Tags Posts tagged with "seguridad energética"

seguridad energética

La volatilidad y los aumentos bruscos de los precios de los combustibles fósiles (en particular el petróleo y el gas) son actualmente los mayores factores de riesgo económico en relación con la seguridad energética en España. Es la principal conclusión del último informe del Centro de Investigación Economics for Energy, presentado recientemente por sus directores, Pedro Linares y Xavier Labandeira, en el Club Español de la Energía (Enerclub), en Madrid.

En un contexto de muy elevada garantía de suministro físico de energía –debida a la actual regulación y gestión de los sistemas–, el informe destaca que, en cambio, los factores relacionados con los precios suponen un coste para la economía española de hasta un 1% del Producto Interior Bruto (PIB), equiparable en ocasiones al 100% del precio de la propia energía, lo que indica su relevancia. Según los autores, las soluciones a esta problemática en España no solamente hay que buscarlas en la diversificación de las fuentes energéticas, sino también en flexibilizar la economía.

 

El trabajo analiza las evidencias existentes sobre el coste que supone para la economía española el estado actual de seguridad energética, entendida ésta como la capacidad de disponer de un suministro de energía ininterrumpido a costes accesibles. En este sentido, los expertos insisten en la importancia de no confundir, como sucede habitualmente, este concepto con el de dependencia energética, que mide el porcentaje de energía que tiene que importar un país.

Los investigadores de Economics for Energy han establecido unos baremos para medir las consecuencias de la inseguridad energética, por una parte, con base en el coste causado por una eventual falta de suministro multiplicado por el riesgo de que esta llegue a ocurrir y, por otro, en el coste de ajuste para la economía de la volatilidad de los precios de la energía multiplicado por la magnitud de esa volatilidad (la desviación con respecto a un precio medio estable). La volatilidad por encima del riesgo de falta de suministro A pesar de que el coste de una falta de suministro eléctrico es muy alto por unidad energética (cercano a los 6.000 euros por MWh), su baja probabilidad, debida a la regulación y a la gestión del sistema, hace que su relevancia en términos absolutos se reduzca a menos de un 1% del coste de la electricidad en España. En el cálculo de este coste se contemplan los impactos económicos y sociales de un corte en el suministro, como la pérdida de producción y los daños en equipos en las empresas o la falta de confort en el hogar y los riesgos para la salud de las personas.

Sin embargo, no existen estudios que midan el coste económico o la probabilidad de una interrupción de suministro de gas o petróleo, por lo que una de las recomendaciones de los expertos es promover la realización de estos análisis para tener una panorámica completa sobre este factor. En todo caso, los autores del informe precisan que debe recibir mucha más atención la variabilidad de los precios que la probabilidad de que se produzca una falta de suministro. Los continuos costes de ajuste que debe afrontar la economía para adaptarse a la volatilidad de los precios son los protagonistas de la ecuación, sobre todo teniendo en cuenta que los reequilibrios de la economía española son complejos dadas sus numerosas rigideces. En este sentido, se plantea la necesidad de flexibilizar el sistema económico español para que sea capaz de absorber cambios en los precios de la energía minimizando las consecuencias negativas.

Los costes derivados de las variaciones en los precios de la energía tienen que ver con pérdidas de bienestar de los consumidores y de competitividad de la industria, por su aversión al riesgo y por la consecuente desincentivación de las inversiones causada por la incertidumbre, entre otros factores.

Recomendación de políticas eficientes

A la vista de los elevados costes estimados, si bien en el informe se aconseja mantener las estrategias que permiten mantener el bajo riesgo actual de falta de suministro, la principal recomendación es progresar significativamente en las políticas que aumentan la flexibilidad del consumo de energía y de la economía y reducen la dependencia de combustibles con precios volátiles. Dado que los costes de ajuste suponen el principal factor de riesgo para la economía española en términos de inseguridad energética, es importante tomar medidas destinadas a reducir el impacto de los vaivenes en los precios. Además, los expertos subrayan la necesidad de que estas políticas sean eficientes, es decir, la garantía de que sus costes sean inferiores a los beneficios que pretenden lograr.

En este sentido, las recomendaciones para diseñar el sector energético del futuro se centran en fomentar el uso de fuentes menos volátiles en sus precios y estimular el ahorro energético, además de aumentar las opciones de suministro y flexibilizar la demanda en la medida de lo posible. Todo ello, combinado con la garantía de continuidad del bajo riesgo de falta de suministro actual.

