Tags Posts tagged with "sector eólico"

sector eólico

Europa invirtió un total de 51.200 M€ en energía eólica en 2017. El desarrollo de nuevos parques eólicos representó 22.300 M€ de dicha cantidad. Esto es según el informe de WindEurope ‘Tendencias de financiación e inversión’ publicado hoy. El resto de la inversión se destinó a la refinanciación de parques eólicos existentes, la adquisición de proyectos y de compañías involucradas en el sector eólico y en la recaudación de fondos del mercado público. La cifra de inversión total fue un 9% superior a la de 2016.

Los 22.000 M€ invertidos en nuevos parques eólicos bajaron en los 28.000 M€ invertidos en 2016, pero cubrieron más potencia, 11,5 GW en comparación con 10,3 GW del año anterior, lo que refleja la caída de costes de la energía eólica.

El responsable principal de política de WindEurope, Pierre Tardieu, dijo: “Con 51.200 M€, la energía eólica representó la mitad de todas las inversiones del sector energético en 2017. Está entregando más potencia por menos dinero. Esto se debe en gran parte a la mayor competencia en las subastas y los avances tecnológicos que están impulsando la reducción de costes en la cadena de suministro“.

La madurez del sector eólico y la presión competitiva de las subastas está cambiando la forma en que se financian los proyectos eólicos. Los productores de energía todavía llevan proyectos a sus balances a través de la Decisión de Final de Inversión (FID, por sus siglas en ingles). Pero la refinanciación y la venta de participaciones minoritarias en los proyectos están llegando mucho antes en el proceso.

Y cada vez más inversores participan en proyectos como socios de capital, particularmente de la industria de servicios financieros. Estas asociaciones permiten a los productores de energía ‘reciclar’ capital para financiar nuevos parques eólicos. Un buen número de proyectos está diversificando el grupo de inversores: 82 prestamistas estuvieron activos en 2017, incluidas instituciones financieras multilaterales, agencias de crédito a la exportación y bancos comerciales de Europa y Asia.

Los bonos verdes están surgiendo como una fuente alternativa de deuda. Esto también está ayudando a los inversores institucionales a evitar el riesgo para acceder al sector eólico. Los bonos verdes recaudaron 17.500 M€ en 2017, la tasa de emisión más alta en los últimos cinco años. 8.500 M€ en portafolios de energías renovables corporativas, 7.000 M€ en energía eólica y 1.900 M€ en líneas de transmisión. Esto muestra que los inversores tienen cada vez más confianza en la industria y confían en que obtendrán un rendimiento saludable.

Los inversores también están yendo más lejos: 20 países europeos realizaron inversiones en energía eólica en 2017 en comparación con 16 en 2016, aunque Alemania y Reino Unido representaron la mitad de todas las nuevas Decisiones Finales de Inversión. Las inversiones en Europa del sur y del este siguen siendo bajas, representando solo el 16% del total de nuevos activos financiados en Europa (3.500 M€). La falta de estabilidad regulatoria es en gran parte responsable de esto.

Las perspectivas para 2018 son sólidas y se espera que aumenten los volúmenes de inversión“, agregó Tardieu. “El sistema de subastas para la energía eólica se está estableciendo, y los proyectos que han ganado subastas ahora están llegando a la Decisión de Final de Inversión. Las perspectivas de inversión hasta 2020 son sólidas, pero sigue habiendo una falta de visibilidad en los nuevos proyectos después de 2020. Tener esta visibilidad en toda Europa es crucial para proporcionar las señales de inversión correctas“.

Con el objetivo de que la sociedad española conozca mejor los beneficios sociales, medioambientales y económicos de la energía eólica, la Asociación Empresarial Eólica (AEE) impulsa por tercer año la campaña ‘Yes to Wind Power’ en colaboración con empresas del sector eólico. La campaña tiene una duración estimada de tres meses.

La iniciativa, lanzada por primera vez por AEE en 2015, aumentó su radio de actuación en 2016 a Polonia, Rumanía e Italia, y con esta nueva edición ‘Yes to Wind Power’ incrementa su alcance internacional hasta Reino Unido, Francia y Brasil.

