Tags Posts tagged with "transición energética"

transición energética

0

La Comisión de Industria, Investigación y Energía del Parlamento Europeo ha aprobado hoy la propuesta de directiva europea de renovables, aumentando los objetivos del 27% al 35% para 2030. Este objetivo del 35% de renovables pierde fuerza al existir un margen del 10% para los Estados Miembros. La Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA solicita al Gobierno que incluya el objetivo del 35% en la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética para garantizar el desarrollo renovable español. Aspectos como el refuerzo de la seguridad jurídica o el blindaje del derecho al autoconsumo contrastan con la política energética nacional en materia de renovables.

El Parlamento Europeo ha dado hoy un importante paso hacia la nueva Directiva que marcará el desarrollo de las energías renovables durante la próxima década. La decisión de ampliar el objetivo del 27% – ya adelantada en Madrid por el europarlamentario José Blanco, ponente de la Directiva, y el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete – se ha consolidado tras el paso por la Comisión de Industria, Investigación y Energía que ha elevado el objetivo de 2030 al 35%.

Incertidumbre sobre los objetivos nacionales

La buena noticia del aumento del objetivo europeo ha quedado empañada por su relación con los objetivos nacionales ya que al permitir una flexibilidad del 10% para los países, en la práctica se ha marcado un objetivo mínimo del 31,5%. La forma en la que se obligará a los Estados Miembros a cumplir el objetivo será fundamental para marcar el desarrollo renovable de éstos.

En palabras del presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig: “los objetivos vinculantes europeos son los que han motivado en España los últimos pasos a favor de las energías renovables”. Villarig ha defendido la importancia de los países en el cumplimiento del objetivo, “no podemos olvidar que, al final, son los Estados Miembros los que, en definitiva, se encargan de desarrollar las renovables y es fundamental conocer cuál es el objetivo específico para España”.

Dado el potencial del recurso renovable de nuestro país y nuestra altísima dependencia energética, deberíamos fijar un objetivo mínimo nacional en línea con lo aprobado hoy en Europa si queremos volver a tener un puesto de liderazgo en la industria renovable mundial.

Más importancia para los ciudadanos y pequeños productores

En contraste con el resultado de las subastas españolas de renovables que, al priorizar los proyectos grandes y exigir grandes avales, favorecieron a las grandes empresas, el Parlamento Europeo ha dado señales claras de una mayor socialización de la energía.

El texto aprobado blinda el derecho al autoconsumo energético y sienta las bases para simplificar en la Unión Europea los procedimientos administrativos para los proyectos inferiores a 1 MW de potencia. Estos pasos facilitan la implicación de consumidores y empresas en la gestión energética de una forma más responsable, dotándoles de mayor libertad para producir su propia energía.

Sectores difusos y blindaje ante cambios regulatorios

En el caso de los sectores difusos, cabe resaltar el transporte, donde la obligación para los combustibles aumenta del 6,8% al 10% y se fija en un 12% el objetivo de renovables en el transporte. De esta forma, los grandes protagonistas en el transporte durante la próxima década seguirán siendo los biocombustibles. En el caso calefacción y refrigeración, se duplica el porcentaje de energías renovables en estos sectores, con un aumento de dos puntos porcentuales anuales.

El Parlamento Europeo ha sido muy explícito en su apoyo a la estabilidad regulatoria, garantizando la seguridad de las inversiones en la propuesta de Directiva y obligando al pago de compensaciones cuando los proyectos se vean afectados por cambios regulatorios. De esta manera, se evitará en el futuro que los Estados Miembros puedan modificar retroactivamente la regulación y salir impunes, evitando circunstancias como la que vivimos en España desde el año 2010.

Observatorio 2017 de los Mercados de la Energía de Capgemini

Capgemini acaba de publicar la decimonovena edición de su estudio anual sobre los mercados de la energía, conocido como World Energy Markets Observatory (WEMO), elaborado en colaboración con I4CE, De Pardieu Brocas Maffei y Vaasa ETT. Este año, por primera vez va más allá de la región europea para convertirse en un estudio mundial. El documento revela que el avance de las tecnologías de generación ha causado una aceleración de la transición energética, al tiempo que el crecimiento de las energías renovables sigue desestabilizando los mercados mayoristas de electricidad y a sus principales actores. Asimismo, el estudio pone de manifiesto un profundo cambio en el consumo energético, el comportamiento y las expectativas de los usuarios. Esto queda patente, por ejemplo, en las tendencias de autoconsumo y de hogares, edificios, fábricas y ciudades inteligentes, así como en la creación de comunidades de compra o gestión energética.