Según los expertos de Economics for Energy, con la aplicación de estas medidas, coincidentes en gran medida con las que se derivan de la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse al cambio climático, la economía española reduciría sus costes de inseguridad energética. Su perfil estaría marcado por una transición de los combustibles fósiles a favor de las fuentes renovables (siempre garantizando la seguridad de suministro), con un mayor grado de interconexión y coordinación en las políticas de seguridad con los países de su entorno y una economía mucho menos intensiva en el uso de energía.

La Comisión Europea ha publicado nuevas propuestas para una serie de medidas para reforzar la prevención de crisis del gas y garantizar una mejor coordinación y apoyo entre los países de la UE en cualquier interrupción del suministro de gas. Las propuestas también reforzarán los llamados acuerdos intergubernamentales en el campo de la energía entre países de la UE y los no comunitarios y establecen una estrategia para impulsar la seguridad energética mediante el acceso al GNL y al almacenamiento de gas. Por otra parte, para abordar el potencial para mejorar la eficiencia energética y el uso de las energías renovables en el sector, con la primera estrategia específica, la Comisión presenta el camino a seguir para avanzar hacia un sistema de calefacción y refrigeración inteligente, eficiente y sostenible.

Estas propuestas forman parte de la estrategia de la Unión Energética de la Comisión y darán un fuerte impulso a la mejora de la seguridad y solidaridad energéticas de la UE. También están en línea con el compromiso de la UE de lucha contra el cambio climático adoptado en la cumbre del clima de París a finales del año pasado.

La Estrategia de Unión Eneregética, puesta en marcha hace un año, se comprometió a proporcionar a todos los europeos energía segura, sostenible y competitiva. El paquete de hoy se centra en la seguridad de nuestro suministro, pero incide en todos los tres objetivos generales. Al reducir nuestra demanda de energía y al gestionar mejor nuestro suministro de fuentes externas estamos cumpliendo con nuestra promesa y la mejora de la estabilidad del mercado energético europeo“, dijo Maroš Šefčovič, Vicepresidente de la Comisión de Energía de la UE.

Después de las crisis del gas de 2006 y 2009 que dejaron a muchos millones en el frío, dijimos: ‘Nunca más’. Pero las pruebas de resistencia de 2014 pusieron de manifiesto que estamos siendo demasiado vulnerables a interrupciones importantes del suministro de gas. Y las tensiones políticas en nuestras fronteras son un recordatorio de que este problema no sólo va a desaparecer. Las propuestas de hoy son acerca de un sistema fiable, competitivo y flexible en el que fluya la energía a través de las fronteras y los consumidores obtengan beneficios. Tienen que ver con permanecer unidos para proteger a los más vulnerables. Y son acerca de cómo proteger nuestro futuro de energía limpia: puedo asegurar que nuestro compromiso con una transición hacia la energía limpia es irreversible y no negociable“, declaró Miguel Arias Cañete, Comisario de Acción por el Clima y Energía.

Sobre la prevención de crisis del gas, la Comisión tiene la intención de mejorar la coordinación entre los países de la UE y crear reglas que obliguen a un país de la UE a ayudar a su vecino si está experimentando una crisis de gas muy grave. En el marco del llamado principio de solidaridad, un país de la UE en problemas vería garantizado el suministro de gas a sus hogares y a los servicios esenciales garantizadas por sus países vecinos de la UE.

Actualmente el gas cubre una cuarta parte del consumo de energía de la Unión Europea y la Unión Europea es el mayor importador de gas del mundo. La disminución prevista de la producción doméstica de gas en la UE también tendrá un impacto en las importaciones de gas. Además, el gas también se ve que va a jugar un papel determinante en la transición de la UE hacia un sistema de baja emisión de carbono, ya que es un combustible de reserva para las energías renovables cuando las condiciones meteorológicas dificultan la producción de energía renovable. La Comisión también ha publicado una propuesta para reforzar los llamados acuerdos intergubernamentales sobre energía entre un país comunitario y otro no comunitario. Las nuevas normas permitirán a la Comisión tomar medidas antes de firmar tales acuerdos si considera que un acuerdo de este tipo podría afectar a la seguridad del suministro de gas en otro país de la UE o de obstaculizar el funcionamiento del mercado energético de la UE.

Por último, la Comisión ha esbozado cómo mejorar el acceso a un mercado global en rápido desarrollo en Gas Natural Licuado (GNL) y un mejor uso de almacenamiento de gas en toda la UE, permitiría a los países de la UE que dependen de muy pocos proveedores de gas diversificar su oferta y por ende mejoran su seguridad energética.