En esta ocasión, la campaña incluye un divertido juego como eje principal de sensibilización. Una aplicación online permite a los usuarios medir la ‘potencia eólica’ de su propia respiración, utilizando su ordenador, teléfono móvil o micrófono de su tablet. Como resultado del soplido, la aplicación reproduce una gráfica en la pantalla mientras el usuario sopla con el nivel de soplido individual, que posteriormente se puede compartir en las redes sociales. Para una mayor viralización, la campaña contará con el respaldo de la red social Facebook y publicaciones planificadas para los próximos tres meses con un tema común: los beneficios de la energía eólica, una energía adecuada, limpia y renovable.

Para resaltar los beneficios de la eólica, se hace hincapié en datos que avalan el impacto positivo de esta tecnología. Así, durante la campaña, se destacarán aspectos como que la eólica evitó en 2017 la emisión de 28 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y que representó el 0,4% del PIB español. Además, se recuerda que el sector crea cinco veces más empleo que las tecnologías convencionales y que la industria eólica exporta tecnología por valor de unos 2.500 millones de euros al año.

El hashtag para seguir la campaña es #yestowindpower y en su página web se destaca cómo la energía generada por el viento ayuda a reducir el precio de la electricidad, un factor del que los consumidores ya pueden aprovecharse gracias a los medidores inteligentes. En concreto, en 2017, redujo los precios de la electricidad en 12 €/MWh, lo que supuso un ahorro al consumidor doméstico de 9 euros al año, o, lo que es lo mismo, el consumo equivalente a poner 72 lavadoras.

El proyecto cuenta con el apoyo local de asociaciones eólicas en cada país (AEE en España, ABEEÓLICA en Brasil, ANEV en Italia, RENEWABLE UK en Reino Unido y FEE en Francia) y con el respaldo de empresas eólicas como ACCIONA, COMANTUR, EDP RENOVÀVEIS, ENERCON, FUNDACIÓN CIRCE, GE RENEWABLE ENERGY, GREEN EAGLE SOLUTIONS, INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE ENERGÍAS RENOVABLES DE LA UNIVERSIDAD DE CASTILLA LA MANCHA, MS ENERTECH, NRG SYSTEMS, PREVINSA-FORACTIVA, SANTOS MAQUINARIA ELÉCTRICA, SIEMENS GAMESA RENEWABLE ENERGY, TRAINEK y VESTAS.

Ingeteam ha alcanzado la cifra de 50 GW de potencia suministrada en convertidores de potencia para plantas de energías renovables. Para obtener la misma cantidad de potencia usando carbón, habría sido necesario quemar 36 millones de toneladas de carbón que habrían emitido a la atmósfera 110 millones de toneladas de dióxido de carbono. La cifra de 50 GW proviene de la suma de potencia entregada en convertidores para los sectores eólico, solar fotovoltaico y de almacenamiento. Cabe destacar que la energía generada en un año por esos convertidores equivaldría al consumo energético anual de 28 millones de hogares.

En el sector eólico, Ingeteam ostenta el liderazgo como principal fabricante independiente de convertidores eólicos a nivel global, con una cuota de mercado mundial del 8%. En el sector solar, la compañía ha cerrado 2017 con 1,44 GW en inversores fotovoltaicos y de baterías, consolidándose como principal fabricante en América Latina y EMEA.

Además, Ingeteam es líder mundial en prestación de servicios de operación y mantenimiento en plantas de generación de energía, con una cartera de más de 12 GW, y ha logrado también alcanzar la cifra de 3 GW de plantas de generación automatizadas con su tecnología.

Además, Indar –empresa del grupo Ingeteam- ha suministrado hasta la fecha más de 30 GW en generadores para los sectores eólico e hidroeléctrico.

Este auge de las plantas de generación de energías renovables no es algo puntual, sino que es una tendencia creciente a nivel global. El cambio del modelo energético hacia las energías verdes es una realidad, gracias en parte a la concienciación que la sociedad va adquiriendo sobre la necesidad de combatir los elevados índices de emisiones de gases de efecto invernadero y el calentamiento global del planeta. En ese sentido, tan importante como la transición hacia un modelo de generación energética limpio y sostenible es el cambio hacia una red de transporte y movilidad que sea también limpia y sostenible. En ese terreno, Ingeteam fabrica también puntos de recarga para vehículos eléctricos y ha suministrado ya más de 3.000 unidades.