Como resultado de todo ello, la situación financiera de las empresas suministradoras tradicionales atraviesa tiempos difíciles. El informe anima a este perfil de compañías a acelerar sus esfuerzos de transformación y aprovechar la fuerza de la digitalización.

Las tres principales conclusiones de la edición de 2017 del World Energy Markets Observatory son:

1. La rápida evolución de las tecnologías de generación provoca un impulso imparable a la penetración de las renovables, gracias a su mayor competitividad y a pesar del fin de las tarifas reguladas (FIT) en Europa.

Durante los 12 últimos meses, los costes de las energías renovables han seguido cayendo: frente a las fuentes tradicionales de electricidad (nuclear, carbón, gas), los costes de la energía eólica terrestre y la solar fotovoltaica se están haciendo competitivos en algunos países. De hecho, una reciente subasta de plantas fotovoltaicas registró su nivel más bajo, con solo 17$/MWh. Si a esto se añade que también se han reducido los costes del almacenamiento en baterías un 20%, el resultado es un camino más favorable hacia la transición energética con una intervención política limitada.

Según Colette Lewiner, asesora senior de Energía y Utilities en Capgemini, “los avances en I+D y en industrialización están impulsando el desarrollo de las energías renovables, incluso teniendo en cuenta las inversiones adicionales en redes ligadas a la intermitencia y la distribución de la generación eléctrica. En la actualidad, por su intermitencia y la ausencia de reformas en los precios, el impacto de las energías renovables en los precios de los mercados mayoristas representa una amenaza para el suministro eléctrico y produce un efecto negativo en la situación financiera de las utilities”.

2. La mayor autonomía de los usuarios de energía inteligente empuja a las compañías sumistradoras a ofrecer nuevos servicios energéticos.

Todos los usuarios (residenciales, del sector terciario o industriales) esperan ya de sus suministradoras una mejor gestión de su energía (por ejemplo, en forma de autoconsumo, en hogares, edificios y fábricas inteligentes o mediante movilidad eléctrica). Con la participación del usuario en comunidades de energía, también está cambiando la forma en que se compra o se gestiona la electricidad, ahora de manera colectiva.

Perry Stoneman, responsable del sector de Energía y Utilities de Capgemini lo explica así: “Observamos que muchas empresas suministradoras están creando nuevas divisiones de atención al cliente centradas en ir un paso más allá: servicios diferenciadores que sean valorados por el usuario y que permitan el desarrollo de nuevos flujos de ingresos con mejores márgenes. Con alguna variación de un país a otro, la inmensa mayoría de las empresas se está moviendo en esa dirección, pero muy pocas, por el momento, han encontrado la fórmula idónea. Por lo general, falta capacidad de innovación y agilidad para un cambio rápido y exitoso en el mercado”.

3.Las suministradoras tradicionales, fuertemente impactadas por la transición energética y las nuevas demandas de los usuarios, han puesto en marcha importantes transformaciones. Es tiempo ahora de acelerarlas por la vía de la digitalización.

La mayoría de los grandes actores del mercado ha puesto en marcha planes de transformación que están ejecutando con sumo cuidado. Una tendencia global que sucede también en Norteamérica, a pesar de que allí la situación financiera de las suministradoras se ha visto menos afectada que en Europa, gracias al menor ritmo de la transición energética y una regulación diferente del mercado.

Estos planes de transformación, además de simplificar sus procesos internos, se centran de manera general en el negocio de distribución y comercialización (redes, energía verde y servicios energéticos para clientes) y en el diseño y la gestión de nuevas operaciones y nuevos modelos de negocio, aunque también pueden buscarse mejoras en el lado de la generación de la cadena de valor. Las tecnologías digitales están evolucionando continuamente para ofrecer nuevas soluciones (por ejemplo, automatización de procesos mediante robots, inteligencia artificial, Internet de las Cosas o blockchain no existían hace algunos años), del mismo modo que también está siendo poco explotado el valor de la analítica de datos.

El World Energy Markets Observatory es un informe anual de Capgemini que hace un seguimiento de los principales indicadores de los mercados de electricidad y gas de Europa, Norteamérica, Sudeste asiático y Australia, e informa de la situación y las transformaciones en estos sectores. En esta decimonovena edición, elaborada principalmente a partir de datos públicos y el conocimiento de Capgemini del sector energético, se incluyen datos de 2016 y el invierno 2016/2017. También información específica en materia de regulación, asuntos climáticos y comportamiento del cliente elaborada en colaboración con De Pardieu Brocas Maffei, el I4CE (Institute for Climate Economics) y VaasaETT, respectivamente.

