Tags Posts tagged with "sector energético"

sector energético

Foto cortesía de AEE. Foto courtesy of AEE.

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) ha decidido conceder su Distinción Anual al Gobierno Vasco por su apoyo al sector eólico en el País Vasco, que lo ha situado en posiciones de liderazgo a la hora de ofrecer soluciones tecnológicas y competitivas. El galardón será entregado en el IV Congreso Eólico Español, que se celebrará el próximo 26 de junio, en Madrid.

Euskadi ha creado todo un sector productivo en torno a la energía renovable eólica. Cuenta con más de 110 empresas que forman un foco estratégico con un nivel de competitividad y desarrollo tecnológico de primera línea, capaz de competir en los principales mercados internacionales La industria eólica en el País Vasco da empleo a 15.000 personas, de las cuales alrededor de 1.000 se dedican a la investigación y el desarrollo. El sector factura 7.300 millones de euros al año.

La Estrategia Energética del Gobierno Vasco establece unos ambiciosos objetivos en materia de desarrollo de las fuentes energéticas renovables para 2030: triplicar su uso de forma que supongan el 21% del consumo final de energía en Euskadi. Actualmente, las renovables abastecen el 7% de las necesidades energéticas vascas, por lo que el objetivo es aumentar su participación un 126%.

Otras personalidades e instituciones que han recibido la Distinción Anual de AEE son ICEX (edición 2017), Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC); el presidente de Estados Unidos, Barack Obama; o Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El Congreso Eólico Español nació en 2015 con la ambición de convertirse en uno de los puntos de encuentro clave del sector eólico a nivel mundial y el más importante del mundo hispano. Anualmente reúne a 300 personas y una representación institucional del más alto rango. En la edición de este año, el programa de conferencias políticas y técnicas del más alto nivel reunirá a un buen número de líderes del sector energético nacional e internacional, así como a políticos y diferentes instituciones. Por ello, será un encuentro clave para el establecimiento de relaciones y el desarrollo de negocio.

Tras seis meses de trabajo, la Comisión de Expertos sobre transición energética hizo llegar ayer su informe final al ministro Álvaro Nadal. El informe tiene a las renovables como centro en su análisis de las distintas opciones energéticas, apostando por una mayor penetración de estas tecnologías.

Un futuro renovable que no se cuestiona

En los múltiples escenarios presentados por la Comisión de Expertos, el común denominador ha sido la mayor presencia renovable en las próximas décadas, acorde con la tendencia mundial de la que España se ha desvinculado en los últimos años.

Es necesario que los escenarios contemplados por el Ministerio sean consecuentes con los objetivos que se están debatiendo en la Unión Europea: entre el 27% y el 35% de la energía. Llama la atención que algunos de los escenarios presentados por la Comisión no tengan esos objetivos como mínimo y, sin embargo, se planteen escenarios alejados de nuestras posibilidades como la instalación de 124.500 MW de renovables, más acordes con un ejercicio teórico que un planteamiento factible.

Fiscalidad energético-ambiental

La reforma fiscal propuesta por la Comisión de Expertos es un paso positivo y necesario para mandar una señal clara de precios al sector energético. El documento reconoce de forma expresa que “no se internalizan adecuadamente los costes ambientales de la energía”. Esta es una de las reclamaciones que el sector renovable viene realizando en los últimos años. “Es necesario que se acometa una fiscalidad ambiental conforme al principio de que quien contamina, debe pagar”, ha explicado el presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig. “Si la Transición Energética es un objetivo real, es importante mandar una señal de precios clara al mercado. Llevamos muchas décadas en las que la contaminación no se ha internalizado en el coste energético”, ha comentado Villarig.

Constatación del efecto depresor

El informe final de la Comisión no solo constata el efecto depresor que las renovables producen en el precio del mercado mayorista de la electricidad (pool) sino que le da una especial importancia al considerar que “es previsible la necesidad de contar con otros mecanismos retributivos complementarios” para garantizar que determinadas tecnologías puedan recuperar los costes fijos ante la aún mayor disminución del precio de mercado de la energía eléctrica.

Desde APPA Renovables no se baraja la posibilidad de que las centrales renovables instaladas en el pasado se financien con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, independientemente de que se produzca una reforma fiscal en el sector energético. “Las renovables poseen costes y beneficios que no debemos disociar, de igual manera que se produce un importante ahorro en el mercado mayorista y se refleja en el sistema, los costes deben también imputarse en el mismo sistema”, ha aclarado el presidente de APPA Renovables.

No se valora la complementariedad y valor de algunas renovables

El desarrollo de la eólica en España ha sido un caso de éxito, por lo que la falta de objetivos más ambiciosos para esta tecnología hace pensar que no se ha valorado suficientemente la capacidad industrial nacional, el potencial exportador del país y el alto grado de desarrollo alcanzado en la I+D+i de esta tecnología. Desde APPA Renovables, echamos en falta que no se haya tenido en cuenta la complementariedad entre las distintas tecnologías renovables y el potencial de recurso eólico existente en la Península, constatado en este primer trimestre del año.

