiciones hacen que la carga diaria sea prohibitiva y limitan la propiedad y el uso de teléfonos inteligentes.

La energía fotovoltaica a pequeña escala y el almacenamiento han comenzado a ganar tracción como fuentes primarias de energía para infraestructuras y comunidades remotas, particularmente cuando estructuras innovadoras de financiación las llevan al mercado. Los componentes críticos para tales sistemas se están volviendo cada vez más baratos. Las empresas de acceso a la energía están utilizando estas tecnologías para potenciar la conectividad con diversos modelos de negocios, desde pequeños kits solares portátiles para hogares individuales hasta micro-redes a escala de aldea que pueden suministrar energía a empresas locales y la infraestructura de telefonía móvil.

Suministrar energía a la infraestructura de conectividad

La expansión de una red de telefonía móvil generalmente requiere la construcción de nuevas torres para las estaciones base que conectan los teléfonos móviles a la red más amplia. Sin embargo, en áreas remotas, las torres necesitan una energía cara y generan ingresos limitados debido a la baja densidad de población. Una combinación de energía más barata y distribuida alimentada por energía solar para la infraestructura convencional de telefonía móvil y estaciones base más pequeñas y eficientes, diseñadas para cubrir las brechas de cobertura de la red principal, podría llegar a más personas a un coste menor.

Más de un millón de torres de telefonía móvil en países en desarrollo no están conectadas a la red o tienen, en el mejor de los casos, un suministro de red extremadamente poco cfiable. Estas torres generalmente dependen de generadores diesel para obtener energía primaria durante gran parte del día para evitar interrupciones en la red móvil.

Compuestos por energía solar, generador de diesel y baterías, los sistemas energéticos híbridos pueden ahorrar a los operadores de torres hasta el 54% del coste energético de una torre aislada de la red, respecto al coste de un generador diesel convencional.

Abundan las oportunidades para las asociaciones

Una combinación de avances tecnológicos y modelos de negocios innovadores ahora proporciona enfoques alternativos para impulsar la conectividad en la “última milla”. Hay muchas oportunidades para que tanto las grandes compañías como las nuevas empresas aprovechen al máximo. Las alianzas entre empresas de telecomunicaciones, compañías de energía y nuevas empresas en modelos comerciales innovadores, infraestructura de comunicación alternativa y capital de riesgo en etapas tempranas pueden impulsar la conectividad energética y de red para miles de millones de personas.

El sector energético desempeñará un papel crucial en la consecución de los objetivos climáticos europeos, que apuntan a reducir los gases de efecto invernadero en al menos un 40% para 2030, en comparación con 1990. El seguimiento del progreso en el sector energético es, por tanto, de suma importancia. Por cuarto año consecutivo, segundo año consecutivo con Agora Energiewende, Sanbag ha presentado el estado de la transición energética en el sector eléctrico europeo, para actualizar lo que sucedió en 2017, con el informe The EU Power Sector Review 2017, lanzado a finales de enero en Bruselas. Los temas clave incluyen el crecimiento de las energías renovables, la generación de energía convencional, el consumo de energía y las emisiones de CO2.

El informe celebra cómo eólica, solar y biomasa superaron al carbón, en el suministro de electricidad en Europa en 2017, pero también resaltan algunos de los fallos de la actual transición eléctrica y ofrecen una imagen mixta: las energías renovables en la UE dependen cada vez más de la historia de éxito de la eólica en Alemania, Reino Unido y Dinamarca, que ha sido inspiradora. Pero otros países necesitan hacer más. El despliegue solar es sorprendentemente bajo y debe responder a las caídas masivas de costes. Y con el aumento del consumo de electricidad por tercer año, los países deben volver a evaluar sus esfuerzos en materia de eficiencia energética.

Pero para hacer la mayor diferencia con respecto a las emisiones, los países deben retirar sus plantas de carbón. El estudio pronostica que las 258 plantas de carbón operativas en Europa emitieron en 2017 el 38% de todas las emisiones del sistema ETS de la UE, o el 15% del total de gases de efecto invernadero de la UE. En 2017, Holanda, Italia y Portugal agregaron sus nombres a la lista de países que eliminarán el carbón, lo cual es excelente. Necesitamos una eliminación de carbón rápida y completa en Europa: la idea de recargar losa vehículos eléctricos en la década de 2030 con carbón simplemente no cuenta. Un objetivo de energías renovables del 35% haría posible una eliminación gradual del carbón en 2030.

Los hallazgos clave incluyen:

• La nueva generación de energías renovables aumentó drásticamente en 2017, con eólica, solar y biomasa superando al carbón por primera vez. Dado que el potencial hidroeléctrico de Europa se aprovecha en gran medida, el aumento de las energías renovables proviene de la generación eólica, solar y de biomasa. Aumentaron un 12% en 2017 a 679 TWh, por primera vez colocando a eólica, solar y biomasa por encima de la generación con carbón. Este es un progreso increíble, considerando que hace solo cinco años, la generación con carbón era más del doble que la de eólica, solar y biomasa.

• Pero el crecimiento de las energías renovables se ha vuelto aún más desigual. Solo Alemania y Reino Unido contribuyeron al 56% del crecimiento de las energías renovables en los últimos tres años. También hay un sesgo a favor de la eólica: en 2017 tuvo lugar un aumento masivo del 19% en la generación eólica debido a las buenas condiciones de viento y la gran inversión en parques eólicos. Esta es una buena noticia ya que el boom de la biomasa ha terminado, pero la mala noticia es que la energía solar fue responsable de solo el 14% del crecimiento de las energías renovables de 2014 a 2017.

