Tags Posts tagged with "sector renovable"

sector renovable

La empresa española Ingeteam se ha consolidado como líder indiscutible en el sector renovable mexicano, tanto eólico como fotovoltaico. Ingeteam es la primera empresa del país en prestación de servicios de operación y mantenimiento con 2 GW de potencia eólica mantenida, lo que supone ser responsable del mantenimiento del 49% de la potencia total instalada en México y la número uno en suministro de equipos de electrónica de potencia con casi 2 GW. Además, Ingeteam gestiona más de la mitad de la potencia solar que hay en el país. Las tres plantas fotovoltaicas más grandes de México, ubicadas en Durango y Baja California, llevan tecnología Ingeteam, a través de sus inversores fotovoltaicos.

En el último año, este liderazgo se ha consolidado gracias a importantes contratos como el de la planta fotovoltaica de Durango, la planta de 30 MW de Gran Solar en Camargo y la de 20 MW de TSK en Coahuila. Además de la adjudicación de los servicios de dos centrales hidroeléctricas en el estado de Jalisco, lo que ha permitido la entrada en el sector hidroeléctrico mexicano.

 

Hasta ahora el compromiso de Ingeteam Service con sus clientes comenzaba con la puesta en marcha de la máquina, realizando un mantenimiento integral y apoyando la gestión y explotación del parque eólico durante toda su vida útil. Desde 2016 Ingeteam ha ampliado su cartera de servicios, incluyendo en su oferta el montaje de aerogeneradores. En los últimos meses, Ingeteam ha sido adjudicataria del contrato de montaje de 20 aerogeneradores destinados a los parques eólicos de La Bufa y Puerto Peñasco, en las regiones de Zacatecas y Sonora. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2017

0

Las energías renovables continúan estancadas en España, como demuestra el hecho de que en 2015 tan sólo se instalaran en nuestro país 27 nuevos MW renovables, mientras en todo el mundo se instalaban 150.000 MW, y que disminuyera la energía renovable vendida con relación al ejercicio anterior. Aun así, el sector renovable aumentó su aportación al PIB español, tras dos años de caída, y recuperó empleo, después de tres ejercicios perdiendo puestos de trabajo. El incremento no significa la recuperación del sector, sino que son fruto de los altos precios que en 2015 alcanzó la venta de electricidad en el mercado eléctrico.

De acuerdo con los datos recogidos en el Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España 2015, editado por APPA, el sector de las renovables aportó en su conjunto 8.256 M€ al PIB español (un 0,76% del total), redujo nuestra balanza comercial en 2.511 M€, registrando un saldo neto exportador y realizó una aportación fiscal neta al Estado de 1.090 M€, recibiendo tan solo 7 M€ en subvenciones.

 

De la misma manera, la tradicional contribución positiva en materia de innovación del sector renovable se materializó en 2015 con una inversión de I+D+i de 230 M€. La cifra supone el 3,41% de la aportación del sector al PIB y es bastante más alta que la media de la UE (2,03%) y cerca del triple (1,20%) de la media de la inversión que las empresas españolas dedican al capítulo innovador.

El pasado año, la generación con energías renovables (eléctrica, térmica y biocarburantes) evitó la importación de 19.925.281 tep, con un ahorro económico equivalente de 6.866 M€. Asimismo, impidieron la emisión a la atmósfera de 55.141.676 t de CO2, ahorrando 423 M€.

La producción eléctrica con renovables en 2015 de 71.713 GWh, lo que permitió cubrir el 36,9% de la demanda peninsular. Por tecnologías, la eólica cubrió el 19,0% y se situó como la tercera fuente de generación eléctrica durante todo el año, por detrás de la nuclear y el carbón, que cubrieron el 21,8% y el 20,3%, respectivamente. En el sector eléctrico, las renovables produjeron ahorros en el mercado diario por valor de 4.180 M€, al abaratar en 16,9€ cada MWh vendido. Sin la ellas, el precio medio del mercado en 2015 se habría situado en 67,22 €/MWh en lugar de los 50,32 €/MWh.

Los datos del Estudio de APPA demuestran que, además del ahorro y la eficiencia energética, las energías renovables son la principal herramienta que tiene España para cumplir sus compromisos medioambientales y que, además, son un gran negocio para la economía de nuestro país. Las renovables son tecnologías de generación limpias, autóctonas y ya competitivas económicamente.