Los distintos escenarios valoran muy positivamente la contribución de la energía solar fotovoltaica en la futura Transición Energética, una tecnología que, gracias al esfuerzo inversor del pasado, hoy es competitiva. El desarrollo propuesto por el informe se refiere tanto a grandes plantas como a generación distribuida y autoconsumo. Según la propia Comisión de Expertos, para su desarrollo, es necesario contar con una regulación específica.

En el caso de la generación eléctrica con biomasa, llama la atención que no haya sido tenida apenas en cuenta cuando el propio informe habla de su capacidad de respaldo y considera “importante” plantear subastas específicas por tecnologías, reconociendo las distintas características de las tecnologías renovables. Esta tecnología, que tiene un potencial de 8.000 MW adicionales, aportaría al mix nacional gestionabilidad, firmeza y ayudaría a garantizar la seguridad de suministro.

“España cuenta con un magnífico recurso renovable, lo que se traduce en un importante potencial para acometer la Transición Energética. La Comisión debería haber considerado la complementariedad de las distintas tecnologías y la capacidad industrial existente en el país como base para el desarrollo del sector”, ha declarado José Miguel Villarig.

Sectores difusos: usos térmicos y transporte

El informe habla de la necesidad de utilizar las renovables térmicas (como la biomasa, el biogás o la geotermia), tanto a nivel de hogares individuales como en sistemas centralizados de redes de calor y el necesario estudio del uso de renovables térmicas en la industria.

En el caso del transporte, el documento ignora el importante papel que deben jugar tanto los biocarburantes convencionales como los avanzados para la consecución de los objetivos de descarbonización y energías renovables previstos para 2030 en la Unión Europea, tal como recoge un reciente informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), especialmente en subsectores de difícil electrificación como la aviación y el transporte de mercancías por carretera. Sorprende también la falta de consideración mostrada por la Comisión sobre el grave impacto que podrían tener sus propuestas en la supervivencia de la industria española de biocarburantes y sobre la importancia de disponer de un mix diversificado de fuentes renovables en el transporte.

Por último, el informe no tiene en cuenta aquellas tecnologías renovables en fase de investigación y desarrollo que puedan jugar un importante papel en las próximas décadas como la minieólica o las energías marinas, que la Unión Europea considera que podrían aportar en torno al 15% de la electricidad en 2050.

El Consejo Mundial de Energía Colombia y Ser Colombia en pro del desarrollo de la energía renovable en el país, organizan el II Encuentro Internacional de Energías Renovables – el Despertar de un Gigante, entre el 4 y 5 de abril de 2018 en el Hotel Hilton Garden Inn en Barranquilla, Colombia. Será un espacio de discusión enriquecido con la experiencia de los líderes del sector energético nacional e internacional sobre el desarrollo de los modelos de penetración de las energías renovables no convencionales en las matrices energéticas de los países y los correspondientes avances regulatorios, tecnológicos y ambientales a nivel mundial, regional y colombiano.

En este contexto, y en línea con el creciente impulso global hacia un sistema energético bajo en carbono, las energías renovables no convencionales se convierten en una prioridad de acción para los líderes energéticos colombianos y su promoción y fomento en un instrumento de particular importancia para la gestión del trilema energético en sus tres dimensiones: seguridad energética (acceso), equidad social (asequibilidad) y sostenibilidad ambiental.

En este sentido, la agenda académica abordará temas como, la digitalización en renovables, la generación distribuida, exponiendo los más recientes avances tecnológicos y la innovación en el funcionamiento de los parques de generación energía con base en fuentes no convencionales.

Contaremos con la presencia del Dr. Germán Arce Zapata, ministro de Minas y Energía de Colombia, quien tendrá a su cargo la conferencia de apertura sobre las perspectivas de las energías renovables en Colombia y se presentarán avances en el desarrollo del Sistema de Monitoreo de Energías Renovables (SIMER), a cargo de la Dra. Rutty Paola Ortiz, Superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios (SSPD) de Colombia.

Los paneles de discusión tratarán temas sobre experiencias regionales en la implementación de mecanismos de expansión de la generación de energía eléctrica con fuentes renovables no Convencionales, que permitirán conocer las características, el desarrollo y los resultados de las subastas llevadas a cabo a nivel regional así como la evaluación de los mecanismos de financiamiento para estos proyectos desde la perspectiva de la banca comercial y la multilateral, identificando las oportunidades y los retos propuestos.