Desglose de datos acumulados

  • 50 GW en convertidores de potencia (eólicos, fotovoltaicos y de baterías).
  • 12 GW en servicios de O&M para plantas de EERR.
  • 3 GW en equipos de automatización para plantas de EERR.
  • 3.000 puntos de recarga para vehículos eléctricos.
  • 30 GW en generadores eólicos e hidroeléctricos.

El Parlamento Europeo ha aprobado un objetivo para 2030 de al menos una aportación del 35% de energía renovable para los países de la Unión Europea, sin que sea vinculante para los Estados Miembro. El sector eólico español celebra la decisión del Parlamento Europeo respecto al objetivo de penetración de renovables. No obstante, no habiendo objetivos vinculantes para los Estados, el reto es conseguir las políticas y los instrumentos adecuados para alcanzar el objetivo común de la UE.

El resultado de la votación, que ha salido adelante con un amplio respaldo en el Parlamento Europeo de más del 70% de apoyo, supone una apuesta relevante para el futuro del sector eólico en la Unión Europea y, en particular, también para la industria eólica en España. El objetivo no es vinculante para los Estados Miembro, pero España es uno de los países con más recursos y potencial renovable tanto en volumen como en tecnologías. Por ello, AEE considera que el objetivo es abordable e incluso superable.

Con esta nueva cuota del 35%, la Unión Europea demuestra su apoyo a la industria eólica europea y a los beneficios económicos que genera este sector en el continente. La industria eólica europea emplea a 263.000 trabajadores y contribuye con 36.000 millones de euros al PIB de la UE. El año pasado supuso 8.000 millones de euros en exportaciones, de los cuales 2.500 millones corresponden a España.

Esta aprobación es un paso más para facilitar el incremento de las renovables en la UE y en España. Según el análisis de AEE, ‘Elementos necesarios para la transición energética. Propuestas para el sector eléctrico‘, la aportación de la eólica en España será de un 30% en el mix eléctrico en el año 2030, con una potencia eólica instalada de 40.000 MW. Para España, esta contribución eólica supone beneficios económicos y sociales equivalentes a una aportación al PIB de más de 4.000 millones de euros, reducción de importaciones de combustibles fósiles en 18 millones de toneladas equivalentes de petróleo y evitaría la emisión de 47 millones de toneladas de CO2.

El sector eólico requiere de soluciones tecnológicamente avanzadas para el desarrollo y optimización de aerogeneradores más fiables y eficientes, especialmente en parques eólicos marinos. En este escenario, las empresas buscan nuevos sistemas de monitorización y mantenimiento que les permitan disminuir el riesgo de fallos y fomentar así la competitividad de la energía generada a través del aprovechamiento del viento.

Con el objetivo de avanzar en esta dirección, el centro tecnológico IK4-TEKNIKER participa actualmente en Mainwind+, un proyecto que busca optimizar los procesos de mantenimiento de los parques eólicos.
Esta iniciativa supone la continuidad de una apuesta emprendida en 2013 con el proyecto Mainwind, en el que se diseñó un novedoso sistema de monitorización de componentes y mantenimiento predictivo para instalaciones eólicas.

Durante esta primera fase, que concluyó en 2015, se desarrollaron tecnologías de monitorización como sensores on-line, sistemas de pronóstico de fallo y evaluación de riesgos, dirigidas a maximizar el rendimiento en la operación de los parques, tanto terresres como marinos, y a la producción de componentes confiables para una nueva generación de aerogeneradores.

Mainwind supuso un avance cualitativo relevante, sobre todo en el caso de los parques marinos, en los que la monitorización y el mantenimiento están condicionados por la climatología y la distancia hasta el emplazamiento, entre otros factores.

Ahora, y en el marco del proyecto que arrancó en julio del año pasado y se alargará hasta diciembre del 2018, se pretende dar un paso más y ofrecer soluciones específicas a los fabricantes que demandan, sobre todo, conocer el comportamiento en tiempo real de los componentes, para testar su fiabilidad y reducir los costes.