El Consejo de Ministros aprobab el viernes el Real Decreto que establece un nuevo marco legal para el sector renovable español, de tal manera que deroga toda la legislación previa sobre la cual se realizaron las inversiones en nuestro país. De esta forma, las 62.000 familias españolas que, conforme a las condiciones que ofreció el Estado español, invirtieron 20.000 millones de Euros en el desarrollo y generación de energía solar fotovoltaica, ven como no contarán con los retornos que tenían garantizados por el Estado para afrontar los pagos pendientes con la banca, 18.000 millones de Euros; si el Estado, en sus populares y didácticas campañas de captación de inversores, hubiera advertido de algún atisbo de riesgo o incertidumbre, estás familias jamás hubieran destinado ni un solo céntimo, puesto que se ofreció como una inversión rentable, ética y segura.
Anpier, la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica, considera una irresponsabilidad absoluta aprobar una reforma de este alcance sin consenso sectorial, político, territorial ni interno en el propio Partido Popular, puesto que incluso comunidades gobernadas por el PP, como Murcia o Extremadura, han llevado al Tribunal Constitucional esta reforma.
Anpier exige que los promotores de esta nueva regulación, el Ministro José Manual Soria y el Secretario de Estado, Alberto Nadal, respondan en un futuro de las graves consecuencias que se derivarán de esta traumática imposición normativa para las 62.000 familias españolas, el Estado y la ciudadanía. A juicio del Presidente de Anpier, Miguel Ángel Martínez-Aroca: “si tan extraordinaria y sólida consideran esta reforma, a pesar de aprobarla sin el diálogo ni el consenso deseable y advertidos de las miles de demandas que deberá soportar el Estado, deberían asumir las consecuencias legales que se pudieran derivar y, para ello, renunciar a sus aforamientos; puesto que resulta disparatado que se pueda imponer una política de Estado vital, como es la energética, cuando que sus autores nunca tendrán que responder del resultado”
El 21 de Junio se manifestarán miles de productores fotovoltaicos en Madrid, frente al Ministerio de Industria, Turismo y Energía, para mostrar la situación de ruina, indefensión y desesperación que soportan y exigir que los que toman estas decisiones tenga que responder de sus consecuencias. A las numerosas demandas internacionales a las que se enfrenta el Estado español, habrá que añadir las de decenas de miles de familias atropelladas por esta retroactividad flagrante de la norma, que no van a tolerar un atentado de estas características contra sus intereses y su dignidad.
Para Martínez-Aroca “es muy triste pensar que el Estado, el conjunto de todos nosotros, soportaremos el grave riesgo de tener que indemnizar con miles de millones de Euros, via presupuestos generales del Estado, a todos los fondos de inversión demandantes y a las familias españolas productoras, porque el sistema eléctrico recorta drásticamente estos pagos mensuales y, sin embargo, sobre-retribuye tecnologías e instalaciones ya amortizadas, como nucleares e hidráulicas, tal y como señala la propia Unión Europea, que ha identificado ésta sobre-retribución como causa del déficit de tarifa español”.
España ha perdido la gran oportunidad que aprovechan otros países de referencia del mundo y de la Unión Europea para articular un modelo energético rentable, responsable, seguro y sin hipotecas geoestratégicas con otros países, tal y como ya ha hecho Alemania y Reino Unido, que han visto en las renovables el pilar esencial de un futuro sostenible de progreso y bienestar; mientras en España, a pesar de su potencial, se cercena de cuajo la producción renovable y su proyección, para quedar a merced de combustibles fósiles y contaminantes traídos del exterior, que benefician a un pequeño grupo de empresas.
El Gobierno ha satanizado socialmente a las tecnología renovables, culpándolas de todos los males del sistemas y advirtiendo de sus costes de manera sesgada, sin tener en cuenta que bajan el precio de la energía, ahorran pagos por emisiones y generan empleo, por lo que el saldo final es favorable a estas tecnologías, así lo ven en los países de referencia mundial, que consideran además que las renovables ofrecen un entorno seguro para las personas y su entorno.

SEDICAL
COMEVAL