El encuentro reunirá alrededor de 400 participantes, representantes de cerca de 20 empresas como ABB, Grupo energía Bogotá, ISA Conexiones, ISA Intercolombia, Findeter, Siemens, General Eléctric, ERM, Nordex, Acciona Windpower, Diverxia, Vestas, Prodiel, Norton Rose Fulbright, Atlas Renewable Energy, Asociación Argentina de Energía Eólica, Potencia y Tecnologías Incorporadas(PTI); y especialistas nacionales e internacionales, quienes acompañaran a las autoridades energéticas del país, todo esto complementado con una muestra comercial sobre las energías renovables.

0

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado la nueva ley que regula el uso de los drones en España. Los profesionales del sector han celebrado la entrada en vigor de la nueva normativa, la cual ahora permite el uso de drones en inmediaciones de edificios y por la noche. Estos cambios permiten ofrecer un mayor número de servicios y harán crecer el sector, pero es necesario que tanto los profesionales como los usuarios recreativos conozcan bien el nuevo marco regulatorio.

El 15 de diciembre de 2017 y tras varios meses preparando el borrador, el Ministerio de Fomento aprobó el nuevo Real Decreto que regula el uso de drones en España y justo antes de acabar el año la esperada nueva normativa se publicaba en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La nueva ley, vigente desde el 30 de diciembre de 2017, ha introducido cambios que amplían el campo de aplicación de este tipo de aparatos y permite ofrecer una gran cantidad de servicios en este sector que está en crecimiento continuo. Algunos de los cambios más significativos en el ámbito profesional son la posibilidad de volar sobre edificios y personas y volar de noche, siempre con la autorización correspondiente. También con autorización, los profesionales pueden ahora volar a menor distancia de la que marca la ley en las proximidades de aeropuertos y aeródromos, así como en espacio aéreo controlado. El radio de visión máximo de 500 metros puede ahora ser ampliado y se permiten los vuelos dentro del alcance visual aumentado (EVLOS).

Estas novedades abren nuevas oportunidades laborales en industrias que hasta ahora eran inviables por las limitaciones legales. Así, además de los servicios prestados hasta ahora en agricultura, topografía e inspecciones industriales o energéticas, que ya utilizaban grandes empresas como Emilio Moro y Martín Códax en el sector de la agricultura y Fenosa en el sector energético, se podrán emplear los drones para otros fines, como la limpieza de rascacielos, la inspección de daños arquitectónicos, la supervisión aérea en logística y transporte, en seguridad o la filmación de material audiovisual, entre muchos otros.

0

Actualmente, más de 4.000 millones de personas no están conectadas a internet, lo que representa una gran oportunidad tanto para el desarrollo como para las empresas. Cerrar la brecha digital para estos miles de millones sin red requiere un acceso asequible y fiable a la electricidad. La energía es un elemento crucial en todas las etapas del suministro de acceso a Internet: desde la ejecución de servicios de backhaul para el núcleo de la red y las estaciones base, hasta para energizar los dispositivos que usan los consumidores para conectarse. Sin embargo, en gran parte del mundo en desarrollo, la electricidad fiable sigue siendo cara y difícil de obtener.

De acuerdo con un nuevo informe de Bloomberg New Energy Finance en colaboración con Facebook, lograr el acceso universal a Internet requerirá ampliar el acceso a electricidad asequible y fiable, especialmente para las personas que viven en áreas remotas en economías emergentes.

El informe Powering Last-Mile Connectivity perfila algunos de los desafíos que enfrenta el mundo en desarrollo para que más personas accedan a la red y las implicaciones para la industria móvil si miles de millones de personas continúan careciendo de ese acceso.

Cinco ideas clave del estudio son:

  1. Reducir la brecha digital para los 4.000 millones de personas sin acceso a Internet, especialmente aquellas en áreas remotas de economías emergentes, requiere un acceso a electricidad asequible y fiable.
  2. El acceso a la electricidad es clave tanto para proveer como para consumir servicios de conectividad. Se necesita energía en toda la cadena de valor, desde el backhaul para las redes de acceso, a los dispositivos que las personas usan para conectarse.
  3. A nivel mundial, los operadores de redes móviles y operadores de torres para móviles gastan anualmente 3.800 M$ en combustible diesel para sitios remotos. Estos costes constituyen un componente significativo del presupuesto operativo.
  4. La energía solar y el almacenamiento en baterías son ahora lo suficientemente baratos como para desempeñar un papel clave en la expansión del acceso a Internet.
  5. Las alianzas entre la industria de las telecomunicaciones y el sector de la energía permitirán a ambos sectores escalar más rápidamente hacia el acceso universal.