Para la calefacción y la refrigeración, la Comisión ha puesto en marcha su primera estrategia para abordar el uso masivo de la energía, en particular los combustibles fósiles, en el sector. La calefacción y refrigeración suponen el 50% del consumo energético de la UE y las energías renovables representan sólo el 18% de este. La estrategia incluye planes para aumentar la eficiencia energética de los edificios, mejorar los vínculos entre los sistemas eléctricos y sistemas de calefacción urbana que aumentarán en gran medida el uso de energías renovables, y fomentar la reutilización del calor residual y el frío generado por la industria.

También tiene como objetivo facilitar el acceso a la información a los consumidores para que puedan comprender mejor su consumo de energía y tomar decisiones informadas que podrían ahorrar energía, así como informarles sobre rehabilitaciones energéticamente eficientes y sobre opciones para generar su propia energía con fuentes renovables

Un paso importante hacia la integración de la calefacción y refrigeración en la política energética de la UE

Las asociaciones AMI y ADHAC han lanzado una nota de prensa conjunta en la que dan la bienvenida a la Comunicación de la Comisión, “Estrategia de la UE sobre Calefacción y Refrigeración” como un paso importante hacia un marco para la integración de la calefacción y refrigeración en la política energética de la UE. La nueva estrategia sobre calefacción y refrigeración de la UE es el primer resultado de un trabajo que muestra el compromiso de la Comisión Europea, con la eficiencia energética.

La Comunicación se ha publicado dentro del Paquete de Medidas para la seguridad de la energía sostenible y como parte de la estrategia de la Unión Energética, si bien hasta ahora, el sector de la calefacción y refrigeración no contaba con un nivel de tratamiento específico en la UE.

La estrategia de la UE sobre calefacción y refrigeración tiene como objetivo proporcionar un enfoque específico, como una parte fundamental del marco energético de la UE, analizando todos sus componentes: edificios, hogares, industrias, así como el desarrollo de sinergias dentro del sistema energético en su conjunto, a través de redes de calefacción y refrigeración eficientes. Con ella se refleja un nuevo enfoque global, orientado al sector de la climatización y proponiendo mejoras de las herramientas ya disponibles dentro de las Directivas de la UE: Directiva de Eficiencia Energética, Directiva de Eficiencia Energética en Edificios y la Directiva de Energías Renovables.

Una implantación exitosa de la estrategia de la UE de calefacción y refrigeración, debe basarse en los principios de rentabilidad de ahorros energéticos a lo largo de toda la cadena de la energía (generación, transmisión, distribución y consumo) medidos en términos de energía primaria y en la no discriminación de las instalaciones eficientes. Adicionalmente todas las barreras a la calefacción y refrigeración eficientes deben ser analizadas y tratadas para desbloquear el potencial total de rentabilidad de ahorros energéticos en Europa, otorgando un papel fundamental al desarrollo del mercado de servicios de energéticos.

La energía renovable representará la fuente de electricidad que más crecerá en los próximos cinco años, impulsada por la caída de costes y la agresiva expansión de las economías emergentes, ha señalado la AIE en un informe anual de mercado. Señalando a la gran promesa de las renovables para mitigar el cambio climático de forma asequible y para mejorar la seguridad energética, el informe aconseja a los gobiernos reducir las incertidumbres políticas que actúan como frenos para el despliegue aún mayor.

Las energías renovables están a punto de hacerse con el crucial primer puesto en el crecimiento del suministro energético mundial, pero apenas hay tiempo para la complacencia“, dijo Fatih Birol, Director ejecutivo de la AIE, en la presentación del Informe de 2015 del Mercado de la Energía Renovable a Medio Plazo, en la reunión de Ministros de Energía del G20. “Los gobiernos deben eliminar los signos de interrogación sobre las energías renovables, para que estas tecnologías alcancen su pleno potencia, y poner a nuestro sistema energético en un camino más seguro y sostenible.

Las aportaciones de electricidad renovable en los próximos cinco años superarán los 700 GW – más del doble de la potencia instalada actualmente en Japón. Esto representa casi dos tercios de las aportaciones netas a la potencia instalada mundial – es decir, la cantidad de potencia nueva que se añade, menos las bajas programadas de centrales existentes. Las fuentes no hidroeléctricas, como la eólica y la solar fotovoltaica, representarán casi la mitad del aumento total de la potencia mundial instalada.