Foro AEGE 2015

La ley de Transición Energética deberá tener en cuenta a la industria básica electro-intensiva para que se garanticen las bases de una España industrial fuerte y competitiva. La clave está en cómo definir ese nuevo modelo energético y ese es el objetivo que abordará, el 2 de noviembre en el Congreso de los Diputados, el Foro Energía AEGE –Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía– organizado en colaboración con la Asociación de ex Diputados y ex Senadores de las Cortes Generales.

Bajo el titulo “La industria electro-intensiva en la Transición Energética”, el Foro reunirá a expertos, industriales y diputados responsables de industria y energía de los grupos políticos que debatirán cómo debe diseñarse este proceso para que la industria básica electro-intensiva ocupe su lugar en la transición energética, sea tenida en cuenta y pueda seguir impulsando el futuro económico del país.

La inauguración correrá a cargo del secretario de Estado de Energía, Daniel Navia (por confirmar), acompañado por Ricardo Sixto, presidente de la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital del Congreso de los Diputados, Juan Van-Halen, presidente de la Asociación de ex Diputados y ex Senadores de las Cortes Generales, y Teresa Rasero, presidenta de AEGE.

Implicaciones para la industria electro-intensiva del nuevo modelo energético y regulatorio

La industria electro-intensiva juega un papel clave en la respuesta española para la construcción de un modelo de desarrollo económico bajo en carbono y eficaz en la lucha contra el cambio climático. Cómo será ese modelo, cómo se articulará y qué impacto tendrá en la industria electro-intensiva, son cuestiones que tratará la primera mesa, moderada por Iñigo Abarca, presidente de Asturiana de Zinc, y en la que estarán Valvanera Ulargui, directora general de la Oficina Española de Cambio Climático; Juan José Alba, director de Regulación de ENDESA; Guillermo Ulacia, vicepresidente ejecutivo de TUBOS REUNIDOS y presidente de la Comisión de Industria y Energía de CEOE; y Antoni Zabalza, presidente de ERCROS.

El rol de la industria- electro-intensiva en la Transición Energética, será tratado en la segunda mesa -moderada por Eduardo Gil, presidente de PRAXAIR Europa-, que analizará la colaboración industria-energías renovables, eficiencia energética, participación de la industria en los servicios de operación, seguridad de suministro e innovación tecnológica. Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco, e Isaac Pola, consejero de Empleo, Industria y Turismo del Gobierno del Principado de Asturias darán la visión de las CCAA sobre la importancia de la industria básica en sus territorios. Miguel Duvisón, director general de Operación de Red Eléctrica de España; Pablo Frías, subdirector del Instituto de Investigación Tecnológica IIT Comillas; y Bernardo Velázquez, consejero delegado de ACERINOX y presidente de UNESID, completan la mesa.

La opinión política

La visión política vendrá de los portavoces de los diferentes grupos parlamentarios en la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital del Congreso de los Diputados. En la mesa, titulada Pacto de Estado por una política energética que tenga en cuenta a la industria, participarán Guillermo Mariscal, por el Grupo Parlamentario Popular; María Pilar Lucio, por el Grupo Parlamentario Socialista; María Rosa Martínez, por el Grupo Parlamentario Podemos-En Comú Podem-En Marea; y Melisa Rodríguez, por el Grupo Parlamentario Ciudadanos. Los portavoces de los grupos debatirán sobre el desarrollo normativo necesario para lograr que la industria básica española cuente con un suministro eléctrico competitivo, estable y predecible. Expondrán sus posicionamientos ante cómo impulsar políticas energéticas que no dificulten la competitividad industrial y permitan competir en los mercados globales y sobre el reconocimiento normativo del industrial electro-intensivo, siguiendo experiencias europeas.

Clausurará la secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Irene Garrido (por confirmar), junto a la presidenta de AEGE, Teresa Rasero, y el presidente de la Asociación de ex Diputados y ex Senadores, Juan Van Halen.

0

La Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA ha presentado su contribución a la consulta pública de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Para el sector renovable, es fundamental que la futura Ley establezca un marco regulatorio estable y predecible, que contemple un escenario de protección para las inversiones en renovables pasadas y futuras. Para que no se vuelquen todos los objetivos en el sector eléctrico, es necesario abordar los sectores difusos, estableciendo objetivos vinculantes, ambiciosos y alcanzables en climatización y transporte.

APPA Renovables considera fundamental que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética consiga el máximo consenso político, empresarial y ciudadano para que la Ley sea asumida por todos los actores. La Ley deberá establecer un marco regulatorio estable y predecible, que garantice que no se repetirán errores del pasado y cambios legislativos retroactivos.

 

Con esta voluntad de establecer escenarios previsibles, se pide desde el sector renovable una planificación energética vinculante, que contemple la entrada de nueva generación renovable y un calendario de cierre de centrales que sea compatible con los objetivos de reducción de emisiones.