Suministrar energía a los consumidores de nueva conectividad

Sin acceso a la electricidad en el hogar, conectarse a los servicios de Internet es un desafío importante, principalmente debido a la dificultad y el coste de cargar del dispositivo. Aunque las personas pueden vivir en comunidades cubiertas por redes 3G, el uso de sus teléfonos inteligentes está limitado si no tienen electricidad en sus hogares. Los consumidores sin acceso a la red eléctrica viajan hasta 15 km por semana para cargar sus teléfonos en pequeños quioscos. Dependiendo de la ubicación, la carga del kiosco puede constituir más de un tercio del costo total (2-7 $/mes) de poseer un dispositivo con acceso a Internet y una parte importante de los ingresos del hogar. Estas condiciones hacen que la carga diaria sea prohibitiva y limitan la propiedad y el uso de teléfonos inteligentes.

La energía fotovoltaica a pequeña escala y el almacenamiento han comenzado a ganar tracción como fuentes primarias de energía para infraestructuras y comunidades remotas, particularmente cuando estructuras innovadoras de financiación las llevan al mercado. Los componentes críticos para tales sistemas se están volviendo cada vez más baratos. Las empresas de acceso a la energía están utilizando estas tecnologías para potenciar la conectividad con diversos modelos de negocios, desde pequeños kits solares portátiles para hogares individuales hasta micro-redes a escala de aldea que pueden suministrar energía a empresas locales y la infraestructura de telefonía móvil.

Suministrar energía a la infraestructura de conectividad

La expansión de una red de telefonía móvil generalmente requiere la construcción de nuevas torres para las estaciones base que conectan los teléfonos móviles a la red más amplia. Sin embargo, en áreas remotas, las torres necesitan una energía cara y generan ingresos limitados debido a la baja densidad de población. Una combinación de energía más barata y distribuida alimentada por energía solar para la infraestructura convencional de telefonía móvil y estaciones base más pequeñas y eficientes, diseñadas para cubrir las brechas de cobertura de la red principal, podría llegar a más personas a un coste menor.

Más de un millón de torres de telefonía móvil en países en desarrollo no están conectadas a la red o tienen, en el mejor de los casos, un suministro de red extremadamente poco cfiable. Estas torres generalmente dependen de generadores diesel para obtener energía primaria durante gran parte del día para evitar interrupciones en la red móvil.

Compuestos por energía solar, generador de diesel y baterías, los sistemas energéticos híbridos pueden ahorrar a los operadores de torres hasta el 54% del coste energético de una torre aislada de la red, respecto al coste de un generador diesel convencional.

Abundan las oportunidades para las asociaciones

Una combinación de avances tecnológicos y modelos de negocios innovadores ahora proporciona enfoques alternativos para impulsar la conectividad en la “última milla”. Hay muchas oportunidades para que tanto las grandes compañías como las nuevas empresas aprovechen al máximo. Las alianzas entre empresas de telecomunicaciones, compañías de energía y nuevas empresas en modelos comerciales innovadores, infraestructura de comunicación alternativa y capital de riesgo en etapas tempranas pueden impulsar la conectividad energética y de red para miles de millones de personas.

El sector energético desempeñará un papel crucial en la consecución de los objetivos climáticos europeos, que apuntan a reducir los gases de efecto invernadero en al menos un 40% para 2030, en comparación con 1990. El seguimiento del progreso en el sector energético es, por tanto, de suma importancia. Por cuarto año consecutivo, segundo año consecutivo con Agora Energiewende, Sanbag ha presentado el estado de la transición energética en el sector eléctrico europeo, para actualizar lo que sucedió en 2017, con el informe The EU Power Sector Review 2017, lanzado a finales de enero en Bruselas. Los temas clave incluyen el crecimiento de las energías renovables, la generación de energía convencional, el consumo de energía y las emisiones de CO2.

El informe celebra cómo eólica, solar y biomasa superaron al carbón, en el suministro de electricidad en Europa en 2017, pero también resaltan algunos de los fallos de la actual transición eléctrica y ofrecen una imagen mixta: las energías renovables en la UE dependen cada vez más de la historia de éxito de la eólica en Alemania, Reino Unido y Dinamarca, que ha sido inspiradora. Pero otros países necesitan hacer más. El despliegue solar es sorprendentemente bajo y debe responder a las caídas masivas de costes. Y con el aumento del consumo de electricidad por tercer año, los países deben volver a evaluar sus esfuerzos en materia de eficiencia energética.

Pero para hacer la mayor diferencia con respecto a las emisiones, los países deben retirar sus plantas de carbón. El estudio pronostica que las 258 plantas de carbón operativas en Europa emitieron en 2017 el 38% de todas las emisiones del sistema ETS de la UE, o el 15% del total de gases de efecto invernadero de la UE. En 2017, Holanda, Italia y Portugal agregaron sus nombres a la lista de países que eliminarán el carbón, lo cual es excelente. Necesitamos una eliminación de carbón rápida y completa en Europa: la idea de recargar losa vehículos eléctricos en la década de 2030 con carbón simplemente no cuenta. Un objetivo de energías renovables del 35% haría posible una eliminación gradual del carbón en 2030.