El informe considera que la cuota de las energías renovables en la generación de energía mundial llegará a más del 26% en 2020, partiendo del 22% en 2013 – un cambio notable en un periodo de tiempo muy limitado. En 2020, la generación mundial de electricidad procedente de energías renovables superará a la demanda de electricidad actual de China, India y Brasil.

El informe dice que la geografía de despliegue se desplazará cada vez más hacia las economías emergentes y los países en desarrollo, que constituyen dos tercios de la expansión de la electricidad renovable para 2020. China, por si sola, representará casi el 40% del crecimiento total de la capacidad de energía renovable y requiere casi un tercio de las nuevas inversiones para 2020.

La disminución de los costes impulsa el crecimiento

Los costes de generación renovable han disminuido en muchas partes del mundo debido al progreso de la tecnología sostenible, la mejora de las condiciones de financiación y la ampliación de su despliegue en nuevos mercados con mejores recursos. En áreas tan diversas como Brasil, India, Oriente Medio, África del Sur y Estados Unidos se están anunciando precios para contratos de generación a largo plazo a niveles reducidos Por tanto, algunos países y regiones tienen ahora la posibilidad de saltar a un desarrollo paradigmático basado principalmente en una energía renovable cada vez más asequible. Esto es especialmente cierto en el África subsahariana.

Aún así, el informe destaca los riesgos. La financiación sigue siendo clave para lograr una inversión sostenida. Las barreras regulatorias, las limitaciones de la red, y las condiciones macroeconómicas plantean desafíos en muchas economías emergentes. En los países industrializados, el rápido despliegue de las energías renovables requiere escalar hasta las plantas de energías fósiles, poniendo bajo presión a las empresas deservicios públicos. Los titubeos en los compromisos políticos hacia la descarbonización y la diversificación en respuesta a tales efectos, puede minar la confianza de los inversores y los cambios retroactivos pueden destruirla. En consecuencia, el crecimiento global, en el caso principal evaluado en el informe,no es tan rápido como podría ser – y las instalaciones anuales disminuyen, cayendo por debajo de lo que se necesita para poner a las energías renovables en camino de cumplir los objetivos del cambio climático a largo plazo.

El informe incluye un caso acelerado que evalúa los impactos de los marcos políticos mejorados en países clave, encontrando que esto podría impulsar el crecimiento acumulado de la energía renovable en todo el mundo en un 25% por encima del caso principal, aumentando las instalaciones anuales. Una imagen más positiva de las energías renovables puede tener ramificaciones positivas para las negociaciones mundiales sobre el cambio climático. Al mismo tiempo, un apoyo claro a las negociaciones sobre el clima en el COP21 de París en diciembre podría crear un círculo virtuoso para el despliegue renovable mediante el aumento de la visión política a largo plazo y la previsibilidad.

Pero el caso acelerado requiere una acción política más coherente y comprometida. “Sin duda, el sistema y la integración en red serán cruciales para permitir altos niveles de eólica y solar fotovoltaica. La AIE se mantiene a la vanguardia a la hora de abordar estas cuestiones, incluidos los posibles impactos en la seguridad de la electricidad“, concluyó el Dr. Birol. “Pero mientras que la variabilidad de las energías renovables es un reto al que los sistemas de energía pueden aprender a adaptarse, la variabilidad de las políticas supone un riesgo mucho mayor.

El Informe de 2015 del Mercado de la Energía Renovable a Medio Plazo forma parte de una serie de informes anuales de la AIE dedicados a cada una de las principales fuentes de energía primaria: petróleo, gas, carbón, energía renovable y, desde 2013, a la eficiencia energética. El informe está a la venta por en la Librería de la AIE.

Saft, líder mundial en diseño y fabricación de baterías de tecnología avanzada para la industria, ha anunciado que ha recibido una competitiva oferta de 6,13 millones de dólares por parte de la USABC (Unitad States Advanced Battery Consortium LLC) en colaboración con el Departamento norteamericano de Energía (DOE) para el desarrollo de tecnología de baterías de arranque de ión de litio de 12 V. Saft compartirá el 50% de los costes de esta inversión.

Este contrato de 30 meses se centrará en el desarrollo y suministro de módulos de 12 V de baterías de ión de litio para aplicaciones de la batería de arranque de vehículos en consonancia con los objetivos de la USABC y basado en avanzadas tecnologías de baterías litio-ión de Saft, junto con la gestión electrónica de la batería.