Objetivos vinculantes para sectores difusos

La generación eléctrica renovable ha asumido hasta el momento gran parte de los objetivos marcados por la Unión Europea. Para APPA Renovables, las renovables eléctricas seguirán siendo una parte importante de la solución, tanto durante la instalación de la potencia otorgada en las recientes subastas como en la próxima década; pero no puede recaer sobre estas tecnologías todo el peso del cumplimiento de los objetivos.

Es necesario establecer objetivos vinculantes, ambiciosos y alcanzables de penetración de renovables y descarbonización no solo en el sistema eléctrico sino también en sectores difusos. La climatización y el transporte sostenible serán claves para acometer con éxito la Transición Energética.

Los esfuerzos deben ser distribuidos de forma proporcional y equitativa entre los diferentes sectores económicos para no perjudicar a ninguno en especial.

Quien contamina, paga

Para la Asociación, una Ley que trata de evitar o adaptarse a los efectos que provocará el Cambio Climático debe introducir una fiscalidad que penalice las tecnologías más contaminantes – causantes del problema – y beneficie a la generación renovable. Hasta el momento, la fiscalidad medioambiental ha recaído en mayor parte sobre las tecnologías renovables con una finalidad recaudatoria y no dirigida a favorecer la Transición Energética.

En palabras de José María González Moya, director general de APPA Renovables, “las externalidades de las energías han de ser tenidas en cuenta, hasta ahora no se han dado señales de precio ni fiscales que reflejen cuál es el impacto real de las tecnologías contaminantes”. Según González Moya “si se hubiera establecido una fiscalidad que recogiese el principio de que quien contamina, paga, el desarrollo de las renovables habría sido una consecuencia directa de los propios mercados”.

Por último, la Asociación ha resaltado la necesidad de que la Ley produzca una armonización territorial y de las administraciones públicas que evite la doble imposición y que existan diferentes situaciones según las distintas Comunidades Autónomas.

La política, los avances tecnológicos y las reducciones de costes han hecho realidad una mix energético más limpio y, para 2030, Europa deberá satisfacer el 27% de su demanda energética total con energías renovables y aumentar su eficiencia energética en un 30%.

Gobiernos, regiones y ciudades de todo el mundo se han comprometido a reducir las emisiones de carbono en consonancia con el acuerdo de la COP 21 de París, y se han hecho muchas promesas de depender exclusivamente de las energías renovables para 2040/2050. Sin embargo, deben realizarse a un ritmo continuo y rápido transformaciones e inversiones significativas en toda la cadena de valor energética, desde los operadores de petróleo y gas hasta los generadores, distribuidores y consumidores de electricidad, para cumplir con los objetivos.

 

Global Power & Energy Exhibition (GPEX), que se celebrará conjuntamente con Gastech, tendrá lugar en Barcelona en septiembre de 2018, para ofrecer soluciones para que las empresas se adapten a la transición energética. El evento contará con la presencia de 30.000 líderes empresariales y técnicos, para abordar importantes temas comerciales, regulatorios, geopolíticos y técnicos que afectan el futuro de la industria energética, así como la atención a los ciudadanos como agentes generadores de energía distribuida en este nuevo modelo energético.

Stewart Bundock, Director de Eventos del organizador dmg::events, dice: “Vivimos tiempos realmente transformadores y pocas industrias están enfrentando más cambios que el sector energético mundial. Una combinación de políticas y tecnologías emergentes está cambiando la forma en que se produce, distribuye y consume la energía, y revolucionando el panorama a lo largo de años y décadas. Pero la integración es una empresa vasta y compleja que requiere cohesión e intercambio de conocimientos.

Una exposición innovadora y centrada en la tecnología, con 200 expositores internacionales, contará con cuatro zonas industriales dedicadas con seminarios técnicos, denominados, Generación de Energía, Almacenamiento de Energía, Evolución de la Red, Eficiencia Energética y Sostenibilidad. La exposición contará con sectores clave y tecnologías para la transición energética, incluyendo la movilidad eléctrica, el autoconsumo fotovoltaico, y los edificios de consumo casi nulo y de energía positiva.

La Cumbre Global Power & Energy Leaders’, una conferencia estratégica, ofrecerá un programa de reflexión para abordar el tema de la transición energética mundial, promoviendo la colaboración entre CEOs de empresas de gas y energéticas e influyentes políticos, así como nuevos modelos de negocio vinculados a la transición energética, incluidos los agregadores de energía y las cooperativas. Además, la Cumbre Utility CxO examinará cómo las tecnologías digitales están transformando el sector de los servicios públicos y capacitando a los ciudadanos como nuevos productores de energía.

