Tendencias de la movilidad urbana en Latinoamérica

La movilidad urbana es un reto transversal de las ciudades en Latinoamérica. La congestión, con consecuencias de pérdida de productividad y calidad de vida, es habitual en grandes ciudades latinoamericanas. São Paulo, Bogotá, Ciudad de México, Medellín y Río de Janeiro aparecen en los primeros lugares en rankings globales que miden este fenómeno1. Esto sucede aun cuando estas ciudades han puesto en marcha sistemas integrados de transporte público (por ejemplo, Bus Rapid Transit en diferentes modalidades) lo que señala la necesidad de atender el desafío de la creciente motorización con políticas específicas. De hecho en algunos casos, se evidencia una crisis de imagen de los sistemas de transporte público, donde los ciudadanos demandan cambios cualitativos (menos saturación, seguridad personal, mejor experiencia de viaje, servicios mejor segmentados, nuevas tecnologías vehiculares) más allá del hecho que estén disponibles.

Por otra parte, las megatendencias de electrificación, digitalización, vehículos autónomos y economía compartida, han permeado la discusión de políticas públicas en materia de movilidad. Los vehículos eléctricos y los avances en materia de autonomía y coste irán mejorando progresivamente la viabilidad de estas tecnologías en el mercado. Por otra parte, el Internet de las Cosas empieza a tomar fuerza como plataforma para aumentar la eficiencia de las operaciones del transporte. En la presente década, los transportes no mo-torizados como la bicicleta han consolidado su espacio en el rango de soluciones. Aún más recientemente, la movilidad peatonal, la seguridad vial, la equidad en el acceso y la perspectiva de género; han enriquecido el debate.

En un momento de transición y disrupción es fácil perdernos en el último avance tecnológico anunciado en las redes sociales como panacea. Sin embargo, no debemos apartarnos del concepto básico de movilidad, porque ni la electrificación, ni los vehículos autónomos o la digitalización resolverán en sí mismos los problemas de congestión, contaminación e inseguridad que enfrentan los latinoamericanos al desplazarse en sus ciudades. Jarrett Walker define movilidad como la facilidad para movernos más allá del rango de caminata (Jarrett Walker, “Human Transit”). Es más bien un reto de variedad de opciones y menos de tecnologías, aunque las tecnologías juegan un papel fundamental para habilitar y hacer eficientes las diferentes opciones. Leer más…

Jorge Augusto Suárez Velandia
Asesor en electromovilidad y soluciones de transporte para Volvo Group México y colaborador de Volvo Bus Norteamérica

Artículo publicado en: FuturENERGY Abril 2018