El desafío pasa por explotar el potencial que ofrece la información que generan los componentes desarrollados hasta ahora, aportando tecnologías inteligentes de sensorización, comunicación, almacenamiento y explotación de datos, e integrándolas en toda la cadena de valor del negocio eólico. De esta manera, se posibilitará la predicción del comportamiento de las piezas durante su uso, la disminución del riesgo de fallos y la optimización logística de los repuestos.

Los gestores de parques estiman que la implantación de las tecnologías desarrolladas en Mainwind+ permitirá reducir hasta el 80% las pérdidas energéticas derivadas de las paradas, un 30% en la frecuencia de los grandes operativos, y hasta un 15% las horas de supervisión.

El proyecto, con un presupuesto de 6,5 M€, se desarrolla dentro del programa Hazitek de apoyo a proyectos de investigación industrial y desarrollo experimental dirigido por el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco y cuenta con la participación de empresas vascas y centros tecnológicos.

La eólica se adjudicó 1.128 MW del total de 5.037 MW que resultaron con derecho a incentivo en la subasta celebrada el 26 de julio, lo que da continuidad a la actividad del sector de cara a lograr el cumplimiento de los objetivos europeos. El sector confía en que todos los actores implicados -promotores, fabricantes, entidades financieras, administraciones públicas, autonómicas y municipales, etcétera- trabajen mano a mano para que en diciembre de 2019 todos los proyectos adjudicados en las últimas tres subastas estén funcionando, momento en el que se comprobará la eficacia real de las mismas. La Asociación Empresarial Eólica (AEE) estima que la instalación de estos proyectos supondrá inversiones superiores a los 4.500 M€ y la creación de entre 25.000 y 30.000 empleos (directos e indirectos) durante el periodo de instalación.

 

El resultado de estas subastas muestra que la eólica es, en la actualidad, la tecnología que puede aportar más energía al cumplimiento de los objetivos de 2020 a un menor coste para el sistema. Aún así, el sector cree, más que nunca, que es necesaria una Planificación Energética para los próximos años que tenga en cuenta las necesidades energéticas y de descarbonización del país a largo plazo, que garantice un mix equilibrado entre las diferentes tecnologías, dentro del ámbito de un futuro mercado eléctrico que debe permitir la incorporación de tanta potencia renovable sin poner en riesgo las inversiones.

Ello implica que se dé visibilidad al sector renovable con un calendario de subastas que, más allá incluso de los objetivos europeos a 2020, tenga en cuenta tanto los compromisos internacionales en materia medioambiental (el Acuerdo de París y los Objetivos de la UE a 2030) como los hitos necesarios de cara a una ordenada Transición Energética.

AEE insiste en que los 23.000 MW eólicos instalados en España desde los años noventa lo hicieron en un momento de menor madurez tecnológica y diferentes condiciones financieras y, por lo tanto, con mayores costes, por lo que deben respetarse los incentivos hasta el final de su vida útil regulatoria. Esto pasa necesariamente por no modificar la rentabilidad razonable de los proyectos cada seis años durante su vida útil regulatoria, potestad que tiene el Gobierno a raíz de la Reforma Energética y que podría ejercer por primera vez en 2020.

La Junta Directiva de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), reunida ayer en Madrid, ha nombrado presidente a la hasta ahora vicepresidente en representación de EDP Renewables Europe, Rocío Sicre del Rosal. La presidencia de AEE es rotatoria y Sicre sustituye en el cargo a Juan Diego Díaz Vega, que vuelve a ser vicepresidente en representación de Siemens Gamesa Renewable Energy.

La nueva presidente de AEE es licenciada en Administración y Dirección de Empresas por el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF). Sicre ha desarrollado toda su carrera en torno a las energías renovables como directiva especializada en energía y financiación: primero en la antigua Unión Fenosa Energías Especiales –dónde desarrolló diversas funciones en el área jurídica económica hasta llegar a ocupar la dirección financiera en 2001– y, posteriormente, en el Grupo Hidrocantábrico (hoy, parte de EDP) donde fue directora de Financiación Estructurada. Ya en este grupo, Sicre fue responsable del área financiera de EDPR hasta que fue nombrada en 2008 Directora General de EDPR para España, cargo que continúa desempeñando en la actualidad.