Nuestra misión es reunir a la gente, ideas, tecnologías y mejores prácticas para que los responsables políticos y la industria energética puedan cumplir su objetivo de crear y proporcionar un suministro de energía fiable, barato y sostenible, ” continúa Bundock.

Ubicado con Gastech Exhibition and Conference en Barcelona, que durante más de 45 años ha estado a la vanguardia del mercado internacional del gas y GNL, GPEX tiene como objetivo reunir a las comunidades de prosumidores de gas, electricidad y energía que forman el núcleo central de la transición energética.

¿Por qué España?

Históricamente, España ha desempeñado un papel clave en su compromiso con las energías renovables y la energía con bajas emisiones de carbono y, al hacerlo, ha establecido un mix energético variado y equilibrado. La inversión en el sector de la energía ha regresado y hay iniciativas regionales para reducir las emisiones de carbono de manera espectacular.

GPEX se celebra en colaboración con la Generalitat de Catalunya, que considera la transición energética como un pilar clave para la prosperidad económica de la región. Assumpta Farran, Directora del Instituto Catalán de Energía (ICAEN), y Presidenta del Consejo Asesor de GPEX, comenta:

Estamos muy contentos de recibir al evento GPEX18 del próximo año. Es un momento histórico para facilitar el cambio a un nuevo modelo de energía limpia y distribuida, aprovechando la confluencia de la aplicación de Internet de las cosas y acelerado a través de otras tecnologías disruptivas, como los vehículos eléctricos, el almacenamiento inteligente y mejorado de energía eléctrica, así como por la dramática caída de los precios de la energía fotovoltaica. El Acuerdo para la Transición de la Energía en Cataluña ya ha sido aprobado por el Gobierno de Cataluña, para que los ciudadanos se conviertan no sólo en consumidores, sino también en productores. GPEX18 es una gran oportunidad para ‘Learning by Challenge’, para compartir experiencias, proyectos y políticas con expertos internacionales sobre cómo impulsar y mejorar este proceso.

El presidente de Bodegas Torres, Miguel A. Torres, y el director general de UNEF (Unión Española Fotovoltaica), José Donoso, han lamentado las dificultades y trabas burocráticas a las que se enfrentan los empresarios que instalar plantas fotovoltaicas de autoconsumo y han instado a las administraciones a facilitar, de una vez por todas, la transición energética hacia un modelo limpio y sostenible eliminando las barreras existentes.

En un encuentro con los medios de comunicación celebrado ayer 27 de julio en Barcelona, Torres señaló que “los empresarios podemos ayudar a España a cumplir con los compromisos de lucha contra el cambio climático que tiene ante la Unión Europea para 2020 mediante el autoconsumo de energías limpias. Somos parte de la solución y las administraciones deberían facilitar el camino en lugar de dificultar la implementación de energías renovables en este país.

 

Es difícil entender por qué tiene que ser tan complicado para una empresa instalar placas fotovoltaicas para cubrir parte de sus necesidades energéticas, pero lo cierto es que el sistema normativo actual no favorece las inversiones en renovables en general y el autoconsumo energético en particular,” ha comentado el presidente de Bodegas Torres.

Miguel A. Torres expresó “la total indefensión ante la falta de soluciones económicamente viables y la incertidumbre jurídica debido a las diferentes interpretaciones de la normativa, concretamente del Real Decreto 900/2015” para instalar placas fotovoltaicas. Se refiere a la instalación fotovoltaica de autoconsumo que Bodegas Torres realizó en 2016 y que sigue pendiente de conexión después de un año de iniciar los trámites administrativos.

El director general de UNEF, José Donoso, señaló que “apostando por el autoconsumo fotovoltaico las empresas pueden ser actores activos de la lucha contra el cambio climático, reduciendo asimismo sus costes energéticos. Además, el autoconsumo contribuye a abaratar el precio de la energía para todos los consumidores, por lo que toda la sociedad gana con su desarrollo”.

La instalación de la discordia

Bodegas Torres ha invertido 465.000 € en una instalación fotovoltaica de 400 kW para autoconsumo en su bodega de Pacs del Penedès. En agosto 2016, una vez terminada la instalación, inició los trámites administrativos pertinentes con Endesa y al cabo de seis meses se notificó a la bodega el otorgamiento del punto de conexión a la red de distribución. Pero a día de hoy, la instalación, que cubrirá el 6% de la energía requerida en la bodega, sigue desconectada a falta de soluciones viables.

La solución que nos propusieron inicialmente no estaba alineada con criterios de eficiencia y de maximizar el rendimiento de la instalación. Suponía una importante merma de energía generada por los procesos de conversión de baja a alta tensión para después volverla a transformar a baja tensión. Además implicaba invertir otros 200.000 euros, lo que hace que la instalación sea económicamente inviable,” declaró Miguel A. Torres que comparó la situación con Chile y California, donde no han tenido “ninguna dificultad para instalar placas fotovoltaicas en nuestras bodegas.”