Los hallazgos clave incluyen:

• La nueva generación de energías renovables aumentó drásticamente en 2017, con eólica, solar y biomasa superando al carbón por primera vez. Dado que el potencial hidroeléctrico de Europa se aprovecha en gran medida, el aumento de las energías renovables proviene de la generación eólica, solar y de biomasa. Aumentaron un 12% en 2017 a 679 TWh, por primera vez colocando a eólica, solar y biomasa por encima de la generación con carbón. Este es un progreso increíble, considerando que hace solo cinco años, la generación con carbón era más del doble que la de eólica, solar y biomasa.

• Pero el crecimiento de las energías renovables se ha vuelto aún más desigual. Solo Alemania y Reino Unido contribuyeron al 56% del crecimiento de las energías renovables en los últimos tres años. También hay un sesgo a favor de la eólica: en 2017 tuvo lugar un aumento masivo del 19% en la generación eólica debido a las buenas condiciones de viento y la gran inversión en parques eólicos. Esta es una buena noticia ya que el boom de la biomasa ha terminado, pero la mala noticia es que la energía solar fue responsable de solo el 14% del crecimiento de las energías renovables de 2014 a 2017.

• El consumo de electricidad aumentó en un 0,7% en 2017, marcando el tercer año consecutivo de crecimiento. Con la economía de Europa nuevamente en una senda de crecimiento, la demanda de energía también está aumentando. Esto sugiere que los esfuerzos de eficiencia energética de Europa no son suficientes y, por tanto, la política de eficiencia energética de la UE necesita un mayor fortalecimiento.

• Las emisiones de CO2 del sector eléctrico no se modificaron en 2017, y aumentaron en toda la economía. La baja generación de energía hidroeléctrica y nuclear, junto con el aumento de la demanda, llevaron a una mayor generación de mediante combustibles fósiles. Por tanto, a pesar del gran aumento en la generación eólica, se estima que las emisiones de CO2 del sector energético se mantuvieron sin cambios en 1.019 millones de toneladas. Sin embargo, las emisiones estacionarias globales en los sectores de comercio de emisiones de la UE aumentaron ligeramente de 1.750 a 1.755 millones de toneladas debido a la mayor producción industrial, especialmente por el aumento de la producción de acero. Junto con los aumentos adicionales en la demanda de gas y petróleo no ETS, se estima que las emisiones globales de gases de efecto invernadero en la UE aumentaron alrededor del 1% en 2017.

• Europa occidental está eliminando gradualmente el carbón, pero Europa Oriental se está apegando a él. Otros tres Estados miembros anunciaron la eliminación del carbón en 2017: Holanda, Italia y Portugal, se unen a Francia y Reino Unido para comprometerse a eliminar el carbón, mientras que los países de Europa del Este se quedan con el carbón. El debate en Alemania, el mayor consumidor de carbón y lignito de Europa, está en curso y solo se decidirá en 2019.

Los principales ponentes de la cumbre de líderes Global Power & Energy examinarán los cambios a largo plazo en la producción, distribución y consumo de la energía

Con la transición energética global como tema central, la cumbre de líderes Global Power & Energy de GPEX 2018 abordará importantes asuntos comerciales, normativos, geopolíticos y técnicos con repercusiones para el futuro del sector energético.

Ya han confirmado su participación representantes de administraciones públicas, representantes políticos y altos directivos empresariales de organizaciones internacionales, entre las que se incluyen la Agencia Internacional de la Energía, Gas Natural Fenosa, la Comisión Federal Reguladora de Energía de EE.UU. y GE Ventures.

Estos son algunos de los ponentes:

• Blanca Losada Martín, Consejera Delegada, Gas Natural Fenosa
• Neil Chatterjee, Comisario, Comisión Federal Reguladora de Energía de EE.UU. (FERC, por sus siglas en inglés)
• Lazlo Varro, Responsable de Economía, Agencia Internacional de la Energía (AIE)
• Eric Bielke, Director de Inversiones en el Sector Energético, GE Ventures
• Ulla Sandborgh, Directora General y eEecutiva, Svenska Kraftnät
• Wilfried Breuer, Consejero Delegado y Miembro del Consejo de Administración, TenneT
• Laurent Schmitt, Secretario General, ENTSO-E
• Santi Martínez Farrero, Director Ejecutivo, Estabanell Energia

Tanto el compromiso global de reducción de emisiones de GEI como el creciente papel de las tecnologías digitales están impulsando cambios importantes en el sector eléctrico y energético. Las principales empresas del sector energético están combinando un aumento de la generación de energías renovables con la digitalización para avanzar hacia una oferta energética más limpia y eficiente. Los líderes e innovadores de la transición energética se reunirán en GPEX para tratar los desafíos, las soluciones y las oportunidades que presenta el cambio del entorno energético.