 

Sicre ha afirmado que “el mercado eólico en España se enfrenta a un momento crucial una vez más, en el que desde AEE tendremos que trabajar muy duro y junto a todas las partes interesadas para hacer valer la importancia y la necesidad de apoyo a una tecnología consolidada, eficiente, que genera empleo y que contribuye al futuro sostenible de nuestro país. Sin duda, este nombramiento constituye un reto personal y profesional que me satisface asumir”.

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) es la voz del sector eólico en España. Con cerca de 200 empresas asociadas, representa a más del 90% del sector en España, promueve el uso de la energía eólica, y defiende los intereses del sector.

En 2030, la mitad de los 146 GW de energía eólica instalada en Europa tendrán más de veinte años. El hecho de que, en muchos casos, los activos estén en buenas condiciones de operación, junto con la falta de una regulación clara y homogénea sobre la repotenciación en el continente, está derivando el sector hacia una tendencia natural: la extensión de la vida de los parques eólicos. España es, junto Dinamarca y Alemania, pionera en energía eólica, por lo que es uno de los primeros países en abordar este proceso.

Para abordar los aspectos claves de la extensión de vida útil, los próximos días 19 y 20 de septiembre se celebra en Madrid la II Jornada internacional sobre extensión de vida de parques eólicos, organizada por la Asociación Empresarial Eólica (AEE). Representantes de empresas y expertos debatirán sobre los elementos claves, los principales retos y las diferentes soluciones.

 

La principal razón para alargar la vida útil de los activos es extender su vida económica”, dice José Manuel Marco, de DNV GL.

Los fabricantes con presencia en España cuentan con soluciones innovadoras para el alargamiento de vida que ya están aplicando con éxito. “Un modelo de costes válido que garantice el modelo de negocio del cliente es un factor clave para el alargamiento de vida los activos”, dice Fernando Ibáñez, de Siemens Gamesa Renewable Energy.

Para los fabricantes, empresas de O&M y de servicios, la extensión de vida abre nuevas oportunidades de negocio. Para los promotores, abre la posibilidad de incrementar la rentabilidad: un parque eólico de 15 MW puede incrementar su rendimiento en dos puntos básicos si extiende su vida en 10 años.

Según Enrique Camacho, de Ingeteam, “las empresas se están esforzando en buscar soluciones innovadoras que satisfagan las necesidades de los clientes en términos de rentabilidad y eficiencia”.

Durante el desarrollo de la II Jornada internacional sobre extensión de vida de parques eólicos se abordarán, entre otros, los siguientes temas:

  • Estrategias para extender la vida útil de los parques eólicos con éxito (diagnóstico de la vida remanente del aerogenerador y sus componentes, etc.)
  • Los retos de la O&M (mantenimiento y sustitución de los diferentes componentes)
  • Reciclaje de componentes
  • Condiciones económicas, financieras y legales
  • La monitorización como elemento clave
  • La importancia de la certificación
  • La seguridad y eficiencia de los equipos
  • Casos prácticos

La subasta de 3.000 MW celebrada el pasado 17 de mayo, de la que 2.979 MW han sido adjudicados a la eólica, da esperanza al sector tras varios años de letargo. No hay que olvidar que la eólica es la única tecnología renovable con una industria propia en España en toda la cadena de valor, con más de 200 centros de fabricación en 16 comunidades autónomas. Según las previsiones de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), que representa al 90% del sector eólico español, la instalación de los proyectos supondrá unas inversiones superiores a los 3.000 M€, así como la creación de más de 30.000 empleos (directos e indirectos) en el periodo de instalación.

El resultado de la subasta muestra que la eólica es en la actualidad la tecnología que puede lograr un mayor cumplimiento de los objetivos a 2020 a un menor coste para el sistema. Ahora sería necesaria una Planificación Energética para los próximos años que tenga en cuenta las necesidades energéticas y de descarbonización del país a largo plazo y garantice un mix equilibrado entre las diferentes tecnologías. Ello implica que se dé visibilidad al sector renovable con un calendario de subastas que, más allá incluso de los objetivos europeos a 2020, tenga en cuenta tanto los compromisos internacionales en materia medioambiental (el Acuerdo de París y los Objetivos de la UE a 2030) como los hitos necesarios de cara a una ordenada Transición Energética.