El presidente de Bodegas Torres tiene entre sus máximas prioridades la de mitigar los efectos del cambio climático reduciendo las emisiones de CO2 e intentar garantizar que las generaciones venideras puedan seguir produciendo vino de calidad en España. La nueva instalación se enmarca en el programa medioambiental Torres & Earth, que tiene en el fomento de las energías renovables uno de sus principales pilares. Uno de los proyectos más significativos ha sido la instalación de una caldera de biomasa para la generación de frío y calor que ha permitido reducir en un 95% el consumo de gas en la bodega de Pacs del Penedès.

Desde la puesta en marcha del programa en 2008, Bodegas Torres ha invertido en España más de 12 M€ en actuaciones relacionadas con la lucha contra el cambio climático y ha reducido sus emisiones de CO2 por botella en un 15,6% hasta 2016 según el último balance de organización certificado por Lloyd’s. “Continuaremos apostando por las energías renovables e invirtiendo para combatir el cambio climático”, sentenció Miguel A. Torres.

El Consejo de Ministros del pasado viernes aprobó la creación de una Comisión de Expertos para elaborar un informe sobre diferentes escenarios de transición energética, garantizando la competitividad de la economía, el crecimiento económico, la creación de empleo y la sostenibilidad medioambiental. En concreto, los expertos deberán analizar posibles alternativas de política energética, considerando su impacto medioambiental y económico y que permitan cumplir con los objetivos establecidos de la forma más eficiente posible.

El informe de la Comisión de Expertos recogerá alternativas que analicen la combinación de las diferentes fuentes de energía (nuclear, hidráulica, térmica de carbón, ciclos combinados y fuentes renovables) en el marco de una transición energética eficiente, sostenible y baja en carbono. También evaluará el objetivo de penetración de renovables en función de diferentes niveles de interconexión con el continente europeo y la contribución de las políticas de eficiencia energética.

 

La Comisión de Expertos estará formada por 14 miembros, cuatro designados por el Gobierno, uno por cada grupo parlamentario y tres por los agentes sociales (UGT, CCOO y CEOE). El grupo de expertos tendrá seis meses para presentar el informe, que se remitirá al Ministerio de Energía para su posterior paso por el Consejo de Ministros. El Gobierno enviará el informe al Congreso para que este se pronuncie sobre el mismo.

Esta iniciativa se une a otras que ya ha puesto en marcha el Gobierno para la elaboración de una estrategia global en materia de energía y cambio climático con el mayor consenso posible y que impulse la competitividad y la creación de empleo. En particular, en marzo pasado se creó un Grupo de Trabajo Interministerial para la elaboración de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. Las propuestas de la Comisión de Expertos serán igualmente presentadas a este Grupo de Trabajo Interministerial para informar la labor de los ministerios en esta materia.

El cambio climático es un fenómeno global de consecuencias potencialmente catastróficas para nuestro modo de vida. Por ello, es imprescindible empezar ahora con la transición energética hacia un esquema más sostenible para obtener resultados en dos o tres décadas”. Esta es la principal reflexión que expuso Cayetano López, catedrático de Física Teórica de la Universidad Autónoma de Madrid y exdirector general del CIEMAT, en el XXVI Seminario de Ética Económica y Empresarial de la Fundación Étnor con la conferencia Energía y Sostenibilidad, donde analizó la demanda de energía en el mundo y la necesidad de llevar a cabo una transformación energética que reduzca al mínimo el uso de energías de combustibles fósiles hacia un predominio de energías renovables.

Es un cambio titánico que necesita la implicación y la suma de factores tecnológicos, regulatorios, sociales y una visión global” indico López. El exdirector general del CIEMAT explicó que actualmente el 86% de las fuentes de energía primaria provienen de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural), el 9% de origen renovable y el 5% de energía nuclear. Durante su intervención explicó algunos de los problemas que acarrea el consumo energético. Así, la gran mayoría de esta energía, el 60%, se pierde al transformarla en emisiones a la atmósfera. Además, apunta que el consumo global de energía está creciendo a un ritmo anual del 1,5% pero las emisiones a un ritmo superior al 2% en la última década, a causa de que el carbón, la energía más contaminante y que más emisiones de CO2 genera, es la fuente que más está creciendo en los últimos años debido a países como China donde el 90% de la electricidad se genera por la combustión de carbón.

 

Punto de no retorno

López señaló que a partir 1950 se dispararon las emisiones de CO2 superando las 400 partes por millón creando una alarma mundial que está cambiando la composición de la atmosfera, aumentando la temperatura del planeta y confirmando que el cambio climático es un fenómeno global que va a cambiar nuestra forma de vida.