La cumbre de líderes Global Power & Energy se centrará en cinco temas principales: Visión para la transición energética, Nuevo modelo empresarial, Política progresiva, Financiación del futuro de la energía y La era de la digitalización. Proporcionará a los profesionales del sector eléctrico y energético a nivel internacional información en profundidad más actualizada sobre la transición, relativa a la situación actual y a las medidas que se pueden tomar en el futuro próximo, así como a la situación prevista entre 2030 y 2050.

Stewart Bundock, Director de Eventos de la empresa organizadora, dmg :: events global energy, afirma lo siguiente: “Estamos encantados de dar la bienvenida a GPEX a esta selección de ponentes tan diversa, emocionante e innovadora, en lo que promete ser un debate altamente especializado, controvertido y dinámico sobre la transición energética.”

La cumbre es una parte integral de Global Power & Energy Exhibition (GPEX 2018) —que se celebrará en Barcelona, España (del 17 al 20 de septiembre)—, donde se expondrán las estrategias y tecnologías necesarias para la adaptación a la transición global y al paso a un sistema energético más sostenible, bajo en carbono e inteligente.

Celebrado conjuntamente con Gastech, ambos eventos reunirán a 30.000 profesionales del sector energético a nivel global —usuarios de electricidad de la administración pública, industriales y comerciales; operadores de gas, productores y distribuidores de electricidad, proveedores de tecnología y empresas de energía renovable— para potenciar el diálogo entre aquellos sectores que van a desempeñar un papel importante en la transición energética global.

Un nuevo informe político de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) y el World Resources Institute (WRI) ha puesto de manifiesto que aumentar la cuota de renovables, en particular de solar fotovoltaica y eólica, en el mix energético de India e implementar cambios en las tecnologías de refrigeración, obligatorios para las centrales térmicas, no solo reduciría la intensidad de las emisiones de carbono, sino que también reduciría sustancialmente la extracción y la intensidad del consumo de agua para generación de energía.

El infome, >Water Use in India’s Power Generation – Impact of Renewables and Improved Cooling Technologies to 2030, encuentra que dependiendo de las vías energéticas futuras (IRENA’s REmap 2030 y la Autoridad Central de Electricidad de India), una transformación del sector eléctrico (excluyendo la energía hidroeléctrica) impulsada por las energías solar fotovoltaica y eólica, junto con tecnologías de refrigeración mejoradas en centrales térmicas y otras plantas renovables, podría producir hasta un descenso del 84% en la intensidad de la extracción de agua para 2030, una menor intensidad de consumo anual de agua de un 25% y reducir la intensidad de emisiones de carbono en un 43%, en comparación con los niveles de 2014. El informe se basa en los hallazgos de otro informe, Parched Power: Water Demands, Risks, and Opportunities for India’s Power Sector, lanzado por WRI.

Más de cuatro quintos de la electricidad de India se generan a partir de centrales eléctricas de carbón, gas y plantas nucleares, que dependen significativamente del agua dulce para fines de refrigeración. Además, se prevé que la participación del sector energético en el consumo nacional de agua aumentará del 1,4% al 9% entre 2025 y 2050, lo que aumentará la presión sobre los recursos hídricos. La energía renovable, con el potencial agregado de reducir tanto la demanda de agua como las emisiones de carbono, debe por lo tanto ser el núcleo del futuro energético de la India.

Resultados clave

El sector de la energía contribuye y se ve afectado por el estrés hídrico. El rápido crecimiento en la generación de energía en centrales térmicas, intensivas en agua dulce, puede contribuir al estrés hídrico en las áreas donde se encuentran las centrales. Se espera que la generación de energía represente casi el 9% del consumo nacional de agua para 2050 (en un escenario business-as-usual), creciendo desde el 1,4% en 2025 (Comisión Central del Agua, 2015) y es probable que esta cifra varíe considerablemente de una región a otra. Existe un desajuste entre la demanda y el suministro de agua cuando se considera la capacidad de agua superficial utilizable y los niveles de agua subterránea renovables. El estrés hídrico es particularmente agudo en regiones naturalmente áridas y áreas donde el agua también es necesaria para otros usos como el riego. Enfrentado a los crecientes riesgos para la seguridad del agua y la energía, el sector eléctrico necesita enfoques a largo plazo para reducir su dependencia del agua dulce y al mismo tiempo cumplir otros objetivos medioambientales como la reducción de la contaminación atmosférica, del agua y del suelo.