 

En cualquier caso, la eficacia real de la subasta se conocerá en diciembre de 2019, cuando todos los proyectos adjudicados estén funcionando y contribuyendo a cumplir los objetivos europeos a 2020. AEE confía en que así será y en que todos los actores implicados en el proceso –promotores, fabricantes, entidades financieras, administraciones públicas, autonómicas y municipales, etcétera– pondrán todo de su parte para ello.

Es importante tener en cuenta que el contexto en el que se celebra la subasta ha propiciado la agresividad de las ofertas: se trata de una convocatoria aislada, lo que ha obligado a las empresas con proyectos avanzados a acudir para no quedarse fuera del entorno regulado, condición importante para lograr financiación. Ahora bien, el resultado no garantiza la sostenibilidad de los proyectos en el largo plazo sin algún mecanismo que estabilice la volatilidad de los ingresos procedentes del mercado.

Por otro lado, el hecho de que los parques adjudicados en la subasta vayan a instalarse sin incentivos no quiere decir que los que se construyeron en el pasado no los necesiten. Los 23.000 MW eólicos instalados en España desde los años noventa lo hicieron en un momento de menor madurez tecnológica y diferentes condiciones financieras y, por lo tanto, con mayores costes, por lo que deben respetarse los incentivos hasta el final de su vida útil regulatoria. Esto pasa necesariamente por no modificar la rentabilidad razonable de los proyectos cada seis años durante su vida útil regulatoria, potestad que tiene el Gobierno a raíz de la Reforma Energética y que podría ejercer por primera vez en 2020.

La reacción de WindEurope, patronal eólica europea, aquí. Y la nota de prensa lanzada por el Ministerio de Turismo, Energía y Agenda Digital, con el listado completo de todos los ganadores, aquí.

Una nueva investigación de Wind Energy Update en colaboración con Wind Energy Benchmarking Services (WEBS) sobre la fiabilidad de aerogeneradores, ha encontrado que los aerogeneradores DFIM tienen los tiempos de reparación más largos por fallo. La investigación consideró miles de años de datos operacionales, combinados para diferentes potencias y tecnologías de aerogeneradores. Al medir el tiempo hasta el fallo y el tiempo de reparación por fallo, la investigación proporciona una visión de vanguardia sobre la fiabilidad y el rendimiento de los aerogeneradores. La participación en un programa de evaluación comparativa es fundamental para permitir el acceso a datos de fiabilidad y rendimiento, el intercambio de conocimientos sobre las mejores prácticas y las normas de aplicación en todo el sector. Esto ya está aumentando la confianza de los inversores en el sector eólico, al reducir el coste normalizado de la energía. Sin fuertes capacidades de evaluación comparativa, visiones como éstas son más difíciles de detectar y los gestores de activos se perderán los beneficios de la mayor fiabilidad y la planificación de mantenimiento dirigido, que la evaluación comparativa puede ofrecer.

El panorama de la OyM ha sufrido cambios considerables en los últimos años. Propietarios, operadores y productores independientes de energía (IPPs, por sus siglas en inglés) examinan cada vez más opciones de OyM, a medida que sus activos alcanzan el final de la garantía. Un reciente informe de GCube señaló que alrededor de 1/3 de todos los aerogeneradores se acercan final de los acuerdos de servicio de OyM. Operadores, gestores de activos y responsables de las operaciones generales del proyecto, están evaluando el valor de los contratos de mantenimiento de proveedores independientes de servicios (ISP, por sus siglas en inglés). A menudo se cita el coste como un asunto importante al seleccionar un ISP o la opción del paquete de fin de garantía del fabricante original del equipo. En un momento en que se reducen los subsidios y se registran precios bajos en las subastas, el coste es cada vez más significativo, una tendencia que se espera continúe durante los próximos 3-5 años.

 

Navigant Research ha señalado que las garantías han expirado en más del 50% de la potencia eólica mundial. Make Consulting predice que el mercado global de OyM crecerá de 9.700 M$ en 2015 a 19.300 M$ en 2021. Esta tendencia prevalece particularmente en EE.UU, IHS Energy Research pronostica que el gasto en OyM en EE.UU. casi se duplicará hasta 6.000 M$ en 2025, como resultado directo del número de aerogeneradores que concluyen sus períodos de garantía. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2017

COMEVAL