Estamos muy lejos de controlar el calentamiento global. Tenemos que ponernos ya en marcha para establecer los elementos del cambio hacia la sostenibilidad” apuntó el exdirector general del CIEMAT. En este sentido, destaca que esta transición tiene que pasar por ahorrar energía, apostar por las renovables, reducir el consumo masivo de combustibles fósiles, usar el gas natural como una energía puente, el mantenimiento de las nucleares, dedicar más recursos a la I+D+i y concienciar a la sociedad de este cambio necesario.

López insisitó en que es un “esfuerzo complejo donde ninguna de las alternativas está libre de problemas para su implementación inmediata. Para resolverlos, se precisan un notable esfuerzo en desarrollo tecnológico y un cambio de mentalidades”.

Beneficios de las renovables

Durante su intervención, López subrayó que el fomento de las energías renovables es necesario y beneficioso para los países ya que mejora la balanza comercial al disminuir la dependencia del exterior, ofrece la posibilidad a países como España de ser líderes en un sector tecnológico emergente, contribuye a los objetivos de 2020 de Europa y nos preparan a un futuro de cambio inevitable. También señaló que las renovables tienen algunos inconvenientes que están siendo solucionados como los costes más elevados, el perfeccionamiento de las técnicas de almacenamiento o la necesidad de apoyo público. En esta línea, López señaló que “las ayudas a estas fuentes de energía tienen que tener una permanencia en el tiempo, tienen que ser evolutivas y mantenerlas al menos durante 25 años. Las renovables dependen mucho de la regulación y la estrategia política.

Por último, el exdirector general del CIEMAT, también explicó la necesidad del mantenimiento de la energía nuclear como elemento de cambio hacia la sostenibilidad. “La tecnología nuclear es segura, no emite CO2 ni otros gases de efecto invernadero, no modifica el paisaje y tiene gran capacidad de generación. El problema es que genera residuos radioactivos, riesgo de accidentes muy graves o que se le dé un uso armamentístico.

Con 300 plantas solares instaladas en edificios públicos, el gobierno chileno sigue adelante con su programa de transición energética. En colaboración con Ingetrace SPA, meteocontrol GmbH se ha adjudicado el contrato para la supervisión de las primeras 103 instalaciones de tejados en el marco del “Programa de Techos Solares Públicos (PTSP)”. Las plantas suman una capacidad total de aproximadamente 3,3 MWp. El proveedor de servicios fotovoltaicos con sede en Augsburgo ya suministró en diciembre de 2016 119 data loggers, así como un sistema de sensores al socio de Santiago de Chile.

meteocontrol suministra el hardware de supervisión y pone a disposición un portal y competencia especializada. Ingetrace ofrece a los responsables ministeriales chilenos recomendaciones sobre el montaje y cuenta con la ayuda de meteocontrol para configurar la plataforma de supervisión. Con independencia de los componentes instalados, el sistema de monitorización permite supervisar todas las plantas fotovoltaicas en la plataforma central y evaluarlas mediante una comparación directa. El sistema registra el rendimiento mínimo y notifica directamente las averías. Los informes se generan automáticamente.

 

Gracias a su alta radiación solar, especialmente en el norte del país, Chile ofrece las mejores condiciones para la generación de electricidad y se sitúa entre los diez mercados más atractivos del mundo en el ámbito de las energías renovables. Con la ley de cuotas, el Gobierno chileno sentó en 2008 las bases para integrar las energías renovables en el mercado. En 2015 el Ministerio de Energía concretó los ambiciosos objetivos de la ampliación: hasta 2035 el nivel de electricidad limpia será del 60 %, porcentaje que puede aumentar incluso hasta un 70 % en 2050. Las tasas de crecimiento de las instalaciones solares en Chile resultan ya considerables: en 2015, con sus 741 MWp, se situaba en un 2 % de la producción total y en 2017 se espera que el porcentaje aumente hasta el 8 %.

0
Mesa de asociaciones empresariales del sector. De izquierda a derecha: Juan Virgilio Márquez (AEE), José Donoso (UNEF), Raquel García (WWF), Jose Mª González Moya (APPA) y Luis Crespo (Protermosolar).

El papel clave de una subasta de energías renovables adecuada para cumplir con los objetivos a 2020 fue ratificado por las principales asociaciones empresariales del sector, organizaciones sociales, medioambientales y entidades de la sociedad civil en un “consenso sin precedentes” durante la Jornada “Subastas de Energías Renovables en España” organizada el pasado jueves por la Fundación Renovables junto a otras 13 organizaciones. Los participantes propusieron alternativas a la propuesta normativa remitida por el gobierno en diciembre del pasado año.