La combinación de tecnologías mejoradas de refrigeración de centrales eléctricas y de tecnologías renovables, especialmente solar fotovoltaica y eólica, podría disminuir la intensidad del uso de agua dulce y la intensidad de carbono del sector energético. En su Contribución Nacionalmente Determinada (NDC, por sus siglas en inglés), India se comprometió a aumentar la cuota de fuentes no fósiles en su potencia instalada al 40% para 2030. India tiene un objetivo relacionado de 175 GW de potencia renovable para 2022, incluyendo 100 GW de solar fotovoltaica y 60 GW de eólica. Como las energías solar fotovoltaica y eólica requieren significativamente menos agua que las fuentes convencionales y otras fuentes renovables durante la fase operativa, su adopción sustancial podría contribuir a una reducción en el uso de agua dulce, así como a la intensidad de carbono de la generación de energía. Simultáneamente, la eliminación progresiva de las tecnologías de refrigeración en las centrales eléctricas existentes y la restricción de su instalación en las nuevas centrales térmicas, a través de la aplicación de los estándares regulatorios anunciados de uso del agua, reducirá sustancialmente la extracción de agua.

Para 2030, la intensidad de extracción de agua para generación de electricidad (excluida la energía hidroeléctrica) podría reducirse hasta en un 84%, la intensidad de consumo en hasta un 25% y la intensidad de CO2 en hasta un 43% en comparación con 2014. En todos los escenarios analizados, la intensidad de CO2 y agua dulce del sector energético indio (excluida la energía hidroeléctrica) disminuiría sustancialmente en comparación con 2014. Incluso cuando las intensidades se reducen, los cambios en la extracción y el consumo absolutos de agua en 2030 varían. La transición de sistemas de refrigeración de un solo paso a sistemas de recirculación reducirá drásticamente la extracción, pero aumentará el consumo total de agua en la mayoría de los escenarios. Junto con el continuo desarrollo de la capacidad térmica y renovable, se estima que el consumo total de agua en 2030 aumentará en hasta 4 billones de m3. Las medidas analizadas en este informe para reducir la intensidad del agua dulce y del carbono complementan a las medidas del lado de la demanda, como las mejoras en la eficiencia energética, lo que garantiza un enfoque integrado para la planificación del sector eléctrico.

El informe conjunto se lanzó en el evento World Future Energy Summit 2018 en Abu Dhabi.

La Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA denuncia la falta de coherencia del Gobierno, que por una parte está impulsando el desarrollo de las energías renovables, pero por otra, está poniendo condicionantes a las decisiones empresariales de cierre de centrales que las compañías no consideran viables. Aunque la actual Ley del Sector Eléctrico ya reserva al Gobierno la competencia para autorizar o no el cierre de las instalaciones de generación, mediante un nuevo real decreto se pretende alargar artificialmente la vida de determinadas centrales de generación.

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital está impulsando un real decreto que permitirá el cierre de instalaciones solo “cuando ello no amenace a la seguridad de suministro eléctrico (…) y cuando no fueran esperables efectos desfavorables en los precios de la electricidad”.

Este real decreto establece condiciones adicionales a las ya previstas en la legislación actual para autorizar el cierre de centrales, condiciones que dependen tanto de informes de Red Eléctrica de España, ENAGAS, CNMC y el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, así como de informes de la propia Dirección General de Política Energética y Minas, marcando un nuevo capítulo en la falta de coherencia que sufre la política energética nacional.

A contracorriente con Europa y nuestros objetivos

Las recientes subastas de potencia renovable, precedidas por más de cinco años de moratoria renovable impuesta, demuestran la urgencia del Gobierno por alcanzar los objetivos comprometidos con Bruselas para 2020. Sin embargo, los objetivos no se limitan a la penetración de renovables en el mix energético, sino que también obedecen a una necesidad de aumentar la eficiencia energética y reducir las emisiones de CO2.

La voluntad política del Ministerio de evitar el cierre de determinadas centrales va en contra de la tendencia europea. En la Unión Europea, las centrales convencionales, son las que están desapareciendo del sistema energético a mayor velocidad (ver gráfico de potencia instalada y desmantelada en la Unión Europea).
La contradicción en la política energética es evidente. Más aún, si cabe, después de que el mismo martes 14 de noviembre España se adhiriera a la Plataforma 2050, comprometiéndose a que, en el año 2050, nuestra economía no emitirá más emisiones de las que pueda absorber.

Posicionamiento contrario a las renovables

Durante la celebración del I Congreso Nacional de Energías Renovables, las empresas presentes mostraron la necesidad de conocer de antemano la previsión de incorporación de nueva potencia, pero dada la sobrecapacidad de nuestro sistema eléctrico, también resulta necesario saber cuál sería el calendario de desconexión de la potencia existente que ha quedado obsoleta. Ante la previsión de incorporar en un futuro cercano más de 8.000 megavatios renovables, no se deberían establecer trabas a la decisión voluntaria de empresas que deciden desmantelar centrales.