• El consumo de electricidad aumentó en un 0,7% en 2017, marcando el tercer año consecutivo de crecimiento. Con la economía de Europa nuevamente en una senda de crecimiento, la demanda de energía también está aumentando. Esto sugiere que los esfuerzos de eficiencia energética de Europa no son suficientes y, por tanto, la política de eficiencia energética de la UE necesita un mayor fortalecimiento.

• Las emisiones de CO2 del sector eléctrico no se modificaron en 2017, y aumentaron en toda la economía. La baja generación de energía hidroeléctrica y nuclear, junto con el aumento de la demanda, llevaron a una mayor generación de mediante combustibles fósiles. Por tanto, a pesar del gran aumento en la generación eólica, se estima que las emisiones de CO2 del sector energético se mantuvieron sin cambios en 1.019 millones de toneladas. Sin embargo, las emisiones estacionarias globales en los sectores de comercio de emisiones de la UE aumentaron ligeramente de 1.750 a 1.755 millones de toneladas debido a la mayor producción industrial, especialmente por el aumento de la producción de acero. Junto con los aumentos adicionales en la demanda de gas y petróleo no ETS, se estima que las emisiones globales de gases de efecto invernadero en la UE aumentaron alrededor del 1% en 2017.

• Europa occidental está eliminando gradualmente el carbón, pero Europa Oriental se está apegando a él. Otros tres Estados miembros anunciaron la eliminación del carbón en 2017: Holanda, Italia y Portugal, se unen a Francia y Reino Unido para comprometerse a eliminar el carbón, mientras que los países de Europa del Este se quedan con el carbón. El debate en Alemania, el mayor consumidor de carbón y lignito de Europa, está en curso y solo se decidirá en 2019.

Los principales ponentes de la cumbre de líderes Global Power & Energy examinarán los cambios a largo plazo en la producción, distribución y consumo de la energía

Con la transición energética global como tema central, la cumbre de líderes Global Power & Energy de GPEX 2018 abordará importantes asuntos comerciales, normativos, geopolíticos y técnicos con repercusiones para el futuro del sector energético.

Ya han confirmado su participación representantes de administraciones públicas, representantes políticos y altos directivos empresariales de organizaciones internacionales, entre las que se incluyen la Agencia Internacional de la Energía, Gas Natural Fenosa, la Comisión Federal Reguladora de Energía de EE.UU. y GE Ventures.

Estos son algunos de los ponentes:

• Blanca Losada Martín, Consejera Delegada, Gas Natural Fenosa
• Neil Chatterjee, Comisario, Comisión Federal Reguladora de Energía de EE.UU. (FERC, por sus siglas en inglés)
• Lazlo Varro, Responsable de Economía, Agencia Internacional de la Energía (AIE)
• Eric Bielke, Director de Inversiones en el Sector Energético, GE Ventures
• Ulla Sandborgh, Directora General y eEecutiva, Svenska Kraftnät
• Wilfried Breuer, Consejero Delegado y Miembro del Consejo de Administración, TenneT
• Laurent Schmitt, Secretario General, ENTSO-E
• Santi Martínez Farrero, Director Ejecutivo, Estabanell Energia

Tanto el compromiso global de reducción de emisiones de GEI como el creciente papel de las tecnologías digitales están impulsando cambios importantes en el sector eléctrico y energético. Las principales empresas del sector energético están combinando un aumento de la generación de energías renovables con la digitalización para avanzar hacia una oferta energética más limpia y eficiente. Los líderes e innovadores de la transición energética se reunirán en GPEX para tratar los desafíos, las soluciones y las oportunidades que presenta el cambio del entorno energético.

La cumbre de líderes Global Power & Energy se centrará en cinco temas principales: Visión para la transición energética, Nuevo modelo empresarial, Política progresiva, Financiación del futuro de la energía y La era de la digitalización. Proporcionará a los profesionales del sector eléctrico y energético a nivel internacional información en profundidad más actualizada sobre la transición, relativa a la situación actual y a las medidas que se pueden tomar en el futuro próximo, así como a la situación prevista entre 2030 y 2050.

Stewart Bundock, Director de Eventos de la empresa organizadora, dmg :: events global energy, afirma lo siguiente: “Estamos encantados de dar la bienvenida a GPEX a esta selección de ponentes tan diversa, emocionante e innovadora, en lo que promete ser un debate altamente especializado, controvertido y dinámico sobre la transición energética.”

La cumbre es una parte integral de Global Power & Energy Exhibition (GPEX 2018) —que se celebrará en Barcelona, España (del 17 al 20 de septiembre)—, donde se expondrán las estrategias y tecnologías necesarias para la adaptación a la transición global y al paso a un sistema energético más sostenible, bajo en carbono e inteligente.

Celebrado conjuntamente con Gastech, ambos eventos reunirán a 30.000 profesionales del sector energético a nivel global —usuarios de electricidad de la administración pública, industriales y comerciales; operadores de gas, productores y distribuidores de electricidad, proveedores de tecnología y empresas de energía renovable— para potenciar el diálogo entre aquellos sectores que van a desempeñar un papel importante en la transición energética global.

COMEVAL