En el fructífero encuentro, en el que participaron más de un centenar de personas, se presentó el documento “Alcance básico de las subastas para adquisición de energía eléctrica producida con fuentes de energía renovable” elaborado por Amigos de la Tierra, ANPIER, APERCA, Aremur, Protermosolar, AVAESEN, CLANER, Clúster de la Energía de Extremadura, Fundación Renovables, Greenpeace, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, UNEF y WWF.

Tras la inauguración, Pablo del Río, Científico Titular y Director del Grupo de Economía Ambiental del CSIC hizo una propuesta de diseño adecuado de las subastas para renovables basado en la experiencia internacional y en las conclusiones del Proyecto Aures. Como criterios para garantizar el éxito de la subasta destacó la eficacia, la eficiencia estática, la eficiencia dinámica, los costes de apoyo, los impactos locales, la viabilidad sociopolítica y la viabilidad legal.

La presentación del documento sobre subastas, firmado por un total de 13 organizaciones del sector, corrió a cargo de Fernando Ferrando. Para el Vicepresidente de la Fundación Renovables “el modelo energético debe estar basado en energías renovables y las subastas son un buen procedimiento para su incorporación y para fijar el precio de forma eficiente y competitiva”. También destacó la importancia de contemplar otros elementos además del precio ofertado, como favorecer el cumplimiento de la planificación, su papel en la gestión del sistema, la diversificación de agentes, la cercanía al consumidor y aprovechar y apoyar el cierre de instalaciones no sostenibles.

En una primera mesa de debate, en la que se expuso la visión de las asociaciones empresariales, José María González Moya, Director General de APPA, señaló la importancia de “establecer un calendario de subastas con proyectos reales, evitando los errores de la última convocatoria, y de un sistema no marginalista en el que estén todas las tecnologías y no enfrentarlas entre sí”. Desde UNEF, José Donoso, abundó en este aspecto y defendió la necesidad de una senda de transición energética hasta 2050 con integración de renovables, “para las subastas recuperar la seguridad jurídica es fundamental” y “debemos aprovechar la experiencia internacional para hacer las cosas bien”, añadió.

Para, Juan Virgilio Márquez, Director General de la AEE, la subasta no es un fin sino una herramienta que puede y debe servir como primer paso para la transición energética además de “fomentar la inversión, el desarrollo industrial y potenciar los recursos renovables”. En esta misma línea, Luis Crespo, Secretario General de Protermosolar afirmó que “el gobierno quiere ahora salvar el parche de los objetivos 2020 pero no plantea un modelo de transición energética” por lo que, asegura “la subasta actual es totalmente irresponsable”.

Ya en la segunda mesa de debate, Sara Pizzinato, Responsable de la Campaña de Renovables de Greenpeace España, Nuria Palmada, Responsable de Proyectos de Som Energia y Ana Isabel Ceballo, Presidenta de ASGECO, coincidieron en considerar la energía como un servicio básico y no como un producto financiero. Ceballo reclamó un “sistema leal y transparente en el que quepamos todos” y una subasta que implique a nuevos actores, donde tengan cabida los agentes pequeños, que de salida al oligopolio energético y empodere a los ciudadanos. Sara Pizzinato afirmó que el objetivo de renovables para 2020 no debe distraernos del verdadero objetivo, alcanzar un 100% de renovables en 2050. Además señaló que “la transición no puede diseñarse con el mismo modelo que ha venido construyendo el sector energético si estamos convencidos de no superar el 1,5º de temperatura, de bajar el uso de combustibles fósiles y de impulsar el aumento de las renovables”.

Nuria Palmada desgranó la propuesta “bike line” de Som Energia en la que reclaman que se incluyan reglas especiales para proyectos comunitarios, una subasta especial para ese tipo de proyectos y eximirlos de tener que participar en subastas.

Por último, Tomás Martín – Peñato, Director de Financiación Estructurada de Renovalia Energy afirmó que actualmente, el parque renovable está destinado a pertenecer “a grandes y eficientes plantas” y destacó como factores clave de las subastas “la capacidad del activo y del promotor”.

Jorge Morales, representante de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, presentó las conclusiones de la jornada resaltando el “consenso sin precedentes” entre organizaciones empresariales del sector y actores sociales respecto al modelo de subastas. Para Morales la propuesta del Gobierno tiene que ser modificada y hay que articular una mayoría parlamentaria que pueda impulsar ese cambio. Por ello, animó a todos los actores implicados a unirse para trabajar por una transición energética basada, entre otras muchas cosas, en un sistema de subastas adecuado, de especial importancia después de cinco años de parón renovable.

SEDICAL
COMEVAL