El Ministerio, en una semana fundamental para el compromiso con el clima, con la celebración de la COP23, escoge posicionarse evitando que España recupere su posición de liderazgo en materia renovable. De igual manera, manda un mensaje nefasto a la comisión de expertos que está trabajando en la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Las tecnologías digitales para la operación y mantenimiento de combustibles fósiles son un gran negocio en la actualidad, pero la actividad se está desplazando hacia los servicios para las energías renovables distribuidas y el hogar conectado. Las nuevas innovaciones energéticas se centrarán en las tecnologías digitales y el uso estratégico de los datos, según una nueva investigación. Se avecina un cambio en la industria energética desde un enfoque en el hardware hacia una mayor importancia del software para hacer que los sistemas sean más eficientes, flexibles y digitales.

Digitalization of Energy Systems, un informe de Bloomberg New Energy Finance (BNEF), predice cambios significativos en la inteligencia de las tecnologías digitales utilizadas en el sector energético desde hoy hasta 2025, y un gran cambio en los sectores del sistema energético que más se benefician de estas tecnologías .

En la actualidad, la mayor utilidad de las tecnologías digitales, como los sensores, la recopilación de datos y el análisis, en el sector energético, es mejorar los resultados de los generadores de combustibles fósiles. Los ingresos por servicios digitales para la operación y mantenimiento de combustibles fósiles se estiman en 24.000 M$ en 2017, alrededor del 44% del tamaño total del mercado de la digitalización medido por BNEF.

Sin embargo, a medida que las centrales de gas natural y carbón se desconectan y las que permanecen se digitalizan, las oportunidades de nuevos ingresos del sector de los combustibles fósiles disminuirán. Para el año 2025, las tecnologías digitales serán más inteligentes y más capaces, lo que ayudará a los propietarios de viviendas que poseen paneles solares en sus tejados, baterías o vehículos eléctricos (a menudo denominados “prosumidores”) a ser más autónomos y obtener mayor valor de estos activos. Esto podría ser mediante el intercambio de energía con los vecinos o una mejor gestión de los precios máximos de la energía.

Las tecnologías de gestión energética para el hogar verán el cambio más significativo en los ingresos, pasando de 1.000 M$ en 2017 a 11.000 M$ en 2025. El mayor impulsor de los ingresos de la tecnología digital en 2025 serán los contadores inteligentes, que crecerán un 44% de aquí a 2025, hasta 26.000 M$. Este aumento de los ingresos coincide con la caída en los ingresos de las tecnologías digitales por operación y mantenimiento de combustibles fósiles, un 46% en ese período de tiempo.

Las tecnologías digitales como el big data, el análisis y aprendizaje automático, el blockchain, la gestión de recursos energéticos distribuidos y el cloud computing pueden ayudar a superar algunos de los desafíos clave del sector energético, especialmente la intermitencia, el envejecimiento de las redes, el equilibrio entre distribución y generación conectada, la gestión del autoconsumo, y hacer frente a la creciente complejidad del sistema.

Es probable que los países con una alta penetración de energías renovables distribuidas, una buena infraestructura de red de comunicaciones y una sólida inversión de capital de riesgo en tecnologías digitales, aprovechen rápidamente la digitalización energética. Italia, por ejemplo, es uno de los líderes mundiales en energía fotovoltaica a pequeña escala, tiene una cobertura de red de alta velocidad de casi el 100% y una regulación de apoyo para las tecnologías digitales.

EE.UU. también lo hará bien, habiendo sido durante mucho tiempo un líder en tecnologías digitales y en la recaudación de fondos en etapas iniciales. Australia, aunque más abajo actualmente en el ranking, se moverá hacia la cabeza del grupo en 2025 debido a los altos niveles de producción de energía descentralizada previstos. En los mercados emergentes, es probable que los países que tienen políticas gubernamentales beneficiosas, que fomentan nuevas empresas innovadoras y que despliegan su infraestructura de red, se digitalicen lo antes posible, por ejemplo, Chile, Indonesia y Nigeria.

La motivación para la digitalización de la industria será diferente para cada jugador. Los generadores y los “prosumidores” están motivados por la reducción de costes, los flujos de ingresos adicionales y los nuevos servicios. Las empresas eléctricas se enfrentan a la presión de los clientes, la política gubernamental y la regulación para mejorar sus negocios, y pueden usar la digitalización para agilizar las operaciones y mejorar los servicios al cliente.

Tradicionalmente, el sector eléctrico ha sido atendido por grandes empresas industriales que venden principalmente hardware, pero la innovación se centra cada vez más en el software y las tecnologías avanzadas como el aprendizaje automático. Queda por ver si las soluciones ganadoras vendrán de empresas industriales, nuevas empresas o compañías tecnológicas.

COMEVAL