El nuevo contrato de Saft continúa la investigación previamente realizada con USABC de desarrollo de tecnología de batería de arranque de 12 V y de un primer contrato para desarrollar sistemas de baterías de litio-ión para aplicaciones en vehículos eléctricos híbridos.

Según comenta el presidente de Saft América el avance en la tecnología de las baterías de vehículos es importante para la seguridad energética de Estados Unidos, y el compromiso por parte del Departamento de Energía para apoyar la vanguardia de las tecnologías de almacenamiento de energía ayudarán a reducir las emisiones de la nación y la dependencia del combustible importado.

La USABC es una subsidiaria del Consejo de Investigación Automotriz de los Estados Unidos (USCAR). Activado por un acuerdo de cooperación con el Departamento de Energía de los EE.UU., la misión de USABC es desarrollar tecnologías de almacenamiento de energía electroquímica que promuevan la comercialización de vehículos híbridos, híbridos enchufables, eléctricos y de pila de combustible. En apoyo a su misión, la USABC ha desarrollado metas a medio y largo plazo para orientar sus proyectos y medir su progreso.

En México los recursos naturales juegan un papel preponderante para la política energética, debido a que permiten generar electricidad, diversificar la matriz energética y contribuir a la seguridad energética de una manera sustentable.

En agosto de 2014, se publicaron las leyes secundarias de la reforma energética, las cuales consideraron la creación y modificación de 21 leyes. Para el sector eléctrico, destacan cuatro elementos que impulsarán a las energías limpias.

Primero, la nueva Ley de la Industria Eléctrica, establece la obligación de crear un mercado mayorista de electricidad, con el propósito de que haya competencia en la generación para asegurar que las tarifas eléctricas sean más competitivas, en beneficio de los consumidores. Segundo, la obligación de tener un porcentaje mínimo de energías limpias, a través de los denominados Certificados de Energías Limpias, con lo cual se asegura que el portafolio de generación en el país alcanzará el objetivo establecido para el 2024, “35% de la generación deberá ser no fósil”. Tercero, para asegurar la correcta operación del mercado y el cumplimiento del portafolio de generación limpia, la reforma energética también determinó la creación de un operador del sistema independiente. Finalmente, para impulsar un recurso del cual México tiene una dotación extraordinaria, se diseñó una ley específica para la promoción y aprovechamiento de la energía geotérmica.

Leonardo Beltrán Rodríguez
Subsecretario de Planeación y Transición Energética de la Secretaría de Energía (SENER)

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2015

El mercado global de eficiencia energética tiene un valor de al menos 310.000 millones anuales y va en aumento según un nuevo informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) que confirma la posición de la eficiencia energética como “principal combustible” del mundo. El informe también muestra que la financiación de la eficiencia energética se está convirtiendo en un sólido segmento del mercado, con nuevos productos y estándares que ayudan a mitigar los riesgos a la vez que traen estabilidad y confianza al mercado. “La eficiencia energética es la central eléctrica invisible en los países de la AIE y fuera de esta, trabajando en segundo plano para mejorar nuestra seguridad energética, reducir la factura eléctrica y acercarnos a nuestros objetivos climáticos,” dijo la Directora Ejecutiva de AIE, Maria van der Hoeven.

El informe anual, ahora en su segunda edición, muestra que las inversiones en eficiencia energética están ayudando a mejorar la productividad de la energía. Entre los 18 países de la AIE evaluados en el informe, el consumo total de energía bajó un 5% entre 2001 y 2011, principalmente como resultado de las inversiones en eficiencia energética. El consumo acumulativo de energía evitado gracias a la eficiencia energética durante esa década en los países de la IEA fue de 1.732 millones de toneladas equivalentes de petróleo – mayor que la demanda energética combinada de EE.UU. y Alemania en 2012.


El análisis previo de la AIE ha mostrado que la eficiencia energética no es solo un combustible escondido, sino que es el primer combustible entre las mayores economías de la AIE. El informe de este año muestra que las inversiones en eficiencia energética de las últimas cuatro décadas han evitado más consumo energético que el consumo final total de la Unión Europea en 2011. La inversión en eficiencia y las políticas adoptadas están reduciendo la demanda energética de un continente, mientras que las economías de rápido crecimiento están añadiendo demanda energética al sistema energético global.

En efecto, el informe revela que existe un enorme potencial para la eficiencia energética en las economías emergentes fuera de la OCDE, con vehículos eficientes e infraestructuras de transporte como principales oportunidades. La AIE estima que la eficiencia puede reducir hasta en 190.000 millones de dólares el coste de combustible para el transporte a nivel global para 2020, ayudando a reducir la contaminación aérea local e incluso a atajar los problemas de congestión del tráfico en los sistemas de transporte urbano de rápido desarrollo.

La eficiencia energética está pasando de un interés sectorial a un segmento de mercado establecido con interés creciente de los prestamistas institucionales e inversores,” dijo la Directora Ejecutiva de la AIE. “Como la eficiencia energética es esencial para alcanzar nuestros objetivos climáticos además de apoyar el crecimiento económico, el uso creciente de la financiación es un progreso bienvenido. Para expandir completamente este mercado, es necesario fortalecer las iniciativas para continuar con la reducción de barreras.”

La eficiencia energética representa el principal apoyo a los esfuerzos para decarbonizar el sistema energético global y llegar a los objetivos climáticos: en el escenario de la AIE, que consiste en limitar el aumento de la temperatura global a no más de 2 grados Celsius, el mayor porcentaje de la reducción de emisiones – un 40% – procede de la eficiencia energética.

EL NUEVO MARCO LEGAL PARA EL SECTOR ENERGÉTICO

Reducir el impacto asociado al uso de combustibles fósiles al incrementar la participación de tecnologías limpias dentro de la matriz de generación, es uno de los principales retos a los que se enfrenta el sector eléctrico en México. Incrementar la participación de energías limpias dentro de la matriz de generación permitirá contar con un modelo bajo en carbono que permita la seguridad energética y generar beneficios económicos, ambientales y sociales.

Existe una tendencia global, apoyada por el desarrollo de las tecnologías alternativas, la cogeneración in situ y el desarrollo de infraestructura de comunicación e informática, que está llevando a que los sistemas eléctricos integren capacidades de generación distribuida en pequeñas cantidades pero en un gran número de puntos. Esto requiere una modificación en la forma en la que se diseñan y operan las redes y los sistemas eléctricos, además de incrementar la eficiencia, disponibilidad, confiabilidad y seguridad de los sistemas de transmisión y distribución de la electricidad, lo cual implica, entre otros, el despliegue de redes eléctricas inteligentes.

México se planteó una meta vinculante para incrementar el porcentaje de energías no fósiles en el portafolio de fuentes primarias de energía para la generación de electricidad, i.e. 35% al 2024. Adicionalmente, las redes de transmisión en el país no cuentan con capacidad suficiente que permita aprovechar de la mejor manera los recursos con los que se cuenta.

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2014

LA PLANIFICACIÓN PARA LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA EN MÉXICO

México destaca a nivel mundial por ser uno de los países con las metas más ambiciosas en materia de generación mediante fuentes no fósiles. La Ley para el Aprovechamiento de las Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética (LAERFTE) establece que para el año 2024 la participación de las fuentes no fósiles en la generación de electricidad será del 35%.

Para ello, se requiere incrementar y acelerar la utilización de tecnologías renovables, contribuyendo al mismo tiempo a mantener la seguridad energética y la sostenibilidad ambiental. Esto hace necesario diversificar las fuentes de energía y disminuir la utilización de combustibles fósiles, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

México cuenta con un importante potencial de recursos energéticos renovables que, adecuadamente aprovechados, permitirán alcanzar esta meta. Por ejemplo, en la mayor parte del territorio, la irradiación solar es de las más altas en el mundo, el doble de la que recibe Alemania, país que ocupa el primer puesto mundial en capacidad instalada de tecnología solar fotovoltaica.

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2014

Palmares and Fazenda Rosario Wind Farms. Palmares do Sul (Brasil). Photo courtesy of Elecnor

De acuerdo con los datos publicados por el Consejo Mundial de Energía Eólica (Global Wind Energy Council, GWEC) en su Actualización Anual del Mercado Eólico, cuyos datos mundiales recogemos en otro artículo de este mismo número, la energía eólica está alcanzando su masa crítica en varios mercados latinoamericanos.

La región ha comenzado a desarrollar una importante industria eólica para complementar sus recursos importantes recursos hídricos, de biomasa, y potencialmente solares. A medio y largo plazo, la necesidad de seguridad energética y de diversificación del suministro, acelerarán el crecimiento de la eólica en Latinoamérica.

Por primera vez el mercado eólico latinoamericano ha instalado más de 1 GW de nueva potencia. El pasado año en seis mercados de esta región se instalaron un total de 1.225 MW nuevos, elevando la potencia instalada acumulada a 3,5 GW.

Artículo publicado en: FuturENERGY Junio 2013

SEDICAL
COMEVAL